Ene 16 2007
997 lecturas

Econom铆a

LA DISTRIBUCI脫N DE LA RIQUEZA EN EL MUNDO

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

鈥淧oco antes de fin de a帽o, el World Institute for Development Economics Research (WIDER) de la Universidad de las Naciones Unidas en Helsinski, ha publicado un nuevo estudio en el que por vez primera se investiga de manera detallada la distribuci贸n del ingreso, de la riqueza y su evoluci贸n hasta el a帽o 2000, tomando en cuenta un 94% de la poblaci贸n mundial.

Con ello empieza a cerrarse una gran laguna en la investigaci贸n, de la que se hab铆a justamente quejado el gobierno federal alem谩n en su informe sobre la pobreza de 2006. En el bienentendido de que una investigaci贸n sobre la riqueza de los ricos y superricos del mundo 鈥搚 sobre los fortunas privadas y el capital, bases del poder en el mundo actual鈥 es un hierro candente del que la ciencia social oficial ha querido inveteradamente apartar sus dedos鈥.

Los pobres y los muy ricos

Ya hace algo m谩s de 250 a帽os que la Academia de Dijon (1754) lanz贸 una pregunta y ofreci贸 un premio para quien lograra responderla de manera adecuada: 驴Cu谩l es el origen de la desigualdad entre los hombres? 驴Es acaso la consecuencia de una ley natural?

Jean Jacques Rousseau se interes贸 por la cuesti贸n y en respuesta escribi贸 su obra Sobre el origen de la desigualdad entre los hombres. Como Rousseau dej贸 apuntado, la desigualdad social y pol铆tica no es natural, no deriva de la voluntad divina, ni tampoco es una consecuencia de la desigualdad natural entre los hombres. Por el contrario, su origen es el resultado de la propiedad privada, de la apropiaci贸n privada de la riqueza del mundo entero y de los beneficios privados derivados de esa apropiaci贸n. 鈥擠esde ese momento tratar de explicar el origen de la desigualdad social se ha convertido en una cuesti贸n central para las ciencias sociales, y tambi茅n desde ese momento la cr铆tica a la sociedad burguesa apunta a se帽alar tanto la estructura de la desigualdad social como la de la falta de libertad 鈥撁璶timamente conectada con la desigualdad鈥 de una inmensa mayor铆a de personas en todo el mundo.

Ya es harto sabido que actualmente miles de millones de personas est谩n condenadas a subsistir con menos de un d贸lar por d铆a, y que la mitad de la poblaci贸n mundial vive con apenas dos d贸lares diarios. Tambi茅n sabemos que la desigualdad mundial aumenta r谩pidamente, y que tambi茅n crece la desigualdad entre 鈥減obres鈥 y 鈥渞icos鈥 en el interior de los pa铆ses.

En los tiempos de Rousseau 鈥搒eg煤n dicen los datos鈥 la desigualdad econ贸mica entre las distintas regiones del mundo era menor. Desde 1800 la situaci贸n ha variado radicalmente. A partir del a帽o 1900, aproximadamente, se ensanch贸 el hiato entre el nivel de ingreso medio en los pa铆ses ricos del 鈥渘orte鈥 y el de los pa铆ses pobres del 鈥渟ur鈥, hasta llegar a una proporci贸n de 1 a 4. Un siglo despu茅s 鈥揺n la era de la globalizaci贸n, la proporci贸n es de 1 a 30鈥.

El hierro candente

foto
En consecuencia, en el mundo entero crece la brecha entre ricos y pobres, aun cuando en los 煤ltimos tiempos parezca que ha disminuido el n煤mero de pobres en t茅rminos absolutos. Y esto es principalmente consecuencia del ascenso de 鈥減a铆ses emergentes鈥 como China, India, Brasil, Corea del Sur y Turqu铆a. Sin embargo, ahora como antes, hay 2.8 mil millones de pobres en todo el mundo, y 1.3 mil millones viven en la miseria. En Alemania, uno de los pa铆ses m谩s ricos, creci贸 el n煤mero de pobres hasta llegar a un 13,5 por ciento de la poblaci贸n, como han reconocido, entretanto, dos informes gubernamentales sobre la pobreza. Una buena prueba, 茅sta, de la infertilidad de siete a帽os de gobierno roji-verde.

Los estudios cient铆ficos sobre la distribuci贸n de la riqueza y la pobreza son escasos. Los informes m谩s actuales sobre la evoluci贸n de los ingresos datan de 1998. La medici贸n de la desigualdad social mundial nunca ha sido un tema prioritario para el Banco Mundial y el FMI. S铆 lo ha sido para las Naciones Unidas. En su informe sobre el Desarrollo Social Mundial del 2005, el Banco Mundial considera que la creciente desigualdad econ贸mica entre las distintas regiones del mundo y dentro de los mismos pa铆ses, es una causa decisiva de la violencia y del peligro de guerra (civil), y duda de que sea posible acercarse y menos a煤n alcanzar la meta para el milenio fijada por la Conferencia Mundial de Copenhague de 1995: reducir a la mitad la pobreza mundial.

Poco antes de fin de a帽o, el World Institute for Development Economics Research (WIDER) de la Universidad de las Naciones Unidas en Helsinski, ha publicado un nuevo estudio en el que por vez primera se investiga de manera detallada la distribuci贸n del ingreso, de la riqueza y su evoluci贸n hasta el a帽o 2000, tomando en cuenta un 94% de la poblaci贸n mundial. Con ello empieza a cerrarse una gran laguna en la investigaci贸n, de la que se hab铆a justamente quejado el gobierno federal alem谩n en su informe sobre la pobreza de 2006. En el bienentendido de que una investigaci贸n sobre la riqueza de los ricos y superricos del mundo 鈥搚 sobre los fortunas privadas y el capital, bases del poder en el mundo actual鈥 es un hierro candente del que la ciencia social oficial ha querido inveteradamente apartar sus dedos.

Hace mucho que sabemos 鈥損or los estudios en los diferentes pa铆ses鈥 que por lo general la distribuci贸n de la riqueza es a煤n m谩s desigual que la de los ingresos. Para tener un esquema acabado de la desigualdad econ贸mica real, es necesario analizar ambos par谩metros. Los investigadores del estudio del WIDER lo han hecho por vez primera.

Gracias a su trabajo pionero, contamos finalmente con datos medianamente fiables sobre la relaci贸n entre ricos y pobres, y sobre la riqueza en el mundo de hoy. Se investig贸 la distribuci贸n global de la riqueza en la poblaci贸n adulta en funci贸n del ingreso familiar (neto, luego de las deducciones.

El estudio llega hasta el a帽o 2000; datos m谩s recientes no est谩n disponibles a escala planetaria. WIDER s贸lo pudo contar con estad铆sticas completas para un n煤mero relativamente peque帽o de 18 pa铆ses. Para un buen n煤mero de otros pa铆ses hubo que conformarse con datos de encuestas, los cuales, como es obvio, tienen un tremendo inconveniente: las deudas y el patrimonio financiero (particularmente inmobiliario) no se recogen por lo com煤n de modo completo, o s贸lo a un nivel muy bajo. Eso se refleja en las estimaciones de los autores, que se vieron obligados a proyectar a 150 pa铆ses los datos tomados de 38.

En la primera divisi贸n de los ricos

Del material recogido se infiere lo siguiente: el 90 por ciento de la riqueza mundial (ingreso familiar neto) est谩 concentrado en Norteam茅rica, Europa y en la regi贸n pac铆fico-asi谩tica (Jap贸n y Australia). S贸lo a Norteam茅rica 鈥揷on un seis por ciento de la poblaci贸n adulta del mundo鈥 le corresponde un tercio del ingreso mundial; a la India, con m谩s de un 15 por ciento de la poblaci贸n adulta mundial, en cambio, s贸lo corresponde un escaso uno por ciento. Pero tambi茅n entre los pa铆ses ricos del norte var铆a de modo considerable el nivel de riqueza.

Del uno por ciento mundial de los ingresos familiares privados m谩s altos, a Irlanda le corresponde el 10,4 por ciento; a Suiza, no menos del 34,8 por ciento; y a los EEUU (a causa de la notoria incompletud de los datos acerca de los muy ricos), 鈥渟olo鈥 un 33 por ciento. A lo que hay que a帽adir que a los grupos situados en la c煤spide del 10 por ciento de ingresos m谩s altos en EEUU corresponde casi un 70 por ciento del ingreso familiar privado de todo el pa铆s; en China, el 10 % en la c煤spide detenta exactamente un 40 por ciento.

Quien quiera pertenecer a la primera divisi贸n de los ricos de este mundo, debe disponer de una fortuna superior a los 500.000 d贸lares. Este grupo de cabeza comprende en total unos 37 millones de adultos. Desde el a帽o 2000, sin embargo, la suma m铆nima para ascender a esa categor铆a ha aumentado, seg煤n se estima, en un 32 por ciento.

De ah铆 se sigue que un buen 85 por ciento de la riqueza mundial pertenece al decil m谩s elevado. Para contarse en ese grupo del 10% de los elegidos, hay que poseer, de promedio, cuarenta veces m谩s que el ciudadano promedio del mundo. En la mitad baja de esa pir谩mide, sin embargo, la mitad de la poblaci贸n mundial adulta tiene que conformarse con un 1 por ciento de la riqueza mundial.

Tomemos la famosa tarta dilecta de damas y caballeros conservadores que quieren convencerse 鈥搚 convencernos鈥 de que cualquier redistribuci贸n es un sinsentido, puesto que, como es obvio, no se puede distribuir m谩s de lo que se produce. Traslademos la estructura de la distribuci贸n mundial de la riqueza a un grupo de diez personas que se parten la consabida tarta. Tenemos entonces que imaginarnos a un caballero que exige para s铆 el 99% de la tarta, mientras que los otros nueve tienen que repartirse el resto. Si la tarta fuera redistribuida, el caballero no se morir铆a, y los otros nueve les ir铆a visiblemente mejor.

驴D贸nde est谩n los ricos y los muy ricos de la Tierra? Norteam茅rica, Europa, Jap贸n y Australia ya fueron mencionados. En EEUU, por ejemplo, viven el 37 por ciento de los muy ricos; luego viene Jap贸n, con un 27%. A Brasil, India, Rusia, Turqu铆a y Argentina, les corresponde, a cada uno, un escaso uno por ciento del grupo de cabeza global; China tiene ya un 4.1 por ciento de los ciudadanos m谩s ricos del mundo.

Seg煤n el estudio WIDER, el a帽o 2000 hab铆a ya 13.5 millones de personas que ten铆an m谩s de un mill贸n de d贸lares (notoriamente m谩s, pues, de lo que indican los estudios de los administradores de fortunas Merrill-Lynch y Forbes), y exactamente 499 fortunas de m谩s de mil millones de d贸lares. Ahora ser谩n bastantes m谩s.

———————–

foto
* Analista pol铆tico especializado en problemas sociales y econ贸micos; art铆culo publicado originalmente en el semanario alem谩n Freitag (http://www.freitag.de).
.
Publicado en castellano en la revista Sin Permiso (www.sinpermiso.info. Traducci贸n de Mar铆a Julia Bertomeu.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.