Oct 26 2022
136 lecturas

Ambiente

Las emisiones de metano están impulsando el cambio climático

Si alguna vez te has acercado a un área de pastoreo de ganado, es probable que hayas notado algunos malos olores. Lo que probablemente respiraste es metano y sus efectos son más que desagradables. El metano es un potente gas de efecto invernadero y su poder de calentamiento es más de 80 veces mayor que el dióxido de carbono.

Una evaluación reciente del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Coalición Clima y Aire Limpio encontró que reducir las emisiones de metano relacionadas con la agricultura sería clave en la batalla contra el cambio climático. Pero, ¿cómo puede el mundo hacer eso?Metano y clima: 10 cosas que tenés que saber

¿De dónde viene el metano?

La agricultura es la fuente predominante. Las emisiones del ganado, de estiércol y liberaciones gastroentéricas, representan aproximadamente el 32 por ciento de las emisiones de metano causadas por humanos. El crecimiento demográfico, el desarrollo económico y la migración urbana han estimulado una demanda sin precedentes de proteína animal y, dado que la población mundial se acerca a los diez mil millones, se espera que esta hambruna aumente hasta en un 70% para 2050.

Sin embargo, el metano agrícola no solo proviene de los animales. El cultivo de arroz con cáscara, en el que los campos inundados evitan que el oxígeno penetre en el suelo, creando las condiciones ideales para las bacterias emisoras de metano, representa otro 8 por ciento de las emisiones vinculadas a los humanos.

¿Cuál es el problema con el metano?

El metano es el principal contribuyente a la formación de ozono a nivel del suelo, un peligroso contaminante del aire y gas de efecto invernadero, cuya exposición causa un millón de muertes prematuras cada año. El metano es también un poderoso gas de efecto invernadero. Durante un período de 20 años, es 80 veces más potente para calentar que el dióxido de carbono.

El metano ha sido responsable de aproximadamente el 30 por ciento del calentamiento global desde la época preindustrial y está proliferando más rápido que en cualquier otro momento desde que comenzaron los registros en la década de 1980. De hecho, según datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, incluso como dióxido de carbono las emisiones se desaceleraron durante los cierres relacionados con la pandemia de 2020, el metano atmosférico se disparó.

¿Cómo reducir las emisiones de metano?

El asesor de agricultura y sistemas alimentarios del PNUMA, James Lomax, dice que el mundo debe comenzar por «repensar nuestros enfoques para el cultivo agrícola y la producción ganadera». Eso incluye aprovechar la nueva tecnología, cambiar hacia dietas ricas en plantas y adoptar fuentes alternativas de proteínas. Lomax dice que eso será clave si la humanidad quiere reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y limitar el calentamiento global a 1,5 °C, un objetivo del acuerdo de París sobre el cambio climático.

Los agricultores pueden ayudar para reducir las emisiones de metano

Los agricultores pueden proporcionar a los animales alimentos más nutritivos para que sean más grandes, saludables y productivos, produciendo más con menos. Los científicos también están experimentando con tipos alternativos de alimentos para reducir el metano producido por las vacas y buscando formas de manejar el estiércol de manera más eficiente cubriéndolo, convirtiéndolo en abono o usándolo para producir biogás.

Cuando se trata de cultivos básicos como el arroz con cáscara, los expertos recomiendan enfoques alternativos de humectación y secado que podrían reducir las emisiones a la mitad. En lugar de permitir la inundación continua de los campos, los arrozales se podrían regar y drenar dos o tres veces durante la temporada de crecimiento, limitando la producción de metano sin afectar el rendimiento. Ese proceso también requeriría un tercio menos de agua, haciéndolo más económico.

¿Ayudará a contrarrestar el cambio climático?

El dióxido de carbono permanece en la atmósfera durante cientos o miles de años. Esto significa que incluso si las emisiones se redujeran de forma inmediata y drástica, no tendrían un efecto sobre el clima hasta más adelante en el siglo. Pero solo toma alrededor de una década para que el metano se descomponga. Por lo tanto, reducir las emisiones de metano ahora tendría un impacto a corto plazo y es fundamental para ayudar a mantener al mundo en el camino hacia 1,5 °C.

¿Cuánto metano podemos realmente reducir?

Las emisiones de metano causadas por el hombre podrían reducirse hasta en un 45 por ciento dentro de la década. Esto evitaría casi 0,3 °C de calentamiento global para 2045, lo que ayudaría a limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 °C y encaminaría al planeta hacia el logro de los objetivos del Acuerdo de París.

Cada año, la subsiguiente reducción del ozono troposférico también evitaría 260.000 muertes prematuras, 775.000 visitas al hospital relacionadas con el asma, 73.000 millones de horas de trabajo perdidas por el calor extremo y 25 millones de toneladas de pérdidas de cultivos.El temible poder del metano, el nuevo enemigo climático: atrapa 84 veces más calor que la misma cantidad de CO2 durante 20 años, gas que ahora enfrenta a China, EEUU y Rusia -

Naciones Unidas está haciendo mucho para ayudar a limitar las emisiones de metano. El Secretario General de la ONU, António Guterres, convocará la Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU en septiembre de 2021, cuyo objetivo es ayudar a que la agricultura y la producción de alimentos sean más respetuosas con el medio ambiente.

Mientras tanto, la iniciativa de trabajo conjunto sobre agricultura de Koronivia de las Naciones Unidas está apoyando la transformación de los sistemas agrícolas y alimentarios, centrándose en cómo mantener la productividad en medio de un clima cambiante. Los representantes también están trabajando para incorporar la agricultura en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y sostendrán discusiones en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), más adelante este año.

*Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.