Dic 5 2007
1323 lecturas

Cultura

Iglesia romana. – LA INTERNACIONAL DEL SEXO SUCIO

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

En una conferencia de prensa dada en esa ciuidad Milla, hija de hondure帽o y mexicana emigrantes,. hoy de 46 a帽os, dijo que la compensaci贸n fue resultado de negociaciones que mantuvo con la arquidi贸cesis durante m谩s de dos d茅cadas.

芦Estoy extremadamente feliz y aliviada de que mi caso est茅 finalmente concluido. Nunca podr茅 huir de los recuerdos y siempre estar茅 luchando contra el trauma a que fui sometida禄, manifest贸.

Seg煤n relat贸 Gloria Allred, la abogado de Milla, 茅sta ten铆a 16 a帽os cuando el 芦padre禄 Santiago Tamayo le hizo insinuaciones sexuales y mantuvo relaciones con ella. Despu茅s le present贸 a otros seis sacerdotes, quienes abusaron sexualmente de ella y uno la dej贸 embarazada.

Tras confirmarse el embarazo, Tamayo ofreci贸 a Milla dinero para enviarla a Filipinas y se hiciera un aborto. A帽os despu茅s, en 1999, el cura 隆le pidi贸 disculpas! y con la conciencia carcomida aport贸 pruebas que vincularon a sus colegas con esta violaci贸n sostenida en el tiempo.

La arquidi贸cesis se abstuvo de formular comentarios sobre el caso y calla sobre el paradero de los otros sacerdotes. No obstante, en 2003, un tribunal californio determin贸 que el cura Valentine Tugade era el padre de la hija que ella se neg贸 a abortar.

El cardenal Roger Mahony emiti贸 hoy una declaraci贸n en la que reiter贸 el compromiso de la Iglesia Cat贸lica romana de EEUU de 芦continuar los esfuerzos para proteger a los ni帽os, prevenir los abusos sexuales y el potencial de esos abusos禄.

La muchacha fue utilizada sexualmente por los representantes de dios sobre la Tierra durante cuatro a帽os. No habl贸 entonces por el temor reverencial que, desde su fe sencilla, despertaban en ella los ensotanados. Milla tuvo finalmente a su hija, a la que tampoco abandon贸 como pretend铆an los estupradores.

En julio de 2007 dijo a un periodista del diario espa帽ol El Pa铆s tratando de exp`licar por qu茅 callaba los abusos:
芦Yo era muy tontita, muy religiosa. Estaba como atrapada, como si no tuviera derecho de decir 芦No禄. Era como si yo no importara, como si s贸lo importaran los sacerdotes. A veces iba a confesi贸n con otros sacerdotes y les contaba lo que pasaba, pero yo me sent铆a muy mal. Uno me dijo que era mi culpa, que as铆 eran las mujeres.

Lo peor de relato de Rita Milla, sin embargo, viene despu茅s:

芦Hab铆a otros que no abusaron de m铆, pero sab铆an lo que estaba pasando y no dijeron nada. Despu茅s supe que unos estaban abusando de muchachos, de ni帽os, y por eso no estaban interesados en m铆. Cada uno hac铆a algo diferente, y unos se tapaban a otros.

(…)
芦Quise hablar con los obispos para que lo que me ocurri贸 a m铆 no le ocurriese a nadie m谩s (pero no hicieron nada). Eso fue lo que m谩s me asust贸. Los sacerdotes ya sab铆an que yo hab铆a hablado con los obispos, y les dijeron que no les importaba nada, como d谩ndoles permiso para seguir.

(…)
芦Era un tiempo muy horrible. Yo quer铆a suicidarme, estaba muy deprimida. Fui a una psic贸loga y ella fue quien me dio la idea de buscar a un abogado para poner una demanda. Y fue entonces cuando la Iglesia empez贸 a actuar como si esto le importara (鈥) Me gustar铆a que el cardenal Mahony estuviera en la c谩rcel porque lo que hac铆a era esconder a criminales禄.

( El texto est谩 transcrito en este sitio).

La santa iglesia perdona los pecados propios
aunque en verdad prefiere mucho m谩s ocultarlos de la justicia

No es la sospecha el espectro que sobrevuela los recintos eclesi谩sticos, anida debajo de altares y se alimenta en internados y hogares infantiles que administran y dirigen sacerdotes cat贸licos; es la certeza de la corrupci贸n, la deshonestidad, los abusos, el estupro, la violaci贸n y la hipocreas铆a que, si bien ocurren en todos los pa铆ses donde El Vaticano pretende erigirse en valla para salvaguardar la moral, son espantosamente frecuentes en EEUU.

El domingo 17 de febrero de 2002, por ejemplo, el diario mexicano La Jornada public贸, firmado por Jim Cason y David Brooks, sus corresponsales en Estados Unidos bajo el t铆tulo

Decenas de religiosos est谩n bajo investigaci贸n por cargos de pederastia
el siguiente art铆culo:

(Washington y Nueva York, 16 de febrero). El m谩ximo l铆der de la Iglesia cat贸lica de Estados Unidos, cardenal que encabeza a los 300 obispos de este pa铆s y es el responsable de recomendarle al Papa los candidatos a obispo y canonizaciones, hoy se encuentra en medio de lo que tal vez es el peor esc谩ndalo moderno de la Iglesia, por estar acusado de tolerar y encubrir el abuso sexual de ni帽os por parte de decenas de sus sacerdotes.

El arzobispo, cardenal Bernard Law, se dedic贸 en Boston toda esta semana a declarar que no renunciar谩 a su puesto despu茅s que se revel贸 que 80 religiosos de su di贸cesis (la gran mayor铆a de los cuales ya no son activos) est谩n acusados de pederastia y comportamientos sexuales inapropiados.

En el caso m谩s alarmante, uno de estos sacerdotes, John Geoghan, est谩 acusado de haber abusado sexualmente a m谩s de 130 ni帽os a lo largo de 30 a帽os; otro religioso es sospechoso de haber hostigado sexualmente a m谩s de cien personas.

Law estaba enterado de estas acusaciones, pero trat贸 de resolver estos problemas discretamente evitando toda menci贸n p煤-blica, incluso en las instancias en que hubo demandas legales e indemnizaciones a las v铆ctimas. Pero el peor error del prelado no fue s贸lo encubrir estas violaciones a la ley, sino permitir que algunos de los religiosos permanecieran en funciones.

芦Creo que ha perdido su autoridad moral. Aun si se mantiene en su puesto, ser谩 un l铆der herido禄, consider贸 Francis Schussler Fiorenza, te贸logo cat贸lico de la escuela de religi贸n de la Universidad de Harvard, en entrevista con el diario The New York Times.

Los nombres de estos curas fueron enviados a las autoridades de Boston por la di贸cesis en estos d铆as, aunque algunos de los casos datan desde los a帽os 60.

Pero el esc谩ndalo se ampli贸 desde enero, cuando el arzobispo Law se disculp贸 p煤blicamente por haber permitido que el sacerdote Geoghan ?un conocido pederasta? permaneciera en funciones hasta principios de la d茅cada de los a帽os 90.

Para complicar a煤n m谩s la imagen p煤blica de la Iglesia, a finales de la semana pasada la di贸cesis de New Hampshire divulg贸 los nombres de otros 14 religiosos acusados de abuso sexual de menores en el pasado; uno de ellos a煤n cumple funciones de tiempo completo, otros seis est谩n jubilados o enfermos pero participaban todav铆a en servicios religiosos.

Ahora los siete curas han sido suspendidos, y los siete restantes ya hab铆an sido retirados de sus puestos a causa de las acusaciones, que hab铆an sido reportadas a la Iglesia en el curso de los pasados 30 a帽os.

Lugar inseguro para los ni帽os

Igual que en Boston, el esc谩ndalo se profundiza precisamente por la falta de acci贸n disciplinaria y la renuencia a presentar los casos ante las autoridades judiciales por parte de la jerarqu铆a cat贸lica.

芦La gente se pregunta no s贸lo qu茅 ha hecho sobre esto la Iglesia de New Hampshire en el pasado, sino tambi茅n qu茅 est谩 haciendo para que la Iglesia sea un lugar seguro para los ni帽os en el futuro禄, coment贸 el obispo John B. McCormack, cuya di贸cesis incluye a New Hampshire.

Pero estos esc谩ndalos reci茅n conocidos no son aislados, y la Iglesia cat贸lica de Estados Unidos se ha visto afectada durante a帽os por acusaciones de abuso sexual y de otros tipos de comportamientos il铆citos ?tanto en t茅rminos de la ley divina como la temporal? por parte de sus sacerdotes.

La Iglesia cat贸lica es la fe religiosa organizada m谩s grande de Estados Unidos, con unos 50 millones de personas. Durante los 30 a帽os anteriores casi ning煤n tema ha sido m谩s da帽ino que las acusaciones de abuso se-xual de menores de edad por parte de curas.

Casi siempre, la Iglesia ha buscado resolver estos casos en privado, a veces pagando decenas y hasta cientos de miles de d贸lares a las familias de las v铆ctimas.

Por tanto, no hay datos fidedignos sobre qu茅 tan grande es la dimensi贸n de este problema. Los casos conocidos incluyen violaciones sexuales de ni帽os de entre 10 y 13 a帽os, desde sodom铆a hasta sexo oral.

Pero aunque a veces estos casos desembocan en demandas civiles ante los tribunales, la mayor铆a son resueltos en privado con jueces que permiten que la documentaci贸n sea clasificada, tanto por la edad de las v铆ctimas como por el acuerdo de la resoluci贸n del caso, casi siempre con la Iglesia ofreciendo un pago.

Por ejemplo, en un caso reciente descubierto por el Boston Globe se registra el pago de 375 mil d贸lares por parte de la di贸cesis. Claro, la Iglesia prefiere mantener lo m谩s privado posible estos casos legales para 芦no da帽ar禄 su imagen.

Pero no siempre se ha logrado evitar que estos esc谩ndalos salgan a la luz p煤blica. En 1997 un jurado orden贸 a la di贸cesis de Dallas pagar 119 millones de d贸lares a un grupo de 10 hombres que acusaron a un cura de haberlos hostigado sexualmente du-rante un periodo de 15 a帽os, cuando ellos eran sus monaguillos.

Se cree que fue la pena monetaria m谩s alta impuesta a la Iglesia hasta el momento por caso de abuso sexual de menores. En 1996 otro jurado impuso un pago de 13 millones en un caso de abuso sexual contra la di贸cesis de Florida.

Pero ahora, se est谩n preparando varias demandas civiles contra el cardenal Law y la jerarqu铆a cat贸lica en Boston, y se espera que 茅stas podr铆an multiplicarse.

El caso de Boston, donde casi la mitad de la poblaci贸n del 谩rea metropolitana es cat贸lica, est谩 sacudiendo no s贸lo a la Iglesia estadunidense, sino incluso llega hasta su c煤pula mundial.

En enero el Papa gir贸 instrucciones para enfrentar estos casos internacionalmente, y solicit贸 que se reportaran directamente al Vaticano. Las autoridades de la curia romana han insistido en que el problema afecta a un porcentaje m铆nimo de los m谩s de medio mill贸n de curas de la Iglesia en el mundo.

Sin embargo, seg煤n John Allen, del Na-tional Catholic Reporter, rotativo cat贸lico, se calcula que la Iglesia ha pagado m谩s de mil millones de d贸lares para resolver las diversas demandas legales que resultan de casos de abuso sexual.

Incluso existen organizaciones y redes de apoyo para las v铆ctimas de abuso sexual por parte de sacerdotes en este pa铆s. Uno de estos grupos, Sobrevivientes de Abuso por el Cl茅rigo 鈥搇a organizaci贸n tiene cinco oficinas regionales en todo el pa铆s鈥, reporta que entre tres y diez por ciento del clero de todas las denominaciones est谩 involucrado en todo tipo de comportamientos abusivos, incluyendo la pederastia.

El hecho de que la figura m谩s importante de la Iglesia cat贸lica de Estados Unidos, el cardenal Law, se encuentre en medio de esta controversia, est谩 provocando una crisis nacional para la instituci贸n.

En una encuesta de cat贸licos en Boston realizada por el Boston Globe la semana pasada, casi la mitad opinaba que Law debe renunciar, y una mayor铆a desaprueba la forma como se ha manejado el problema de abuso sexual en la Iglesia; tres cuartas partes opina que el arzobispado hab铆a encubierto los casos de pederastia.

Hace una semana Law reconoci贸 que hab铆a voces que solicitaban su renuncia, pero dijo que no est谩 considerando esa opci贸n, y asegur贸 que 芦es importante recordar que un obispo no es un ejecutivo empresarial, no es un pol铆tico禄.

Pero para muchos hay un enorme parecido entre esta instituci贸n religiosa y la Coca Cola o la Casa Blanca. Hay ejecutivos, una jerarqu铆a, 芦secretos禄 (propiedad intelectual o asuntos de 芦seguridad nacional禄), una preocupaci贸n constante acerca de las relaciones p煤blicas, y existen responsables de las decisiones de esta instituci贸n.

Hace unos a帽os, un hombre de Chicago, de visita en M茅xico, respond铆a a una pregunta rutinaria: 芦驴A qu茅 te dedicas?禄

芦Tengo un despacho en donde soy empleado de la empresa trasnacional mas antigua del mundo禄. 芦驴Y cu谩l es esa?禄, se le pregunt贸. 芦La Iglesia cat贸lica禄, respondi贸. El hombre, vestido de civil, era un sacerdote.

La subsidiaria estadunidense de esa gran trasnacional ahora est谩 sufriendo una de sus peores crisis de imagen, un esc谩ndalo que amenaza el empleo de algunos de sus m谩s altos ejecutivos y que ocupa, junto con Enron y la guerra contra los 芦infieles禄, las primeras planas de los diarios del pa铆s.

En fin, que se sepa: viven los curitas tan cerca del culo y demasiado lejos del Cristo.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.