Ene 18 2021
166 lecturas

Econom铆aPol铆tica

La crisis social uruguaya: desempleo, pobreza y salario

En 2020 cay贸 el salario real y se perdieron m谩s de 60 mil puestos de trabajo, de los que, seg煤n CPA Ferrere, el a帽o que viene s贸lo se recuperar谩n 20 mil. Hay m谩s de 35 mil nuevos ni帽os pobres, seg煤n c谩lculos de economistas de la Universidad de la Rep煤blica. Pero, mientras los datos confirman que todo ser铆a peor de lo que esperaba el gobierno entre agosto y diciembre, se compraron m谩s camionetas de alta gama que lo consignado en los mismos meses del a帽o pasado.

En agosto, el gobierno estim贸 que se gastar铆an aproximadamente 768 millones de d贸lares para sostener a los cientos de miles de personas afectadas econ贸micamente por las medidas para contener la pandemia.1聽Afirm贸 que pensaba dispensar 116 millones para atender las necesidades del Ministerio de Desarrollo Social, previ贸 que 157 millones corresponder铆an a resignaci贸n fiscal y calcul贸 que 396 millones ser铆an destinados a cubrir el tendal de los seguros de paro.聽

Adem谩s, proyect贸 gastar 49 millones en seguros de enfermedad, 40 en 芦compra [de] insumos禄 y 10 en otros gastos. Los gastos correr铆an por cuenta del Fondo Covid-19,2聽creado en abril con anuencia de todos los partidos pol铆ticos. El Parlamento en pleno otorg贸, ese mes, su aval para que el Ministerio de Econom铆a y Finanzas (MEF) informara de los gastos, en detalle, 煤nicamente cuando finalice la emergencia sanitaria. De modo que, a la fecha, el gobierno s贸lo publica 芦datos globales禄, a pesar de la insistencia de la oposici贸n, que apoy贸 la postergaci贸n de informaci贸n, pero se muestra incisiva ante la opini贸n p煤blica.

Hace una semana la ministra Azucena Arbeleche dijo, en conferencia de prensa, que, en realidad, en 2020 se gastaron 100 millones de d贸lares menos de lo estimado en agosto. Aunque s贸lo se dieron a conocer las cifras hasta noviembre,聽seg煤n la ministra, en lugar de los 768 millones proyectados inicialmente, el gasto de 2020 fue de unos 625 millones. Adjudic贸 la diferencia a que las erogaciones destinadas a la seguridad social fueron menores a las estimadas. 芦Hicimos proyecciones m谩s pesimistas, de m谩s personas yendo al seguro de desempleo禄, valor贸.

Pero aunque se gast贸 menos, 芦lamentablemente la pandemia no termin贸禄, dijo la ministra. Y asever贸 que el apoyo del Fondo Covid ser谩 芦incondicional禄. En virtud de ello, no tuvo m谩s remedio que hacer una segunda correcci贸n a lo dicho en el pasado. Reconoci贸 que 鈥撀玞omo se contin煤a con los gastos y la situaci贸n extraordinaria de la pandemia禄鈥 el d茅ficit fiscal proyectado para 2021 ser谩 mayor a lo previsto. Cuando se present贸 la ley de presupuesto, en agosto, el gobierno hab铆a estimado cerrar el 2021 con 4,1 de d茅ficit. 芦Lo estamos revisando禄, actualiz贸 Arbeleche.

Azucena Arbeleche, ministra de Econom铆a y Finanzas de Uruguay, (Presidencia de Uruguay)En agosto, a la hora de argumentar en favor de los recortes promovidos por la ley de presupuesto, hubo dos se帽ales. Se asegur贸 a quienes reclamaban el apoyo estatal para los afectados econ贸micos de la pandemia que los recursos iban a estar disponibles. Y se garantiz贸 a los que esperaban que el gobierno no se apartara de su meta fiscal la reducci贸n del d茅ficit para 2021. Cinco meses despu茅s, hay dos rectificaciones. Se gast贸 menos de lo que se afirm贸 que se gastar铆a. Y se prometen m谩s erogaciones, lo cual no garantiza las proyecciones de abatimiento del d茅ficit en los niveles anunciados.

El presupuesto, sin embargo, fue aprobado en setiembre. Junto con la Ley de Urgente Consideraci贸n, sancionada en julio, sentaron las bases de la pol铆tica econ贸mica del gobierno de Luis Lacalle Pou. En tanto, la crisis econ贸mica comienza a mostrar los dientes. Mientras los afectados demandan cada vez m谩s recursos del Estado, los socios econ贸micos del gobierno insisten en restringir el gasto p煤blico.

Se acab贸 el empleo

Es cierto que los env铆os al seguro de paro fueron menores en el segundo semestre del a帽o. No parece ser evidente, empero, que ese factor justifique una desaceleraci贸n del auxilio econ贸mico. El Banco de Previsi贸n Social fue el principal amortiguador del desplome del empleo durante este a帽o. Seg煤n cifras del organismo, en los primeros meses del a帽o, la cantidad de trabajadores amparados por el seguro rondaba los 45 mil. En marzo 鈥揷uando irrumpi贸 el virus鈥, se registr贸 un incremento hist贸rico que alcanz贸, de un zarpazo, a 118 mil beneficiarios. La cifra continu贸 subiendo hasta alcanzar un pico de casi 186 mil personas amparadas en mayo. Desde entonces, se fue desinflando mes a mes hasta llegar a noviembre con poco m谩s de 76 mil beneficiarios.

Un nivel muy por encima de los guarismos prepand茅micos: en el mismo mes de 2019 hab铆a 42 mil trabajadores en esta situaci贸n. En 2019, el Instituto Cuesta Duarte calculaba que el 29 por ciento de los ocupados (m谩s de 468 mil personas) recib铆a menos de 20 mil pesos por mes. 芦Muchos de estos trabajadores seguramente pasaron por el seguro por desempleo en estos meses y vieron reducidos sus ingresos en aproximadamente una tercera parte, que es el monto del beneficio禄, sostuvo en un documento reciente.

Enero de 2020 empez贸 con 1.444.870 trabajadores cotizantes en la seguridad social. En noviembre, s贸lo quedaban 1.385.355 puestos. Al igual que lo sucedido con el d茅ficit fiscal, a mitad de a帽o el gobierno hizo proyecciones del mercado de trabajo para 2021 bastante 芦optimistas禄, seg煤n la mayor铆a de los an谩lisis independientes. Esta disonancia se fue consolidando hacia el final del a帽o. La 煤ltima encuesta de expectativas econ贸micas del Banco Central, si bien auguraba una leve recuperaci贸n del empleo, se manten铆a menos prometedora que las estad铆sticas oficiales: una tasa de empleo de 55 por ciento y una tasa de desempleo de 10,3. El Cuesta Duarte, en tanto, estim贸 un 54,2 por ciento de ocupaci贸n y un 10,7 de desempleo.

Los economistas del movimiento sindical aseveraron que entre 2019 y 2020 se perdieron alrededor de 62.500 empleos. En diciembre, por ejemplo, en un evento virtual dirigido a empresarios, CPA Ferrere ech贸 sombras sobre los c谩ndidos n煤meros del gobierno. CPA proyecta una ca铆da del 5,9 por ciento del PBI.聽芦Adem谩s de suponer que el PBI se recuperar铆a en 2021 y alcanzar铆a los niveles prepandemia, el presupuesto quinquenal afirmaba que el empleo en 2021 recuperar铆a los niveles de 2019. Con la informaci贸n que tenemos hoy, nosotros creemos que eso no va a ocurrir禄, dijo Alfonso Capurro, gerente de la consultora.

Capurro record贸 que de 2000 a 2003 el pa铆s perdi贸 alrededor de 80 mil puestos de trabajo, de 2003 a 2014 se crearon 430 mil y de 2015 a 2019 se volvieron a perder m谩s de 50 mil puestos. Las proyecciones de CPA indican que en 2020 se perdieron 60 mil puestos de trabajo m谩s, de los cuales solamente se recuperar谩n 20 mil en 2021. 芦Pensamos que el empleo se va a estar recuperando m谩s lento que la actividad econ贸mica禄, afirm贸.

Que la econom铆a no se recuperar谩 en 2021 es tambi茅n una proyecci贸n del Centro de Investigaciones Econ贸micas (CINVE), que prev茅 una ca铆da del PBI mayor a 6,1 por ciento y estima un lento crecimiento de 2,3 por ciento en 2021 y de 2,2 en 2022. Es decir, no habr谩 鈥搕ampoco seg煤n el CINVE鈥 una recuperaci贸n 芦en v禄. 芦Y lo que es m谩s importante: dilata hasta 2023 la recuperaci贸n de los niveles de actividad econ贸mica de 2019禄, anotaba a fines de diciembre.

El Cuesta Duarte estim贸 una ca铆dimagen de En a帽o de transici贸n, un virus llev贸 a la econom铆a uruguaya a una crisis que parec铆a corta y deja problemas para el 2021a del 2,5 por ciento del salario real de los privados para 2020. Respecto de lo que suceder谩 este a帽o, el documento de perspectivas del Cuesta Duarte tampoco es optimista y prev茅 un agravamiento de la desigualdad. Manifiesta: 芦En materia de ingresos salariales, durante 2021 el salario real volver谩 a caer. En el caso del sector privado, durante el primer semestre de 2021 la ca铆da se atribuye a los convenios firmados en el marco del per铆odo puente.

Lo que suceda en el segundo semestre depender谩 en buena medida de los lineamientos salariales que proponga el Poder Ejecutivo para la ronda que inicia el 1 de julio. Pero dif铆cilmente este convoque una ronda de negociaci贸n abierta a todos los grupos, como en el pasado. M谩s all谩 de los 鈥渃orrectivos鈥 pactados en el marco de la octava ronda (que estimamos entre 1 y 2 por ciento), no prevemos que con la actual pol铆tica salarial se propongan aumentos en julio de 2021, y es probable que la recuperaci贸n se postergue禄.

Nos vemos en junio

Los analistas privados se refieren a la pr贸xima ronda de salarios (en julio de 2021) como un 芦punto cr铆tico禄 de la agenda econ贸mica del gobierno. Para entonces, dicen, el Ejecutivo deber谩 decidir la 芦desindexaci贸n禄 de los salarios. Es decir, barrer con la sujeci贸n de los salarios al aumento de los precios, lo cual garantiza que no haya p茅rdida del poder de compra, pero 鈥搒eg煤n algunos economistas鈥 es uno de los principales factores que explican el alza de la inflaci贸n. El gobierno llegar谩 a negociar a la novena ronda con el mercado interno deprimido y con la econom铆a de los trabajadores por el suelo.

芦Parece dif铆cil que Uruguay pueda cumplir ese objetivo de desinflacionar la econom铆a si no modificamos definitivamente las cl谩usulas de indexaci贸n de los salarios禄, dijo a los socios de CPA el economista Alfonso Capurro en diciembre. Y aclar贸: 芦Pero para poder desindexar salarios [鈥 la negociaci贸n necesita, a mediados del a帽o que viene, se帽ales claras sobre el proceso de desinflaci贸n [鈥. Y eso seguramente requiere acciones m谩s firmes del lado de la pol铆tica monetaria禄. Es decir, requerir铆a una intervenci贸n del Banco Central para frenar el aumento de los precios, algo que el gobierno ha evitado en todos estos meses porque impactar铆a en el mercado interno.

Gabriel Oddone, otro de los economistas asistentes al evento, argument贸 que el gobierno lleg贸 con una pol铆tica econ贸mica basada en tres mandatos: reducir la incertidumbre fiscal (garantizar que no habr谩 m谩s impuestos), aumentar la competitividad (favorecer el abaratamiento de los 芦costos de producci贸n禄) y reducir la inflaci贸n (que 芦dificulta禄 las decisiones empresariales a largo plazo). El gobierno no alter贸 su visi贸n de que 芦el sector privado es el protagonista禄; no obstante, seg煤n Oddone, algunos de los fen贸menos econ贸micos que acarre贸 la emergencia sanitaria provocan que ese norte 芦corra el riesgo de ser revisado禄.

La principal distorsi贸n del plan del gobierno tiene que ver 鈥揺n palabras de Oddone鈥 con su 芦econom铆a pol铆tica禄: 芦Las resistencias que pueden generar algunos de estos cambios agravados por un escenario de mayor conflictividad social禄.

Al no ver mensajes con la contundencia esperada, algunos economistas del ri帽贸n ideol贸gico del gobierno han plantado protestas. El economista Javier de Haedo verti贸 ayer a B煤squeda su insatisfacci贸n con declaraciones como: 芦El eslogan electoral completo dec铆a: 鈥淣o vamos a subir los impuestos y vamos a bajar el d茅ficit fiscal por la v铆a de ahorros de gasto鈥. En este primer a帽o, no se subieron los impuestos, pero la baja del d茅ficit estructural fue insignificante禄, o como: 芦Mi diagn贸stico es que no van a poder lograr la meta fiscal en el per铆odo sin subir los impuestos, claramente禄, o: 芦Pero todo el partido se juega con los consejos de salarios: si se vuelve a un modelo como en las 煤ltimas rondas del Frente, donde hab铆a indexaci贸n 鈥揳unque diferida鈥, ser铆a una se帽al muy negativa en cuanto a la inflaci贸n esperable禄.

Secos y mojados

Uruguay - crisis II

Mientras tanto, la cantidad de pobres aumenta. O al menos esa fue la conclusi贸n a la que llegaron los investigadores del Instituto de Econom铆a (IECON), de la Facultad de Ciencias Econ贸micas y de Administraci贸n de la Universidad de la Rep煤blica, Mauricio de Rosa y Mat铆as Brum, que estimaron la cifra de pobreza para el segundo trimestre de 2020.5聽Entonces, el pa铆s surcaba por las consecuencias m谩s arduas del parate econ贸mico. Los investigadores idearon un m茅todo preciso para calcular la tasa de pobreza en tiempo real, tomando en cuenta la ca铆da de los ingresos de los trabajadores formales, aut贸nomos e informales.

De Rosa y Brum demostraron, con los datos de abril, mayo y junio, que hubo un aumento porcentual de 3,3 puntos en la tasa de pobreza del pa铆s (de 8,5 a 11,8). Lo cual implicaba que alrededor de 116 mil personas hab铆an visto caer sus ingresos por debajo de la l铆nea. A la vez, calcularon el monto te贸ricamente necesario que el gobierno deber铆a invertir para evitar ese aumento: ser铆an alrededor de 26,7 millones de d贸lares mensuales. Valoraron entonces que las pol铆ticas gubernamentales para abatir el aumento eran 芦modestas禄, puesto que s贸lo alcanzaban a reducir la tasa calculada en un 17,6 por ciento (o sea, en ausencia de pol铆ticas, habr铆a 25 mil pobres m谩s).

Los investigadores realizaron un ejercicio similar, para igual per铆odo de tiempo, tomando en cuenta esta vez el impacto econ贸mico sobre la pobreza infantil. A pesar del alto nivel de incertidumbre que afecta las mediciones econ贸micas, concluyeron que algunos resultados del estudio 芦lucen evidentes y muy probablemente se sostengan con independencia de la evoluci贸n concreta de la crisis asociada a la pandemia de la Covid-19. En particular, la pobreza en ni帽os, ni帽as y adolescentes se incrementar谩 por encima de la poblaci贸n general, en un porcentaje, al menos, 30 por ciento superior, profundizando as铆 los problemas de infantilizaci贸n de la pobreza que Uruguay arrastra desde la d茅cada de 1990禄.

Los niveles de la pobreza infantil en Uruguay eran de 15,5 por ciento (144.560 afectados). Luego del shock econ贸mico de la pandemia, alcanzar铆a a m谩s de 180 mil. 芦Podemos afirmar 鈥揷oncluyen los investigadores鈥 que al menos una de cada tres personas que caigan bajo la l铆nea de pobreza ser谩 menor de edad. Este problema se agudiza, en particular, en los grupos de menores de 6 a帽os, donde se concentra el grueso del efecto estimado禄.

Claro que las sombras no cubren a todos por igual. Seg煤n datos de la Asociaci贸n del Comercio Automotor, en 2020 se compraron m谩s de 36 mil veh铆culos cero quil贸metro en el pa铆s. Si bien se registr贸 una disminuci贸n global en relaci贸n con 2019, llamativamente en los meses de noviembre y diciembre se compraron 9.128 veh铆culos nuevos, una cifra mayor a lo comercializado durante los mismos meses de 2018 y 2019. Hilando fino, se puede ver que en el segundo semestre de 2020 se compraron m谩s veh铆culos cero quil贸metro pesados que en los dos a帽os anteriores. Entre agosto y diciembre, se compraron m谩s camionetas de alta gama SUV (sports utility vehicle) que lo consignado en los mismos meses de 2018 y 2019. Y entre setiembre y diciembre se compraron m谩s camiones que en el mismo per铆odo de los dos a帽os anteriores.

Seg煤n el informe de comercio exterior de Uruguay XXI para 2020, los tractores representaron el 13 por ciento de los veh铆culos importados, cuando ese porcentaje en 2019 hab铆a sido de 10 y en 2018 de 8 por ciento. En el mismo informe consta que la categor铆a 芦qu铆micos para el agro禄 trep贸 al segundo lugar de las importaciones en 2020, cuando en los dos a帽os anteriores no figuraba ni entre los diez bienes m谩s importados en el pa铆s. No se dispone a煤n de datos de importaci贸n de herramientas para la producci贸n agr铆cola durante 2020. Las cifras m谩s actuales corresponden al 铆ndice de inversi贸n de maquinaria agr铆cola, elaborado por la firma Carle y Andrioli, que en julio de 2020 indicaba que las importaciones de estos elementos se hab铆an revitalizado s煤bitamente, presentando niveles s贸lo comparables (aunque por debajo) al 煤ltimo boom de las commodities.

En 2020, las exportaciones tuvieron una ca铆da significativa (12,5 por ciento: la mayor en las 煤ltimas d茅cadas). Seg煤n B煤squeda, sin embargo, el total de las 20 principales empresas exportadoras fuera de zonas francas coloc贸 bienes en el exterior 芦por apenas 3 por ciento por debajo禄 de 2019, la mitad tuvo p茅rdidas en la facturaci贸n, dos mantuvieron las ganancias y el resto aument贸 las ventas (entre ellas, siete firmas vinculadas a la industria frigor铆fica y la empresa SAMAN).

Las proyecciones de Uruguay XXI para 2021 son de un 芦crecimiento generalizado禄 de las exportaciones 鈥搄alonado por la recuperaci贸n de las econom铆as asi谩ticas鈥 en un porcentaje cercano al 7 por ciento,聽equivalente a 8.600 millones de d贸lares. Seguramente no ser谩n los 煤nicos que liderar谩n el pelot贸n, pero, sobre ellos, las estad铆sticas suelen ser m谩s discretas.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario