Abr 18 2005
1062 lecturas

Opinión

La democracia, balance de un siglo

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Seg√ļn el escritor sueco Johan Norberg, Suecia era en 1870, m√°s pobre de lo que es el Congo hoy y la gente viv√≠a veinte a√Īos menos de lo que se vive en la actualidad en los pa√≠ses en v√≠as de desarrollo.

De acuerdo a Freedom House, en 1900 dominaban las monarqu√≠as y los imperios, ‚Äúhab√≠a 25 pa√≠ses con pr√°cticas democr√°ticas restringidas‚ÄĚ y no hab√≠a ning√ļn Estado al que se le pudiese considerar como una democracia electoral moderna, similar al menos, a las de los a√Īos 80. En Gran Breta√Īa al igual que pasaba en Estados Unidos con los ciudadanos negros, se rechazaba el derecho al voto de la mujer. Para esta misma fecha hab√≠a √ļnicamente 55 Estados soberanos. El resultado era, que solo el 12.4 por ciento de la poblaci√≥n mundial viv√≠a en esas condiciones.

Y el resto de esa poblaci√≥n, el 87.6 por ciento ¬Ņc√≥mo lo hac√≠a?

HECHOS, DATOS, N√öMEROS

En este mismo a√Īo, 1900, en Espa√Īa, las mujeres segu√≠an careciendo de derechos legales. El 66 por ciento de las mujeres eran analfabetas frente al 47.5 de los hombres. En Nueva York, el 8 de marzo de 1908, 130 mujeres murieron quemadas en un incendio provocado, despu√©s de tratar de reivindicar mejores condiciones de trabajo. En 1912, mujeres chinas invadieron el Parlamento para reclamar el derecho al sufragio. Y no fue sino hasta 1929 que lo consiguieron en Inglaterra.

Después de la segunda guerra mundial y la derrota del totalitarismo nazi se produjo un aumento de los estados democráticos.

En 1948 ocurre algo ins√≥lito, casi imposible de pensar: Costa Rica, un peque√Īo pa√≠s de Centroam√©rica, decreta la abolici√≥n de su ej√©rcito. Se empieza a romper un paradigma hasta ese momento vigente en los estados soberanos y del ser humano. Por primera vez se contemplaba la posibilidad de vivir en democracia sin contar con las armas.

En ese mismo a√Īo, el 10 de diciembre, una de las fechas m√°s importantes de la historia humana, se aprueba la Declaraci√≥n de los Derechos Humanos, donde se reconocen por primera vez los derechos de cada persona sin distinci√≥n alguna de raza, color, sexo, idioma, religi√≥n, opini√≥n pol√≠tica o de cualquier otra √≠ndole, origen nacional o social, posici√≥n econ√≥mica, nacimiento, o cualquier otra condici√≥n, al tiempo que reconoce el derecho a la intimidad, a la educaci√≥n, al bienestar y al disfrute del tiempo libre‚Ķ

Hacia mediados del siglo XX había 22 democracias que representaban ya el 31 por ciento de la población mundial y se sumaban 21 estados con prácticas democráticas restringidas o democracias emergentes, representando el 11.9 por ciento de la población del globo. En total, para 1950, había 80 estados soberanos.

No hace ni 50 a√Īos, desde que la estadounidense negra Rosa Parks se neg√≥ a ceder su asiento a un blanco en un autob√ļs de Alabama y se desencaden√≥ todo un movimiento en pro de los derechos civiles en los Estados Unidos de Norteam√©rica. El sufragio universal lleg√≥ a Nueva Zelanda en 1893, Australia en 1901, Finlandia en 1906, Estados Unidos en 1920, Espa√Īa en 1931, Francia en 1945 y en Suiza no lleg√≥ hasta 1971.

El estudio clásico de Jeffrey Sachs y Andrew Warner de 117 países entre los 70 y 80, mostró que “las naciones en desarrollo abiertas tenían una tasa de crecimiento anual del 4.5% comparado con el 0.7% de los países en desarrollo cerrados y el 2.3% de las naciones industrializadas abiertas.

Seg√ļn Johan Norberg, de acuerdo con estad√≠sticas oficiales de los distintos gobiernos, Naciones Unidas y Banco Mundial, todas estas se√Īalan en la direcci√≥n de que la humanidad nunca antes hab√≠a estado mejor. Un logro dram√°tico de las tres √ļltimas d√©cadas.

En los √ļltimos 30 a√Īos, el hambre cr√≥nica y el trabajo infantil se han visto reducidos a la mitad en los pa√≠ses en desarrollo. En los √ļltimos 50 a√Īos la expectativa de vida ha subido de 46 a 64 a√Īos y la mortalidad infantil ha sido reducida del 18 al 8 por ciento. Para el a√Īo 2000 ya pod√≠amos contar con 192 estados soberanos.

De estos 192 países, 120 están representados por democracias liberales, algunas de ellas muy frágiles, con las que estamos moralmente obligados a cooperarar. Como resultado, hoy podemos decir que el 58.2 por ciento de la población mundial vive en ambientes democráticos liberales.

En cuanto al ingreso promedio de los pa√≠ses en desarrollo, en una generaci√≥n √©ste se ha duplicado. De acuerdo a PNUD (Programa de Desarrollo de Naciones Unidas), en los √ļltimos 50 a√Īos la pobreza global ha disminuido m√°s que en los √ļltimos 500. El n√ļmero de pobres absolutos ‚Äďlos que viven con menos de 1 d√≥lar al d√≠a‚Äď ha disminuido, de acuerdo al banco Mundial, en 200 millones de personas en los √ļltimos 20 a√Īos, habiendo crecido la poblaci√≥n mundial casi una treinta por ciento.

En la Asamblea General de las Naciones Unidas efectuada en la 8¬™ sesi√≥n plenaria del 8 de septiembre de 2000, se aprob√≥ la declaraci√≥n del Milenio que en su art√≠culo 24 dice as√≠: ‚ÄúNo escatimaremos esfuerzo alguno por promover la democracia y fortalecer el imperio del derecho y el respeto de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales internacionalmente reconocidos, incluido el derecho al desarrollo‚ÄĚ.

Aunque todavía haya algunas personas a las que les cueste creerlo, es indiscutible que la democracia es el sistema de gobierno que ha permitido y a su vez aportado más, para que la humanidad logre una convivencia con mayor bienestar social, económico, paz, libertad y desarrollo humano.

Esto no significa que todo est√© hecho y que estemos completamente de acuerdo en que no debemos de mejorar la democracia. Al contrario, estos datos nos permiten visualizar que todav√≠a hay mucho que hacer y que, tal y como lo hemos se√Īalado en otras oportunidades, la democracia es un proceso, evoluciona como lo hace el ser humano y debemos hacer todo lo que est√© a nuestro alcance para ayudar y ense√Īar a que otros Estados logren lo m√°s r√°pido posible el bienestar para sus pueblos.

——————————

* Presidente de IFEDE, Fundación Internacional Educar para la Democracia,
Madrid – Espa√Īa.

(rvn@ifede.org).

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.