Jun 1 2009
1064 lecturas

Política

Histórica llegada del FMLN al poder: Funes deberá construir el pacto social que El Salvador nunca tuvo

Blanche Petrich*

El pollo de la niña Tránsito picotea sus granos en el patio de una casita de tejas en Suchitoto, ajeno a su destino. Mañana primero de junio morirá para ofrecer un rico caldo con el que la anciana piensa celebrar, a su humilde manera, la llegada del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) a la presidencia de la república.

Ella y la niña Chali, amorosas abuelas, prepararon durante la guerra muchos caldos para los compas, aunque fueran de puras hierbas, cuando ambas se convirtieron en el alma de la guerrilla que libró cruentas batallas en el frente de Guazapa, el cerro de cien vertientes que se avista desde la capital. Será un banquete íntimo, expresión de esperanza que Tránsito comparte con millones de salvadoreños en este momento. Llegó el cambio, dice con su boquita desdentada y se pone a llorar.

Eduardo Sancho, que se define como un ciudadano intelectual, ofrece en entrevista su propia interpretación del motivo que tiene la anciana de Suchitoto para sacrificar su pollo. Éste es el momento para que Mauricio Funes pueda construir el pacto social que El Salvador nunca tuvo. Es ahora y es con él. No va a ser fácil que la historia nos regale otro momento como éste.

Sancho ha hablado poco en público en los últimos tiempos. Fue, con su seudónimo Fermán Cienfuegos, fundador del primer núcleo guerrillero en 1972; luego de una escisión por la ejecución del poeta Roque Dalton comandó las Fuerzas Armadas de la Resistencia Nacional, una de las cinco organizaciones militares que conformaron en 1980 el FMLN y después de construir uno de los ejércitos rebeldes más eficaces del siglo XX y llevar al ejército regular asesorado por Estados Unidos a una situación de empate en el teatro de guerra, participó con el resto de la comandancia nacional en las negociaciones de paz que culminaron en enero de 1992.

En el periodo de la posguerra, sin embargo, su liderazgo se desdibujó. Dentro del FMLN, reconvertido en partido político, dominaron las Fuerzas de Liberación Nacional –hoy en día el grupo que tiene mayores cuotas dentro del nuevo gabinete– y el Partido Comunista de Shafick Handal. Él y Joaquín Villalobos fueron aislados. Él optó por la academia. Villalobos tomó el camino hacia la derecha, asesor de Álvaro Uribe y del procurador Eduardo Medina Mora, entre otras consultorías.

En esta coyuntura, Cienfuegos no deja resquicio de duda sobre su aval a Funes: Darle el beneficio de la duda me parece una posición mediocre. Lo que hay que hacer el apoyar activamente a este gobierno que, quiérase o no, la crisis global orilla a ser de unidad en la práctica.

Hace unos días, el periódico digital El Faro, que representa el producto mediático de la transición entre la guerra y la paz, definía su interpretación del momento con un editorial que tituló así, fin de la postguerra.

Su director, Carlos Dada, comenta que aquí la guerra terminó hace 16 años, un lapso mayor que los 11 años que duró el conflicto armado. Pero la retórica bélica nunca salió del vocabulario del grupo gobernante, de marcada factura anticomunista, porque durante dos décadas le dejó muy buenos dividendos para descalificar a la oposición del FMLN como los secuestradores, los que hicieron la guerra, los terroristas.

Viejas herramientas del voto del miedo que en el pasado funcionaron se vieron obsoletas en el actual proceso electoral. Las advertencias del caos por venir que esgrimieron el presidente Antonio Saca y su candidato Rodrigo Ávila, los empresarios y los medios de comunicación conservadores ya no sintonizan ni con la sociedad ni con las empresas trasnacionales que dominan la economía salvadoreña. Vaya, ni con la embajada de Estados Unidos, asegura Dada.

Un buen ejemplo es el mexicano Carlos Slim. Sus intereses empresariales en este país son importantes y además simpatiza enormemente con Funes, al grado de que lo ha invitado dos veces a viajar con él en su avión privado. Otro empresario mexicano, Ricardo Salinas Pliego, quien como patrón del Funes-periodista que trabajaba en un canal de televisión subsidiario de Televisión Azteca –el 12, de mayor audiencia– ordenó su despido, se ha apresurado a recomponer su relación con el nuevo presidente.

Triple crisis

Carlos Dada, periodista e hijo del que será ministro de Economía Héctor Dada Hirezi, advierte que Funes tomará el timón en un contexto de triple crisis: criminalidad e inseguridad extremas, crisis económica –la peor en la historia moderna del mundo– y crisis política de las fuerzas tradicionales.

Esta última crisis ha demolido, por lo pronto, la imagen de Saca. Su gestión es acusada de corrupción, al grado de que el ex ministro de Gobernación y fundador de Arena, Mario Acosta Oertel, reveló a El Faro que un grupo del partido evalúa solicitar que se le retire el título de presidente honorario.

La factura que se le cobrará a Saca por perder las elecciones después de tres triunfos sucesivos de su partido ya le costó, por lo pronto, la dirigencia de Arena. En su lugar fue nombrado el ex presidente Alfredo Cristiani. A él le tocó ser el firmante de los acuerdos de paz, pero también consta en su hoja de servicio el que, bajo su gobierno y en plena ofensiva guerrillera de 1989, fueron asesinados los seis sacerdotes jesuitas de la Universidad Centroamericana. Fue en este contexto el único mandatario latinoamericano que mandó bombardear intensivamente la ciudad capital, una de las ciudades de mayor densidad poblacional del continente. Es, además, uno de los hombres más ricos del país. Perteneciente a las rancia oligarquía cafetalera y algodonera, por cuna y matrimonio, pasó al mundo de los negocios y la banca. Fue dueño de Banco Cuscatlán, que fue vendido luego a Citibank y domina el mercado de las farmacias en este país donde los medicamentos se venden a la población a los precios más altos de la región.

A diferencia de los sus antecesores, que acataron lo establecido en los acuerdos de paz que deja fuera de la disputa política a los militares, Saca permitió que algunos oficiales veteranos de guerra con fuertes intereses económicos participaran en la campaña electoral en favor del candidato conservador, Rodrigo Ávila. Sobre ese núcleo de militares que condujeron durante 12 años el conflicto armado pesa el reporte sobre los crímenes de guerra titulado De la locura a la esperanza, que les atribuye 90 por ciento de las atrocidades cometidas a los sectores de la policía y de la fuerza armada.

Pasó por alto el hecho de que, pese a que la impunidad todavía protege a los perpetradores de esas violaciones por la ley de amnistía, algunos notables ex coroneles de la llamada tandona –la generación de 1966 a la que le tocó comandar la guerra contra el movimiento popular y la guerrilla– han sido sometidos a juicios penales fuera del país.

Los generales Eugenio Vides Casanova y Guillermo García, ambos ex ministros de Defensa en el periodo bélico, fueron encontrados culpables por una corte de Miami por el asesinato, en 1980, de cuatro monjas estadunidenses y por torturas. El coronel Eugenio Vides Casanova, ex viceministro de Defensa y director de la Policía de Hacienda, fue sentenciado por el asesinato de seis líderes del Frente Democrático Revolucionario en los años 80. Su caso es ilustrativo de la caída en desgracia de muchos de los ejecutores del pasado. Cuando le cayó la justicia encima, Vides vivía en Memphis, Tennessee, y era velador nocturno de un museo. Otro más, capitan Álvaro Saravia, fue acusado por una corte de California por su participación en el asesinato del arzobispo Oscar Arnulfo Romero.

Y más reciente aun está la entrada del expediente contra 14 coroneles y generales de la tandona a la Audiencia Nacional de España por el asesinato de los seis jesuitas de la Universidad Centroamericana en 1989.

Pero la crisis del ahora opositor Arena no es la única. En el FMLN la administración de la victoria también ha creado tensiones y fricciones. Pero eso es, como dicen aquí, otros 20 colones. Por lo pronto, como el caldo de la niña Tránsito, esta noche, en San Salvador, hay cohetes y baile en cada barrio: Santa Tecla, Zacamil, Santa Elena, San Antonio Abad y muchos más.

* Enviada especial de La Jornada de México, desde San Salvador

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.