Feb 12 2023
199 lecturas

Cultura

Julio Cort谩zar, palabra y compromiso

Cort谩zar se comprometi贸, s铆, nunca neg贸 sus lazos con el deseo de un mejor porvenir para los despose铆dos y oprimidos del mundo, pero eso nunca signific贸 la claudicaci贸n de su juicio cr铆tico ni silenci贸 la desavenencia que pudiera haber sentido respecto a aquello que apoyaba.

Un mediod铆a en Par铆s, con el fr铆o abrazando a sus lectores, Julio Cort谩zar dej贸 la terrenal existencia para seguir recorriendo las聽des rues聽que tantas veces anduvo buscando dar forma a la聽Rayuela聽que significar铆a su vida y obra. Era el 12 de febrero de 1984, meses despu茅s de sostener la esperanza ante una dolencia que lo mantuvo en cama los d铆as finales y que hoy comprendemos mejor, llev贸 consigo, como una sentencia, la partida premonitoria de Carol Dunlop, con quien comparti贸 sus 煤ltimos a帽os.聽

Antes de su partida y despu茅s de ella, Cort谩zar enfrent贸 la cr铆tica descalificadora y la sacralizaci贸n, un binomio que no le correspond铆a por su irreverencia al canon y a la gesticuladas maneras de pensar la literatura. No fue un escritor arrepentido ni un cultivador del halago, era, en todo caso: palabra y compromiso, sin que ninguna de las partes subordinara a la otra. 脡l mismo lo expres贸 en 1983, meses antes de su muerte, durante un viaje que efectu贸 a Madrid para dictar una serie de conferencias, en esa ocasi贸n, mencion贸 al ser cuestionado sobre su obra y las motivaciones de su pluma: 鈥淣o creo que mi escritura est茅 supeditada a nada: no me gusta esa palabra, que dar铆a la imagen de un escritor que escribe sobre temas dados, al dictado de alguien. Por supuesto que milito en la lucha por los derechos humanos. Pero mi soberana libertad como escritor la mantengo y la mantendr茅 siempre鈥.
El ejercicio de la libertad le vali贸 sortear murallas y abrir caminos, as铆 como tambi茅n encontrarse frente a desiertos intransitables, no hay forma de estar frente a Cort谩zar y dejar desapercibido el fuego que condujo su pensamiento, sobre todo en las d茅cadas finales de su vida, cuando reconoci贸 la apasionada urgencia de hablar de la pureza m谩s grande: el amor a la humanidad.
Libros de JULIO CORTAZAR | Casa del Libro
Mario Benedetti, su amigo, fue quien a pocos d铆as del fallecimiento de Julio, en su art铆culo 鈥淛ulio Cort谩zar, ese ser entra帽able鈥, publicado en el peri贸dico聽El Pa铆s, escribi贸 reflexionando en torno a las cr铆ticas vertidas sobre el escritor argentino que: 鈥淓s obvio que, a partir de su decidido apoyo a los movimientos revolucionarios de Latinoam茅rica y de su tajante denuncia de las dictaduras del Cono Sur, hubo una injusticia esencial en el tratamiento dispensado a Cort谩zar por algunos medios de comunicaci贸n, por ciertos sectores de la cr铆tica y hasta por varios de sus colegas鈥.
Cort谩zar se comprometi贸, s铆, nunca neg贸 sus lazos con el deseo de un mejor porvenir para los despose铆dos y oprimidos del mundo, pero eso nunca signific贸 la claudicaci贸n de su juicio cr铆tico ni silenci贸 la desavenencia que pudiera haber sentido respecto a aquello que apoyaba. Se aliment贸 de la voluntad y la esperanza, sin permitir que el juicio fuera nublado por las tormentas externas e internas de los procesos sociales a los que se adhiri贸. Era un聽cronopio聽que dio fe a la consciencia ejerci茅ndola como forma de cr铆tica al contexto universal.
En la misma Espa帽a, pero ahora en Barcelona, ciudad que habit贸 en lo profundo, donde dialogando con Alberto Szpunberg (periodista de聽El Pa铆s), expres贸 Cort谩zar que: 鈥淵o no creer铆a en el socialismo como destino hist贸rico de Am茅rica Latina, si no estuviera movido por el amor鈥. As铆, tras la b煤squeda del amor m谩s puro, el que reivindica al ser humano, fue como Julio pas贸 los a帽os finales de una vida llena de palabra y compromiso.
  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *


El periodo de verificaci贸n de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la p谩gina.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.