Nov 14 2022
102 lecturas

Opini贸nPol铆tica

La derecha chilena y su aversi贸n a los cambios

Se dice con insistencia que son los desaciertos de su propio Gobierno los que han afectado fundamentalmente la popularidad de Gabriel Boric. Seg煤n las encuestas, el Presidente estar铆a marcando solo un 25 por ciento de aceptaci贸n ciudadana, por lo que su 铆ndice de desaprobaci贸n se ha elevado considerablemente. Ning煤n jefe de estado de la posdictadura hab铆a perdido tanto respaldo popular en apenas ocho meses de gesti贸n.

Los mismos sondeos indican que los chilenos est谩n muy inconformes con los esfuerzos del Gobierno por encarar la inseguridad nacional, producto de los incesantes y cada vez m谩s cruentos delitos cometidos por bandas de delincuentes a lo largo de todo el pa铆s. Al mismo tiempo, tambi茅n aumentan las acciones violentas de las organizaciones mapuches en la zona macro sur del pa铆s, pese a los sucesivos estados de emergencia establecidos por el Ejecutivo en la Araucan铆a, gracias a los cuales ha podido implementar considerablemente el n煤mero de efectivos policiales y militares en estas tensas regiones. Dr. Juan C. Concha: 鈥淓l medio litro de leche para los ni帽os sigue siendo una medida de la UP que se consolid贸 hasta hoy鈥 鈥 Radio Nuevo Mundo

La propia visita del Jefe de Estado a la Araucan铆a despleg贸 m谩s de trescientos efectivos, nada m谩s que para garantizar su propia integridad, con lo que se reconoce que la seguridad all铆 est谩 en profunda crisis y que todas las acciones del Gobierno para pacificar la zona han resultado ineficaces. Bast贸 el solo anuncio de la herm茅tica gira de Boric a la zona para que se provocaran nuevos atentados, la destrucci贸n de m谩s maquinarias e instalaciones forestales, varios incendios intencionales y el bloqueo de carreteras. Drones, veh铆culos policiales y armamento m谩s sofisticado no parecen mitigar la violencia que existe all铆 y que tiende a expandirse a otras regiones.

Tambi茅n se reconoce que en la desaprobaci贸n del Presidente influye mucho la inflaci贸n y el encarecimiento de la vida, especialmente de los productos de primera necesidad. Las cifras oficiales indican que el poder adquisitivo de la poblaci贸n viene disminuyendo ostensiblemente y se teme el incremento de la cesant铆a y el trabajo informal. En relaci贸n a esto mismo proliferan las manifestaciones de repudio en contra de los abusivos cobros de las plazas de peaje, las acciones de protesta de los poderosos gremios de camioneros y otra serie de expresiones del malestar general. Entre ellas, la radical actitud de los estudiantes, especialmente de quienes pertenecen a los llamados colegios emblem谩ticos.

Es evidente que ha demorado demasiado la instalaci贸n del gobierno centroizquierdista debido a sus severas y manifiestas contradicciones y expectativas de sus propios integrantes. Ello ha retardado la tramitaci贸n de las importantes reformas prometidas durante la 煤ltima campa帽a electoral. De all铆 que La Moneda ahora se proponga consolidar una 煤nica organizaci贸n entre los m谩s de 10 partidos que adhieren al Gobierno. Esto es, pertenecientes al socialismo democr谩tico y el Frente Amplio.

Pero la creaci贸n de una superestructura nada garantiza la armon铆a de sus integrantes, toda vez que entre el Partido Comunista y las expresiones socialdem贸cratas parecen prevalecer diferencias m谩s hist贸ricas que puntuales, las que son h谩bilmente acicateadas por la oposici贸n y los medios de comunicaci贸n adictos.

El Ejecutivo acaba de solicitar una r谩pida y urgente tramitaci贸n parlamentaria de un nuevo sistema previsional y ya har谩 lo propio con su Reforma Tributaria. Ambas iniciativas son altamente decisivas para la suerte de la actual administraci贸n y la esperanza de los chilenos de ver mejorados a la brevedad sus salarios y pensiones.

Es poco probable que el Poder Legislativo, donde los parlamentarios oficialistas son minor铆a, le d茅 r谩pida tramitaci贸n a los proyectos gubernamentales, toda vez que ambas reformas tocan al coraz贸n del sistema econ贸mico vigente defendido tan a ultranza por la derecha. Sumado el hecho de que los numerosos poderes f谩cticos se desga帽itan por impedir el t茅rmino del sistema de las administraciones de fondos de pensiones (AFP), como se demuestran renuentes tambi茅n a elevar los impuestos de los que tienen m谩s, y sin cuya recaudaci贸n fiscal dif铆cilmente el pa铆s podr谩 avanzar en mayor equidad distributiva.

En efecto, la derecha busca disimular su tajante oposici贸n a un cambio de paradigma econ贸mico. Sus partidos y dirigentes saben, m谩s all谩 de la desaprobaci贸n ciudadana que afecta al Mandatario, que una enorme mayor铆a de chilenos est谩 a la espera聽 de los beneficios que les puede significar la promulgaci贸n de estas dos reformas. Todos saben, al mismo tiempo, que la derrota que afect贸 al oficialismo el plebiscito que desaprob贸 la propuesta de nueva Constituci贸n, no ser铆a impedimento para la consecuci贸n de las demandas econ贸mico sociales. De esta manera, es previsible suponer, entonces, que si logra el Gobierno la consolidaci贸n de estas reformas, recupere en varios puntos su credibilidad.

Lo que se avecina, sin duda, es una guerrilla al interior del Poder Legislativo, en que la oposici贸n quemar谩 todos sus cartuchos por demorar y abortar las dos grandes iniciativas gubernamentales, a pesar de que una parte de la derecha dice estar dispuesta a negociar con La Moneda su aprobaci贸n. Sin embargo, la confianza que expresa el Gobierno en conquistar el apoyo de los independientes, los dem贸crata cristianos y el Partido del Pueblo, representados tambi茅n en el Congreso, al parecer no asegurar铆a su aprobaci贸n definitiva, sin que tambi茅n logre seducir a la derecha menos recalcitrante.

Ser铆a realmente ingenuo pensar que, despu茅s de tres d茅cadas de dilaciones e intentos fracasados, el r茅gimen neoliberal pueda extinguirse y dar curso a un 鈥渕odelo social de mercado鈥, como lo proclaman muchos legisladores, pero sin definir a ciencia cierta qu茅 entienden con ello. Ya sabemos la enorme presi贸n ejercida por los due帽os de las actuales AFPs, a los que se suman los influyentes propietarios de las isapres que tanto se favorecen del sistema de salud privado, adem谩s de los bancos y los consorcios extranjeros que tienen invertidos sus ingentes capitales en estas entidades. L铆deres de Chile Vamos fijan posici贸n de cara a la reforma previsional y respaldan documento que Boric dijo que ley贸 鈥渃on preocupaci贸n鈥 - La Tercera

En estas 煤ltimas semanas hemos comprobado de parte de las grandes patronales su aversi贸n a las reformas planteadas. Sus m谩s arrogantes voceros, en el 谩nimo de defender sus bolsillos, pretextan el evidente clima de inseguridad y violencia, para insinuar la posibilidad de recurrir nuevamente a las Fuerzas Armadas a fin de desestabilizar el r茅gimen institucional.

Ser铆a un error del Gobierno insistir en un di谩logo con la derecha para consensuar sus reformas, toda vez que en estas dos materias esto parece muy improbable de parte de sectores retardatarios y probada insensibilidad social. Como en todas las grandes transformaciones pol铆tico sociales, los actuales moradores de La Moneda deben hacer esfuerzos por acompa帽arse del pueblo, incentivar sus movilizaciones y, con ellas, conjurar los intentos subversivos de la derecha. En ning煤n caso ceder ante las exhortaciones de quienes buscan seguir militarizando la Araucan铆a y extender la presencia de los uniformados donde se manifieste malestar y voluntad de cambios.

Tenemos la convicci贸n que resolver la crisis del Wallmapu inevitablemente pasa por acceder a las demandas hist贸ricas de los mapuches de obtener su plena identidad y reconocimiento. Junto con recuperarles aquellos cientos de miles de hect谩reas arrebatadas por el Estado chileno y los inversionistas privados y extranjeros. Asumiendo, tambi茅n, como ha ocurrido en otros intentos de pacificaci贸n, que las armas no bastan, salvo si se tratara francamente de acometer el genocidio de nuestras etnias.

* Periodista y profesor universitario chileno de vasta trayectoria. Premio nacional de Periodismo y, Pluma de Oro de la Libertad, otorgada por la Federaci贸n Mundial de la Prensa.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.