Jul 3 2022
161 lecturas

Pol铆tica

La OTAN y la militarizaci贸n global: la guerra con todos los que no forman parte de su entorno

La Organizaci贸n del Atl谩ntico Norte (OTAN), alianza militar que congrega a 28 Estados de Europa junto a Estados Unidos y Canad谩, realiz贸 su Cumbre en Madrid, en la que defini贸 a Rusia y a China como sus enemigos al tiempo que decret贸 el final de la etapa de la globalizaci贸n neoliberal. La militarizaci贸n de la producci贸n, la distribuci贸n, el comercio y la comunicaci贸n expresan la consolidaci贸n de dos bloques geopol铆ticos y una subsecuente reconfiguraci贸n de las relaciones internacionales.

El documento de la Cumbre, que finaliz贸 el 煤ltimo jueves, expresa el Nuevo Concepto Estrat茅gico de Madrid, basado en una cobertura planetaria. Entre 22 puntos se consigna la necesidad de enfrentar las 鈥渁menazas cibern茅ticas, espaciales, h铆bridas y asim茅tricas, y al uso malicioso de tecnolog铆as emergentes y disruptivas鈥. Tambi茅n se帽ala la necesidad de combatir las pr谩cticas comerciales de sus adversarios y/o enemigos, y define nuevas 谩reas de incumbencia como la energ铆a y las migraciones 鈥搃ncorporadas en el punto 6 del documento鈥 como dimensiones de tratamiento militar.

鈥淎bordaremos 鈥揺specifica la declaraci贸n firmada por los jefes de Estado鈥 de acuerdo con nuestro enfoque de 360 grados, en los dominios terrestre, a茅reo, mar铆timo, cibern茅tico y espacial, y contra todas las amenazas y desaf铆os鈥, apelando a una mayor 鈥渃ooperaci贸n civil-militar鈥, ampliando 鈥渓a asociaci贸n con la industria鈥 y reuniendo a 鈥渓os gobiernos, el sector privado y la academia para reforzar nuestra ventaja tecnol贸gica鈥.

Todas las esferas de la vida pasan a estar militarizadas en 鈥渙peraciones de alta intensidad y multidominio鈥. La referencia a los procesos migratorios, conceptualizados como una problem谩tica b茅lica, permite explicar los tr谩gicos sucesos acaecidos en San Antonio 鈥揹onde murieron asfixiadas 46 personas en un cami贸n con acoplado鈥 y la masacre de Melilla, donde fueron asesinados 37 africanos que buscaban escapar del hambre y la guerra.

La cumbre de Madrid extiende las concepciones planteadas en 2010, referidas a las 鈥渁menazas a la seguridad no relacionadas con conflictos armados鈥, as铆 como las relacionadas con la 鈥渓a seguridad energ茅tica, las cadenas mundiales de distribuci贸n comercial, los riesgos sanitarios o el cambio clim谩tico鈥. En ese registro, cualquiera de estas dimensiones deber谩 ser monitoreada desde una perspectiva b茅lica y deber谩 incluir potenciales sanciones y/o justificaciones de injerencia otantista.

Un paso m谩s cercano a la guerra h铆brida, consistente en el manejo de modalidades de conflictos, operaciones integradas y superpuestas: convencionales, irregulares, espaciales y virtuales, atravesadas por manipulaciones diplom谩ticas, medi谩ticas y judiciales, estructuradas sobre la base de operaciones de configuraci贸n cognitiva de las poblaciones.

Qu茅 requisitos deber谩n cumplir Suecia y Finlandia para sumarse a la OTAN?En Madrid se inici贸 el procedimiento estatutario dispuesto para el ingreso de otros dos miembros, Finlandia y Suecia, al tiempo que se suscribi贸 la instalaci贸n de una base militar en Polonia, donde residir谩 el cuartel general permanente para el quinto cuerpo de ej茅rcito de los Estados Unidos. Para convertirse en multidominio, la OTAN se propone 鈥揳dem谩s de orientarse hacia el Este, para cercar m谩s a Mosc煤 y a Beijing鈥 ampliarse hacia el Atl谩ntico Sur, instalando bases operativas en 脕frica, Am茅rica Latina y la Ant谩rtida. En una segunda fase, estipulan, buscar谩 la expansi贸n hacia el 脕rtico.

El objetivo estrat茅gico de la OTAN durante la guerra fr铆a se resum铆a en la contenci贸n, es decir dificultar la expansi贸n de la Uni贸n Sovi茅tica y el resto de los pa铆ses ubicados detr谩s de la que se denominaba 鈥渓a cortina de hierro鈥. Por el contrario, el objetivo actual de la Alianza Atl谩ntica, comunicado por su secretario general, el noruego Jens Stoltenberg, consiste en la b煤squeda por desarticular la soberan铆a de los pa铆ses considerados enemigos (la Federaci贸n Rusa) y/o adversarios (China, Venezuela e Ir谩n, entre otros).

Para lograr ese prop贸sito se requiere moldear el orden mundial de acuerdo con la visi贸n y los intereses de los tres ejes corporativos de dominaci贸n, definidos originalmente por Washington: las transnacionales, los centros financieros y el complejo militar-industrial, integrados por directores intercambiables que entran y salen por puertas giratorias. Esos tres colectivos, articulados, se constituyen en el centro de la propuesta atlantista de hegemon铆a global, que consideran actualmente desafiada por la entente sino-rusa.

La militarizaci贸n de la econom铆a, conceptualizada por el documento de la OTAN, gener贸 el incremento del precio de los fertilizantes y la energ铆a, provocando inflaci贸n y escasez alimentaria en el sur global. 鈥淐reo que quienes proponen estas decisiones tienen la ilusi贸n de que podr谩n intimidar a Rusia, contenerla de alguna manera. No tendr谩n 茅xito鈥, precis贸 el viceministro de Exteriores, Serguei Riabkov, el 煤ltimo mi茅rcoles.

La destrucci贸n de pa铆ses como Irak, Siria, Yemen, Somalia, Sudan y Libia es la expresi贸n de esa direccionalidad, en t茅rminos de desintegrar aquello que no puede ser moldeado: se tratar谩 de darle continuidad al desmembramiento de pa铆ses d铆scolos para transformarlos en Estados fallidos y lograr, de esa manera, controlar sus recursos e imposibilitar la vinculaci贸n con Rusia o China. La nueva etapa de la OTAN ampl铆a sus facultades, designando como objetivo a las redes de cooperaci贸n interestatal: buscar谩 entorpecer los v铆nculos y las l贸gicas de cooperaci贸n desplegadas por pa铆ses considerados enemigos o adversarios.

Como parte de esa tarea, se buscar谩 el desmembramiento de la Ruta de la Seda, con el objeto de disminuir la influencia de Beijing. Los primeros ensayos de esta orientaci贸n estrat茅gica, sin embargo, no han sido efectivos: las sanciones unilaterales (econ贸micas, comerciales y financieras) orientadas a debilitar a Mosc煤 se convertir谩n en el paradigma de esta nueva concepci贸n atlantista, destinada a orientar con perfil militarizado las dimensiones econ贸micas, sociales y culturales de las relaciones internacionales: 鈥淟a Rep煤blica Popular China 鈥搒e帽al贸 Stoltenberg el 煤ltimo mi茅rcoles鈥 desaf铆a nuestros intereses, seguridad y valores, y busca socavar el orden internacional basado en reglas (鈥) Hemos de tener en cuenta las consecuencias para nuestra seguridad cuando vemos que China (鈥) intenta el control de infraestructuras estrat茅gicas, por ejemplo el 5G, la red de telefon铆a de 煤ltima generaci贸n鈥.

Hegemon铆a de las armas

聽La respuesta de Beijing al documento de Madrid fue enunciada el 30 de junio por el portavoz de la delegaci贸n china ante la Uni贸n Europea: 鈥淟a OTAN a煤n contin煤a con su t谩ctica de crear enemigos y de fomentar la confrontaci贸n de bloques. Este nuevo concepto estrat茅gico ataca y difama maliciosamente a China. Daremos respuestas firmes y decididas a todo acto que socave nuestros intereses鈥.

La respuesta militar planteada por la OTAN contra China no parece ser el resultado de amenazas a la seguridad atl谩ntica. Es el resultado de su 茅xito en la productividad industrial y de servicios, la dedicaci贸n a la cooperaci贸n 鈥搒in injerencismo鈥, su capacidad para ampliar sus mercados y su creciente poder铆o econ贸mico, tecnol贸gico y cient铆fico. Seg煤n la perspicaz columnista del Washington Post, Katrina Vanden Heuvel, 鈥渓as nuevas armas y bases del Pent谩gono no sustituir谩n nuestra incapacidad [la de Estados Unidos] para invertir en investigaci贸n y desarrollo de vanguardia, en una infraestructura moderna y eficiente y en una pol铆tica comercial que sirva a los estadounidenses en lugar de a las corporaciones multinacionales鈥.

La OTAN est谩 integrada por 30 pa铆ses y diez socios. Adem谩s, Estados Unidos mantiene m谩s de 700 bases ubicadas en casi la mitad de los pa铆ses del mundo. En las tres 煤ltimas d茅cadas, el Pent谩gono ha llevado a cabo operaciones militares en 85 pa铆ses, con aval y asistencia del Mando Aliado de Transformaci贸n (SACT) 鈥揹ependiente de la Alianza Atl谩ntica鈥, dedicado a la capacitaci贸n y a la producci贸n de pensamiento estrat茅gico.

En la actualidad, el SACT cuenta con centros de investigaci贸n articulados con centros acad茅micos, think tanks y agencias de inteligencia en los cinco continentes. Actualmente hay 28 centros operativos, entre ellos el de ciberguerra en Estonia y el de comunicaciones estrat茅gicas en Letonia, ambos orientados a producir y manipular contenido y algoritmos.

Para garantizar el cumplimiento de las nuevas orientaciones atlantistas, la mayor铆a de los integrantes deber谩 incrementar su presupuesto, tal cual lo exig铆a Donald Trump a帽os atr谩s. En la actualidad solo una tercera parte de sus 30 miembros cumple con el compromiso de aportar el 2% de su producto interno bruto para la defensa. Por su parte, el Pent谩gono cuenta con un presupuesto m谩s alto que en tiempos de guerra fr铆a. El monto destinado por Washington al complejo militar-industrial es equivalente a la suma de los presupuestos militares combinados de los nueve pa铆ses con mayores gastos.

La aprobaci贸n de los abultados presupuestos militares por parte del Capitolio cuenta con la promoci贸n de 700 lobistas, encargados de persuadir a los miembros de las dos c谩maras del Congreso. Muchos de esos agentes 鈥揺ncargados de solventar las campa帽as electorales y de sobornar (legalmente) a legisladores鈥 son ex funcionarios de las Fuerzas Armadas. Dado que la pr谩ctica de convencer con aportes es legal en Washington, la Agencia de Responsabilidad Gubernamental llev贸 a cabo un relevamiento en el que identific贸 a 1.700 generales, almirantes y funcionarios ligados al Pent谩gono que, luego de abandonar sus cargos oficiales, pasaron a desempe帽arse en las 14 principales empresas contratistas de producci贸n de armas.

Estas empresas, junto al Departamento de Defensa, aportaron en conjunto 鈥揺n los 煤ltimos a帽os鈥 m谩s de 1.000 millones de d贸lares a los 50 centros acad茅micos m谩s prestigiosos de los Estados Unidos. Como contraparte, la iniciativa Belt and Road promovida por Beijing 鈥搊rientada a la cooperaci贸n en el desarrollo de infraestructuras鈥 supone el 10% del presupuesto del Pent谩gono.

Disimular derrotas

Pese a tama帽a inversi贸n militar y a las sanciones unilaterales dispuestas contra Rusia, los mandatarios reunidos en Espa帽a buscaron disimular el fracaso estrepitoso de las medidas tomadas: desde que se inici贸 el intervenci贸n militar en Ucrania, las exportaciones de gas y petr贸leo de Mosc煤 se han elevado, el incremento de los precios internacionales de los fertilizantes y la energ铆a le ha permitido acrecentar los ingresos, se ha extendido la sustituci贸n de importaciones (de los productos de aquellas transnacionales que han abandonado el pa铆s) y el rublo se ha valorizado.

Fue quiz谩s el Presidente Emmanuel Macron quien advirti贸 recientemente 鈥揹urante una visita a Kiev el 16 de junio鈥 que Europa no podr谩 separarse nunca de Rusia: 鈥淣osotros, los europeos, compartimos un continente, y la geograf铆a es obstinada: resulta que al final, Rusia sigue ah铆鈥. Lo que no dijo, adem谩s, es que Mosc煤 no podr谩 ser derrotada militarmente: es la primera potencia mundial en aparatolog铆a b茅lica nuclear.

El marco presentado por la OTAN supone una indudable advertencia para Am茅rica Latina y, espec铆ficamente, para los BRICS. El martes, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, inform贸 en una conferencia de prensa en Asjabad, capital de Turkmenist谩n, que 鈥渢anto la Argentina como Ir谩n son candidatos dignos y respetables (鈥) Lo m谩s importante es que el proceso preliminar ha arrancado鈥. Por su parte, Mar铆a Zaj谩rova, portavoz del mismo ministerio, anunci贸 que ambos pa铆ses presentaron oficialmente sus solicitudes de ingreso.

En el mismo periodo de tiempo, Boris Johnson, premier brit谩nico, se neg贸 a entablar negociaciones sobre las Islas Malvinas y acus贸 de machista a Vladimir Putin, afirmando que la intervenci贸n militar en Ucrania se correspond铆a con una 鈥渕asculinidad t贸xica鈥. El jefe de la Federaci贸n Rusa le record贸 que fue Margaret Thatcher quien invadi贸 las Islas del Atl谩ntico Sur, a miles de kil贸metros de Londres.

El pr贸ximo a帽o ser谩 el bicentenario de la Doctrina Monroe, verdadero antecedente de las f贸rmulas empleadas por la OTAN: pocos a帽os despu茅s, el 5 de agosto de 1829, Sim贸n Bol铆var redact贸 una carta dirigida al coronel Patricio Campbell con una reflexi贸n prof茅tica: 鈥淟os Estados Unidos parecen destinados por la Providencia a plagar la Am茅rica de miserias, en nombre de la libertad鈥. Lo que no pudo advertir el caraque帽o es que no ser铆a 煤nicamente Am茅rica la v铆ctima de esa plaga.

*Soci贸logo, doctor en Ciencias Econ贸micas, analista senior del Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.