May 7 2023
103 lecturas

Sociedad

Goles contra el racismo y por la diversidad: en Berna, no hay lugar para la homofobia

En mayo se definen las ligas europeas de f√ļtbol y en junio, durante un mes, se vaciar√°n los estadios. Por eso, es ahora el momento oportuno para comenzar los balances tanto deportivos como extradeportivos. Los que servir√°n tambi√©n para decantar victorias, derrotas, alegr√≠as y frustraciones.

Cinco jornadas antes de concluir la temporada, la liga suiza ya conoce el campeón 2023. Young Boys (YB), el equipo de Berna, con su victoria del 30 de abril contra Lucerna por 5 a 1 sacó 18 puntos de diferencia al actual segundo, cuando solo quedaban 15 puntos en disputa.


Young Boys realiz√≥ una prestaci√≥n deportiva relevante. Vuelve a la c√ļspide luego del torneo 2022 en el que cedi√≥ el cetro al F√ļtbol Club Z√ļrich. Y recupera as√≠ la hegemon√≠a que construy√≥ con los cuatro t√≠tulos ininterrumpidos entre 2018 y 2021. En la actual temporada, tambi√©n, con serias aspiraciones a ganar la Copa suiza (el segundo torneo en importancia del pa√≠s) el pr√≥ximo 4 de junio cuando se mida en la final con el F.C. Lugano.

La principal competici√≥n helv√©tica, la Super League Suisse, no est√° entre las m√°s famosas del continente. Teniendo en cuenta los coeficientes de los resultados por equipos de los √ļltimos cinco a√Īos se ubica en la posici√≥n n√ļmero 13 entre las 55 asociaciones europeas reunidas en la Uni√≥n Europea de F√ļtbol Asociado (UEFA). Los 12 primeros mejores pa√≠ses seg√ļn el ranking por clubes son: Inglaterra, seguida por Espa√Īa, Alemania, Italia, Francia, Pa√≠ses Bajos, Portugal, B√©lgica, Escocia, Austria, Serbia y Turqu√≠a.

A nivel de selecciones, la posición del equipo nacional suizo es muy superior. En abril pasado ocupó la posición 12 a nivel mundial, por delante de naciones de gran prestigio futbolístico como Estados Unidos (13), Alemania (14), México (15) o Dinamarca (19).

Solidaridad antirracista

31 mil espectadores presenciaron el 30 de abril el partido Young-Boys-Lucerna -donde se coronó campeón suizo- Foto Sergio Ferrari

El pasado 30 de abril el atacante camerun√©s Jean-Pierre Nsam√©, estrella y goleador de Young Boys, marc√≥ el primer gol del partido contra Lucerna. El capitalino Estadio Wankdorf estall√≥ de j√ļbilo al confirmarse con ese tanto, de forma ya casi irreversible, la obtenci√≥n del t√≠tulo. Nsam√© es uno de los ocho jugadores negros del plantel profesional de Young Boys ( https://www.bscyb.ch/kader), el cual incluye 16 jugadores extranjeros o que tienen una segunda nacionalidad adem√°s de la suiza.

El atacante camerun√©s celebr√≥ su gol de una forma muy particular, como lo hab√≠a hecho 20 d√≠as antes contra Grasshopper de Z√ļrich: puso su dedo √≠ndice de la mano izquierda sobre sus labios en se√Īal de silencio y el √≠ndice de la derecha se√Īalando su sien, con los ojos cerrados, en actitud de reflexi√≥n y protesta. Como lo se√Īalaron diversos medios de prensa, Nsam√© se solidarizaba as√≠ con Romelu Lukaku, el destacado goleador belga de piel oscura, del Inter de Mil√°n, que el 4 de abril hab√≠a festejado con igual gesto el gol que convirti√≥ en la semifinal de la Copa Italia (1 a 1 contra la Juventus de Torino). Lukaku lo hizo frente a la tribuna de los fan√°ticos turineses de donde hab√≠an provenido, previamente, agresivos insultos racistas contra su persona.

Ese festejo, interpretado por el √°rbitro italiano que dirig√≠a ese partido como una provocaci√≥n hacia los aficionados de la Juve, le vali√≥ a Lukaku la tarjeta roja. Sin embargo, la decisi√≥n del juez suscit√≥ un gran debate en Italia. Un comunicado del Inter subray√≥ ‚Äúel gran pesar (del club) por el hecho de que la v√≠ctima se haya convertido en el √ļnico culpable‚ÄĚ. D√≠as m√°s tarde, la Federaci√≥n Italiana de F√ļtbol anul√≥ la suspensi√≥n de un partido que le hubiera correspondido a Lukaku. Reconoc√≠a, t√°citamente, que la sanci√≥n contra el goleador del Inter hab√≠a sido desmedida e inoportuna.

Mientras que en Italia la protesta antirracista de Lukaku le valió la roja, en Suiza, la solidaridad de Nsamé con el atacante belga (y con su gesto antirracista), no provocó sanción alguna.

Contra todo tipo de discriminación

Young Boys cuenta ya con un compromiso de más de dos décadas promoviendo las reivindicaciones sociales a favor de la diversidad y contra toda forma de menosprecio e irrespeto.

El 8 de octubre del a√Īo pasado, como lo promueve al menos una vez en cada temporada, YB convoc√≥ a la afici√≥n a participar en su estadio a una acci√≥n contra el racismo, el antisemitismo, la homofobia, el sexismo y la discriminaci√≥n de cualquier tipo. Ese d√≠a en el match contra St. Gallen, con el lema ‚ÄúMuestra tu ejemplo – por la diversidad sin discriminaci√≥n¬Ľ y ‚Äúa favor de una sociedad diversa y abierta‚ÄĚ, el equipo capitalino se propuso ‚Äúsensibilizar y reforzar la voluntad de actuar de forma socialmente responsable frente a la discriminaci√≥n‚ÄĚ. En el marco de esa iniciativa, en su sitio Web YB se preguntaba: ‚Äú¬ŅUsted presenci√≥ un incidente racista?‚ÄĚ, dando la posibilidad de abrir una ventanita digital en esa misma p√°gina para ‚Äúdenunciar el caso y obtener apoyo y asesoramiento profesional‚ÄĚ.MUCHO MAS QUE UN GOLAZO - El Cohete a la Luna

Ese d√≠a, los jugadores salieron al campo de juego con camisetas negras con la consigna ‚ÄúMuestra tu ejemplo‚ÄĚ, alusivas a la jornada, y desplegaron, antes del partido, una pancarta con el eslogan ‚Äúpor la diversidad sin discriminaci√≥n‚ÄĚ. Enviaban as√≠ una fuerte se√Īal a favor de la paz, la apertura y contra todo tipo de abuso discriminatorio.

Esta acci√≥n especial anual que desde 2004 realiza el ahora coronado campe√≥n suizo, se inscribe tambi√©n en la semana promovida por la Campa√Īa F√ļtbol contra el Racismo en Europa, FARE, (Football Against Racism in Europe, por sus iniciales en ingl√©s), que se realiza a nivel continental.

En cada match en el que YB juega de local se proyectan slogans contra el racismo en los afiches electr√≥nicos internos del estadio. En varias ocasiones, en cada temporada, la banda del capit√°n del equipo, as√≠ como los banderines de los c√≥rneres del estadio lucen los colores del arco√≠ris, del orgullo gay, del movimiento LGTB+. ¬†La apuesta a la diversidad se ha venido instalando de forma sistem√°tica en la pol√≠tica deportiva del club bern√©s en las √ļltimas d√©cadas.

Autocrítica transformada en pedagogía ciudadana

Fue exactamente en 1996 cuando naci√≥ la asociaci√≥n ‚ÄúGemeinsam Gegen Rassismus‚ÄĚ (Juntos contra el Racismo), identificada popularmente con el nombre de su sede, un local abierto denominado HalBzeit (entre tiempo o pausa intermedia). Desde entonces, esta asociaci√≥n aglutina a un nutrido grupo de hinchas de Young Boys. Fue en la temporada 1995-1996 cuando dicha asociaci√≥n lanz√≥ su primera Campa√Īa contra el Racismo (https://www.facebook.com/HalbZeitBern/?locale=de_FR).

Eran momentos en que el club ten√≠a muy escasos recursos y ese grupo organizado se lanz√≥, incluso, a buscar los recursos necesarios para financiar la camiseta del club, recuerda Stefan Stauffiger, uno de los actuales responsables de la comunicaci√≥n de YB, quien desde hace 20 a√Īos acompa√Īa al club capitalino, antes desde las gradas de los sostenedores y luego, desde la tribuna de prensa. ‚ÄúEse grupo ten√≠a objetivos muy claros de luchar contra la intolerancia racista‚ÄĚ, sostiene.

Como lo recuerda el sitio web de HalbZeit, el motivo de la campa√Īa fue obvio: los hooligans racistas y neonazis hab√≠an hecho que el Estadio Wankdorf, desde a√Īos, fuera un lugar inseguro. Los jugadores de piel oscura de los equipos visitantes eran sistem√°ticamente abucheados, e incluso, como burla, se les arrojaban pl√°tanos desde algunos sectores de la tribuna. Como recuerda la asociaci√≥n, ante la incapacidad oficial para dar respuestas, y en tanto ‚Äúasiduos espectadores normales a los partidos, no pod√≠amos aceptar esa situaci√≥n‚ÄĚ. ‚ÄúAlgo ten√≠amos que hacer‚ÄĚ, y de esta realidad degradante, en la perspectiva de oponerse a valores inaceptables en un estadio de f√ļtbol, surgi√≥ la campa√Īa contra el racismo.

Se promovieron mesas redondas, publicaciones sobre esta temática en el periódico del club, espacios en los medios de comunicación, anuncios a través de los altavoces del estadio. Además, en varios momentos de su historia, la asociación promovió un acercamiento efectivo del mundo futbolístico de Berna con grupos de migrantes indocumentados y refugiados, sectores particularmente vulnerables de la sociedad helvética.2,165 imágenes de Stop homophobia - Imágenes, fotos y vectores de stock | Shutterstock

El camino fue largo y la pedagog√≠a de sensibilizaci√≥n desde ese sector organizado de la hinchada dio sus frutos. El resultado, recapitula HalbZeit, ‚Äúfue que los ataques y abusos racistas, as√≠ como el uso de cruces esv√°sticas, disminuy√≥ significativamente. Aficionados y familias volvieron a sentirse m√°s seguros y poco a poco pudieron retomar el camino del estadio‚ÄĚ.

Este pujante esp√≠ritu de apertura social se constat√≥ tambi√©n durante la actual temporada que est√° a punto de concluir. Una parte significativa de los m√°s de 20 mil asociados -cifra r√©cord para un club suizo- son familias enteras que asisten a presenciar los partidos cuando YB juega de local. Miles de ni√Īas y ni√Īos, que cuentan con un sector familiar espec√≠fico, le aportan al Estadio Wankdorf un aire distendido, incomparable con tantas otras canchas del mundo que viven climas de gran tensi√≥n. En Berna, un domingo en el estadio ya se inscribe en una actividad familiar normal, como ir a un cine, a un parque o realizar un paseo en las monta√Īas.

Efervescencia infanto-juvenil que explota particularmente el d√≠a de los ni√Īos, jornada especial que se realiza cada semestre, en la cual se aseguran entradas a precios populares en todos los sectores del estadio (plateas y tribunas), tanto para ni√Īas/os como para los adultos que les acompa√Īan.

Mirando este recorrido de m√°s de 20 a√Īos, Stefan Stauffiger no esconde el orgullo del intenso trabajo pedag√≥gico que se vienen realizando: ‚ÄúYoung Boys es hoy un club emblem√°tico por su constante tarea a favor de la diversidad y la tolerancia, y no solo el antirracismo. Es ejemplar reconocer que lo que en un momento surgi√≥ como respuesta de un grupo de sostenedores hoy se ha convertido en pol√≠tica institucional del club, que le ha permitido ganar, incluso, el reconocimiento europeo‚ÄĚ.

Sin embargo, esta tarea de concientizaci√≥n no puede considerarse nunca como totalmente cumplida, reflexiona Stauffiger. De vez en cuando, en alg√ļn estadio suizo puede escucharse alg√ļn insulto racista u homof√≥bico aislado. ‚ÄúPero es muy interesante constatar, en particular en el Estadio Wankdorf, que, si alguna vez se escucha algo as√≠, de inmediato son los mismos fans de la cercan√≠a que reaccionan, critican al promotor por esa actitud y frenan secamente la agresi√≥n verbal‚ÄĚ.

Goles son amores, dice el refr√°n popular. Mucho m√°s, si los mismos, implican victorias sociales a favor de la diversidad. En este caso representan verdaderos golazos populares.

  • Ferrari es periodista argentino residente en Suiza, Theodora Peter, periodista suiza

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.