Feb 11 2005
922 lecturas

Cultura

Las armas del futuro listas para el combate

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

No est√° muy lejos el d√≠a en que a las guerras las protagonice el mando del control remoto. La fantas√≠a macabra del ¬ęsoldado universal¬Ľ cede paso a la imaginaci√≥n concreta de los tecn√≥logos. Y la palabra que define la nueva parafernalia guerrera es rob√≥tica.

Los nuevos robots no son artilugios mec√°nicos que tocan infinitamente una misma melod√≠a en el pianoforte o amenazan con alg√ļn paso de baile; carecen de poleas y roldanas internas, no se les da cuerda. Tampoco recuerdan a la creatura del escritor checo Karel Kapek, que los ech√≥ a rodar en el imaginario de la ciencia-ficci√≥n con su novela RUR, hacia 1917.

D√©cadas de investigaciones, fracasos y adelanto en diversas ramas de la tecnolog√≠a y en electr√≥nica han convertido a esa tosca armaz√≥n -el robot- tanto en una poderosa herramientas en la l√≠nea del montaje industrial, como para las tareas dom√©sticas; se abre asimismo paso en la medicina, tiene experiencia en la investigaci√≥n espacial -¬Ņqu√© otra cosa son las sondas que exploran otras atm√≥sferas y planetas?- y submarina. Ahora vestir√° uniforme.

El robot dejó de morar en los cuentos y novelas, la discusión sobre inteligencia artificial es cosa de ociosos. Se impone lo práctico: marchará en masa a la guerra detrás de las huellas de sus actuales adelantados.

foto…Y Johnny dejar√° su fusil

Dalton Trumbo, fallecido en 1976, escritor y cineasta honrado en las ¬ęlistas negras¬Ľ del senador Joseph Mac Carthy, publica en 1938 una novela profundamente antib√©lica: Johnny tom√≥ su fusil, que pudo filmar en 1970. Johnny regresa de las trincheras de la Primera Guerra Mundial mutilado e incapacitado para comunicarse. Los robots, se espera, evitar√°n que eso suceda.

Por ahora no se espera que reemplacen por completo a la infanter√≠a, pero a los primeros ejemplares s√≠ se les ¬ęasignan¬Ľ misiones peligrosas: limpiar campos minados y espiar desde el aire, por ejemplo. Pronto tendr√°n poder de fuego. Tal como le va al gobierno estadounidense en Iraq y seg√ļn crezca el ¬ęantinorteamericanismo¬Ľ las m√°quinas-esp√≠as subir√°n su cotizaci√≥n.

La revista Forbes -que no sólo se ocupa de los ultra millonarios- estima que los aviones son pilotos -que espiaron las concentraciones de tropas iraquíes- podrían constituirse en un producto de US 2.000 millones de dólares a lo largo de 20051.

Contra el tiempo se procura que estas m√°quinas logren mantenerse en vuelo posor largos per√≠odos, ¬ęcomprender¬Ľ cu√°ndo deben aterrizar en un aeropuerto con mucho tr√°fico, dirigirse a s√≠ mismas durante malas condiciones atmosf√©ricas o porque se les dispara.

Empresas del conglomerado industrial-bélico estadounidense, como Lookheed Martin y la Boeing -que pierde terreno en la aviación comercial- intentan hacer de sus prototipos con rapidez objetos de comercio.

La fiebre rob√≥tica se extiende: iRobot, un fabricante de aspiradoras automatizadas y aut√≥nomas desarroll√≥ dos m√°quinas para la guerra. No ser√° la Lockheed, pero indica que estos aparatos mec√°nicos que se mueven solos, pueden calcular objetivos y discernir dificultades para superarlas, han llegado para quedarse. Ya no son dibujitos, el sue√Īo qued√≥ atr√°s, se ha despertado.

——————————-

1 El artículo de Forbes Aquí.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.