Abr 17 2022
448 lecturas

Pol铆tica

La OTAN impulsa la continuidad de la guerra hasta sacrificar al 煤ltimo ucraniano

La Organizaci贸n de Atl谩ntico Norte (OTAN) coordina, desde sus oficinas en Mons, en las cercan铆as de Bruselas, un programa dedicado a enfrentar a la Federaci贸n Rusa a trav茅s de la implementaci贸n de tres tareas convergentes: la aplicaci贸n de sanciones econ贸micas (directas e indirectas), la introducci贸n de material b茅lico dentro de Ucrania y la generaci贸n de un programa comunicacional y digital.

Para las tres operaciones, la Alianza cuenta con la colaboraci贸n forzosa de grandes empresas trasnacionales alineadas a la l贸gica b茅lica. En la guerra parece no haber libertad de mercado ni exigencias de reducci贸n del tama帽o de los Estados.

La hiperactividad de la Alianza Atl谩ntica es el resultado de los l铆mites estrat茅gicos impuestos por Vladimir Putin luego de la incorporaci贸n progresiva de pa铆ses a la Alianza, desde la d茅cada del 鈥90 hasta la actualidad. Nunca en la historia 鈥搉i siquiera en la crisis de los misiles en 1961鈥 un pa铆s impuso un l铆mite riguroso a la OTAN. Esa demarcaci贸n estricta 鈥搒ostenida por el potencial nuclear ruso鈥 supone una derrota indisimulable para la Uni贸n Europea y para los Estados Unidos.

Las operaciones de an谩lisis, control y difusi贸n de contenidos son ejecutadas por la Agencia de Informaci贸n y Comunicaci贸n (NCIA, por su sigla en ingl茅s) de la que depende un Centro T茅cnico de Inteligencia (NCIRC) donde se planifican las actividades espec铆ficas de ciberguerra, que incluyen la Big Data, la inteligencia artificial y el v铆nculo con las grandes plataformas trasnacionales privadas del GAFAM, iniciales de Google, Amazon, Facebook, Apple y Microsoft.

La agenda de la NCIA muestra de forma expl铆cita su programa de censura y promoci贸n. Por un lado, se encuentra abocada a reducir, tergiversar, eliminar y/o censurar los registros de determinados acontecimientos del pasado y del presente, tanto rusos como ucranianos. Por el otro, se busca instituir y otorgarles preeminencia a sucesos aptos para el consumo y la digesti贸n comunicacional de aquello que se denomina el 鈥渙ccidente civilizado鈥.

LAgencia de Comunicaciones e Informaci贸n de la OTAN (NCIA) | defensayaviacion.infoos contenidos censurados o eliminados de plataformas, portales y redes sociales, inducidos por la NCIA, incluyen la limpieza 茅tnica ejecutada en el Donb谩s por parte de las fuerzas armadas ucranianas entre 2014 y 2021. Dicho genocidio 鈥搎ue tuvo como v铆ctimas prioritarias a los ruso-hablantes鈥 dej贸 como resultado alrededor de 15.000 v铆ctimas, entre ellos m谩s de 200 ni帽os, ni帽as y adolescentes.

Otro de los hechos suprimidos remite a la proscripci贸n en Ucrania, a partir de febrero de 2014, de once partidos pol铆ticos considerados enemigos de la nacionalidad, y el posterior procesamiento y detenci贸n de 34 legisladores pertenecientes a esos movimientos pol铆ticos excluidos del Parlamento. Esas persecuciones han sido impulsadas por una importante corriente de opini贸n neonazi 鈥揷on presencia relevante en el oeste ucraniano鈥 que exhibe una clara orientaci贸n rusof贸bica.

Dicha animadversi贸n 鈥揹e los ucranianos del oeste hacia los rusos鈥 tiene como antecedente m铆tico la creencia acendrada de ser los verdaderos descendientes de los vikingos, fundadores del Rus de Kiev en el siglo IX. Los nacionalistas que se sumaron a las tropas alemanas en 1941 coincid铆an con los nazis en su odio hacia los eslavos, considerados por los primeros como una raza inferior.

Esa es la orientaci贸n pol铆tica de quienes tomaron el poder en febrero de 2014 e iniciaron el hostigamiento de la poblaci贸n ruso-hablante, as铆 como un proceso de revisionismo respecto a los h茅roes y emblemas de lo que en la Federaci贸n Rusa se sigue denominando 芦gran guerra patria禄: se derribaron estatuas de los que enfrentaron a los nazis y en su lugar ubicaron bustos de quienes fueron sus colaboradores. Un genocidio del que se burlan: 驴por qu茅 Europa no ve a los nazis en Ucrania? - 05.03.2022, Sputnik Mundo

Ese nueva cultura nacionalista dio lugar a la proliferaci贸n de batallones paramilitares que reivindican como emblema identitario a Stepan Bandera, un oficial de las SS hitlerista, designado como h茅roe nacional por Ucrania en 2018. Bandera lider贸 en los a帽os 鈥30 y 鈥40 la Organizaci贸n de Nacionalistas Ucranianos, de la cual varios miembros fueron condenados por haber sido part铆cipes del genocidio de un mill贸n y medio de jud铆os, medio mill贸n de combatientes del Ej茅rcito Rojo y 120.000 gitanos.

Otro de los elementos que la NCIA ha solicitado o exigido silenciar es la difusi贸n de informaci贸n sobre los corredores humanitarios propuestos y garantizados por Rusia, emplazados en las zonas donde se desarrollan los combates. Desde el inicio de la operaci贸n militar decidida por Mosc煤, se han producido alrededor de 100 evacuaciones. Las 煤ltimas fueron efectivizadas en Berdiansk, Tokmak, Energodar y Zaporiyia. En las 煤ltimas dos semanas, han sido censurados y eliminados testimonios de los evacuados en todas las plataformas controladas o moment谩neamente asociadas a las actividades comunicacionales de la OTAN.

Relatos de guerra

Nueva sede de la OTAN en B茅lgica, inaugurada en 2018.

Estas operaciones destinadas a demonizar, silenciar y al mismo tiempo empoderar a la Ucrania otantista se inscriben en el espacio total de una guerra cognitiva basada en censuras, bloqueos tecnol贸gicos, difusi贸n segmentada por audiencias, informaciones falsas e impugnaci贸n de datos provenientes de fuentes imparciales, neutrales o rusas. En este marco, la comunicaci贸n de guerra supone una coacci贸n psicol贸gica que impide la comprensi贸n, que confunde, demoniza, deshistoriza y etiqueta como enemigo a quien no acepta el pensamiento 煤nico neoliberal.

Las operaciones de manipulaci贸n psicol贸gica buscan en forma denodada empoderar a uno de los actores en conflicto y, en forma simult谩nea, desacreditar al oponente. Se busca manipular de forma extorsiva a la opini贸n p煤blica mundial, caracterizando como inmorales o criminales a quienes intentan desentra帽ar las causas profundas de la guerra. Procura, en ese marco, movilizar la confianza, la empat铆a y la adhesi贸n en relaci贸n con uno de los antagonistas, y producir el aborrecimiento y el odio del restante.

Esta operaci贸n incluye la utilizaci贸n deliberada de mecanismos de sugesti贸n acordes a las estructuras de significaci贸n previas y reguladas por los aparatos medi谩ticos y las redes sociales. Para este objetivo fue recuperado el pasado actoral del Presidente ucraniano Volod铆mir Zelenski, famoso en su pa铆s 鈥揹esde el a帽o 2003鈥 como un conocido comediante. Su histrionismo fue considerado por la NCIA como una fortaleza decisiva comparada con la reserva y discreci贸n denotada por Vladimir Putin. La proliferaci贸n de videoconferencias en las que aparece el Presidente de Ucrania fue testeada previamente por la NCIRC y contin煤a siendo monitoreada por dicho Centro de Inteligencia.

La historiadora Margaret MacMillan se帽ala que la guerra incluye un teatro de escenificaciones destinado a confundir y manipular al enemigo y a empoderar a las tropas part铆cipes del conflicto. A partir del siglo XXI se busca incorporar a la opini贸n p煤blica global a todos los conflictos. Los Estados atlantistas, asociados a las empresas trasnacionales, especialmente a las corporaciones de plataforma, buscan introyectar enemigos prefijados y cosificados. Para que ese cometido sea eficaz, debe silenciarse cualquier atisbo de cr铆tica o de posiciones alternativas. La exclusi贸n de los medios Rusia TV y Sputnik 鈥揺n varios soportes virtuales y grilla de cables鈥 es una de las evidencias de esta maniobra.

En la actualidad existen 4.660 millones de usuarios activos de redes sociales a nivel global. Ese universo es penetrado diariamente por im谩genes, videos, relatos, testimonios e interpretaciones de lo que sucede en Ucrania. Son espectadores de bombardeos, heridos, lanzamientos de cohetes, vuelos rasantes y versiones b茅licas digitadas. La guerra y sus ex茅gesis sesgadas son transmitidas por celulares con estricto control de destinatario.

Los bombardeos de la OTAN de marzo y junio de 1999 鈥搇uego de los perpetrados en 1995 en el mismo territorio balc谩nico鈥 produjeron la muerte de 1.700 militares y 5.700 civiles. Esa decisi贸n de la OTAN gener贸 una inmediata metamorfosis en el esquema de defensa de la Federaci贸n Rusa. La decisi贸n unilateral de Washington de quebrar el derecho internacional gener贸 una inmediata r茅plica rusa: la publicaci贸n de su renovada Doctrina Militar. El documento fue debatido durante un lustro, pero fue modificado despu茅s de los acontecimientos en los Balcanes.

La Rep煤blica Federal de Yugoslavia 鈥揾ist贸rica aliada de Rusia鈥 fue atacada en dos oportunidades por la OTAN. En ambos casos, en 1995 y en 1999, Rusia impuso su derecho de veto en el Consejo de Seguridad, pero la Alianza decidi贸 violar la Carta fundacional de las Naciones Unidas, en forma unilateral, al no respetar el principio que inhib铆a acciones militares cuando algunos de los cinco integrantes permanentes del Consejo de Seguridad decid铆an su oposici贸n. En 2009, la ex fiscal del Tribunal Penal Internacional para la ex-Yugoslavia, Carla del Ponte,聽cuestion贸 la legalidad del ataque implementado por la OTAN y acept贸 que los cr铆menes cometidos por esa Alianza no pod铆an ser investigados dada la hegemon铆a global ostentada por Estados Unidos.

El 17 de diciembre de 1999 se hicieron p煤blicos 鈥揷omo admonici贸n鈥 algunos cap铆tulos dedicados a las consideraciones geopol铆ticas y a sus correspondientes orientaciones estrat茅gicas. Respecto al primer aspecto, se advert铆a que 鈥渓os intentos de ignorar los intereses de Rusia en el tratamiento de los principales problemas en las relaciones internacionales 鈥搃ncluyendo situaciones de conflicto鈥 pueden minar la seguridad y la estabilidad internacionales鈥.

Por su parte, las consideraciones t茅cnico-militares postulan un modelo denominado de 鈥渃aldera鈥, an谩logo al ejecutado en Stalingrado a partir de agosto de 1943: la alternancia de ataques e inacciones orientadas a desgastar al oponente mientras se le ofrece una v铆a de escape para acorralarlo en la fuga. La intermitencia y la secuencia discontinua se utilizan para desconcertar y desalentar al contendiente. Las acciones desarrolladas inicialmente en el oeste de Ucrania y la concentraci贸n en el puerto de Mariupol evidencian que se est谩n llevando a cabo, de forma pormenorizada, las indicaciones estipuladas en los documentos hechos p煤blicos en las 煤ltimas semanas del siglo pasado.

Sin embargo, lo que aparece como indudable es la huella del l铆mite impuesto por Putin. Esa demarcaci贸n tendr谩 Conferencia de Prensa Habitual Ofrecida 2 de abril de 2020 por Portavoz de Ministerio de Relaciones Exteriores Hua Chunyingconsecuencias decisivas en las pr贸ximas d茅cadas, m谩s all谩 de la eficacia de la guerra cognitiva desplegada por la OTAN. Hua Chunying, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de Beijing, se帽al贸 meses atr谩s que Washington era 鈥渆l culpable de las tensiones actuales que rodean a Ucrania (鈥) Cuando Estados Unidos impuls贸 la expansi贸n de la OTAN hasta las puertas de Rusia, y despleg贸 armas estrat茅gicas ofensivas (鈥) 驴pens贸 en las consecuencias que supon铆a empujar a un gran pa铆s contra la pared?鈥

Los periodistas presentes en la exposici贸n brindada por el vocero de la canciller铆a china recordaron, al finalizar la declaraci贸n, una frase de Leonardo Da Vinci: 鈥淟a amenaza es el arma del amenazado鈥.

 

*Soci贸logo, doctor en Ciencias Econ贸micas, analista senior del Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la).

Publicado en elcohetealaluna.com

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.