Jun 18 2023
128 lecturas

Sociedad

Las mujeres excluidas de la mesa de negociaciones

Shirley Chisholm, la primera mujer negra estadounidense elegida para el Congreso de los EU en 1972, coment√≥ una vez: ‚Äú Si no te dan un asiento en la mesa, trae una silla plegable. ‚ÄĚ El comentario legendario fue un reflejo del sesgo de g√©nero en los EU, donde las mujeres fueron discriminadas en la vida social y pol√≠tica del pa√≠s. Pero, lamentablemente, casi cuatro d√©cadas despu√©s, la batalla contin√ļa en todo el mundo.

Shirley Chisholm

Volker T√ľrk, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, dijo la semana pasada que los prejuicios basados ‚Äč‚Äčen el g√©nero en la vida p√ļblica y pol√≠tica contra las mujeres siguen profundamente arraigados en todo el mundo, y que se necesitan medidas urgentes para acelerar el progreso hacia la plena participaci√≥n de las mujeres. ‚ÄúEl patriarcado debe ser cosa del pasado. Nuestro futuro depende de que las mujeres y las ni√Īas est√©n en la mesa en todas partes cuando se toman decisiones‚ÄĚ, dijo el 15 de junio, cuando la ONU conmemor√≥ el 75 aniversario de la Declaraci√≥n Universal de los Derechos Humanos.

‚ÄúFue solo el a√Īo pasado que, por primera vez en la historia, las mujeres estuvieron representadas en todos los parlamentos en funcionamiento del mundo‚ÄĚ, se√Īal√≥ Turk. ‚ÄúSin embargo, hoy, todav√≠a, solo uno de cada cuatro parlamentarios son mujeres. Al ritmo de cambio actual, las mujeres tardar√≠an 155 a√Īos en cerrar la brecha de g√©nero. Esta lucha es a√ļn m√°s dura para las mujeres hist√≥ricamente marginadas, cuya representaci√≥n est√° rezagada‚ÄĚ, agreg√≥.

‚ÄúSimplemente dicho, esta es una llamada de atenci√≥n. La paridad no puede esperar. La participaci√≥n equitativa y significativa de las mujeres en la pr√°ctica no se trata solo de los derechos de las mujeres a ser escuchadas, se trata de la capacidad de nuestras sociedades para abordar las crisis m√°s apremiantes que enfrenta nuestro mundo hoy‚ÄĚ, declar√≥.

‚ÄúEs imperativo que aprovechemos todo el potencial y la contribuci√≥n colectiva de toda la humanidad para tomar medidas efectivas para proteger el planeta, asegurar una paz duradera y lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible‚ÄĚ.

Niki Kandirikirira, directora de programas de Equality Now , dijo a IDN que la paridad de g√©nero no se trata solo de justicia, es un componente vital para establecer una sociedad m√°s equitativa y pr√≥spera. Cuando las mujeres tienen igual representaci√≥n y participaci√≥n, argument√≥, se proporciona una diversidad m√°s amplia de experiencia y conocimientos que fortalece la toma de decisiones y fomenta mejores resultados para todos. Y las mujeres en posiciones de influencia pueden ser modelos a seguir positivos, ayudando a erosionar los estereotipos de g√©nero da√Īinos e inspirando a otras mujeres y ni√Īas a perseguir sus ambiciones.

‚ÄúSi bien ha habido alg√ļn progreso en el avance de la participaci√≥n p√ļblica y pol√≠tica de las mujeres, los avances han sido lentos e inconsistentes, y la igualdad legal para mujeres y ni√Īas no se ha logrado en la gran mayor√≠a de los estados‚ÄĚ. ‚ÄúAunque los beneficios de la paridad de g√©nero son claros, casi todos los pa√≠ses del mundo siguen sin cumplir las promesas que han hecho de erradicar las leyes expl√≠citamente discriminatorias por motivos de sexo‚ÄĚ, agreg√≥.

El informe de la ONU ‘ Progreso en los Objetivos de Desarrollo Sostenible: La instant√°nea de g√©nero 2022 ‘, estima que al ritmo actual de progreso, podr√≠an pasar hasta 286 a√Īos para cerrar las brechas en la protecci√≥n legal entre hombres y mujeres y eliminar las leyes que discriminan a las mujeres y ni√Īas en funci√≥n de su sexo.

‚ÄúPara lograr la paridad de g√©nero, los gobiernos deben priorizar urgentemente la reforma de las leyes discriminatorias de familia y ciudadan√≠a que restringen los derechos humanos de las mujeres y las ni√Īas. En muchos pa√≠ses, las leyes y pr√°cticas civiles, religiosas y consuetudinarias que rigen cuestiones familiares como el matrimonio, el divorcio, la custodia y la herencia impiden que las mujeres y las ni√Īas participen plenamente en la vida social, econ√≥mica y pol√≠tica.

“En una cuarta parte de los países, las mujeres todavía se enfrentan a leyes de nacionalidad discriminatorias que les niegan los mismos derechos de nacionalidad que a los hombres. A las mujeres se les prohíbe transmitir su ciudadanía a sus hijos y cónyuges extranjeros, y están sujetas a restricciones para cambiar o conservar su nacionalidad después del matrimonio. Esto los pone en mayor riesgo de sufrir una serie de violaciones de derechos humanos, incluida la limitación de su capacidad para votar, presentarse a cargos políticos y acceder a las protecciones legales y sociales del Estado.

Leonida Zurita, fue nominada Presidenta de la Asociación de Mujeres Diputadas Departamentales de Bolivia (AMADBOL), creada con el apoyo técnico y financiero de ONU Mujeres.

‚ÄúEl abuso y el acoso en l√≠nea de las mujeres en la pol√≠tica y los medios se utilizan como un arma poderosa para intimidar y silenciar a los objetivos y es una expresi√≥n cruda de la misoginia sist√©mica que persiste en todo el mundo‚ÄĚ. Para garantizar la participaci√≥n igualitaria de las mujeres en la esfera p√ļblica, los gobiernos deben introducir e implementar urgentemente una legislaci√≥n que fomente un espacio en l√≠nea seguro para todos y haga que los perpetradores rindan cuentas por las violaciones, declar√≥.

Mientras tanto, el Alto Comisionado de la ONU instó a los Estados, parlamentarios, medios de comunicación, sociedad civil, sector privado y a cada uno de nosotros a tomar las siguientes medidas:

-Abordar las causas profundas de la discriminaci√≥n por motivos de g√©nero, incluidas las normas sociales, que limitan la participaci√≥n de las mujeres y las ni√Īas en la vida p√ļblica y pol√≠tica, incluso mediante campa√Īas de educaci√≥n y sensibilizaci√≥n;

-Valorar, reconocer y redistribuir el trabajo de cuidado no remunerado que recae desproporcionadamente sobre las mujeres;

-Considerar cuotas, esca√Īos reservados y oportunidades de capacitaci√≥n para aumentar la representaci√≥n de las mujeres en los √≥rganos legislativos y otras instituciones clave de la vida pol√≠tica y p√ļblica, as√≠ como en el sector privado;

-Trabajar para lograr la paridad de género en los órganos de tratados de derechos humanos de la ONU;

-Establecer códigos de conducta y mecanismos de denuncia con miras a una tolerancia cero para el acoso y la violencia contra las mujeres en la política, incluso en línea;

-Promover mujeres modelos a seguir y dar mayor visibilidad a sus aportes. [IDN-InDepthNews]

*IDN es la agencia insignia del Sindicato Internacional de Prensa, sin fines de lucro.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.