La nueva escalada del conflicto entre Ham谩s e Israel se explica por varios factores combinados. El primero, de 铆ndole estructural, se vincula a la ausencia de una soluci贸n pol铆tica soberana respecto a la poblaci贸n palestina, que se encuentra sojuzgada y dividida entre la Franja de Gaza 鈥攁l sudoeste鈥 y Cisjordania, al este. La Franja est谩 cuasi sitiada y Cisjordania sufre una ocupaci贸n militar junto al robo permanente de sus territorios y reservas de agua por parte de colonos jud铆os supremacistas.

El segundo factor se relaciona con los movimientos geopol铆ticos del mundo 谩rabe, que en forma progresiva, dejan de lado la causa de la soberan铆a palestina, restringiendo la presi贸n sobre Israel para contribuir a una soluci贸n pol铆tica. Esta situaci贸n genera un creciente aislamiento de las dos representaciones pol铆ticas: tanto Ham谩s como la Autoridad Nacional Palestina vienen advirtiendo de esta situaci贸n, sobre todo luego de las conversaciones de tenor diplom谩tico llevadas a cabo entre funcionarios de Arabia Saudita e Israel. Israel declar贸 estar en estado de guerra luego de los ataques de Hamas desde Gaza | Radio Mitre

La iniciativa militar de Hamas pretende limitar esa convergencia y obligar a los gobiernos isl谩micos y 谩rabes a alinearse de forma un铆voca con el derecho a la autodeterminaci贸n y el establecimiento de un Estado de pleno derecho.

Ham谩s vs. Autoridad Nacional Palestina

El tercer elemento causal se inscribe en la competencia entre la Autoridad Nacional Palestina y Ham谩s. Estos 煤ltimos buscan, a trav茅s de acciones militares, obtener el liderazgo y constituirse en el 煤nico referente tanto de Gaza como de Cisjordania.

Seg煤n los Acuerdos de Oslo de 1993, Gaza se encuentra bajo la Autoridad Nacional Palestina, que se define como laica y progresista. Sin embargo, dicho territorio, lim铆trofe con el Mediterr谩neo, es controlado de facto por Ham谩s desde julio de 2007. Su l铆der es Ismail Haniya, quien expresa la convergencia entre pol铆tica y religi贸n, heredada de la tradici贸n de los Hermanos Musulmanes.

V铆ctimas palestinas de los ataques de Israel en Gaza

Adem谩s de gobernar la Franja, Ham谩s pretende, con estas acciones, persuadir a la mayor铆a de los palestinos que tienen residencia en Cisjordania de que su proyecto militar es el 煤nico viable.

El cuarto antecedente est谩 asociado en forma directa a la situaci贸n pol铆tica de la actual coalici贸n gubernamental israel铆, liderada por Bibi Netanyahu. Dicha alianza agrupa Likud 鈥損artido del premier鈥 con dos partidos de ultraderecha supremacista y otros minoritarios de cariz religiosa ortodoxa. Esa alianza logr贸 alinear, a fines de 2022, a 62 parlamentarios de un total de 120, para instalar el gobierno m谩s reaccionario de la corta historia israel铆.

En su tercer periodo como Primer Ministro, despu茅s de haber ocupado el mismo cargo entre 1996 y 1999, y entre 2009 a 2021, Netanyahu busc贸 limitar las competencias de la Corte Suprema de Justicia mediante leyes que fueron aprobadas por su exigua mayor铆a.

Esa ofensiva, orientada a viabilizar un control total de la institucionalidad origin贸 una serie de manifestaciones, repetidas cada fin de semana, desde enero hasta la actualidad. Los cuestionamientos contra Netanyahu, expresados en las movilizaciones, buscaron impedir la imposici贸n de legislaciones 鈥損romovidas por la alianza de la derecha y la ultraderecha鈥 para limitar la autonom铆a de la justicia, restringir las libertades individuales y afianzar el modelo de Apartheid propuesto por su coalici贸n contra la poblaci贸n no jud铆a.

Israel unificado por la seguridad nacional

Netanyahu y Ben Gvir

Esa ruptura de consensos internos al interior de Israel fue le铆da por los activistas de Ham谩s como una ventana de oportunidad para proyectar las actuales iniciativas militares sobre las fuerzas militares y la poblaci贸n civil. Sin embargo, las acciones militares llevadas a cabo por Ham谩s volver谩n a unificar a la sociedad civil israel铆 detr谩s de la bandera fundacional de la seguridad nacional.

Israel cuenta con una poblaci贸n de casi nueve millones y medio de habitantes, de los cuales una cuarta parte son musulmanes. Palestina, por su parte, cuenta con 5 millones de habitantes, de los cuales 2 millones viven en la Franja. La situaci贸n b茅lica que sufren esos 15 millones de habitantes beneficia tanto a Netanyahu como a los sectores integristas isl谩micos.

Ambos actores pol铆ticos tiene algo en com煤n: se niegan a cualquier soluci贸n pol铆tica que permita el establecimiento de una Palestina soberana, conviviendo en paz junto a una Israel laica, multi茅tnica ajena al supremacismo y a las pol铆ticas de Apartheid que golpean prioritariamente a los 谩rabes que viven dentro de sus fronteras y aquellos que sobreviven en los territorios ocupados.

En Israel, los analistas m谩s l煤cidos afirman que Bibi Netanyahu e Ismail Haniya son socios en la continuidad de la guerra. Se necesitan para que el estatu quo de la muerte siga su derrotero de sangre y tumbas.

 

*Soci贸logo, doctor en Ciencias Econ贸micas, analista senior del Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la). Publicado en P谩gina 12