Jun 9 2023
134 lecturas

CulturaPolítica

Julian Assange: ese pedazo de libertad que nos falta

Se cumplen casi diez a√Īos de las peripecias de Edward Snowden en su af√°n por llegar a Ecuador. Snowden hab√≠a escogido Ecuador porque Julian Assange era hu√©sped ilustre en la embajada en Londres. El Ecuador de esa √©poca era otro, ten√≠a sue√Īos soberanos, se inscrib√≠a en las propuestas de la Patria Grande, la de N√©stor, de Ch√°vez, de Evo, Lula, estaba Lugo tambi√©n, y jugaba por mi pa√≠s Rafael Correa.

Edward Snowden

Julian Assange empezaba a ser conocido por su visi√≥n distinta del periodismo; no quer√≠a prestarle atenci√≥n a lo que un cierto establecimiento period√≠stico, el de los grandes medios, le recomendaba: ‚Äúpractica periodismo responsable‚ÄĚ que, nos es otra cosa, que empaquetar la informaci√≥n y el medio decidiendo hasta d√≥nde abrir sus archivos.

Chelsea Manning, en 2010, le entreg√≥ a Assange un mont√≥n de informaci√≥n sobre las barbaridades de ‚Äúlos gringos‚ÄĚ en Afganist√°n, Irak y Guant√°namo. Manning hab√≠a contactado previamente al The Guardian brit√°nico y otros medios que no le pararon la m√°s m√≠nima pelota. Por eso recal√≥ en WikiLeaks y le dio fama planetaria a Julian Assange. √Čl no dud√≥ en practicar otras premisas que se pueden aplicar a lo que √©l mismo llama periodismo cient√≠fico: tienes pruebas irrefutables que demuestran tus hip√≥tesis, entonces: recibe, posee y publica.

Eso hizo Assange y, adem√°s us√≥ lo que hoy, ante tantas fuentes, se conoce como ‚Äúbuz√≥n seguro‚ÄĚ: nadie tiene que saber de d√≥nde viene lo que publicas. M√°s todav√≠a: ponle una m√°scara a tu fuente y entonces dir√° la verdad. Desde siempre hemos sabido que la m√°scara vela, pero contiene la verdad.

Hoy Assange está muy deteriorado, mental y físicamente, están precipitando su muerte con tanta tortura psicológica, con la extradición que parece aprobada por las Cortes Británicas a los Estados Unidos, país que le ha levantado 18 juicios, acusándolo de exponer a las personas que aparecen mencionadas en los cables publicados por WikiLeaks.

El gobierno del traidor Len√≠n Moreno, repleto de miserables, como el ministro de Relaciones Exteriores de entonces, Jos√© Valencia, entreg√≥ a Assange a la polic√≠a brit√°nica (que en el fondo era entregarlo a Estados Unidos), permiti√©ndoles entrar a la embajada de un pa√≠s soberano y que se lleven al australiano, como a empellones. Se llevaron con √©l las nociones de dignidad que hab√≠amos forjado desde una pol√≠tica exterior libre, que rechazaba la centralidad de los intereses de Europa y Estados Unidos. Moreno, subordinado a las ideas del sistema mundo, construidas desde el capitalismo m√°s despiadado, nunca pens√≥ en el da√Īo que le hac√≠a al periodismo libre, ese que de a poco intenta construir otro relato, uno que tambi√©n tome en cuenta nuestras visiones, nuestros aportes, nuestra manera de entender ese mismo mundo.

Vergonzoso: el impresentable fel√≥n Len√≠n Moreno se dej√≥ sobornar del Gobierno de Reino Unido para expulsar a Julian Assange de la Embajada de Ecuador en Londres ‚Äď Cronic√≥nLlama poderosamente la atenci√≥n la indiferencia del conglomerado medi√°tico, que dice defender la libertad de expresi√≥n, y que recibi√≥ los primeros aportes de WikiLeaks: The Guardian, Le Monde, Der Spiegel, El Pa√≠s y el New York Times y que los us√≥ como les dio la gana, guard√°ndose mucha informaci√≥n, administr√°ndola, infantilizando a las audiencias, como si no fueran capaces de zambullirse en los documentos que WikiLeaks hab√≠a recibido.

Stella Morris, abogada y pareja de Assange, teme lo peor, la muerte incluida, clama al mundo un poco de justicia, nos enfrenta a los distintos sentidos de la libertad de expresi√≥n, su marido no es un ‚Äúhacker‚ÄĚ, es un periodista muy inteligente y que hoy, ante nuestra casi total indiferencia, se pudre en una c√°rcel de m√°xima seguridad en Londres. Dos visitas semanales no alcanzan, sus dos hijos tienen una imagen muy triste de su padre, llena de sombras, porque como en las cavernas, las cosas se proyectan sin poder verlas a plena luz.

Hay que liberar a Assange, todos necesitamos ese pedacito de libertad que nos hace falta. Que sepa Estados Unidos que buena parte de este planeta pondrá sus ojos en la justicia que el caso Assange demanda. Seremos millones, ríos de gente enfrentando a ese poder que estalla peligrosamente cuando es pescado con las manos en la masa. Assange corrió muchos velos, ese su delito; es, al mismo tiempo, su gran aporte. 9 de junio de 2023

*El ecuatoriano Xavier Lasso es comunicador, cientista social y ex vicecanciller del expresidente Rafael Correa. Publicado en P√°gina 12, Argentina.

Anexo:

La justicia británica rechazó la apelación de Assange contra su extradición a EU

Rebecca Vincent, directora de campa√Īas de Reporteros sin Fronteras (RSF), sostuvo que resulta ¬ęabsurdo que un solo juez pueda emitir una decisi√≥n de tres p√°ginas que podr√≠a llevar a Julian Assange a prisi√≥n por el resto de su vida y afectar permanentemente el clima para el periodismo en todo el mundo. En la misma l√≠nea, la Fundaci√≥n de la Libertad de Prensa (FPF) se mostr√≥ ¬ędecepcionada¬Ľ por el rechazo del tribunal superior del Reino Unido a la apelaci√≥n de Assange. ¬ęLa idea de que Assange o cualquiera sea juzgado en un tribunal de Estados Unidos, por obtener y publicar documentos confidenciales de la misma manera que lo hacen los periodistas de investigaci√≥n todos los d√≠as deber√≠a ser aterrador para todos los estadounidenses¬Ľ, dijo el director de defensa de FPF, Seth Stern.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.