Mar 2 2022
280 lecturas

Pol铆tica

La paz en Colombia se escribe con P de Pacto y de Petro

Se avecinan en Colombia elecciones legislativas y consultas interpartidistas para que las distintas coaliciones elijan a sus candidatos/as para la compulsa presidencial de mayo pr贸ximo. La decisi贸n popular revestir谩 en esta ocasi贸n un inter茅s clave. Por un lado, las penurias sociales han alcanzado una cota dram谩tica, llevando las pol铆ticas del actual gobierno a m谩s del 40% de los colombianos a la pobreza y a un gran sector poblacional a la inseguridad alimentaria, al desempleo, a la precarizaci贸n laboral y a la indigencia.

Por otra parte, el asesinato de l铆deres, lideresas sociales y ex combatientes desmovilizados, la migraci贸n forzosa, la corrupci贸n, las desigualdades y la falta de pacificaci贸n real del pa铆s, a lo que se ha sumado una p茅sima gesti贸n sanitaria de la pandemia, abonan un malestar que presagia de manera fundada, que el pueblo podr铆a dirigir su esperanza a opciones de real transformaci贸n pol铆tica.

A la ocasi贸n propicia se a帽ade que las izquierdas y buena parte del progresismo han sabido salir de la fragmentaci贸n y ofrecen una propuesta unificada a trav茅s del Pacto Hist贸rico. Propuesta que, de resultar con el mayor caudal de votos en los comicios parlamentarios del 13 de Marzo, sin duda recibir谩 el apoyo de todos los sectores sociales interesados en un cambio de rumbo para esta sufrida naci贸n.

Con C de conservaci贸n

Es predecible que la estrategia del poder concentrado sea dividir la base de sustentaci贸n y la unidad alcanzada por el Pacto Hist贸rico en apoyo a un proyecto transformador.

Esto significa, de cara a las elecciones parlamentarias de marzo y ante la imposibilidad de obtener mayor铆as propias, fragmentar la composici贸n de las c谩maras legislativas para bloquear medidas de fondo y obligar al gobierno progresista, en el caso de resultar electo, a efectuar concesiones.

En relaci贸n a las presidenciales, impedir el triunfo del Pacto Hist贸rico en primera vuelta y posicionar a uno u otro contendor como alternativa 鈥渄emocr谩tica鈥 a un supuesto 鈥渃aos鈥.

脫scar Iv谩n Zuluaga explica las razones de no irse con Equipo por Colombia - Partidos Pol铆ticos - Pol铆tica - ELTIEMPO.COMEl candidato del uribismo, Iv谩n Zuluaga, ex ministro consejero y de Hacienda de 脕lvaro Uribe, est谩 muy lejos de ofrecer garant铆as de 茅xito para la elite econ贸mica. Su performance en las encuestas no llega al 10%.

La derecha expl铆cita est谩 representada en el Equipo por Colombia, coalici贸n que cosecha actualmente alrededor de un 15%, menos de la mitad del Pacto Hist贸rico, pero que podr铆a subir algo de concretarse una alianza de derechas con el Centro Democr谩tico de Uribe y Zuluaga.

Mientras que el empresario de la construcci贸n Rafael Hern谩ndez (76 a帽os) avanza como el m谩s votado de los independientes, enarbolando el viejo discurso de la anticorrupci贸n, la Coalici贸n Centro Esperanza, obtendr铆a de momento un respaldo cercano al 13%, seg煤n la 煤ltima encuesta CELAG.

Es de esperar que recrudezca la campa帽a sucia, basada en el miedo y la difamaci贸n contra el Pacto Hist贸rico y en particular contra su principal candidato, Gustavo Petro, quien es se帽alado como seguro ganador en la interna de su frente y primero en todas las encuestas para las presidenciales. VOTA por GUSTAVO PETRO Presidente | Renovaci贸n Magisterial

Como es l贸gico, luego de tanta traici贸n electorera y decepci贸n popular por las pr谩cticas pol铆ticas de las c煤pulas, el n煤mero de aquellos que van a abstenerse, votar en blanco o a煤n no han decidido su voto, es y ser谩 alto, impidiendo una certera predicci贸n final.

Pueblo con P de paro, de progresismo y de Petro

Alentado por el intenso proceso de movilizaci贸n social que inclin贸 la balanza a favor de la paz, teniendo como hito central la consecuci贸n de los Acuerdos firmados por el gobierno de Juan Manuel Santos con las FARC en 2016, el pueblo colombiano continu贸 haci茅ndose o铆r en las calles.

En una聽investigaci贸n聽realizada por el Centro de Investigaci贸n y Educaci贸n Popular聽(Cinep), se se帽ala que los principales motivos de las numerosas luchas sociales entre 2016 y 2019 han sido las reivindicaciones por mejores servicios sociales, el reclamo por pactos incumplidos, por derechos y con consignas espec铆ficamente pol铆ticas.

Esta oleada confluy贸 sin duda en el Paro Nacional de 2019, en el que el pueblo colombiano reaccion贸 masivamente al paquete neoliberal de reformas laborales, tributarias y del聽r茅gimen pensional y de seguridad social del gobierno de Duque, pero que incluy贸 tambi茅n otras demandas como la efectiva implementaci贸n del Acuerdo de Paz y mecanismos para garantizar la vida, el cumplimiento de acuerdos anteriores con sectores del movimiento social, 茅tnico y comunitario y demandas ciudadanas relacionadas con la situaci贸n de las mujeres, los j贸venes y el cuidado medioambiental.

Un reciente logro de esta marea transformadora es sin duda la aprobaci贸n de la ley que permite el aborto, proceso social y pol铆tico que, de no mediar fraude o estratagemas de m谩xima por parte de la derecha, deber铆a desembocar, tal como en el caso de Chile, en un triunfo de las fuerzas progresistas.

Gustavo Petro, el candidato alrededor del cual se centrar谩 la contienda electoral, actual senador y ex alcalde de Bogot谩, cuenta con el precedente de haber concentrado en la segunda vuelta de 2018 un n煤mero superior a los 8 millones de votos.

A los 17 a帽os comenz贸 a militar en el Movimiento 19 de Abril (M-19), guerrilla que surgi贸 en el marco del fraudulento triunfo del candidato conservador Misael Pastrana Borrero聽聽durante el 煤ltimo cuatrienio del Frente Nacional. Este pacto entre liberales y conservadores que tuvo vigencia entre 1958 y 1974 fue la estrategia urdida para proscribir opciones de cambio, en particular a los partidos de izquierda y al nacionalismo popular del general Rojas Pinilla, de orientaci贸n ideol贸gica similar a Per贸n y Getulio Vargas.聽 HACER Latin American News | #Colombia Elecciones: Gustavo Petro, el M19 que aspira a quedarse con el poder - HACER Latin American News

Petro fue participante activo del proceso de Paz entre el M-19 y el gobierno del liberal Virgilio Barco, proceso que posteriormente fue sellado por la redacci贸n de una Nueva Constituci贸n Pol铆tica, redactada por una Asamblea Constituyente en 1991 y ratificada por el 86% de los votos.

Estos antecedentes indican a las claras las pautas en las que podr铆a abrevar un per铆odo de gobierno encabezado por Petro. Por una parte, la vocaci贸n inequ铆voca de cumplimentar los Acuerdos de Paz de 2016, adem谩s de dialogar con las facciones armadas activas para lograr una desmovilizaci贸n justa con inclusi贸n pol铆tica. Por otra, el restablecimiento de garant铆as democr谩ticas para un sistema pol铆tico socavado por la corrupci贸n, el nepotismo, la colusi贸n de poderes del Estado, la represi贸n, el narcotr谩fico, la concentraci贸n latifundista y financiera y la sombra omnipresente del 谩guila estadounidense carcomiendo todo intento de real soberan铆a nacional.

Finalmente es de esperar que Petro, en virtud de sus ra铆ces ideol贸gicas, d茅 un impulso a los derechos sociales, presentando fuertes afinidades con la senda emprendida por gobiernos nacional-populares como el de N茅stor Kirchner o Cristina Fern谩ndez en Argentina.

Con C de concentraci贸n y conflicto

El origen del conflicto colombiano es la concentraci贸n sin l铆mites de la riqueza junto a la apropiaci贸n del poder pol铆tico por parte de las oligarqu铆as, impidiendo cualquier opci贸n que posibilite la mejora de las condiciones de vida de los sectores despojados.

Tal como lo se帽al谩ramos en el libro 鈥淢emorias del Futuro鈥: 鈥Colombia ha sido desde su independencia como pa铆s un territorio de una enorme violencia f铆sica, econ贸mica y psicol贸gica. Asolado por un estado de guerra civil casi permanente, los terratenientes 鈥揹escendientes de los exploradores-explotadores espa帽oles de la 茅poca colonial鈥撀犅燼sumen las caracter铆sticas de se帽ores feudales, formando milicias paramilitares para defender su propiedad o conquistar la ajena.聽

La formalidad pol铆tica sirvi贸 a esos latifundios llegando al sistema de 鈥渂ipartido 煤nico鈥 conservador-liberal, en ocasiones fuertemente enfrentados, pero siempre unidos cuando de excluir a otros se trat贸, sobre todo a los que pusieran en peligro ese estado de cosas. As铆, en los a帽os 50鈥, luego del asesinato del l铆der progresista Gait谩n y despu茅s de la dictadura nacional-reformista de Rojas Pinilla, el 鈥渂ipartido 煤nico鈥 toma las riendas que ya no soltar铆a hasta nuestra 茅poca鈥.[1]

Esta nefasta alianza de intereses se cristalizar铆a adem谩s en la generaci贸n de un relato medi谩tico hegem贸nico apoyado en un sistema de medios de una聽concentraci贸n聽absoluta. Sus contenidos son compuestos, como es habitual en este tipo de veh铆culos de propaganda y consumo, por la distracci贸n fr铆vola junto a la promoci贸n descarada de alternativas pol铆ticas conservadoras.

Los tres propietarios de los principales conglomerados medi谩ticos del pa铆s son, seg煤n la revista Forbes, los tres hombres m谩s ricos del pa铆s. En el primer caso,聽Luis Carlos Sarmiento, due帽o de Empresas de Sarmiento 脕ngulo, Ardila L眉lle, Santo Domingo y Gilinski recibieron subsidios del Gobiernoalrededor de 27 medios de comunicaci贸n y m谩s de 6 grupos financieros. En segundo lugar, el magnate聽Carlos Ardila L眉le, due帽o de siete medios de comunicaci贸n y de m谩s de 10 organizaciones empresariales. En cuanto al tercero, el empresario聽Santo Domingo, propietario de 4 medios de comunicaci贸n y 5 empresas.

驴Puede alguien dudar de la inmensa ofensiva medi谩tica que desatar谩n contra Gustavo Petro o las 鈥渓铆neas rojas鈥 con las que intentar谩n limitar la aspiraci贸n popular de transformaci贸n que encarna?

Paz verdadera o Pax americana

Colombia es el principal receptor regional de fondos del gobierno estadounidense. En 2020, esa 鈥渁sistencia鈥 alcanz贸 los 813 millones de d贸lares,[2]聽canalizados mayoritariamente en programas del Departamento de Estado y la USAID y en menor medida por el Departamento de Defensa. La naci贸n suramericana ha ostentado de manera casi permanente en los 煤ltimos 20 a帽os esta聽pole position[3]que, obviamente, no es fortuita ni desinteresada.

En palabras del reciente informe 鈥淯n plan para la recuperaci贸n de Colombia del Covid y por qu茅 interesa a los Estados Unidos鈥, producido por el Atlantic Council[4]: 鈥Hist贸ricamente, Colombia ha sido un aliado indispensable, que ha servido de ancla para las relaciones de Estados Unidos en Am茅rica Latina y el Caribe (ALC) y ha colaborado con Estados Unidos para atender las necesidades regionales y globales.

Son innumerables, desde la fundaci贸n misma de la OEA como brazo de injerencia de EU en Am茅rica Latina y el Caribe en 1948 en Bogot谩, los servicios prestados por Colombia a la estrategia pol铆tica de la potencia del Norte.

Entre los m谩s recientes, baste citar la enfermiza obsesi贸n de obrar como punta de lanza del asedio al gobierno de Nicol谩s Maduro, participar en maniobras militares conjuntas, recibir la frecuente visita de jefes (ahora jefa) del Comando Sur o actuar desde 2017 con el estatus de socio global como cabeza de playa para el desembarco en Latinoam茅rica de la Organizaci贸n del Tratado del Atl谩ntico Norte (OTAN).

Desde ese rol tan ofensivo como peligroso de ser el 煤nico estado latinoamericano asociado, el actual mandatario colombiano visit贸 el 14 de Febrero el cuartel general de la organizaci贸n b茅lica, reuni茅ndose con su secretario general Jens Stoltenberg. De all铆 que a nadie sorprendi贸 cuando pocos d铆as despu茅s, al comenzar las acciones armadas de Rusia en territorio ucraniano, Duque manifestara que Colombia va a acompa帽ar 鈥渢odas las sanciones que amerita esta situaci贸n que busca alterar la paz mundial鈥︹.

Por esta ubicaci贸n servil del pa铆s a los designios de la pol铆tica exterior estadounidense, es que en la p谩gina 5 del聽informe聽citado, puede leerse la preocupaci贸n de la Task Force Colombia (as铆 figura la autor铆a) del Consejo atlantista: 鈥la actual polarizaci贸n pol铆tica y social, alimentada por las protestas, podr铆a conducir a una ca铆da precipitada de la confianza en las instituciones democr谩ticas. Esto, junto con el creciente antagonismo evidenciado entre sectores de la poblaci贸n civil y el gobierno, tendr谩 efectos duraderos con implicaciones importantes para las pr贸ximas elecciones presidenciales de Colombia en 2022鈥. Es decir, la ca铆da del gobierno derechista, de sumisi贸n total a Washington.

En el actual contexto geopol铆tico de polarizaci贸n entre un imperio decadente y el avance de nuevas potencias emergentes en el Oriente y dada la relaci贸n simbi贸tica y dependiente de la pol铆tica exterior de Colombia con los Estados Unidos, la gran pregunta que cabe hacerse es si un eventual gobierno de Petro podr谩 desalinearse, en qu茅 grado y de qu茅 manera.

Tal actitud, deseable, acaso dif铆cil pero en absoluto descabellada, har铆a que Colombia pudiera engrosar el eje M茅xico-Argentina, al que probablemente se sume tambi茅n Chile, fortalecer铆a a la CELAC como principal foro de concertaci贸n en Am茅rica Latina y el Caribe, ayudar铆a a disminuir la injerencia y a aumentar la integraci贸n y la autodeterminaci贸n de la regi贸n. Este tipo de postura colaborar铆a con la premisa de Zona de Paz alcanzada en 2014 en el marco de la II Cumbre de la CELAC en La Habana.

Esa posibilidad es, sin duda, una excelente raz贸n para que as铆 sea.

Notas

[1]聽Tolcachier, J. Memorias del Futuro. Virtual Ediciones. (2008) Santiago de Chile. Chile[2]聽Fuente:聽https://foreignassistance.gov/cd/colombia/

[3]聽Salvo en 2011 y en 2016, en los que el principal receptor fue Hait铆 y en 2013, donde Colombia ranque贸 detr谩s de M茅xico.

[4]聽El Atlantic Council, fundado en 1961 en el marco de la Guerra Fr铆a, es un think tank promotor de las pol铆ticas expansionistas estadounidenses, que cuenta entre sus directores a dos ex secretarios de Estado: Henry Kissinger y Thomas Pickering. Ver nota en P谩gina 12 鈥淯n think tank de estrechos lazos con la OTAN鈥

(*) Investigador en el Centro Mundial de Estudios Humanistas y comunicador en la agencia internacional de noticias con enfoque de Paz y No Violencia Pressenza. Colaborador del Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.