May 6 2023
168 lecturas

Econom铆aPol铆tica

Las guerras del fentanilo en un mundo multipolar

Un problema mayor que los Estados Unidos han enfrentado recientemente es el uso del fentanilo por su poblaci贸n joven. El fentanilo es una droga que se clasifica como un opioide sint茅tico.

Opioide es el nombre que se le da a un medicamento que sirve para reducir el dolor. El adjetivo sint茅tico vienen del hecho que el fentanilo proviene de una s铆ntesis, no se obtiene de manera natural como es el caso de otros opioides como la morfina. El fentanilo sin embargo resulta ser 100 veces m谩s fuerte que la morfina. Recientemente, del 2013 al presente, el fentanilo ha causado preocupaci贸n en los gobiernos estadounidenses ya que se ha distribuido de manera ilegal en su territorio provocando adicci贸n en una parte considerable de su poblaci贸n.

Al ser el fentanilo una droga muy potente, el uso de esta sustancia genera una adicci贸n incontrolada que lleva a una sobredosis del usuario que le produce la muerte. De esta manera, el fentanilo se ha vuelto ya un asunto de seguridad nacional en los Estados Unidos, ya que ataca a su demograf铆a, siendo la poblaci贸n joven la m谩s vulnerable.

El fentanilo carcomiendo a los Estados Unidos

Muertes en Estados Unidos por sobredosis entre todas las edades, de 1999-2021

Ya en 2022 el republicano Greg Murphy public贸 que el fentanilo produjo m谩s muertes en adultos de entre 18-45 a帽os que el Covid-19 (21.335), el C谩ncer (17.114), los accidentes automovil铆sticos (22.442), los suicidios (21.678) en el periodo de Abril 2020 a Abril 2021, siendo el fentanilo responsable de 40.010 muertes [1]. Esto es, las muertes por fentanilo en poblaci贸n joven y en poblaci贸n adulta-joven es un n煤mero preocupante y que ya dobla incluso las muertes por accidentes automovil铆sticos o Covid-19. Sin embargo, esto es mucho m谩s serio, ya que a diferencia del Covid-19, la adicci贸n a una droga del calibre del fentanilo no tiene vacuna, menos una cura, y su real soluci贸n comienza por el no ingerirla.

En la Fig. 1 podemos ver una gr谩fica que denota porque el fentanilo es tan preocupante y se roba los reflectores entre los dem谩s opioides. Desde 2013 en que la droga comenz贸 a traficarse m谩s ampliamente para su consumo ilegal, podemos ver que r谩pidamente, en cuesti贸n de un par de a帽os esta alcanz贸 y desbanc贸 a todas las dem谩s drogas y opioides en t茅rminos de muerte anuales. M谩s a煤n, podemos ver que la curva de muertes por fentanilo no se ha aplanado sino que contin煤a creciendo.

As铆, este es un mal que debe preocupar en efecto tanto a dem贸cratas como republicanos. Para los republicanos, el fentanilo es un problema clave a resolver. Los republicanos buscan frenar la inmigraci贸n ilegal a la vez que buscan el realce de su poblaci贸n base, mayor铆a de raza blanca, siendo la que m谩s ha sufrido muertes por sobredosis de manera neta, ver por ejemplo la gr谩fica en [2] y note sin embargo que la poblaci贸n dominante en t茅rminos demogr谩ficos es de raza blanca. Para los dem贸cratas, la distribuci贸n del fentanilo es ya, de hecho, un problema de la administraci贸n actual que ya de por s铆 tiene problemas de 铆ndole militar, econ贸mico y financiero.

Por otro lado, no es un secreto que la droga mueve grandes cantidades de dinero alrededor del globo. Recordemos que en t茅rminos de lavado de dinero, ya han habido tanto arrestos a banqueros [3] (como es el caso de Wells Fargo), adem谩s de presuntas acusaciones a gobernadores [4] (caso reciente la Gobernadora de Arizona, K. Hobbs) e incluso entidades [5,聽6]. Pese al flujo de dinero que tiene lugar mediante el narcotr谩fico, el fentanilo no es como cualquier otro opioide o narc贸tico, es mucho m谩s fuerte y si no se controla puede causar da帽os dif铆cilmente reversibles a la demograf铆a estadounidense.

Rutas del fentanilo

Las muertes por sobredosis ya superan en 2021 m谩s de 100.000 habitantes [7]. La administraci贸n Biden, de hecho, ya propuso un presupuesto para el a帽o fiscal 2023 de 42 mil millones de d贸lares para combatir la epidemia de sobredosis, seg煤n el embajador de los Estados Unidos en M茅xico, Ken Salazar [8]. Sin embargo, hay dos maneras de atacar el problema del fentanilo, 1) disminuir la distribuci贸n interna del opioide o 2) interceptar el fentanilo que llega del extranjero.

T铆picamente en declaraciones del Senado de los Estados Unidos, el primer punto no se vuelve un tema de pol茅mica tan importante como el segundo. Lo mismo ocurre con la prensa estadounidense. As铆,聽 mostramos las 鈥渞utas del fentanilo鈥. Aqu铆 es donde la pol铆tica de relaciones internacionales 鈥渞ealista鈥 de los Estados Unidos toma relevancia. En los Estados Unidos existe la corriente de pensamiento de que China est谩 efectuando una especie de guerra del opio inversa (en alusi贸n a las famosas guerras del opio del siglo XIX entre brit谩nicos y chinos). Esto es, una versi贸n moderna de las antiguas guerras del opio que se vuelven ahora una guerra del fentanilo. Mientras que China es el principal productor de fentanilo y sustancias relacionadas con el fentanilo que llegan a los Estados Unidos seg煤n la DEA [9] y declaraciones de algunos congresistas [10], el fentanilo puede llegar directo o ser manufacturado en M茅xico o Canad谩 para luego arrivar a los Estados Unidos. De esta manera, la ruta del fentanilo es b谩sicamente China-Canad谩/M茅xico-Estados Unidos.

El rol de M茅xico en la guerra del fentanilo y la doctrina Monroe.

Tr谩fico del fentanilo en los Estados Unidos.

Las cantidades de fentanilo provenientes de Canad谩 son m谩s peque帽as que las llegan desde M茅xico. As铆, los estadounidenses culpan principalmente a M茅xico por el consumo de fentanilo en los Estados Unidos. Sin embargo, curiosamente el fentanilo no se consume ni de cerca por la poblaci贸n mexicana como lo es por la poblaci贸n estadounidense una vez que cruza la frontera (comparar datos anteriores con [11]).

Los gobiernos de Estados Unidos y M茅xico mantienen di谩logos actualmente en el Marco Bicentenario de Seguridad [12] para combatir, entre otras cosas, el tr谩fico y distribuci贸n de drogas sint茅ticas. Por otro lado, los republicanos no creen que las estrategias de control del fentanilo sean efectivas y usan esto como punta de lanza tanto contra dem贸cratas como contra el gobierno mexicano.

El pasado 29 de Marzo, el Senador republicano Lindsey Graham, entre otros, propusieron designar a los c谩rteles de la droga como organizaciones terroristas extranjeras [13]. Esto con el fin de poder, en base a su constituci贸n, tomar medidas ante los c谩rteles pudiendo ingresar a territorio mexicano para combatirlos. Esto de inmedianto encendi贸 las alarmas en M茅xico que respondi贸 mediante el Canciller Marcelo Ebrard (m谩s af铆n a dem贸cratas que republicanos), que durante una entrevista mostr贸 la gr谩fica que adjunto en la Fig. 3. Esta gr谩fica muestra que al menos el 80% del fentanilo que se distribuye en los Estados Unidos es traficado por ciudadanos estadounidenses.

M谩s a煤n, el canciller contest贸 en conferencia de prensa que M茅xico no es el problema, sino que es parte principal de la soluci贸n del problema e inclusive mencion贸 la frase 鈥渄e t煤 problema鈥 [14]. Incluso, Ebrard lleg贸 a decir que M茅xico es el pa铆s que m谩s contribuye a combatir el fentanilo [15], lo cu谩l no podr铆a ser tan descabellado, ya que China lo produce y vende, Estados Unidos la consume, y M茅xico la cruza a trav茅s del R铆o Bravo mientras los c谩rteles de la droga se refuerzan, acarreando problemas.

M茅xico parece tener un rol similar al que tuvo la India durante las guerras del opio. Sin embargo, el fentanilo y sustancias relacionadas no se producen en M茅xico, sino que vienen exportadas directamente de China. Por consiguiente, el Presidente de M茅xico (AMLO) mand贸 una carta al l铆der supremo chino Xi Jinping [16]. Mientras que la carta se帽alaba que M茅xico es tanto amigo de Estados Unidos como de China, tambi茅n acus贸 a los legisladores injerencistas de cometer 鈥済roseros amagos鈥 y recalc贸 que M茅xico se forj贸 resistiendo invasiones. Sin embargo, el motivo principal de la carta es solicitar datos a China que ayuden a la investigaci贸n del tr谩fico del fentanilo.Drogas y una jeringuilla

Podemos inferir entonces que ante los reclamos republicanos, M茅xico opt贸 por ponerse en contacto con China como pa铆s neutral, en vez de guardar silencio. Este puede ser un recurso interesante a largo plazo. Mientras que M茅xico recalca su soberan铆a y neutralidad, tambi茅n se muestra dispuesto a entablar di谩logos con China y buscar su cooperaci贸n, con el fin de solucionar problemas en materia de seguridad interna en precisamente los Estados Unidos.

En respuesta sin embargo, el ministerio de relaciones exteriores de China neg贸 el tr谩fico de fentanilo desde China y dijo no estar informado de ninguna encautaci贸n de fentanilo proveniente de las tierras del gigante Asi谩tico [17], dejando el debate abierto.

Por otro lado, las frases de Lindsey Graham causaron tanto desd茅n ya que (y me permito hacer la analog铆a), de la misma manera que por ejemplo Rusia ve el conflicto en Ucrania como una crisis existencial, M茅xico ve cualquier intervenci贸n de los Estados Unidos como una potencial crisis soberana. M茅xico ya ha sido invadido al menos 7 veces por los Estados Unidos [18], y cualquier declaraci贸n que muestre sospechas de intervenci贸n encender谩n al m谩ximo las alarmas en M茅xico. Adem谩s, en M茅xico existe la t茅sis de que Estados Unidos tiene un inter茅s geoestrat茅gico en la Cuenca de Burgos, un territorio mexicano que es rico en minerales, recursos naturales y agua.

Esto podr铆a ser podr铆a de inter茅s para Estados Unidos que podr铆a aplicar su t茅cnica del fracking o extraer minerales estrat茅gicos [19,聽20,聽21] (recordar que el fracking sin embargo produce sismos [22]). Recordemos que la Cuenca de Burgos es la mayor reserva de Shale Gas en M茅xico, del cual M茅xico escasea, en comparaci贸n al petr贸leo.

Aunado al fentanilo, M茅xico continua teniendo problemas con su vecino del norte, donde los problemas de seguridad son ahora problemas bilaterales al estar ambas naciones tan entrelazadas. Mientras tanto, M茅xico tiene que buscar aplicar las leyes y mantener contento al gobierno de turno en los Estados Unidos, a la vez que tiene que lidiar con diversos problemas que podr铆an violar su soberan铆a. Por ejemplo, el caso del fentanilo y una intervenci贸n debida a los c谩rteles de la droga (mejor armados por los Estados Unidos en la era Obama) que ya comentamos.

La Operaci贸n R谩pido y Furioso que arm贸 a los c谩rteles de la droga en M茅xico, inclusive mejor que el propio ej茅rcito mexicano con armas provenientes y vendidas por los Estados Unidos [23], la cu谩l ya podr铆a ser considerada una injerencia sobre territorio nacional en la era Obama y permitida por el gobierno de Felipe Calder贸n. Las insinuaciones de crisis democr谩tica en M茅xico por el Secretario A. Blinken a finales de Febrero, cuando el gobierno mexicano busca reestructurar legalmente sus organismos democr谩ticos [24] (caso INE).

Todos estos son claros ejemplos de la doctrina Monroe de Estados Unidos que considera a M茅xico como parte de su territorio comercial y energ茅tico (USMCA o TMEC), territorio militar (con el Comando Norte), e ideol贸gico (con el modelo de democracia liberal al estilo estadounidense que M茅xico no puede ni debe ni de cerca titubear).

Lindsey Graham, el autor de la 煤ltima de las declaraciones anti-mexicanas monroistas de Estados Unidos, se considera a s铆 mismo un admirador de R. Reagan, Presidente n煤mero 40 de los Estados Unidos. Recordemos (y como se帽al贸 anteriormente A. Jalife [25]) que un republicano de peso en los tiempos de Reagan era su Secretario de Defensa Caspar Weinberger. Caspar Weinberger escribi贸 un libro llamado 鈥淟a siguiente guerra鈥 (The next war) donde visualizaba ya, de manera b茅lica siendo 茅l de fondo un 鈥渞ealista鈥 de las relaciones internacionales, una potencial guerra con M茅xico debido a un gobierno que 茅l llamaba radical. As铆, cualquier forma de oposici贸n mexicana para resguardar su soberan铆a, debe ser ejercida con la m谩xima cautela dada la ret贸rica estadounidense hacia M茅xico.

Consejos para las naciones de Am茅rica del Norte en v铆speras del mundo multipolar.

En v铆speras del nuevo mundo multipolar que est谩 ya en la mesa, y un conflicto que Washington est谩 manteniendo con el eje Pek铆n-Mosc煤 ya ha tocado todos los niveles, los conflictos internos de Estados Unidos podr铆a ser clave para el desarrollo de los hechos. Recordemos que muchas veces los grandes imperios no necesitan ser derrotados directamente, sino que implosionan o colapsan por dentro.

En el caso de los Estados Unidos, parece ser que ellos estaban sobre-extendidos y ahora sufren (ir贸nicamente) un 鈥渞ollback鈥. Los Estados Unidos ya retiraron sus tropas de Afganist谩n, ya no son part铆cipes en acuerdos de seguridad en Medio Oriente (Trato Arabia Saudita-Ir谩n [26]), est谩n haciendo regresar sus empresas de China (off-shoring a near-shoring) e inclusive Taiw谩n (27) y luchan por preservar aliados (Turqu铆a, Brasil, etc).

Pero principalmente, sufren una crisis interna que es m谩s importante que perder el dominio hegem贸nico unipolar. As铆, actualmente Estados Unidos sufre crisis: A nivel ambiental (Tragedia de Ohio), a nivel pol铆tico (conflicto dem贸cratas-republicanos), a nivel financiero (quiebra de bancos), a nivel sociocultural (tiroteos, control de armas, comunidades en contra), a nivel demogr谩fico (la poblaci贸n en declive por la sobredosis de droga y crisis social).

As铆, Estados Unidos debe, mientras a煤n es posible, lidear exclusivamente con sus problemas internos y regionales y abandonar sus instintos hegem贸nicos. Una vez que empuj贸 a Rusia a los brazos de China (el principal error de Obama), la situaci贸n se volvi贸 cr铆tica y la crisis interna merece m谩s atenci贸n. China no tiene problemas de gobernabilidad y crisis social interna como s铆 los tiene Estados Unidos. M谩s a煤n, los tres pa铆ses poseen armas nucleares y eso no produce ninguna ventaja hacia uno o el otro en la era moderna. Sin embargo, lo que s铆 produce una ventaja es el d贸lar, el 煤ltimo basti贸n de dominio global que Estados Unidos podr铆a estar a punto de perder con el ascenso del Yuan y otras divisas basadas en 鈥渃ommodities鈥.

Si Estados Unidos pierde el d贸lar como arma de sanciones (como mencion贸 recientemente Marco Rubio), el dominio estadounidense ser谩 m谩s bien regional, lo cu谩l suficiente. Por lo tanto, Estados Unidos debe aceptar el sub-rol de potencia hegem贸nica como uno de los Polos en el mundo multipolar y concertrarse en sus problemas internos y llevar a cabo una serie de reformas radicales. Si, en cambio, insisten en ser hegem贸nicos en un mundo unipolar, podr铆an terminar perdiendo m谩s de la cuenta e incluso balcanizarse.

Mientras tanto, M茅xico siendo vecino de un gigante en declive, debe buscar reforzar y en una 煤ltima instancia ut贸pica, afirmar su soberan铆a total. Por lo tanto, M茅xico debe soportar cualquier embate estadounidense y ajustarse a las pol铆ticas que vayan surgiendo en Estados Unidos. De igual forma, M茅xico debe continuar siendo un socio de los Estados Unidos y tener un rol protag贸nico en la posible nueva era industrial del Litio y los autos el茅ctricos, con el tri谩ngulo Plan Sonora-Arizona-Bacad茅huachi y Tesla. Al mismo tiempo, M茅xico debe continuar su participaci贸n en organismos como la CELAC donde los lazos con otras superpotencias extranjeras podr铆an ser posibles indirectamente.

A su vez, M茅xico como principal productor a nivel mundial de Plata, debe recuperar (o m铆nimamente negociar) y auditar su Plata, que est谩 siendo extra铆da de sus minas por canadienses y anglosajones. Entonces deber谩 promover una divisa en com煤n comenzando con algunas naciones fuertes o con commodities importantes de Am茅rica Latina, como lo es Brasil (miembro del BRICS) y Per煤 (segundo productor mundial de Plata). As铆, podr谩n incluirse eventualmente otros pa铆ses al proyecto de divisas y M茅xico podr铆a manejar tres divisas: Peso (divisa nacional), D贸lar (divisa base de Am茅rica del Norte) y una divisa com煤n latinoamericana basada en commodities con la que M茅xico pueda operar.

De esta manera, M茅xico debe moderar su integraci贸n con Estados Unidos y Am茅rica Latina y volverse un puente entre dos civilizaciones (Occidental y Latinoamericana). Mientras que el coraz贸n de la naci贸n a帽ora un sue帽o bolivariano, el realismo geopol铆tico demanda una Am茅rica del Norte. Sin embargo, M茅xico como el m谩s cercano (aunque lejos) a ser un Estado-Civilizatorio en Am茅rica ya que cuenta con una gama de culturas ancestrales, debe asumir el rol de ser el estado transicional entre las dos civilizaciones en el continente de Am茅rica.

As铆, a manera de semblanza a la vieja pir谩mide del templo mayor en la antigua Tenochtitl谩n, M茅xico deber谩 ser la cuna civilizacional del continente americano siendo un epicentro que separa dos civilizaciones, la Occidental (la que hace la guerra como Huitzilopochtli) y la Latinoamericana (la que a煤n busca nacer, esperando las lluvias de Tlaloc)

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.