Feb 26 2021
596 lecturas

Econom铆aPol铆tica

La agenda uruguaya para flexibilizar el Mercosur

En 2017, el peruano Pedro Pablo Kuczynski propuso la creaci贸n del Grupo de Lima para abordar la crisis de Venezuela. En 2018, el colombiano Iv谩n Duque decidi贸 abandonar Unasur en su primera semana de mandato. Y en 2019, el chileno Sebasti谩n Pi帽era reuni贸 a otros seis presidentes de la regi贸n para crear el Foro Prosur en sustituci贸n de Unasur.

Los brasile帽os Michel Temer y Jair Bolsonaro no han participado directamente en ninguna de estas iniciativas. En los tres casos, al cabo de unos a帽os los intentos quedaron muy lejos del voluntarismo presidencial.

El Grupo de Lima se volvi贸 inocuo tras la aventura venezolana del autoproclamado Juan Guaid贸. Algunos presidentes elegidos m谩s recientemente como el argentino Alberto Fern谩ndez y el boliviano Luis Arce, y el candidato al cargo, Andr茅s Arauz, que pas贸 a la segunda vuelta en Ecuador, han pedido la reestructuraci贸n de Unasur.

El Foro Prosur no ha dado resultados en la concertaci贸n regional, ni siquiera para coordinar los esfuerzos para enfrentar los efectos de la pandemia en la salud p煤blica. Y Bolsonaro no ha asistido a ninguna de las tres reuniones virtuales de Prosur organizadas por Chile en 2020.

Ahora parece ser el turno de Uruguay, liderado por Lacalle Pou, de tomar la delantera.

La agenda uruguaya.

Ante el panorama de desintegraci贸n econ贸mica y la fragmentaci贸n pol铆tica que impera en Sudam茅rica, el presidente de Uruguay recibi贸 a Alberto Fern谩ndez en Colonia del Sacramento el pasado noviembre. Este febrero visit贸 a Bolsonaro para almorzar en el Palacio de la Alvorada, e invit贸 al paraguayo Mario Abdo el martes de carnaval para conversar en Punta del Este.

En todas las reuniones hubo rasgos comunes. Fueron informales y sin declaraciones oficiales ni comunicados conjuntos de los Ministerios de Asuntos Exteriores. Las agendas de las tres conversaciones fueron guiadas por Uruguay. Acompa帽ada de cuestiones menos importantes para los interlocutores, la flexibilizaci贸n del Mercosur fue siempre el tema principal.

La agenda uruguaya de flexibilizaci贸n del Mercosur es un eufemismo para eliminar el Arancel Externo Com煤n (TEC), que obliga a todos los pa铆ses del bloque a cobrar la misma tasa a las importaciones de productos de fuera del bloque. El CET es el instrumento que garantiz贸 el gran crecimiento del comercio intrabloque entre 1991 y 2011, pero ha perdido fuelle debido a la crisis industrial de Brasil y Argentina, la fragmentaci贸n pol铆tica y la mayor presencia de China.

La elevada demanda china de productos primarios del bloque ha garantizado abundantes divisas en los 煤ltimos a帽os y ha anestesiado el esfuerzo exportador industrial de los pa铆ses miembros.

Que cada miembro negocie individualmente, en Uruguay, la flexibilizaci贸n del Mercosur parece tener legitimidad interna. Al fin y al cabo entre 2015 y 2019 su econom铆a creci贸 mientras que la de Argentina y Brasil permanec铆an estancadas. Lacalle Pou aboga por que el Mercosur abandone el TCE y que cada miembro negocie individualmente los acuerdos comerciales con terceros pa铆ses o bloques.

Entre los cuatro miembros fundadores del Mercosur, la econom铆a uruguaya era la m谩s integrada con sus vecinos antes del Tratado de Asunci贸n de 1991. El pa铆s ha mantenido su tradici贸n de no alinearse autom谩ticamente con ninguno de sus vecinos y la propia independencia de Uruguay puede entenderse como funcional a la distensi贸n entre Brasil y Argentina. Ahora parece que est谩 promoviendo su distanciamiento de ambos, lo que ser铆a un movimiento sin precedentes.

Lacalle Pou ya hab铆a dado una se帽al en la reuni贸n virtual del Mercosur en julio de 2020 donde Paraguay entreg贸 la presidencia del bloque a Uruguay. Centr贸 su discurso en la defensa de unas relaciones 芦desideologizadas禄 con China y en la importancia de la especializaci贸n agr铆cola de las econom铆as de la regi贸n.

La reacci贸n fue de baja intensidad. La atenci贸n se centr贸 en el acuerdo Mercosur-UE, cuyas negociaciones se arrastran desde hace m谩s de dos d茅cadas y que en el 煤ltimo a帽o no han tenido ning煤n avance y han perdido terreno ante las preocupaciones presidenciales.

China ha anestesiado la integraci贸n regional.

El comercio exterior de Uruguay es cada vez menos sudamericano y m谩s chino. En el a帽o 2000 casi la mitad de las exportaciones uruguayas se destinaron a los pa铆ses sudamericanos vecinos, tras una d茅cada de fuerte crecimiento del comercio dentro del Mercosur.

En 2010, la participaci贸n de Sudam茅rica en las exportaciones totales de Uruguay se situaba en el 39,4%; en 2020, el nivel era inferior a la cuarta parte. Hace diez a帽os, Brasil compraba el 24% de las exportaciones de Uruguay y China s贸lo el 5%. Actualmente, China compra el 28% de lo que vende Uruguay, el doble que Brasil.

El dinamismo chino ha anestesiado la integraci贸n regional. Comercialmente, Uruguay tambi茅n representa cada vez menos para Brasil. Si en 2018 Brasil tuvo un super谩vit de 1.800 millones de d贸lares, en 2020 este se redujo a la tercera parte. Las exportaciones brasile帽as a Uruguay cayeron un 40% en dos a帽os.

Las exportaciones uruguayas a China se concentran en s贸lo dos productos agr铆colas, la carne y la soja, en contraste con las exportaciones industrializadas y diversificadas a Brasil y Argentina. El comercio intrarregional es m谩s accesible para las peque帽as empresas y genera m谩s y mejores empleos. Sin embargo, la especializaci贸n impulsada por el presidente uruguayo implica desindustrializaci贸n y menos empleos vinculados al comercio exterior.

Se negocia mejor de forma conjunta

Lacalle Pou tiene raz贸n en fomentar el di谩logo regional y en preocuparse por los costes de una pol铆tica ideologizada hacia China, principal socio comercial del Mercosur. Pero se equivoca al creer que Uruguay solo podr谩 negociar mejor con los socios extrarregionales.

La tendencia a la construcci贸n de bloques regionales, aunque con inestabilidad en los 煤ltimos a帽os, sigue reforz谩ndose. En todas partes, el coste de abandonar un acuerdo regional es mucho m谩s elevado que el de permanecer en 茅l.

El resultado concreto de flexibilizar el Mercosur ser铆a una mayor especializaci贸n productiva y una mayor interdependencia con China. Incluso con China, el Mercosur podr铆a negociar mejor de forma conjunta. Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay representan en conjunto tres cuartas partes del total de las importaciones de soja de China, as铆 como el 37% de la carne y la cuarta parte de la celulosa.

Todos estos productos requieren mucha tierra y agua. China depende del Mercosur para garantizar el aumento de su consumo de prote铆nas pero, por incapacidad pol铆tica, hasta ahora el bloque no ha aprovechado indirectamente esta situaci贸n.

El di谩logo es especialmente importante en el Mercosur porque gran parte de su comercio es gestionado. Cuando los ministros de econom铆a de Brasil y Argentina no hablan, el comercio entre ambos pa铆ses se ralentiza considerablemente. Parte del descenso del comercio intrarregional es el resultado de la fragmentaci贸n pol铆tica. Hay otros instrumentos de integraci贸n regional que deben ser modernizados como el Acuerdo de Cr茅ditos Rec铆procos de la ALADI, cuya sede tambi茅n est谩 en Montevideo.

En el actual panorama de desintegraci贸n econ贸mica y fragmentaci贸n pol铆tica de Sudam茅rica, Uruguay puede parecer una isla de prosperidad en un mar de inestabilidad. Pero su estabilidad a mediano plazo se ver谩 comprometida por la falta de armon铆a entre Argentina y Brasil. Puede que Lacalle Pou consiga sentar a Alberto Fern谩ndez y a Jair Bolsonaro en la misma mesa, pero es poco probable que tenga el mismo 茅xito tratando con econom铆as 200 veces mayores que la suya.

Uruguay ganar铆a mucho m谩s si promoviera el di谩logo entre sus dos vecinos y ayudara a construir una agenda de consenso en Sudam茅rica, que negociando en solitario con China, Estados Unidos o la Uni贸n Europea.

*Economista. Trabaja en el Instituto de Investigaci贸n Econ贸mica Aplicada – IPEA (Rio de Janeiro). Fue Director de Asuntos Econ贸micos de la Uni贸n de Naciones Suramericanas (UNASUR). Doctor en Integraci贸n Latinoamericana por la Universidad de S茫o Paulo. Publicado en Latinoamerica21.com

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.