Abr 23 2019
959 lecturas

Sociedad

Gino Bartali, el ciclista que ayud贸 a salvar a 800 jud铆os del nazismo

Representante de un ciclismo en el cual el esfuerzo f铆sico no contaba con la tecnolog铆a de las bicicletas actuales ni con rutas asfaltadas, el pedalista hizo historia en Italia por sus logros deportivos, pero sobre todo por poner su talento al servicio de la Delegaci贸n para la Asistencia de Emigrantes Jud铆os.
Bartali lleg贸 a recorrer cerca de 300 kil贸metros diarios con documentaci贸n escondida en su bicicleta.

Bartali lleg贸 a recorrer cerca de 300 kil贸metros diarios con documentaci贸n escondida en su bicicleta.

En el Museo del Holocausto de Buenos Aires acaba de exhibirse una muestra en homenaje a Gino Bartali organizada por la embajada italiana en Buenos Aires. Bartali, nacido el 18 de julio de 1914 en Ponte a Ema, Florencia, Italia, es uno de los ciclistas m谩s emblem谩ticos. Representante de un ciclismo 茅pico, en el que el esfuerzo f铆sico no contaba con la ayuda tecnol贸gica de las bicicletas actuales ni con rutas asfaltadas, gan贸 tres veces el Giro de Italia (1936, 1937 y 1946) y dos el Tour de Francia (1938 y 1948).

Pero tuvo otra particularidad: tres a帽os despu茅s de su muerte, ocurrida el 5 de mayo de 2000, se supo que integraba la Delegaci贸n para la Asistencia de Emigrantes Jud铆os, organizaci贸n de resistencia que entre 1939 y 1947 ayud贸 y rescat贸 a jud铆os en Italia. As铆, personas de diferentes credos salvaron a cerca de 800. Bartali no se lo cont贸 a nadie. Su nieta, Gioia, quien visit贸 Buenos Aires para presentar la muestra, recuerda, sin embargo, que de chica se hablaba del tema en su casa.

Bartali recorri贸 entre 1943 y 1944 cerca de 300 kil贸metros diarios yendo y volviendo con documentaci贸n escondida en su bicicleta. Con la excusa de entrenar en tiempos de suspensi贸n de carreras por la guerra, si lo deten铆a la polic铆a ped铆a que no le toquen la bicicleta porque estaba calibrada. Como era 铆dolo, firmaba aut贸grafos y lo dejaban ir.

Resultado de imagen para gino bartaliEl m煤sico italiano Piero Nissim ley贸 en 2003 un diario 铆ntimo de su padre, Giorgio, opositor al fascismo, en el que contaba el papel del ciclista en el rescate de jud铆os. 鈥淒escubrir que en medio del Holocausto salvaba vidas lo volvi贸 un h茅roe silencioso. Adem谩s, nunca hizo alarde: la historia se conoci贸 a帽os m谩s tarde, a trav茅s de un sobreviviente. No conozco otro caso as铆 en el deporte鈥, dice Jonathan Karszenbaum, director del Museo del Holocausto. Y agrega: 鈥淗ubo mucho de inconsciencia entre quienes hicieron este tipo de cosas en esos a帽os鈥. Seg煤n registros, se conocen 26 mil casos documentados de personas que rescataron jud铆os del exterminio, pertenecientes a 44 nacionalidades.

A Bartali se lo consideraba un referente del fascismo porque Benito Mussolini le ped铆a que gane carreras para que Italia est茅 a la altura de Alemania. Y Bartali las ganaba. Pero no por fascista, sino porque era el mejor.

Ejemplo claro es cuando las autoridades le pidieron a Bartali que gane el Tour para calmar los 谩nimos tras el atentado del 14 de julio de 1948 contra el l铆der comunista italiano Palmiro Togliatti. Ese ataque dej贸 a Italia al borde de una guerra civil. 鈥淣o prometo la carrera, pero la etapa de ma帽ana la gano鈥, respondi贸 el ciclista. El l铆der en la general, el franc茅s Louison Bobet, le llevaba 21 minutos. Tras diez horas de carrera, Bartali gan贸 y descont贸 casi 20 minutos a Bobet, que termin贸 desgastado por el esfuerzo f铆sico. Togliatti se recuper贸, los 谩nimos se calmaron y Bartali gan贸 esa edici贸n del Tour franc茅s.

Gino Bartali y Fausto Coppi comparten la carama帽ola. Dos leyendas del ciclismo que fueron amigos.

De f铆sico privilegiado, a Bartali lo apodaban tambi茅n 鈥渆l hombre de fierro鈥. Era invencible en las escaladas. Fumaba y no se privaba del vino. En su mejor momento no pudo correr por la Segunda Guerra Mundial. Encima apareci贸 otro 铆dolo del ciclismo, Fausto Coppi. Se invent贸 que se odiaban. Italia se dividi贸 en bartalinistas y coppianos. Pero ellos fueron amigos. Incluso coincidieron en el dolor de la muerte de hermanos: Bartali casi abandona el ciclismo cuando muri贸 el suyo, Giulio, en 1936. Serse, el de Coppi, falleci贸 en 1951.

Hay una fotograf铆a emblem谩tica en la que se pasan una carama帽ola durante el Tour de 1952. No se sabe cu谩l de los dos la entrega, pero la imagen se incluy贸 como un 铆cono de valores por sobre el resultado deportivo. Despu茅s siguieron juntos. Tanto en el ciclismo como en la vida en general. Coppi ten铆a 40 a帽os cuando muri贸 el 2 de enero de 1960, por malaria. Bartali falleci贸 a sus 86 a帽os, el 5 de mayo de 2000, de un ataque al coraz贸n. Desde ese d铆a no s贸lo se convertir铆a en leyenda. Tambi茅n ser铆a un h茅roe. 鈥淪e arriesg贸 demasiado. Demasiado. No estaba obligado a hacer algo as铆, pero lo hizo鈥, rescata Karszenbaum. Y arriesga: 鈥淓stas historias invitan a cualquier educador a trabajarlas como modelos de altruismo, de ayuda. Bienvenidas sean鈥.

*Publicado en P谩gina 12

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario