Ago 25 2023
80 lecturas

Opinión

Hannah Arendt: la banalidad del mal

Un cuarter√≥n de militares en retiro le ha dirigido una carta al presidente de la Rep√ļblica, con el lastimoso y abyecto prop√≥sito de disimular -una vez m√°s- sus responsabilidades criminales durante la dictadura. El comportamiento de los nazis en Francia, durante la Ocupaci√≥n (22 junio 1940 – junio/julio 1944) entrega una sorpresa: la bestialidad no alcanz√≥ los inveros√≠miles niveles que alcanz√≥ en Chile. Los nazis torturaron y asesinaron, pero nunca lo ocultaron. Permitieron incluso que los fusilados le escribieran a sus familias antes de morir. Y no disimularon sus cad√°veres. Las FFAA chilenas debiesen mirarse en el espejo y verse como lo que fueron y lo que son. Seg√ļn Hannah Arendt los nazis no eran tan malos, sino simplemente muy cobardes.

A√Īos despu√©s de la segunda guerra mundial, Hannah Arendt viaj√≥ a Israel como corresponsal de la revista The New Yorker para entrevistar Adolf Eischmann, que estaba siendo procesado por genocidio y condenado a muerte en Tel Aviv.

En sus conversaciones con este personaje, que reencarnaba el mal, Hannah Arendt, llega a la triste conclusión, que Adolf Eischmann no era una persona perversa, tampoco un antisemita por definición o naturaleza, sino un burócrata perfeccionista habituado a seguir órdenes y hacer las cosas bien para avanzar en su carrera militar.

En esta ocasión, Hannah Arendt, habla de la banalidad del mal y escribe:

¬ęEn esos minutos finales fue como si el propio Eichmann estuviera resumiendo la larga lecci√≥n sobre la maldad humana que hab√≠amos presenciado: la espantosa banalidad del mal ante la cual fallan las palabras y el pensamiento¬Ľ.

En muchos casos, cuando se habla de atrocidades humanas, delitos contra la humanidad y genocidio, afrontamos un sistema, que con su lógica perversa, arrastra a hombres incapaces de oponerse, a ensuciarse de sangre sin que ellos por disposición o carácter sean malignos, sino más bien, maleables.

La maldad está fundamentalmente en el sistema, la organización, en la presión de grupo, el miedo y las ambiciones personales, junto a la apatía y el conformismo.

Por experiencia personal, s√© de personas realmente perversas y estas son relativamente pocas. Cuando uno, se hace participe de un crimen una vez, la segunda vez ser√° m√°s f√°cil y la tercera a√ļn m√°s, hasta llegar a un punto irreversible, donde se excluye toda posibilidad de volver atr√°s y despu√©s, sinti√©ndose culpable, se buscar√°n todas las excusas posibles para negar y esconder cualquier tipo de responsabilidad.

El problema en Chile en estos momentos es el reconocimiento del mal causado, asumirse la responsabilidad de atrocidades enormes para poder cambiar.

Los ex funcionarios de la dictadura, los viejos torturadores, los violadores en masa, los carniceros de jóvenes inocentes y los políticos comprometidos con ese infierno no aceptarán jamás sus culpas. Inventarán historias inconcebibles para vestirse de humanidad en toda su inhumanidad. Minimizarán sus delitos, dirán que fue culpa de unos pocos, pero nosotros sabemos que el mal estaba en el sistema, en el odio, en las instituciones, en la historia y además en la cabeza desquiciada de unos cuantos líderes que arrastraron consigo miles de otros, convirtiéndolos ante la ley en asesinos.

Adolf Eischmann fue sentenciado a muerte, Alemania cambió su constitución e hizo ilegal la discriminación, el antisemitismo y la participación activa en movimientos fascistas.

La pregunta es ¬Ņc√≥mo volver√° Chile a ser un pa√≠s, una naci√≥n, un pueblo?, ahora que el pasado ya no se puede ocultar y salen a flotes los cr√≠mines y las bestialidades, como cad√°veres podridos escupidos por el mar.

Ya han pasado 50 a√Īos del golpe militar en Chile y las heridas producidas a√ļn no sanan. El pa√≠s est√° dividido por muros invisibles y la remoci√≥n del pasado es una estrategia imposible que debilita y paraliza en vez de recrear una comunidad nacional. Los fantasmas del pasado siguen pululando en las calles y ciudades, desuniendo y separando hasta impedir cualquier gesto de recobrada unidad.

Un fen√≥meno que comprendi√≥ anticipadamente Nelson Mandela, que impuso un proceso que permiti√≥ dejar enterradas en el pasado las atrocidades del ¬ęapartheid¬Ľ.

Si los culpables no aceptan sus delitos ni piden perd√≥n, insistiendo en sus ¬ęrazones¬Ľ, la banalidad del mal se convierte en la negaci√≥n de un posible bien y esto excluye la capacidad de sanar.

Los traumas del pasado se transmiten de generación en generación y lo que fue y no es aceptado como tal, un crimen en contra de la humanidad se transforma en el estigma imborrable de lo irreconciliable.

La banalidad del mal existe, como también existe la culpa y la responsabilidad.

*Naci√≥ en Santiago de Chile (1956). Ha vivido en muchos pa√≠ses y es psic√≥logo de estudios, apasionado por las lenguas, la cultura, el arte, la m√ļsica y la comunicaci√≥n. Trabaja en el campo de las traducciones sin ser traductor y escribe en sus tiempos libres sin haber sido publicado en papel.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.