Oct 14 2004
810 lecturas

Economía

Hungría: la sima del progresismo

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Pocos asuntos serán novedad para las viejas capitales de Europa «del este». Invasores, reyes, grandes capitanes armados, esclavos, extranjeros y oriundos; artistas, filósofos y herejes de un culto u otro han caminado sus calles y cruzado sus puentes. Quizá ayudaron a edificar las ciudades, custodiaron sus memorias.

Este año de 2004, sin embargo, produjo algo nuevo: la primera vez que una Cumbre de líderes progresistas -autodenominación que les parece satisfactoria- tiene lugar entre sus callejas, si se exceptúan algunos conciliábulos y «bajadas de línea» de la era kremliniana soviética. Se trata la sexta reunión de estos dirigentes políticos.

De las trece o catorce personas que -en representación de países ubicados en casi todas las latitudes- habían sido convocados para discutir los «desafíos y aspiraciones» de las políticas que impulsan, faltarán varios a la comparsa elegida por Anthony Blair, primer ministro del Reino Unido, para estrechar la mano y posar para la foto de estilo con el anfitrión Ferenc Gyurcsány -no respondemos por la ortografía-. No viajó el canciller alemán, el presidente argentino y los primeros ministros checo y polaco.

Se perderán una interesante discusión sobre asuntos como: Iraq, terrorismo, pobreza mundial (jamás la interna de sus países) y movimientos migratorios -que, como se sabe, son temas de su incumbencia y sobre los que se pueden explayar con toda lata-. Rodríguez Zapatero llevará la voz de España, ausente en esta jiras mientras gobernó José María Aznar.

fotoOtros ámbitos, otras preocupaciones

Preocupados por ajustar sus binoculares -o telescopios- para mirar el bosque contemporáneo, los comitilones del sarao húngaro de seguro no se ocuparán de cuestiones intrascendentes. Por ejemplo:

– que por la Argentina caminan y duermen -a veces comen- unos tres millones de cesantes y personas sin calificación -por el déficit educativo del país- para aspirar a un trabajo, y que desde hace una década los recién nacidos vienen bajando de peso;
– que no menos del 60 por ciento de las colombianas es objeto de algún tipo de abuso cotidiano;
– que en el cementerio del Cordón de Gaza, en Palestina, muere más gente de la que a diario se puede sepultar;
– que en Afganistán -país invadido por el progresismo occidental para organizarlo republicana y democráticamente- claman por fraude precisamente en las elecciones que sellarían su futuro;
– que EEUU de hecho ha invadido buena parte del territorio suramericano;
– que el hambre es la realidad más contundente de América Central -después de la corrupción-;
– que se comienza a develar (antes fueron re-veladas) las indignidades protagonizadas por los prefectos de la OTAN, sus tropas y funcionarios en Serbia;
– que en EEUU las rechazan -por lo menos muchos las rechazan- a las maquinitas impuso electrónicas que impuso para votar cuando el referendo venezolano;
– que en Iraq…
– que la Premio Nobel de la Paz 2004 afirma que el SIDA es producto de manipulación humana y no una enfermedad «natural»;
– que en Haití los derechos humanos se obedecen pero no se cumplen ante las narices de las «fuerzas de paz»;
– que más grave que el precio del barril de petróleo -cerca de los US$ 54- es la crisis del agua;
– que la mayor parte de la humanidad no está de acuerdo con el proceso de «globalización a la americana» que se le impone;
– que está en marcha un proceso de ecocidio en Centroamérica, Amazonia, Noroeste argentino, sur de Chile y otras regiones con características que hacen temer su pronta irreversibilidad.

Los dirigentes se preocupan sólo de temas importantes.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.