Oct 20 2022
140 lecturas

Política

Las elecciones brasileñas están siendo robadas, amañadas y corrompidas

Las elecciones están siendo robadas, amañadas y corrompidas. Definitivamente esta no es una elección limpia, tampoco es republicana y democrática. Bolsonaro y los líderes partidarios de las Fuerzas Armadas se están robando las elecciones con impresionantes expedientes de fraude, abuso, corrupción, terrorismo y compra de votos.

Con miles de millones de reales desviados del presupuesto y otros aportes millonarios de empresarios criminales, financian todo tipo de abusos, métodos fascistas y prácticas absolutamente ilegales e inconstitucionales.

La máquina de gobierno es utilizada descaradamente -y libremente, sin ser acosada por el Tribunal Supremo Electoral, Supremo Tribunal Federal, Procuraduría General e instituciones de inspección y control- como comité electoral.

Las oficinas públicas se convirtieron en el cuartel general del alto mando fascista. El presupuesto público fue convertido en sucursal bancaria para prácticas corruptas de clientelismo vulgar, reparto de favores, amaño electoral y compra de votos.

Además del presupuesto secreto, que es el esquema de corrupción más grande del mundo, según la senadora Simone Tebet, el gobierno militar también utiliza numerosos mecanismos corruptos para comprar conciencias con medidas demagógicas.

En las redes sociales, la guarida fascista propaga calumnias, mentiras y ofensas contra Lula y el PT a escala industrial. Para Felipe Neto, “lo que está pasando ahora en la deepweb de fakenews bolsonaristas es el mayor escándalo de delincuencia electoral de la historia”.

No se trata de libertad de expresión ni de crítica política legítima, sino de delitos graves, meticulosamente perpetrados para forzar un aumento del rechazo a Lula, que subió cerca de un 30% en menos de 15 días.

Empresarios criminales se burlan de las multas de la Justicia Laboral si ese es el mayor precio a pagar para seguir intimidando y coaccionando a los trabajadores a votar por Bolsonaro.El voto de los cristianos evangélicos empieza a ser decisivo en Iberoamérica

Charlatanes religiosos viajan por todos los rincones del país en aviones de la FAB para predicar contra el PT, atacar a Lula y propagar mentiras y odio religioso.

La campaña de Bolsonaro ha trasladado los contenidos infamantes y delictivos que difunden en la cloaca de las redes sociales a la superficie de la “vida convencional”, es decir, a los programas electorales de radio y TV.

El TSE otorgó a la campaña de Bolsonaro 14 derechos de respuesta de 30 segundos, mientras que le otorgó a la campaña de Lula 184 derechos de respuesta, es decir, ¡13 veces más! Esto prueba que el crimen paga. La campaña bolsonarista consideró que la efectividad de los crímenes contra el honor y la reputación de Lula compensa la concesión de derechos de réplica.

El hallazgo del ministro Alexandre Moraes sobre el “desastre de las fake news” [19/10] demuestra que las instituciones y la democracia no están preparadas para enfrentar las estrategias del fascismo en las elecciones. Y también muestra la potencia criminal de la campaña fascista-bolsonarista.

Bolsonaro y el partido de los generales distrajeron al distinguido público y desviaron la atención con la letanía de las encuestas. Mientras tanto, en paralelo, fueron estructurando la maquinaria de corrupción, abuso, terrorismo y fraude electoral más poderosa de la historia. Ahora se suman al suspenso y al chantaje. Se comprometen a presentar el resultado de la auditoría de la votación de la primera vuelta sólo después de la segunda vuelta. Una burla de matones.

En realidad, esto no es exactamente una elección, sino una guerra titánica de Bolsonaro y los mandos militares contra la democracia.

El fascismo se lanza a una guerra de todo o nada; en una guerra a vida o muerte, en la que dan la vida por continuar y profundizar la contrarrevolución fascista en un ambiente autoritario, de desdemocratización avanzada y terminal.

Promueven -simultáneamente y en combinación- varias guerras contra la democracia: guerra religiosa, cultural, moral, cibernética, mediática, informativa, psicológica, económica. En esta guerra híbrida emplean armas poderosas, sofisticadas y efectivas.

Como las instituciones están intimidadas por la amenaza militar, la boleta militar de Bolsonaro/Braga Netto no fue ni será acusada, como correspondería en democracias funcionales. Y, en el goce de la impunidad penal, seguirá practicando toda clase de delitos e ilegalidades.Bolsonaro y Lula protagonizan la elección más polarizada de la historia en Brasil - Que Pasa Salta

Quedan 10 largos e interminables días de campaña, tiempo suficiente para que Bolsonaro y los militares aterroricen y barbaricen aún más las elecciones para amañar el resultado final.

Ante una elección que está siendo robada, amañada y corrompida, es necesario radicalizar la lucha contra los métodos destructivos e ilegales de la campaña bolsonarista. Tienes que reaccionar inmediatamente.

Además de multar a los infractores, eliminar la publicidad ilegal y otorgar a Lula derechos de réplica, los sistemas de justicia penal y electoral deben adoptar medidas más duras y drásticas.

Los delincuentes persistentes deben ser llevados a prisión. La identidad de muchos de ellos es conocida, es fácil encontrarlos. Además de empresarios, políticos, financieros y militantes, varios agentes fascistas operan el crimen desde el Palacio del Planalto.

Para proteger la democracia y detener el avance fascista, se deben adoptar remedios drásticos. Por tanto, y considerando a) la autodeclarada quiebra de las instituciones ante la manipulación criminal a través de las plataformas sociales por parte del fascismo y b) la clemencia [remunerada y rentable] de las empresas digitales con las prácticas delictivas, es necesario discutir con urgencia restricciones sobre el funcionamiento de las redes sociales en estos últimos días electorales.

Algo se tiene que hacer. Esto no es solo el robo y fraude de la elección más importante de las vidas de los brasileños, sino un golpe mortal a la democracia para dar paso a un régimen fascista totalitario.

*Miembro del Instituto de Debates, Estudios y Alternativas de Porto Alegre (Idea), fue coordinador ejecutivo del V Foro Social Mundial. Colaborador del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.