Dic 26 2020
493 lecturas

Política

Humo blanco in extremis: acuerdo pos-brexit entre el Reino Unido y la UE

El Reino Unido y la Uni√≥n Europea sellaron un hist√≥rico acuerdo comercial posbrexit luego de meses de re√Īidas negociaciones que tuvieron en vilo a la econom√≠a brit√°nica debido a una posible y riesgosa salida forzada del bloque. El lunes deber√° iniciar el proceso de ratificaci√≥n del acuerdo, que debe entrar en vigor el primero de enero pr√≥ximo, con los 27 pa√≠ses de la UE. Faltar√° el aval del parlamento Europeo, que se dar√° al entrar el nuevo a√Īo.

Desacuerdos de √ļltimo minuto sobre las cuotas de pesca hab√≠an complicado el jueves la conclusi√≥n de la firma. El acceso a los ricos caladeros brit√°nicos es vital para los pescadores europeos. Sobre los derechos pesqueros, el acuerdo da a los pescadores europeos el acceso a las aguas brit√°nicas durante un periodo transitorio de cinco a√Īos y medio, hasta junio de 2026. La fumata blanca es solo un primer paso y ahora hay que analizar con detalle las p√°ginas del pacto.

El pacto se cocin√≥ a fuego lento, tras un camino de declaraciones y amenazas cruzadas, agotador para los equipos negociadores. En nueve meses, el mismo tiempo que tarda en gestarse un beb√© y poco m√°s del que se ha necesitado para desarrollar y validar una vacuna contra la covid, se logr√≥ un acuerdo entre dos vecinos y socios, que est√°n condenados a entenderse, tras ser compa√Īeros de viaje durante casi cuatro d√©cadas.

Las principales diferencias que han hecho peligrar las negociaciones entre Bruselas y Londres han sido la pesca, la gobernanza y la competencia en igualdad de condiciones. desacuerdos que no han permitido grandes avances durante meses.

Este hist√≥rico acuerdo llega cuatro a√Īos y medio despu√©s del referendo de 2016, en el que los brit√°nicos decidieron por 52 por ciento de votos poner fin a casi cinco d√©cadas de una tensa relaci√≥n con la UE y convertirse en el primer pa√≠s que abandona el bloque, en una votaci√≥n que dividi√≥ a la poblaci√≥n y a sus pol√≠ticos.

Provoc√≥ la dimisi√≥n, primero, del primer ministro brit√°nico conservador David Cameron y, despu√©s, de su sucesora, Theresa May. Ambos recibieron el jueves con los brazos abiertos el fin de a√Īos de incertidumbre. El Reino Unido abandon√≥ oficialmente el bloque el pasado 31 de enero gracias a la aplastante mayor√≠a parlamentaria lograda por el conservador Boris Johnson en las elecciones legislativas de diciembre de 2019.

Sin un acuerdo con los 27, las relaciones entre ambas partes habr√≠an pasado a regirse por las normas de la Organizaci√≥n Mundial del Comercio, que implican aranceles y cuotas y una monta√Īa de formalidades burocr√°ticas que amenazaban con colapsar los puertos brit√°nicos, provocar desabastecimiento de productos y disparada de precios.

De darse una ruptura, Reino Unido habría perdido mucho más que Europa: los británicos exportan 47 por ciento de sus productos hacia el continente, cuando la UE sólo sacaría ocho por ciento de sus mercancías al otro lado del Canal de la Mancha.

El negociador en jefe de la Uni√≥n Europea, Michel Barnier dio a¬† conocer el √ļnico texto en ingl√©s del acuerdo posbrexit, de 246 p√°ginas, que deber√° ser traducido a todas las lenguas de la UE. Gran parte de √©l es bien conocido en las capitales europeas y hay pocas dudas de que el acuerdo se firmar√°. Mientras, los embajadores examinar√°n medidas unilaterales para sancionar un incumplimiento del acuerdo por Reino Unido.

La Eurocámara (Parlamento europeo) se ha pronunciado en contra de una aplicación provisional total, porque no ve con buenos ojos dar este paso sin conocer su opinión, aunque una mayoría de grupos se han abierto en los días recientes a una aplicación interina previa a su voto, siempre que sea parcial y sólo afecte a los capítulos más urgentes.

La firma de un compromiso hist√≥rico, tras largas y arduas negociaciones, evit√≥ una ruptura brutal que habr√≠a conllevado aranceles y cuotas, as√≠ como el cierre de las aguas brit√°nicas a las flotas europeas a partir del 31 de diciembre. La salida del mercado √ļnico y el final de la libre circulaci√≥n ser√° un giro colosal para los brit√°nicos, tras cuatro a√Īos y medio desde el referendo del Brexit y casi medio siglo de integraci√≥n europea.

Con este nuevo tratado comercial, la UE ofrece a su ahora exsocio un acceso in√©dito sin aranceles ni cuotas para su inmenso mercado de 450 millones de consumidores, apertura que ir√° acompa√Īada de estrictas condiciones: las empresas del Reino Unido deber√°n respetar un n√ļmero de normas que evolucionar√°n con el paso del tiempo en materia de medio ambiente, derechos laborales y fiscales para evitar cualquier competencia desleal.

En este periodo transitorio, la UE renunciará al 25 por ciento de su cuota anual de pesca en aguas británicas, valorada en unos 650 millones de euros anuales (800 millones de dólares).

La UE promete ayudar a este sector, que considera que es el gran perdedor del acuerdo, aunque el pacto fue presentado como equilibrado y que permit√≠a ‚Äúdejar atr√°s el Brexit definitivamente‚ÄĚ, seg√ļn la presidenta de la Comisi√≥n Europea, Ursula von der Leyen.

Irlanda, Irlanda del Norte, Escocia, Alemania, Francia, Espa√Īa, Holanda, Portugal, Italia, Austria y Dinamarca saludaron por separado el pacto. Estados Unidos anunci√≥ que est√° listo para trabajar por el fortalecimiento de las relaciones transatl√°nticas tanto con Reino Unido como con la UE.

Tras el acuerdo conseguido a nivel t√©cnico, quedan varios procesos en el tintero. En primer lugar, tendr√° que reunirse el Colegio de Comisarios y a continuaci√≥n la Comisi√≥n Europea enviar√° el texto a las capitales para que lo examinen y ratifiquen. Para ello, los embajadores de los Veintisiete se reunir√°n pr√≥ximamente, momento en el que tambi√©n decidir√°n si el pacto se aplicar√° de manera El Parlamento Europeo aprueba la Ley del Clima | Agora: Inteligencia Colectiva para la Sostenibilidadprovisional. Por √ļltimo, el pleno del Parlamento Europeo tendr√° que dar luz verde para que el acuerdo entre en vigor en su totalidad, algo que no ocurrir√° antes de enero de 2021.

Con este nuevo acuerdo, el Reino Unido dice adiós al programa Erasmus de intercambio para estudiantes europeos, lo que significa que los universitarios europeos no podrán elegir las islas como destino para desarrollar un curso académico. Los británicos, por su parte, tampoco podrán completar sus asignaturas en los países europeos.

Son muchos los j√≥venes europeos que plantean en sus primeros a√Īos de carrera estudiar un curso en Londres. Hasta ahora, solo ten√≠an que plante√°rselo, reunir unos ahorros y hacer las maletas, pero a partir del 1 de enero de 2021 tendr√°n que solicitar antes por un visado que les permita vivir m√°s de 90 d√≠as seguidos en el Reino Unido.

En un mensaje de v√≠deo, el primer ministro brit√°nico, Boris Johnson, present√≥ el acuerdo como un regalito para quienes buscaban algo que leer en la sopor√≠fera sobremesa de la comida de Navidad. Aqu√≠ est√°: noticias satisfactorias, esto es un acuerdo para aportar seguridad a las empresas y a los viajeros y a todos los inversores en nuestro pa√≠s a partir del 1¬ļ de enero, dijo.

¬ęHemos recuperado el control de nuestras leyes y nuestro destino¬Ľ, asegur√≥ Johnson, quien agreg√≥ que aunque la negociaci√≥n incluy√≥ discusiones ¬ęferoces¬Ľ, se hab√≠a logrado un ¬ębuen acuerdo para toda Europa¬Ľ que crear√≠a empleo y prosperidad.

El pacto con Bruselas representa una victoria para Johnson, que ten√≠a este a√Īo para preparar la salida del pa√≠s del bloque. La pandemia de Covid-19 alter√≥ sus planes. Con el descubrimiento de una nueva cepa m√°s contagiosa, el pa√≠s qued√≥ repentinamente aislado y miles de camiones quedaron bloqueados en la frontera con el continente ‚Äďen los alrededores del puerto de Dover-, lo que provoc√≥ temor a la falta de abastecimiento.

En realidad es un pacto menos ambicioso de lo que Bruselas ped√≠a en origen, pero que garantiza un equilibrio a ambos lados del canal de la Mancha, que ha sido posible tras el impulso de las √ļltimas dos semanas, cuando los equipos negociadores anunciaron acuerdos en materia de gobernanza y competencia. El acuerdo incluye la apertura mutua de los mercados, algo que podr√≠a no gustar nada a los conservadores brit√°nicos que sue√Īan con cortar todo v√≠nculo con la Uni√≥n Europea.

* Periodista chilena residenciada en Europa, analista asociada al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario