Nov 25 2022
82 lecturas

Sociedad

La violencia econ贸mica contra las mujeres

La violencia contra la mujer es una derivada del sistema patriarcal que subordina de forma estructural a la mujer y que presenta multitud de dimensiones, siendo la econ贸mica una de ellas.

El 25 de noviembre se celebra el d铆a Internacional de la Eliminaci贸n de la Violencia contra la Mujer. Una de las diversas violencias que sufrimos las mujeres es la violencia econ贸mica. Es cierto que otros colectivos, como j贸venes o personas con edad avanzada, sufren tambi茅n este tipo de violencia, pero como en otros muchos 谩mbitos, el hecho de ser mujer agrava y crea violencias espec铆ficas. Hay que tener en cuenta que la violencia contra la mujer es una derivada del sistema patriarcal que subordina de forma estructural a la mujer y que presenta multitud de dimensiones, siendo la econ贸mica una de ellas.

Dentro del 谩mbito de la pareja, por ejemplo, aparecen violencias relacionadas con el hecho de controlar los gastos y la gesti贸n financiera de las mujeres, usurpaci贸n de su identidad, limitaci贸n del acceso a la informaci贸n de las finanzas familiares o control de su desarrollo profesional. Esta violencia se produce tambi茅n cuando se esconden los bienes patrimoniales o se utiliza el dinero para Estas son las se帽ales de que sufres violencia econ贸mica en tu relaci贸n - Diario Digital Femeninoobligar a la mujer a mantener la relaci贸n con su maltratador. Este tipo de violencias pueden seguir despu茅s de la ruptura con el agresor, mediante el impago de la pensi贸n de alimentos a los hijos e hijas o la dilataci贸n de los procesos judiciales.

La acreditaci贸n de esta violencia econ贸mica es dif铆cil ya que no existe, como ante una violencia f铆sica o psicol贸gica, un certificado m茅dico o un dictamen pericial que la certifique. Sin embargo, es m谩s frecuente y con unas consecuencias m谩s graves de lo que parece. Compromete la dignidad de la mujer. En sentencia del a帽o pasado ya se fundamentaba de forma razonada la necesidad de modificaci贸n del C贸digo penal en materia de violencia econ贸mica, pidiendo la tipificaci贸n de la violencia econ贸mica como un tipo de violencia machista de acuerdo al Convenio de Estambul.

La acreditaci贸n de esta violencia econ贸mica es dif铆cil ya que no existe, como ante una violencia f铆sica o psicol贸gica, un certificado m茅dico o un dictamen pericial que la certifique.

Evidenciar y se帽alar las distintas violencias contra la mujer es un punto de partida, pero si no se trabaja y se regulan soluciones, no se puede avanzar en la consecuci贸n de una sociedad igualitaria y justa para todos sus miembros. Es necesaria una protecci贸n real. Se necesitan plazas de acogimiento urgente y alojamiento temporal que permitan un mejor acompa帽amiento psicol贸gico de estas mujeres, personal especializado que ayude con temas administrativos y su inserci贸n en el mercado laboral. La educaci贸n y sensibilizaci贸n a profesionales de la judicatura, colegios de notarios, bancos, empresarios, es un trabajo b谩sico para avanzar.

Qu茅 es la violencia econ贸mica y por qu茅 afecta m谩s a adultas mayores | BAE NegociosSu compromiso para actuar con sensibilidad ante estas violencias, en aspectos tan sencillos como el pago de salarios o dinero procedente de venta de inmuebles en la cuenta personal de las mujeres que sufren estas violencias o permitir la adopci贸n de medidas de protecci贸n financiera para ellas, es imprescindible. Tambi茅n la administraci贸n tiene su papel. Recordar que la primera sentencia en el Estado espa帽ol en la que se obliga a la impartici贸n de justicia con perspectiva de g茅nero, es una resoluci贸n relativa a una v铆ctima de violencia de g茅nero a la que se le hab铆a denegado la pensi贸n de viudedad. Se puede hablar tambi茅n de una violencia institucional contra la mujer.

Pero la violencia econ贸mica no s贸lo se percibe en el 谩mbito de la pareja, se extiende a otras esferas de la sociedad. En el 谩mbito laboral, la discriminaci贸n salarial constituye una agresi贸n continua a la vida de las mujeres y a su econom铆a. Se distingue una discriminaci贸n salarial a priori, por la existencia de factores que condicionan el acceso al mercado laboral en las mismas condiciones que los hombres y una discirimaci贸n salarial a posteriori, cuando la mujer ya ha accedido a ese mercado laboral. Se infravalora el trabajo realizado por las mujeres tanto econ贸mica como socialmente. Baste s贸lo con un ejemplo de los muchos que se pueden referir; con datos del INE para 2019 el salario medio bruto era de 21.682,02 Euros para una mujer frente a los 26.934,38 Euros para un hombre. Otra vez aqu铆 se compromete la dignidad de la mujer.

Discriminaci贸n salarial por sexo : Una mirada desde el Derecho laboral y la perspectiva de g茅nero. - P贸lemosLa discriminaci贸n salarial es una realidad dificil de solucionar y que interpela a todos los sujetos sociales a una aut茅ntica actitud de cambio. Bajo la apariencia de neutralidad, se producen perjuicios en las percepciones salariales de las trabajadoras cuyas consecuencias se dan tanto a lo largo de la vida activa como al alcanzar la jubilaci贸n.

Es cierto que la discriminaci贸n directa ha quedado superada. Est谩 ampliamente aceptado que a mismo trabajo, mismo salario. Sin embargo, la discriminaci贸n indirecta no se ha vencido. Cuando los trabajos son diferentes pero tienen el mismo valor, la retribuci贸n de quienes los desempe帽en debe ser la misma, sin considerar las diferencias de g茅nero. Pero en la valoraci贸n de los puestos de trabajo persisten los prejuicios a la hora de decidir y valorar los factores a tomar en consideraci贸n. El registro obligatorio de salarios y auditor铆as salariales, as铆 como los criterios a valorar en los sistemas de clasificaci贸n de los puestos de trabajo, que vienen regulados desde el a帽o 2021, son una herramienta聽 disuasoria de esta descriminaci贸n retributiva.

La sociedad capitalista no s贸lo infravalora el trabajo remunerado que realiza la mujer, todo el trabajo de cuidados y reproductivo parece tener valor cero en nuestra sociedad. Este trabajo, impuesto a las mujeres, ha sido invisibilizado en el estudio de la realidad de tal manera que ni tan siquiera tenemos claro c贸mo podr铆amos incorporar su valor en el PIB nacional.

Qu茅 es la brecha salarial? Lo que cuenta, y lo que no cuenta, de la discriminaci贸n | Econom铆a | EL PA脥SEl diagn贸stico de la realidad es un primer paso, pero desde nuestras organizaciones nos preguntamos muchas veces si es posible ir m谩s all谩. Podemos caer en el fatalismo. Parece existir una fuerza superior que conecta unos problemas con otros haci茅ndolos irresolubles. No podemos dar soluci贸n a un problema sin que aparezca otro que hay que solucionar antes. Sin embargo, ese desaliento, esa frustraci贸n, no es buena para la transformaci贸n social.

Nuestra realidad es compleja, enredada en m煤ltiples crisis que se superponen unas a otras, pero si no anteponemos la vida a la l贸gica heteropatriarcal, capitalista y colonial que rige en la actualidad, no podremos avanzar en el desarrollo de una sociedad m谩s pr贸spera para todos y todas. No basta con denunciar y hacer visibles estas violencias, tenemos que propiciar espacios y procesos participativos de hombres y mujeres, donde se fomente el di谩logo positivo para lograr resolver las desigualdades. Educar para la transformaci贸n social, para transitar a otro modelo menos violento, es una forma de generar los cambios que buscamos.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.