Nov 10 2022
136 lecturas

CulturaOpini贸n

驴Ha renunciado Occidente a la libertad de expresi贸n?

Era un debate que ya se cre铆a resuelto. En Occidente se hab铆a afirmado que la libertad de 鈥巈xpresi贸n era una condici贸n inseparable de la democracia e imprescindible para ella y 鈥巐os Estados occidentales se hab铆an comprometido a no violarla nunca m谩s. Pero 鈥嶦stados Unidos, Reino Unido, Polonia, Italia y Alemania avanzan por el camino de la 鈥巆ensura. Hay cosas que no pueden ser dichas. 鈥

La libertad de expresi贸n fue una caracter铆stica de Occidente desde el siglo XVIII. Fue el cimiento 鈥巗obre el cual se construy贸 el r茅gimen pol铆tico respaldado por las clases medias: la democracia. 鈥嶥ej贸 de ponerse en duda el principio seg煤n el cual la voluntad general surgir铆a del debate entre las 鈥巓piniones m谩s diversas. Toda violaci贸n de esa libertad se ve铆a como un golpe a la resoluci贸n de 鈥巐os conflictos por la v铆a pac铆fica. 鈥

Sin embargo, a principios del siglo XX, cuando Occidente se vio sumido en la guerra, 鈥巐os brit谩nicos y posteriormente los estadounidenses no vacilaron en utilizar medios modernos de 鈥巔ropaganda no s贸lo contra sus enemigos sino tambi茅n frente a sus propios compatriotas.

Los gobiernos supuestamente democr谩ticos instauraban 鈥巈ntonces programas destinados a enga帽ar a sus conciudadanos. Al final de aquella guerra, 鈥巐os brit谩nicos enorgullec铆an de su 茅xito, dejando entrever el posible uso de la propaganda en 鈥巘iempo de paz. As铆 que, con el inicio de la segunda guerra mundial, se dio de lado a la 鈥巇emocracia y la libertad de expresi贸n, se reactiv贸 la propaganda, primeramente en Italia y 鈥巈n Alemania y despu茅s en todo Occidente. 鈥

Hace ahora 75 a帽os que los gobiernos de Occidente juran que defienden sus 芦valores禄 y que ya 鈥巒o usan la propaganda interna.鈥

En Francia, la secretaria de Estado encargada de la Ciudadan铆a, Sonia Backes, trata de 鈥巇esacreditar las opiniones que no coinciden con el 鈥減ensamiento correcto鈥. Simplemente las tilda de 鈥渄erivas sectarias鈥. En la Uni贸n Sovi茅tica met铆an a los opositores en asilos psiqui谩tricos. 鈥嶦n Francia esta se帽ora anunci贸 que el gobierno franc茅s va a organizar 鈥渃ortes de derivas sectarias y complotismo鈥.鈥

Como en los a帽os ’30, el sistema capitalista actual se ve amenazado por el recrudecimiento de 鈥巐as desigualdades entre los electores. Pero eso est谩 sucediendo ahora de una manera nunca vista 鈥巃nteriormente. En medio de la crisis de 1929, el industrial Henry Ford estableci贸 que la remuneraci贸n de un 鈥巔atr贸n no deb铆a exceder en 40 veces el salario de uno de sus obreros y hoy resulta que Elon 鈥嶮usk gana 38 millones y medio de veces el salario de algunos de sus empleados 鈥巈stadounidenses. Ante tal desigualdad, el principio democr谩tico de 芦un hombre, un voto禄 ya 鈥巒o tiene absolutamente nada que ver con la realidad. 鈥

Es en ese contexto que Occidente cuestiona en la pr谩ctica la libertad de expresi贸n. Las redes 鈥巗ociales, principalmente Facebook y Twitter, han aplicado la censura contra gobiernos e incluso 鈥巆ontra un presidente estadounidenses en funciones. Pero al hacerlo no estaban violando la 鈥嶤onstituci贸n ya que esta garantiza la libertad de expresi贸n 煤nicamente frente a los abusos del 鈥巔oder pol铆tico.

Por cierto, que Elon Musk haya comprado Twitter y que ahora diga que quiere 鈥巆onvertir esa plataforma digital en una red libre no cambia nada de lo sucedido. La idea de 鈥巕ue 鈥渉ay cosas que no pueden decirse鈥 ya est谩 incrustada en las mentes. 鈥

Los intelectuales perciben que el cambio de r茅gimen econ贸mico y pol铆tica que ya est谩 en marcha. 鈥嶻 en los 煤ltimos a帽os, muchos de esos intelectuales se han convertido en repetidores del poder, 鈥巠a sea este financiero o pol铆tico, abandonando as铆 su funci贸n de cr铆ticos. 鈥70% de los latinoamericanos desconoce c贸mo detectar una fake news

Sea cual sea la evoluci贸n ulterior, esos intelectuales estar谩n siempre del lado del mango, nunca 鈥巄ajo el martillo. Hace 6 a帽os que nos hablan constantemente de las fake news, o sea de la 鈥巌nformaci贸n sesgada, y nos repiten que es necesario controlar lo que la gente dice o escribe. 鈥嶦se discurso establece una diferencia entre quienes est谩n 鈥渄el lado de la verdad鈥 y quienes 鈥巗upuestamente dicen y escriben cosas 鈥渆quivocadas鈥. Ese discurso niega el principio de la 鈥巌gualdad democr谩tica. 鈥

Metidos hasta el cuello en la trampa de Tuc铆dides, los anglosajones desataron la guerra civil 鈥巈n Ucrania y crearon la situaci贸n que oblig贸 a Rusia a intervenir en ese pa铆s para poner fin a esa 鈥巊uerra civil. Poco a poco, Occidente va implic谩ndose m谩s y m谩s en la guerra 鈥揺n el sentido 鈥巑ilitar鈥 contra Rusia y, en el sentido econ贸mico, contra China. Han sido desmentidos todos los 鈥巔rincipios que dec铆an no era posible guerrear contra potencias con las que se manten铆an intensos 鈥巌ntercambios econ贸micos. Al igual que durante las dos guerras mundiales, el mundo se ve 鈥巇ividido en dos bandos, que se alejan cada vez m谩s uno del otro. 鈥

Y tambi茅n puede verse en Occidente el regreso a la propaganda. 鈥

Coronavirus: La pandemia y el sistema-mundo | Un art铆culo indispensable de Ignacio Ramonet | P谩gina12Durante la elecci贸n presidencial estadounidense de 2020 se puso en duda la honestidad del 鈥巆onteo de los votos. El Congreso declar贸 vencedor a Joe Biden, pero en realidad nadie sabe 鈥巕ui茅n gan贸 esa elecci贸n. 鈥

Como sucedi贸 en el a帽o 2000, durante la elecci贸n disputada entre George W. Bush y Al Gore, es 鈥巗implemente imposible recurrir a un nuevo conteo de los votos, el problema ya ni siquiera es ese 鈥巗ino que en muchos lugares los votos se contaron a puertas cerradas. Incluso si acept谩semos 鈥巕ue quiz谩s nadie recurri贸 al fraude a煤n quedar铆a un problema fundamental: no hubo 鈥巘ransparencia en la elecci贸n y la transparencia es un elemento fundamental de la democracia. 鈥

Basta recordar que en la elecci贸n estadounidense del 2000 (con Bush y Gore como 鈥巆ontendientes) la Corte Suprema de Estados Unidos suspendi贸 el nuevo conteo de los votos 鈥巃legando que la Constituci贸n de ese pa铆s no estipula que la elecci贸n del presidente de 鈥嶦stados Unidos depende del sufragio directo sino que depende de la voluntad de cada Estado. 鈥嶴eg煤n ese principio, las instancias federales no ten铆an nada que decir sobre la designaci贸n del 鈥巚encedor en el Estado de la Florida. 鈥

Ahora, ante cualquier otro debate, las elecciones de medio mandato se ven por lo tanto 鈥巔rofundamente marcadas por la cuesti贸n del no respeto de los procedimientos democr谩ticos 鈥巔or parte del bando de los 芦dem贸cratas禄. 鈥

La propaganda en Estados Unidos

The Global Engagement Center - State MagazineEstados Unidos dispone de un Global Engagement Center (GEC o 鈥淐entro de Compromiso 鈥嶨lobal鈥), una estructura que, en el seno del Departamento de Estado, se dedica a coordinar los 鈥巇iscursos oficiales de los aliados de Washington. Tambi茅n dentro del Departamento de Estado 鈥巋ay un subsecretario a cargo de la propaganda estadounidense en el extranjero, denominada 鈥庘嶱ublic Diplomacy and Public Affairs (鈥淒iplomacia P煤blica y Asuntos P煤blicos鈥).

Pero en abril 鈥巇e 2022, se inici贸 una nueva fase de este despliegue cuando el 芦presidente proclamado禄, Joe 鈥嶣iden, tom贸 a su servicio una especialista de la propaganda: Nina Jankowicz.鈥

El secretario de Seguridad de la Patria, el ex juez Alejandro Mayorkas, cre贸 una 鈥庘嶥isinformation Governance Board (鈥淛unta de Gobierno de Desinformaci贸n鈥), cuya presidencia 鈥巔uso en manos de Nina Jankowicz. Se trataba ni m谩s ni menos que de reinstaurar el aparato de 鈥巇esinformaci贸n creado en 1917 por el presidente Woodrow Wilson.

A Nina Jankowicz la presentan como una joven investigadora, especialista de la 芦desinformaci贸n 鈥巖usa禄. En realidad, era una empleada del National Democratic Institute de Madeleine Albright, 鈥巈ncargada de defender los intereses de la familia Biden en Ucrania. 鈥

Esta encantadora dama trabaj贸 en el equipo del candidato Volodimir Zelenski, actual presidente 鈥巇e Ucrania [3] y, en plena 鈥巊uerra civil ucraniana, estuvo al servicio de Pavlo Klimkin, el ministro de Exteriores del Petro 鈥嶱orochenko, el anterior presidente ucraniano. Nina Jankowicz se opon铆a entonces a los acuerdos 鈥巇e Minsk, a pesar de que el Consejo de Seguridad de la ONU hab铆a dado su aval a esos 鈥巃cuerdos. 鈥Ha renunciado Occidente a la libertad de expresi贸n?鈥, por Thierry Meyssan

Durante su larga estancia en Ucrania, Nina Jankowicz elabor贸 una teor铆a sobre la 鈥渄esinformaci贸n rusa鈥, 鈥巘ema al que dedic贸 un libro titulado 鈥淐贸mo perder la guerra de la informaci贸n: Rusia, las noticias 鈥巉alsas y el futuro del conflicto鈥 (How to Lose the Information War: Russia, Fake News, and the 鈥嶧uture of Conflict).

Sin mencionar la realidad de la guerra civil y sus 20 000 muertos, Nina 鈥嶫ankowicz repet铆a en su libro todos los clich茅s actuales sobre los 鈥渕alvados rusos鈥 que quer铆an 鈥巈xtender su imperio al Donb谩s mintiendo a los europeos. 鈥

En aquel tiempo, Nina Jankowicz utilizaba la asociaci贸n ucraniana StopFake, generosamente 鈥巗ubvencionada la National Endowment for Democracy (NED) 鈥搊 sea, por la CIA鈥, por 鈥巈l gobierno brit谩nico y por el omnipresente George Soros, para hacer creer que el putsch de la 鈥巔laza Maidan era una revoluci贸n popular.

En el siguiente video, Nina Jankowicz sigue mintiendo y canta loas a los nacionalistas integristas de 鈥巐a milicia Aidar 鈥損煤blicamente denunciados como torturadores por Amnist铆a Internacional鈥, de 鈥嶥nipro-1 y, por supuesto, del batall贸n Azov.

En 2018, Nina Jankowicz defendi贸 tambi茅n a la milicia nazi C14聽 asegurando que sus miembros no 鈥巋ab铆an realizado pogromos contra los gitanos y que todo eso era鈥 鈥渄esinformaci贸n rusa鈥. 鈥

En Estados Unidos, esta experta en mentiras volvi贸 a mentir nuevamente sobre las acusaciones de 鈥巘raici贸n contra Donald Trump (el exprediente Steele) y al negar los delitos cometidos por Hunter 鈥嶣iden, el hijo del presidente Joe Biden. Nina Jankowicz lleg贸 incluso a decir que el ordenador de Hunter 鈥嶣iden 鈥揹ispositivo que est谩 en manos del FBI鈥 tambi茅n era una 芦invenci贸n rusa禄. 鈥

Pero 鈥巃lgunas minutas de una regi贸n en el seno de la Cybersecurity and Infrastructure Security Agency 鈥庘(CISA) 鈥搖na agencia del Departamento de Seguridad (Homeland Security) muestra que esa 鈥巈structura sigue existiendo bajo otra forma.

Adem谩s, el inspector general de la administraci贸n estadounidense 鈥巃firma que la funci贸n de esa 鈥淛unta鈥 sigue siendo necesaria.

La propaganda en Reino Unido

鈥嶭os brit谩nicos, por su parte, han preferido apoyarse en una 鈥渁sociaci贸n鈥 鈥揺l Institute for Strategic 鈥嶥ialogue鈥 que se encarga de hacer, en lugar del gobierno, lo que el gobierno quiere hacer 鈥巗in tener que cargar con la responsabilidad. 鈥ISD (Institute for Strategic Dialogue) | LinkedIn

El Institute for Strategic Dialogue (ISD) es un 鈥渢anque pensante鈥 creado por lord George 鈥嶹eidenfeld, Bar贸n de Weidenfeld 鈥搖n 芦sionista inflexible禄, seg煤n sus propias palabras鈥 鈥巗upuestamente consagrado a la lucha contra el extremismo. Pero en realidad se dedica a la 鈥巇ivulgaci贸n de mentiras con intenciones de enterrar verdades incuestionables. El ISD redacta 鈥巌nformes, por iniciativa propia o a pedido de los gobiernos europeos que lo financian. 鈥

鈥幝mportante! Lo que 鈥渆s verdad鈥 para los brit谩nicos 鈥搇os verdaderos inventores de la propaganda 鈥巑oderna鈥 tambi茅n lo es para el resto de Europa. 鈥

Polonia鈥

En febrero de este a帽o, o sea desde el inicio de la intervenci贸n rusa en Ucrania, el Consejo 鈥巇e Defensa polaco orden贸 a la firma francesa Orange 鈥損rincipal proveedora de acceso a internet 鈥巈n Polonia鈥 censurar de inmediato varios sitios web, incluyendo el nuestro, Red Voltaire 鈥庘https://www.voltairenet.org/local/cache-vignettes/L580xH773/220_-_1-a2668.jpg?1667677823(Voltairenet.org).

Aunque nos pusimos en contacto con Orange, esa compa帽铆a francesa no quiso 鈥巈ntregarnos la orden que las autoridades polacas le enviaron. Y cuando nos dirigimos 鈥巇irectamente a las autoridades polacas, estas no contestaron. Seg煤n los tratados aprobados en 鈥巈l marco de la Uni贸n Europea, el Consejo de Defensa puede imponer una censura militar鈥 鈥幟簄icamente cuando tal medida es necesaria para proteger la seguridad nacional. 鈥

En marzo, el diario Corriere della Sera revel贸 la existencia de un programa 鈥巊ubernamental de vigilancia sobre las personalidades catalogadas como 鈥減rorrusas鈥.

La agencia de prensa ANSA incluso public贸 una edici贸n 鈥巇el Hybrid Bulletin que el Dipartimento delle Informazioni per la Sicurezza (Departamento de 鈥嶪nformaci贸n para la Seguridad) dedic贸 a ese programa gubernamental de espionaje interno 鈥庘

Alemania鈥

https://www.voltairenet.org/local/cache-vignettes/L708xH466/400_-_1-2423f.jpg?1667677823En Alemania, la socialdem贸crata Nancy Fraeser, ministro del Interior, 鈥巘ambi茅n cre贸 un 贸rgano de control. Yendo mucho m谩s lejos que los dem谩s la se帽ora Fraeser dio 鈥巆omo misi贸n a ese 贸rgano 芦armonizar las noticias禄 en los medios. Desde hace meses, la ministro 鈥巇el Interior viene haciendo reuniones 鈥揺n el mayor secreto鈥 con los due帽os de los grandes medios 鈥巇e prensa, reuniones donde les explica lo que no debe publicarse. 鈥

Es importante recordar que Italia y Alemania son pa铆ses que vivieron una cruel experiencia de la 鈥巆ensura bajo el fascismo y el nazismo, lo cual hace que sea todav铆a m谩s preocupante ver que 鈥巑archan nuevamente por ese camino. 鈥

Las mismas causas producen siempre los mismos efectos, as铆 que no es sorprendente que Italia 鈥巠 Alemania hayan votado, en la Asamblea General de la ONU, contra una resoluci贸n de condena 鈥巃l nazismo.

 

*Periodista y activista pol铆tico franc茅s, autor de investigaciones sobre la extrema derecha, director de la red Voltaire.

 

 

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.