Nov 4 2023
143 lecturas

Ambiente

La fiebre de las algas

Las algas est谩n de moda. Para consumo o para salvar el clima y de paso el planeta, no hay l铆mite para las exageraciones que rodean a esta industria en la que nuevos inversores y grandes trasnacionales ven una lucrativa fuente de negocios y prometen todo tipo de beneficios. Al paso de esas promesas, muchas falaces y no probadas, la extensi贸n de megaplantaciones industriales de algas marinas conlleva serios impactos sobre el ambiente, los ecosistemas marinos y las comunidades de cultivo tradicional y artesanal de algas.

La promoci贸n en la d茅cada pasada de grandes cultivos de algas para bio combustibles fracas贸, tal como pas贸 con otros insumos nuevos para ese fin, por sus altos costos, dif铆cil adaptaci贸n y bajo rendimiento. No obstante aument贸 notoriamente el uso como insumo y aditivo en alimentos industriales procesados (por ejemplo, la carragenina), rubro controlado por grandes trasnacionales de agroalimentaci贸n como Cargill, DowDupont y FMC.Mucho antes de la fiebre del oro, el oeste americano vio una "fiebre de las algas"

La explosi贸n de avidez empresarial m谩s reciente es su uso como carbono azul, o sea, cultivo industrial de micro y macroalgas para capturar carbono de la atm贸sfera y vender los supuestos cr茅ditos generados en mercados de carbono, como soluci贸n para el cambio clim谩tico.

El consumo y uso de algas en muchas regiones costeras del mundo, especialmente en Asia, es milenario. En sus contextos tradicionales, donde las comunidades usan algas a partir de su recolecci贸n y cultivos artesanales, muchas especies de 茅stas son elementos importantes de los ecosistemas y para la biodiversidad, brindan abrigo y alimento a muchas otras especies, as铆 como sustento a comunidades locales costeras, pescadoras e ind铆genas.

Los nuevos usos industriales son una amenaza a todo ello. El reciente reporte El espejismo de las algas, de Grupo ETC y Jim Thomas, analiza cu谩les son las promesas, los mitos y los impactos de la nueva ola de promoci贸n industrial de las algas, informaci贸n relevante sobre una industria llena de falacias y riesgos poco conocidos (https://tinyurl.com/twxddajk).

Quiz谩 el mito m谩s da帽ino de esta industria es su supuesto potencial como sumidero de carbono, a partir de macroalgas tipo kelp, debido al agresivo empuje de inversores y multimillonarios. Parad贸jicamente, el potencial para captar y mantener carbono almacenado en forma permanente es muy limitado o directamente negativo: los cultivos industriales de algas podr铆an ser emisores netos de di贸xido de carbono. Al crecer, las algas absorben carbono, pero estudios muestran que s贸lo un porcentaje m铆nimo queda fijado en los sedimentos del fondo oce谩nico, no hay evidencia de que permanezca all铆, es decir, que pueda ser considerado secuestrado. La mayor parte del carbono que absorben las algas se vuelve a emitir como parte de su ciclo de vida, en la cadena alimentaria marina o a en el consumo. Un estudio de 2022 (Gallagher, Shalmoff y Layton https://tinyurl.com/2vk36cek) muestra incluso que tomado todo el ciclo de vida y su interacci贸n con los ecosistemas marinos, los cultivos industriales de algas son emisores netos de cantidades significativas de di贸xido carbono.

Otros mitos que se cuestionan en el reporte mencionado incluyen la velocidad de crecimiento de las algas 鈥搎ue se extrapola de pocas especies鈥; la ilusi贸n de que el oc茅ano es un espacio vac铆o para hacer plantaciones, cuando en realidad es un ecosistema complejo, fr谩gil y amenazado por muchos factores; que la siembra de algas es siempre buena para el ecosistema marino. Sobre este 煤ltimo mito, es importante ver los impactos terribles de las megaplantaciones de algas en China (para uso alimentario industrial) que han producido la aparici贸n de nuevos pat贸genos, el desplazamiento y contaminaci贸n de especies nativas y la devastaci贸n de ecosistemas con el florecimiento descontrolado de algunas especies de cultivo, que hasta provocan falta de ox铆geno en capas del oc茅ano afectando a otras especies.Algas silvestres fotos de stock, im谩genes de Algas silvestres sin royalties | Depositphotos

Adem谩s, los proyectos industriales planean cultivos de miles de hect谩reas, lo cual hace sombra a otras especies y al morir 鈥搊 ser hundidos en forma intencional para reclamar cr茅ditos de carbono鈥 el dep贸sito de un extenso manto de biomasa muerta sobre el fondo marino es un fen贸meno sin precedentes, que estudios cient铆ficos ven como altamente problem谩tico. Pese a ello, hay empresas comerciales que ya est谩n haciendo experimentos con macroalgas en M茅xico y Panam谩 para su cultivo a gran escala para vender cr茅ditos de carbono (https://map.geoengineeringmonitor.org/).

La mentalidad de quienes promueven cultivos industriales de algas es similar a la de las empresas madereras y de plantaciones de 谩rboles, que quieren hacer creer que se trata de bosques. En realidad son monocultivos que desplazan a las especies nativas, que traen enfermedades y plagas, ocupan los ecosistemas naturales de algas y de cultivo artesanal. Al igual que con las plantaciones de 谩rboles, los empleos que las empresas 鈥搚 el Banco Mundial鈥 prometen generar con el cultivo masivo de algas son exagerados, mal pagados y en malas condiciones, incluso en contratos con comunidades costeras para su autoexplotaci贸n que los hace dejar sus sistemas tradicionales, divide y enfrenta a las comunidades. Por sus muchos impactos, es importante parar la expansi贸n del cultivo industrial de algas.

 

*Investigadora del Grupo ETC

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *


El periodo de verificaci贸n de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la p谩gina.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.