La mujer que vengó al Che

1.809

Hija de uno de los grandes propagandistas del nazismo (Hans Ertl,
por mucho tiempo se lo conoció como «el fotógrafo de Hitler»),
Monika terminó en Bolivia cuando el Tercer Reich se derrumbó y los
jerarcas huyeron a los refugios más lejanos del planeta. Se crió en
un círculo tan cerrado como racista, en el que brillaban su padre y
otro siniestro personaje al que ella llamaba «tío»: Klaus Barbie,
«el Carnicero de Lyon».

Pero la joven y bella alemana creció y todo cambió en el final de
los años sesenta. Y la muerte de Ernesto Guevara en la selva
boliviana significó el empujón final: rompió con sus raíces y en un
giro copernicano terminó militando en las filas del Ejército de
Liberación Nacional, el grupo guerrillero creado por el mismísimo Che.

En 1971, cruza el Atlántico, vuelve a su Alemania natal, y en
Hamburgo ejecuta personalmente al cónsul boliviano en esa ciudad. ¿Quién era? Nada menos que el coronel Roberto Quintanilla, el responsable del  ultraje final a Guevara: la amputación de sus manos. Allí comenzó  una cacería que atravesó países y mares, y que sólo encontró su fin  cuando Monika cayó muerta en una emboscada que, según algunas
fuentes, le tendió su «tío», el sanguinario Barbie.

Una historia increíble que parece, pero no es, ficción. Una gran
investigación de Jürgen Schreiber, uno de los más premiados
periodistas alemanes de la actualidad.

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.