Ago 12 2023
94 lecturas

AmbienteEconom铆a

Grandes bancos financian destrucci贸n de la Amazonia

Ocho importantes bancos estadounidenses, europeos y brasile帽os encabezan las entidades que al financiar negocios de petr贸leo y gas impulsan la destrucci贸n clim谩tica y de la biodiversidad en la Amazonia, de acuerdo con una investigaci贸n que ha visto la luz el martes 25 de julio 鈥淟os bancos y otras compa帽铆as que invierten en la regi贸n, y cuyas ganancias se derivan de la explotaci贸n petrolera, son c贸mplices de la muerte de nuestros l铆deres, culturas y formas de vida鈥, deplor贸 Fany Kuiru Castro, coordinadora general de la Coordinadora de Organizaciones Ind铆genas de la Cuenca Amaz贸nica (Coica).

Coica y la organizaci贸n ambientalista Stand.earth, basada en Canad谩, adelantaron la investigaci贸n 鈥淐apitalizing on Collapse (Aprovechando el colapso)鈥, en la que muestran c贸mo la banca ha financiado proyectos de hidrocarburos que han contribuido a la destrucci贸n de la naturaleza en la Amazonia. Esos financiamientos alcanzan a 20.000 millones de d贸lares en 15 a帽os (2009-2023), de los cuales 11.000 millones fueron prove铆dos por ocho grandes bancos, y los restantes 9.000 millones por otras 152 entidades.

鈥淟a degradaci贸n combinada y la deforestaci贸n nos enfrenta a un inminente punto de no retorno que, para nuestros pueblos, se traduce en enfermedades cr贸nicas como consecuencia de la contaminaci贸n de nuestros alimentos debido a los metales pesados que se encuentran en los peces y el agua que bebemos, la p茅rdida de soberan铆a, y la violencia sistem谩tica contra los que defienden nuestro hogar鈥, se帽ala Fany Kuiru Castro.

Encabezan la lista los estadounidenses JP Morgan Chase y Citibank, con 1.913 y 1.850 millones de d贸lares, respectivamente, seguidos del banco brasile帽o Ita煤, con 1.743 millones, y el brit谩nico HSBC, con 1.300 millones de d贸lares. Le siguen el espa帽ol Santander, con 1.271 millones de d贸lares, el estadounidense Bank of America con 1.188 millones, el brasile帽o Bradesco con 1.015 millones de d贸lares, y Goldman Sachs, de Estados Unidos, con 742 millones de d贸lares.

Mapa de la Amazonia que muestra las 谩reas consideradas intactas (verde oscuro), con baja degradaci贸n (verde claro), alta degradaci贸n (rosado) y ya en transformaci贸n (rojo). Detener la degradaci贸n es posible, pero requiere medidas urgentes por ejemplo para frenar la deforestaci贸n.

Los financiamientos se han relacionado principalmente con actividades de petr贸leo y gas 谩reas amaz贸nicas de Brasil, Colombia, Ecuador y Per煤, donde durante d茅cadas las quemas y derrames de petr贸leo han contaminado suelos y v铆as fluviales.

La producci贸n de hidrocarburos favorecida por el financiamiento bancario ha conllevado un incremento en las emisiones de carbono a la atm贸sfera, con costo y da帽o seguro para el clima, de acuerdo con el an谩lisis de los investigadores.

El estudio, divulgado por la red latinoamericana聽Periodistas por el Planeta, destac贸 como 鈥渓a mayor bomba de carbono de la Amazonia鈥, al brasile帽o Complejo Gas铆fero de Para铆ba (en el nororiental estado de Maranh茫o) que es capaz de liberar dos gigatoneladas de carbono durante su vida 煤til. Tambi茅n se muestra c贸mo la opacidad en los datos financieros, y la debilidad en las pol铆ticas de riesgo social y en el ambiente bancario pueden crear condiciones para que el financiamiento fluya hacia los combustibles f贸siles, incluso cuando los bancos hacen compromisos expl铆citos sobre clima, derechos humanos y biodiversidad.

La investigaci贸n se divulga mientras se aceleran los preparativos para la cumbre de mandatarios de la Organizaci贸n del Tratado de Cooperaci贸n Amaz贸nica (Otca), los d铆as 8 y 9 de agosto, en esta ciudad norte帽a en la desembocadura del r铆o Amazonas, y con el presidente Luiz In谩cio Lula da Silva como anfitri贸n.

Devastaci贸n en la selva amaz贸nica.

El documento reconoce que algunos bancos han dado un paso al frente para abordar su complicidad en la destrucci贸n de la Amazonia.

En mayo de 2022, el mayor banco franc茅s, BNP Paribas, se comprometi贸 a dejar de financiar o invertir en empresas que en la cuenca amaz贸nica produzcan a partir de reservas de petr贸leo y gas, o desarrollen infraestructura relacionada.

El pasado diciembre HSBC modific贸 sus pol铆ticas para excluir todos los nuevos servicios financieros y de asesor铆a para cualquier cliente de petr贸leo y exploraci贸n, evaluaci贸n, desarrollo y producci贸n de proyectos de gas en el bioma amaz贸nico.

Esos dos grandes bancos, y otros m谩s peque帽os 鈥渆st谩n enviando se帽ales importantes de que los bancos deber铆an estar dispuestos a revisar su relaci贸n con la destrucci贸n del Amazonas y tomar medidas para gestionar ese riesgo鈥.

Angeline Robertson, investigadora principal en el grupo Stans.earth, destac贸 que 鈥渓os bancos tienen un papel fundamental que desempe帽ar para cambiar la econom铆a energ茅tica detr谩s de la crisis clim谩tica鈥. La Amazonia 鈥渆s una regi贸n clave para que los bancos introduzcan pol铆ticas globales audaces que puedan cumplir con la intenci贸n de defender los derechos humanos, proteger la biodiversidad, y mantener el calentamiento global a 1,5 grados cent铆grados鈥, agreg贸 Robertson.

En el Acuerdo de Par铆s de 2015, la inmensa mayor铆a de los pa铆ses fij贸 como meta que la temperatura del planeta no aumente m谩s de 1,5 grados cent铆grados sobre los niveles de la era preindustrial (1850-1900) hacia el a帽o 2050, lo que requiere una dr谩stica reducci贸n de las emisiones de di贸xido de carbono y otros gases.

Las instalaciones para la explotaci贸n de petr贸leo y gas en Urucu, nordeste brasile帽o, figuran entre las explotaciones de hidrocarburos que, apuntaladas por financiamiento de grandes bancos, generan cambios que pueden ser irreversibles para el clima, la biodiversidad y los pueblos ind铆genas.

Met谩stasis o destrucci贸n irreversible

El estudio recoge informaci贸n seg煤n la cual la Amazonia se encuentra en medio de una crisis con punto de inflexi贸n hacia lo irreversible, ya que la deforestaci贸n y la alta degradaci贸n combinadas ya han alcanzado a 26% de la regi贸n. El punto de inflexi贸n 鈥渄ebe entenderse como el comienzo de una met谩stasis o la destrucci贸n irreversible del ecosistema. Como resultado, all铆 ya se est谩 produciendo una sabanizaci贸n鈥, dice el informe.

鈥淪in embargo, a煤n es posible preservar 80% de la Amazonia para 2025. Esa meta requiere medidas urgentes para salvaguardar el 74% restante (629 millones de hect谩reas) de la Amazonia que son 脕reas Prioritarias Clave Intactas (33% del espacio amaz贸nico) y con Baja Degradaci贸n (41%)鈥.

La preocupaci贸n se dirige en primer lugar a Bolivia y Brasil, pa铆ses que concentran 90% de toda la deforestaci贸n y degradaci贸n combinadas de la regi贸n, aunque la actividad hidrocarbur铆fera tambi茅n ha afectado a otras naciones y amenaza los ecosistemas y h谩bitats de la Amazonia. En la regi贸n hay m谩s de 500 pueblos ind铆genas, con decenas de ellos que reivindican el aislamiento voluntario, que hablan m谩s de 200 idiomas y suman m谩s de tres millones de habitantes.

Kuiru Castro sostuvo que 鈥渓a expansi贸n petrolera en la Amazonia no solo es una amenaza latente para los territorios ind铆genas y ecosistemas vitales en Per煤, Ecuador, Brasil y Colombia, sino que tambi茅n pone en riesgo a decenas de ind铆genas no contactados, pueblos cuya existencia depende de la intangibilidad de sus territorios鈥.

鈥淟a degradaci贸n combinada y la deforestaci贸n nos enfrenta a un inminente punto de no retorno que, para nuestros pueblos, se traduce en enfermedades cr贸nicas como consecuencia de la contaminaci贸n de nuestros alimentos debido a los metales pesados que se encuentran en los peces y el agua que bebemos鈥, expres贸.

Tambi茅n se traduce en 鈥渓a p茅rdida de soberan铆a, y la violencia sistem谩tica contra los que defienden nuestro hogar鈥, dijo Kuiru Castro, del pueblo Uitoto que habita entre Colombia y Per煤.

鈥淗ay una correlaci贸n directa entre la destrucci贸n de nuestro hogar y los asesinatos de l铆deres ind铆genas, defensores de nuestros territorios鈥, dijo por su parte el ex coordinador de Coica, Jos茅 Gregorio D铆az Mirabal, del pueblo Curripaco en el sur de Venezuela.

鈥淗emos constatado que el reconocimiento de los derechos de los pueblos ind铆genas de la Amazonia es una soluci贸n urgente para salvaguardarla. Todos debemos actuar en unidad, y debemos hacerlo antes de 2025鈥, concluy贸 D铆az Mirabal.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *


El periodo de verificaci贸n de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la p谩gina.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.