Abr 4 2022
394 lecturas

Ciencia y TecnologíaSociedad

Las balas no matan a la Covid y sus variantes

 

Opacada medi√°ticamente desde fines de febrero por el conflicto Rusia-Ucrania, la pandemia repunta y golpea la realidad cotidiana en muchas regiones del globo. En Gran Breta√Īa, hacia el 25 de marzo se registraron 4,3 millones de nuevos casos semanales, casi un mill√≥n m√°s que la semana precedente. Varios pa√≠ses europeos, como Austria y Alemania, tambi√©n exhiben un aumento de casos. Otros, como Espa√Īa y Portugal, siguen en descenso.

En el extremo oriental del planisferio, a partir de la tercera semana de marzo, China impuso los m√°s r√≠gidos confinamientos desde fines del 2019, cuando apareci√≥ la Covid-19. Entre ellos a los 26 millones de habitantes de Shangh√°i convertida, al finalizar el mes, en una ‚Äúciudad fantasma‚ÄĚ debido al aislamiento masivo decretado para frenar el nuevo brote de √ďmicron.

Seg√ļn la Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS), tras varias semanas con descensos, a partir de mediados de marzo los casos globales volvieron a subir – hora un 8%-, lo que significa unos 11 millones de nuevos enfermos. Con un aumento significativo del 28,9% en el Pac√≠fico Occidental, 12,3% en √Āfrica y casi un 2% en Europa, cifras que podr√≠an indicar ‚Äúel preludio de un problema mucho mayor‚ÄĚ (https://news.un.org/es/story/2022/03/1505712).

Con el agravante, seg√ļn la organizaci√≥n onusiana, de que ahora se hacen menos test. Por lo tanto, las cifras actuales podr√≠an representar tan solo una ‚Äúpunta del iceberg‚ÄĚ y no el problema en su globalidad. Los nuevos brotes, sobre todo en √°reas donde se han discontinuado las medidas de prevenci√≥n, amenazan con volver a multiplicarse, eval√ļa dicha organizaci√≥n.

 Puede repuntar en América Latina

Aunque en el continente americano los casos se redujeron un 19% y el porcentaje de las muertes tambi√©n baj√≥ -aproximadamente un 6,9% en el Caribe y un 27,9% en Am√©rica Central-, la Organizaci√≥n Panamericana de la Salud (OPS) reconoci√≥ la √ļltima semana de marzo que la transmisi√≥n a√ļn no se ha podido controlar y que los nuevos casos en otras partes del mundo deben servir de advertencia para la regi√≥n (
https://www.paho.org/es/noticias/16-3-2022-mientras-casos-aumentan-otras-regiones-americas-deben-enfocarse-vacunacion-para).

Carissa Etienne, directora de dicha organizaci√≥n, insisti√≥ en que ‚Äúeste virus nos pone a todos en riesgo, especialmente a los no vacunados. Por eso debemos seguir esforz√°ndonos por cerrar la brecha de equidad y proteger a los m√°s vulnerables con las vacunas contra el Covid-19‚ÄĚ.

Pese a que muchas naciones del continente están en camino de alcanzar el objetivo programado para junio de 2022 de una cobertura del 70%, 21 países todavía no han logrado vacunar ni a la mitad de su población. Desde que el virus SARS-CoV-2 llegó a las Américas en 2020, se registraron oficialmente 149 millones de casos y 2,6 millones de decesos a causa de esta pandemia.

La OPS insisti√≥ que se debe continuar con la vacunaci√≥n, con prioridad en la protecci√≥n de los m√°s vulnerables, como los adultos mayores, los inmunodeprimidos, los trabajadores de la salud y otros grupos de alto riesgo. En su balance de la situaci√≥n, el organismo panamericano reconoce que los esfuerzos puestos en la lucha contra la pandemia en estos dos √ļltimos a√Īos han provocado consecuencias preocupantes en la prevenci√≥n de otras enfermedades, como el sarampi√≥n y la polio, cuya vacunaci√≥n ha retrocedido 30 a√Īos, con niveles actuales semejantes a los de 1994.

Europa tambalea

La pandemia no termin√≥ y es necesario ‚Äúmantenerse vigilantes‚ÄĚ, declar√≥ el doctor Didier Trono en la prensa suiza el 30 de marzo. El reconocido vir√≥logo y miembro de la Task Force de cient√≠ficos helv√©ticos anti-Covid-19, que acaba de ser disuelta, record√≥ que la variante BA.2 se propaga de forma r√°pida y no solo en los espacios cerrados. ‚ÄúSe puede atrapar en el mercado o cuando uno transita en la calle‚ÄĚ, advierte.

El mensaje de este especialista se difundi√≥ casi un mes y medio despu√©s de que las autoridades suizas decidieran levantar la mayor parte de restricciones. Las √ļltimas medidas vigentes -como el uso de barbijos en el transporte p√ļblico y el autoaislamiento de los positivos durante 5 d√≠as- se suspendieron el 1 de abril. Algunos cantones decidieron prolongar el uso del barbijo en los centros hospitalarios.

Si bien la cuarta semana de marzo se registraron unas 18.000 nuevas infecciones diarias en el pa√≠s ‚Äďen una poblaci√≥n de 8 millones de habitantes- seg√ļn Didier Trono esa cifra est√° subvaluada: en realidad podr√≠a acercarse a los 100.000 nuevos casos por d√≠a. Esto equivaldr√≠a a la tasa de incidencia por habitante m√°s alta de Europa. En Suiza, como en el resto del continente, el aumento de infecciones diarias no se corresponde, en todo caso por el momento, con el de hospitalizaciones y empleo de sitios hospitalarios destinados a los cuidados intensivos, que siguen a la baja.

Aunque menos contagiosa que la variante √ďmicron (BA.1) y menos agresiva que la Delta, la nueva variante -conocida como (BA.2)- puede producir consecuencias graves en las personas d√©biles o con problemas inmunol√≥gicos.

Seg√ļn un an√°lisis de la cadena brit√°nica BBC, la variante BA.2 ya es predominante en el Reino Unido (68,6% de las muestras positivas) y se ha extendido por Asia, siendo la responsable del r√©cord de casos y muertes registrados en Hong Kong China y Corea del Sur.

Si bien en Suiza los casos graves de Covid representan hoy menos del 20% de la ocupación de camas en instalaciones de cuidados intensivos, hay hospitales que deben desprogramar operaciones para acoger urgencias ligadas a la pandemia. Con el agravante de que las vacunas suministradas -especialmente Pfizer y Moderna- pueden prevenir/disminuir casos graves, aunque no evitar el contagio de las variantes actuales y las que potencialmente puedan manifestarse en el futuro. 

Con respecto a la subvariante Deltacron (resultado de una combinaci√≥n de las Delta y √ďmicron), tambi√©n presente en algunos pa√≠ses asi√°ticos, Didier Trono sostiene que se trata de ‚Äúun h√≠brido, una recombinaci√≥n bastante anecd√≥tica que no deber√≠a inquietarnos demasiado‚ÄĚ, aunque podr√≠a se√Īalar el inicio de una larga serie de nuevas mutaciones.

A pesar de este recrudecimiento de la pandemia a nivel global, la iniciativa para liberar las patentes exclusivas que restringen la producción de la vacuna en países del Sur, no logra concretarse.

 Las patentes: una guillotina contra el Sur

El pasado 16 de marzo, la Uni√≥n Europea, los Estados Unidos, India y √Āfrica del Sur, llegaron a un primer compromiso para otorgar licencias de producci√≥n de la vacuna anti-Covid-19 a los pa√≠ses en desarrollo.

¬†Un a√Īo y medio antes, el 15 de octubre del 2020, y en respuesta al efecto devastador de la pandemia y las grandes dificultades de abastecimiento de vacunas en √Āfrica, Asia y Am√©rica Latina, dos de esas naciones, India y √Āfrica del Sur, lanzaron una iniciativa corajuda. Con el apoyo de un centenar de pa√≠ses y numerosas ONG (organizaciones no gubernamentales) de todo el mundo demandaron la suspensi√≥n temporal de los derechos de propiedad intelectual que reg√≠an a los productos necesarios para combatir al Covid-19.

¬†Si se logra levantar esa barrera jur√≠dico-internacional, las naciones del Sur tendr√≠an en sus manos la llave para autorizar a fabricantes locales a producir vacunas y tratamientos con la receta de los grandes fabricantes (como Moderna, Pfizer-BioNTech, AstraZeneca, Johnson & Johnson, etc.), con costos mucho menores y sin que los monopolios ‚Äúpropietarios‚ÄĚ pudieran vetarlos.

Una vez que este compromiso técnico anunciado el 16 de marzo sea convalidado políticamente por los cuatro países, estos deberán, todavía,  convencer a los demás miembros de la OMC, instancia que se rige por consenso. Suiza, país sede de la Organización Mundial del Comercio y de transnacionales químicas y farmacéuticas de primer nivel, se opuso en repetidas ocasiones a renunciar a los derechos de propiedad intelectual.

El debate no est√° resuelto, y si bien un primer rayo de luz aporta tibias se√Īales de esperanza, el camino para desbloquear la producci√≥n exclusiva de las vacunas, todav√≠a puede ser largo.

Tan pronto como trascendi√≥ este principio de acuerdo que la directora de la OMC salud√≥ como positivo y que el sitio web de la organizaci√≥n ignor√≥, se comenzaron a alzar voces de la sociedad civil internacional poniendo el √©nfasis en los puntos d√©biles del compromiso. M√©dicos Sin Fronteras puntualiz√≥ en un comunicado retomado en particular por la prensa francesa las ¬ęconsiderables restricciones¬Ľ de este acuerdo. ¬ęEst√° limitado geogr√°ficamente, s√≥lo cubre las patentes y no aborda otras barreras de la propiedad intelectual, como los secretos comerciales¬Ľ. Y agreg√≥: ¬ęEs extremadamente preocupante que el texto (…) actualmente s√≥lo cubra las vacunas, pero no los tratamientos ni los diagn√≥sticos¬Ľ, enfatiz√≥ esta ONG.

A partir del 24 de febrero y como resultado de bombas, cohetes, refugiados e im√°genes b√©licas que devoran la agenda internacional y se apropian de los t√≠tulos informativos, la pandemia -omnipresente durante m√°s de dos a√Īos- pareciera haber terminado.

Falsa distorsi√≥n de la realidad terrena, donde la Covid-19 y sus nuevas variantes siguen golpeando a un planeta que aparece hoy como un campo de batalla sanitario de proporciones globales. En el cual las respuestas de futuro sobre la Covid-19 son tan inciertas como las mismas hip√≥tesis cient√≠ficas sobre el desarrollo de la pandemia. Y en ese contexto, la exigencia de los de ‚Äúabajo‚ÄĚ para democratizar el combate contra la Covid-19, sigue presente como desaf√≠o humano prioritario.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.