Dic 28 2020
290 lecturas

Econom铆a

La l贸gica argentina del poder y el Estado

Antonio Gramsci 鈥攓ue pas贸 diez a帽os en la c谩rcel, la dej贸 el 21 de abril de 1937 y muri贸 en el hospital seis d铆as m谩s tarde, de hemorragia cerebral, a los 46 a帽os鈥 sosten铆a que el poder ha sido y sigue siendo la fuerza principal que estructura el orden social. Toda relaci贸n de poder necesita el consentimiento del dominado, que en alguna medida consciente acepta los valores y las posiciones del dominante (hegemon铆a).

De hecho, el proceso productivo se ejerce en los 谩mbitos de la sociedad bajo la tutela del Estado. La sociedad otorga a la propiedad privada y sus poseedores autoridad sobre la poblaci贸n y su vida cotidiana, 鈥渦n poder que el Estado hace respetar y que muchos Estados tir谩nicos antiguos habr铆an envidiado鈥.Modelo Agroexportador: causas, consecuencias y caracter铆sticas

Pero para esto se debe definir d贸nde se sit煤a el poder, en qu茅 sector de la sociedad se concentran las decisiones fundamentales y ese es el centro de la discusi贸n en este pa铆s que queda el sur de Am茅rica. Fue planteado por la Vicepresidenta argentina (Cristina Fern谩ndez de Kirchner) en su discurso en la ciudad de La Plata el 17 de diciembre de 2020: O se crece para adentro y nos beneficiamos todos, o nos subordinamos a las demandas del exterior y con ello se excluye a dos tercios de la poblaci贸n.

En la Argentina actual est谩 claro que hay un sector predominante que es el agro industrial exportador y los principales bancos privados, que han tejido una alianza entre ellos y les permite ganar fortunas, mientras la mayor parte del pa铆s sufre el descenso del nivel de actividad y de su vida.

Esa sociedad de banqueros y agroexportadores queda encubierta por una parafernalia de instrumentos como los medios de comunicaci贸n, la educaci贸n, la religi贸n, que penetran en los valores de la sociedad toda, de las familias y de las personas, no permitiendo que cada uno desarrolle el innato sentido de pensar por s铆 mismo y en procura de mejorar su vida y la de los suyos. Juan Per贸n dec铆a: 鈥淣adie se puede realizar en una sociedad que no se realiza鈥 y se refer铆a al pueblo argentino, no a los que se integran al mundo desatendi茅ndose de la mayor铆a de la poblaci贸n, sirvi茅ndose de la valorizaci贸n de su capital.

Un camino trazado

En nuestro pa铆s desde la dictadura militar se arm贸 toda la legislaci贸n con el fin de valorizar financieramente el capital, conformada por estas leyes:

  • 21.382 de inversiones extranjeras (que pr谩cticamente le confiere al extranjero los mismos derechos que a los inversores nacionales);
  • 21.495 sobre desnacionalizaci贸n y descentralizaci贸n de los dep贸sitos;
  • 21.526 que estableci贸 el nuevo r茅gimen legal de las entidades financieras [1];
  • 21.572 de creaci贸n de la cuenta Regulaci贸n Monetaria (de esa manera el BCRA remuneraba los dep贸sitos en cuenta corriente a los bancos);
  • 21.364, 21.547 y 21.571, que modificaban la Carta Org谩nica del BCRA, pero como no era suficiente, en el a帽o 1992 Domingo Cavallo mediante la ley 24.144, profundiz贸 la聽 apertura confiri茅ndole al BCRA el poder de comprar d贸lares al Tesoro de la Naci贸n (divisas que el Estado nacional consigue esencialmente por endeudamiento) y, a su vez, que sean los bancos los 煤nicos que le pueden comprar esos d贸lares al BCRA.

P煤blicamente se sosten铆a (y los bancos lo siguen sosteniendo, ahora solapadamente) que hab铆a que liberar el sistema para que por s铆 solo se expanda y asigne el ahorro de la poblaci贸n a los sectores m谩s rentables, atribuy茅ndoles a los bancos esa capacidad que solo puede tener un Estado. El resultado no pudo haber sido peor, con un PIB (Producto Bruto Interno, la cantidad de bienes y servicios finales que produce el pa铆s) en 2020 similar en d贸lares constantes al de 1974 (y con veinte millones m谩s de habitantes).

En aquella 茅poca exist铆an m谩s de 800 entidades financieras distribuidas en todo el pa铆s, mayoritariamente cajas de cr茅dito y sociedades cooperativas, el total del pr茅stamos al sector privado sobre el PIB fue del 43,55% y, la Argentina era la naci贸n m谩s integrada del continente, donde menor diferencia hab铆a entre un pobre (y una familia pobre) y un rico (y su familia); la tasa de desocupaci贸n abierta era del 4% y la pobreza era del 6%. Uno de los pilares de esa redistribuci贸n progresiva del ingreso era que el cr茅dito se volcaba esencialmente a la producci贸n y al consumo popular.Repaso de bancos y destinos con el uso de las tarjetas de cr茅dito y d茅bito - Sir Chandler

En el a帽o 2020 quedaron en pie 65 entidades financieras (solo 13 son p煤blicas de la Naci贸n o de las provincias, incluido el Banco Municipal de Rosario) y el cr茅dito total al sector privado es solo el 11,15% del PIB (y principalmente destinado al consumo o asimilables al consumo, tarjeta de cr茅dito y pr茅stamos personales, no a la inversi贸n en m谩quinas y equipos) y, el resultado no puede ser otro que la pobreza supere al 40% de la poblaci贸n alcanzando a m谩s de veinte millones de personas, con el agravante de que el 60% de los ni帽os de la Argentina son pobres.

Mientras el PIB argentino desciende 聽un 10,5% en el a帽o 2020, los once primeros bancos privados [2] tuvieron tasas positivas de ganancia, que b谩sicamente consiguen tomando dep贸sitos del p煤blico y prest谩ndoselo en LELIQs (letras de Liquidez) al BCRA. Los intereses que perciben los bancos por ello est谩n en torno a los 70.000 millones de pesos por mes.

Aunque se espera que, por la fuerte emisi贸n monetaria de diciembre de 2020, 聽el BCRA tendr谩 que salir a absorber m谩s pesos no bien comience el a帽o 2021, por ende, el stock de pasivos remunerados (prestamos de los bancos al BCRA) crecer谩 y tambi茅n sus intereses.

Todo bajo la l贸gica pura de subir los intereses para que no suba el precio del d贸lar, como si no hubiera otras variantes fundamentales y m谩s importantes que esa l贸gica financiera que solo genera ganancias a los sectores beneficiados y pobreza y exclusi贸n a la mayor铆a de la sociedad.

El dinero y su ahorro provienen del circuito productivo argentino y no puede ser apropiado por los bancos privados y que sean ellos los que determinen en qu茅 se emplea, que la m谩s de las veces es para obtenci贸n de renta de muy corto plazo en lugar de apuntalar planes de inversi贸n, por eso las LELIQs (que son letras de liquidez que coloca el BCRA en los bancos) son a siete d铆as, los dep贸sitos en su mayor parte se renuevan cada 30 d铆as y la renovaci贸n de las l铆neas de cr茅dito es cada seis meses.

Continuar con el concepto de banca universal de la ley 21.526 va en desmedro de constituir la necesaria banca de inversi贸n que financie planes de mediano y largo plazo. El sistema financiero debe tener un piso de cr茅dito para pymes y se debe desalentar la compra y venta de d贸lares y de activos financieros como forma de aumentar ingresos. Y las LELIQs se deben emplear para constituir un activo consolidado de un a帽o y prestar desde all铆 a la producci贸n y a obras de infraestructura tanto p煤blica como privada.

Por otra parte, las relaciones de nuestro pa铆s con el exterior nos demuestran que no hay un problema de restricci贸n externa cl谩sica, esto es, no necesitamos que crezcan las exportaciones para que la econom铆a lo haga en forma sostenida y compatible con la balanza comercial. De hecho desde el a帽o 2003 hasta los 煤ltimos datos oficiales a octubre de 2020 se acumul贸 un super谩vit comercial total (las exportaciones superaron a las importaciones) en 156.355 millones de d贸lares, que es una suma significativa en cualquier lugar del mundo.

El problema real es que la legislaci贸n financiera y cambiaria heredada de la dictadura de Videla, del menemismo y del macrismo [3], permiti贸 que las empresas pagaran supuestas deudas externas e importaran en forma anticipada mercader铆as compr谩ndole d贸lares al BCRA al precio oficial [4]; m谩s el hecho de que los exportadores y los bancos tardan en ingresar las divisas de las operaciones, demostrando que hasta octubre de 2020 en el MULC (Mercado 脷nico Libre de Cambio), hab铆an ingresado 5.049 millones de d贸lares menos que lo registrado por las Aduanas y el INDEC en la Balanza de Pagos. El INDEC contabiliza exportaciones por 46.556 millones de d贸lares pero el MULC percibe solamente 41.507 millones.

Existe doble contabilidad y triangulaciones en el comercio exterior, 聽los exportadores subfacturan sus ventas y los importadores sobrefacturan sus compras (precio de transferencia pagan m谩s por los insumos que traen de sus casa matrices y siempre hacen depender su producci贸n de esos insumos) y los que lo instrumentan son los bancos, mediante las cartas de cr茅dito o las letras de cambio

El mismo BCRA en mayo de 2020 present贸 un trabajo donde demuestra que en los cuatro a帽os de gesti贸n de Cambiemos se fugaron 86.200 millones de d贸lares y que los cien primeros compradores lo hicieron por 24.679 millones de d贸lares. Nunca se comunic贸 qui茅nes eran, pero es f谩cil deducir que son los mismos que no quieren pagar el aporte solidario a una Administraci贸n P煤blica que enfrent贸 la pandemia sola de soledad absoluta, gracias al hero铆smo de los m茅dicos y param茅dicos de los distintos hospitales y programas de salud, muchos de los cuales pagaron con su vida. Un porcentaje importante se infect贸 con el Covid y todos trabajaron horas y horas poniendo en riesgo incluso a su familia en cumplimiento del deber y cobrando sueldos miserables.

Por eso en una parte de su discurso en el Estadio Diego A. Maradona de La Plata, el 17 de diciembre de 2020, Cristina Fern谩ndez de Kirchner sostuvo: 鈥淣o estoy diciendo nada que no se pueda hacer, doce a帽os y medio lo hicimos en la Rep煤blica Argentina, y por eso, adem谩s de por la unidad, volvimos. No nos olvidemos de esto, porque si uno no sabe c贸mo lleg贸 es probable que no sepa tampoco c贸mo ir鈥.

Y esa es la verdad, se llega al gobierno para la 鈥渇elicidad del pueblo y la grandeza de la Naci贸n鈥 y no para que se beneficie una minor铆a rent铆stica que no genera trabajo y pretende ajustar costos v铆a reducci贸n de salarios.聽 El camino debe ser exactamente el inverso: propiciar el cr茅dito, los subsidios y todo mecanismo de apalancamiento para fortalecer el mercado interno, base del crecimiento sostenido como lo demostr贸 el kirchnerismo y todos los gobiernos nacionales y populares que as铆 lo hicieron.

Solo dos caminos: o se subordina al complejo agro-industrial y grandes bancos, o se defiende el mercado interno y con ello el empleo y la producci贸n argentina.

Notas

1) La ley 21.526 le concedi贸 a聽 los bancos comerciales realizar 鈥渢odo aquello que esta ley no proh铆be鈥, d谩ndole ventajas exclusivas, siendo los 煤nicos habilitados para captar dep贸sitos en cuenta corriente, que no paga inter茅s.

2)聽 Bancos Galicia, Macro, Credicoop, Santander-R铆o, BBVA, HSBC, ICBC, Citi, Patagonia, BNP Paribas y Supervielle.

3) Macri anul贸 la Emergencia Cambiaria, que obligaba a exteriorizar la compra de divisas al BCRA mediante acuerdo firmado por la m谩xima autoridad de Comercio Exterior del pa铆s, de Aduana y del BCRA (Decreto 2581/1964) 聽y la redujo solo al BCRA.

4) Que se hubiera evitado derogando el Decreto 893/2017 que a su vez hab铆a anulado la Emergencia Cambiaria del Decreto 2581/1964 vigente durante 53 a帽os.

 

 

(*) Licenciado en Econom铆a, profesor de Pol铆tica Econ贸mica y de Instituciones Monetarias e Integraci贸n Financiera Regional en la Facultad de Ciencias Econ贸micas (UBA). Fue Director Nacional de Programaci贸n Macroecon贸mica. Analista senior asociado al Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la).

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario