Jul 17 2017
1263 lecturas

Economía

Las Agencias (calificadoras de riesgo) se divierten en Chile

Alarma en los mercados financieros:¬†S&P rebaja calificaci√≥n de riesgo para Chile por primera vez en 25 a√Īos. ¬ŅD√≥nde vamos a ir a parar? ¬ŅEs grave doctor? ¬ŅTiene cura? Remedio digo, visto que la calidad de cl√©rigo es terminal‚Ķ Eso depende. ¬ŅDe qu√©? De la idea que te hagas de las Agencias de Calificaci√≥n de Riesgo y de su ciencia infusa. Para comenzar, ¬Ņsabes qu√© es una Agencia de Calificaci√≥n de Riesgo? ¬ŅNo? Ya la liamos.

All√° por el siglo XIII las t√©cnicas de la incipiente ‚Äúcomunidad financiera‚ÄĚ ya hab√≠an adquirido un pronunciado color a tinta china. La Iglesia Cat√≥lica fue, al menos parcialmente, responsable de la opacidad que cubri√≥ la actividad de los bancos: la Iglesia condenaba el pr√©stamo con intereses, o sea el cr√©dito especulativo. El Concilio de Latran (1179) reforz√≥ las sanciones can√≥nicas contra los usureros laicos. El Concilio de Viena (1311) declar√≥ her√©tico a todo aquel que negase que la usura es un pecado. En esos a√Īos, un ‚Äėher√©tico‚Äô era un tipo que dif√≠cilmente llegaba a la tercera edad.

La Inquisici√≥n solo ten√≠a que elegir el m√©todo de tortura y el modo de cocci√≥n, visto que al her√©tico pod√≠an asarlo a la parrilla, fre√≠rlo en aceite o hervirlo en agua clara. Esta √ļltima pr√°ctica conoci√≥ una divertida variante: o bien te echaban al agua fr√≠a que, con la hoguera abajo, se calentaba gradualmente hasta hervir, o bien te zambull√≠an en la marmita con el agua ya hirviendo. Para los cristianos del siglo XIII hervir al pr√≥jimo estaba lejos de ser una novedad. Si bien mis fuentes no precisan si se tomaban la sopa, se√Īalan sin embargo que Constantino, emperador romano convertido al cristianismo (siglo IV), hizo hervir a Fausta Flavia M√°xima, su se√Īora esposa (327), por haberle mentido con relaci√≥n a una supuesta agresi√≥n sexual de la parte de su hijo Crispus. El emperador, que solo apreciaba los cuernos que adornaban los cascos de los guerreros galos, hizo matar a su propio hijo, antes de descubrir el enga√Īo de Fausta y transformarla en un sustancioso consom√©.

Junto con fundar el c√©saropapismo y convocar el c√©lebre Concilio de Nicea (325), Constantino emiti√≥ una moneda destinada a inaugurar las profec√≠as auto-cumplidas que les gustan a los economistas: la llam√≥ el¬†solidus‚Ķ Adem√°s de crear una ciudad que llev√≥ su nombre ‚ÄďConstantinopla‚Äď y que hoy conocemos como Estambul, capital de Turqu√≠a, sus reformas facilitaron el desarrollo del cristianismo a tal punto que fue canonizado por la Iglesia ortodoxa. En esa √©poca el cristianismo era singularmente comprensivo ante el filicidio y el uxoricidio.

En fin, solo quer√≠a contarte que la usura¬†mixtifori¬†era castigada por la justicia laica como un delito, y por la autoridad eclesi√°stica como un pecado. Hubo tiempos felices un milenio despu√©s de la expulsi√≥n del para√≠so. Aunque no lo creas, la proscripci√≥n de los pr√©stamos con intereses fue levantada solo en 1830, y declarada l√≠cita apenas en el a√Īo 1917.

Para cobrar intereses y evitar convertirse en caldo, los banqueros medioevales los disimularon en la complejidad de las operaciones de cambio, utilizando h√°biles f√≥rmulas contables y una amplia serie de artificios: ventas virtuales, testaferros, palos blancos, costos de bienes hipotecados y la cl√°sica ‚Äėcaballer√≠a‚Äô, que no es sino una ‚Äėbicicleta‚Äô en la que nuevos cr√©ditos sirven para pagar cr√©ditos anteriores. No obstante, el truco m√°s utilizado consist√≠a en inscribir en las cuentas una suma a rembolsar, ya inflada con los correspondientes intereses, equivalente al monto supuestamente prestado. ¬ŅLas tasas? En el a√Īo 1311 Philippe le Bel intent√≥ limitarlas a un denario por libra, lo que equivale a un 20% anual, pero su incompetencia monetaria hizo que en el a√Īo 1360 los intereses llegasen a 4 denarios, o sea una tasa anual del 80%. Ya ves, nada nuevo bajo el sol.

La amenaza de la Inquisici√≥n incit√≥ los mercados financieros a una sana opacidad que para despistar llamaron ‚Äútransparencia‚ÄĚ. De ah√≠ en adelante, y hasta el d√≠a de hoy, saber donde y cuando invertir, en qu√© y cuanto, se transform√≥ en tarea de ‚Äúexpertos‚ÄĚ. Las Agencias de Calificaci√≥n de Riesgo nacieron para iluminar tus decisiones financieras a cambio de una modesta remuneraci√≥n.

Pongamos que Alsacia, concesionario del Transantiago, necesita capitales. Para obtenerlos se dirige al mercado de capitales de New York, y le paga a una Agencia para que √©sta califique el riesgo que representa poner a su disposici√≥n los capitales que necesita. Moody‚Äôs, ‚Äďen este caso se trata de Moody‚Äôs‚Äď, le cuenta a los inversionistas que la buena nota adjudicada a Alsacia reposa¬†‚Äúen el bien desarrollado y ya maduro esquema de concesiones en Chile, y en la fortaleza del garante, que es el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones (MTT) del Gobierno de Chile‚Ä̬†(Moody‚Äôs, 07 feb. 2011). A Rodrigo Vald√©s le encantar√° enterarse‚Ķ

Gracias a lo cual, Alsacia levantó US$ 464 millones en menos tiempo del que tardo en contarlo. Si Moody’s hubiese otorgado una calificación mala o mediocre, Alsacia solo tenía que atravesar la calle para ver a S&P o a Fitch que, a cambio de la remuneración exigida, le hubiesen dado la buena calificación necesaria: en ese momento Alsacia no tenía ni uno y existía (y existe) solo gracias a su concesión en el Transantiago.

Luego de algunos problemillas menores, el 03 de marzo del 2014, Moody‚Äôs emiti√≥ una nueva evaluaci√≥n de riesgo de Alsacia, modificando su nota a ‚Äúestable‚ÄĚ. ¬ŅLas razones?¬†‚ÄúLa confirmaci√≥n de la nota refleja a) el pago integral y puntual de la cuota del mes de febrero b) su reciente estabilizaci√≥n y la esperada mejora de sus resultados financieros gracias a las modificaciones a su contrato de concesi√≥n c) menores riesgos de default (morosidad) de acuerdo a nuestro escenario para los seis a doce meses a venir‚Ä̬†(Moody‚Äôs, 03 de marzo de 2014).

El 18 de agosto del 2014, ‚Äďcinco meses despu√©s‚Äď, Alsacia hizo p√ļblica su incapacidad para servir las cuotas del cr√©dito obtenido:¬†‚Äú‚Ķ cumplo con informar a Ud. que Alsacia ha decidido, con esta fecha, no efectuar el pago de la cuota del bono con vencimiento al d√≠a de hoy‚ÄĚ. En otras palabras, se declar√≥ en¬†default. Este bello ejemplo muestra la seriedad de las calificaciones de riesgo emitidas por las Agencias que viven de eso. No es el √ļnico.

El viernes 12 de julio del a√Īo 2013, la Agencia Fitch le retir√≥ a Francia la calificaci√≥n AAA, tambi√©n llamada triple A, y la rebaj√≥ a AA+. ¬ŅPorqu√©? En raz√≥n de¬†‚Äúsu elevado nivel de deuda p√ļblica‚Ä̬†que alcanzar√≠a, seg√ļn Fitch, el 96% del PIB a fines del a√Īo siguiente (2014).

Lo curioso es que despu√©s de esta ‚Äúdura‚ÄĚ sanci√≥n, Francia sigui√≥ obteniendo dinero en los mercados financieros a tasas‚Ķ ¬°negativas! O sea que a Francia le pagaban por prestarle plata. Ped√≠a 100 y rembolsaba 99. ¬ŅDe qu√© sirvi√≥ la degradaci√≥n de la calificaci√≥n de Fitch?¬†You tell me‚Ķ

De modo que cuando S&P rebaja el rating soberano de Chile (pa√≠s cuya deuda p√ļblica es pr√°cticamente nula) de A+ a AA- puedes prescindir de cortarte las venas, de tomar veneno o, en estricto rigor, de comerte una¬†paila marina.

No puedo decir lo mismo de las instituciones financieras que S&P cubrió con el vergonzoso baldón de su reprobación. Con los bancos y la comunidad financiera nunca se sabe.

BancoEstado, Banco Chile, Banco Santander-Chile, BCI, Ita√ļ CorpBanca, BICE, Banco Bilbao Vizcaya Argentaria Chile y filiales, Banco Security, Cooperativa del Personal de la Universidad de Chile Ltda. (Coopeuch Ltda.), Tanner Servicios Financieros, Larra√≠n Vial SA Corredores de Bolsa y LQ Inversiones Financieras SA, sufrieron una degradaci√≥n de la calidad de su riesgo, y/o quedaron con la cerviz aplastada bajo un¬†creditWatchcon perspectivas negativas, o sea bajo un humillante y sospechoso escrutinio.

Lo que no quiere decir absolutamente nada, como cuando el gobierno de Chile¬†‚Äúmantiene su monitoreo‚Ä̬†sobre tal o cual cat√°strofe en ciernes.

El mi√©rcoles 7 de junio pasado, el Banco Popular de Espa√Īa fue vendido al Banco Santander¬†por un euro simb√≥lico¬†para evitar su quiebra y las consiguientes consecuencias. M√°s de 300 mil accionistas, entre los cuales el muy avezado empresario chileno Andr√≥nico Luksic, perdieron hasta la camisa. Puede que no lo sepas, pero el Banco Popular hab√≠a pasado con √©xito todos los¬†stress tests¬†al que fue sometido por el Banco Central Europeo.

Los¬†ratings¬†de las Agencias de Calificaci√≥n de Riesgo no pod√≠an ser mejores. Si no fuese el caso, ¬Ņc√≥mo explicar que un lince como Luksic perdiese US$ 100 millones en un abrir y cerrar de ojos? D√≠as antes de hundirse, el Banco Popular publicaba, en su sitio web, lo que sigue:

‚ÄúLas calificaciones crediticias otorgadas a Banco Popular Espa√Īol por las grandes agencias de rating (Moody‚Äôs, Fitch, S&P, DBRS) reflejan la solidez de los fundamentales de Popular, soportados por la fortaleza de su franquicia minorista, su elevada rentabilidad y liderazgo internacional en t√©rminos de solvencia, apalancamiento y eficiencia, as√≠ como por sus buenos indicadores de liquidez. Los ratings asignados a Popular igualmente ponen de manifiesto su elevada importancia sist√©mica dentro del Sistema Financiero Espa√Īol.‚ÄĚ

Pobre Luksic: todavía cree en Papá Noel, la virginidad de María y el libre mercado…

No es el √ļnico: los ‚Äúexpertos‚ÄĚ del Banco Central de Espa√Īa ni siquiera vieron venir la quiebra y aseguraban a qui√©n quisiera o√≠rles que estaban dispuestos a seguir procur√°ndole liquidez a un Banco que ya no val√≠a ni la pena.

De modo que ya ver√°s t√ļ c√≥mo te tomas la degradaci√≥n del riesgo pa√≠s¬†chilensis, o las sospechas que recaen sobre los bancos del¬†campo de flores bordado. Servidor, que de estas cosas entiende poco, es extremadamente renuente a los consejos de las Agencias de Calificaci√≥n de Riesgo. Mayormente porque entiende que el peor riesgo es el que representan las Agencias de Calificaci√≥n.

De nada. Cuando se te ofrezca.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.