Ago 1 2023
121 lecturas

Literatura

Lineal

Parido es el ni√Īo el d√≠a de su santo.

Su tío materno, sólo él, lo duerme con facilidad.

Ya camina. En un hotel de Santiago del Estero se escabulle por los corredores.

Queda constancia fotográfica de su satisfacción montando burrito en Río Ceballos, sostenido por su papá.Tu hijo tiene problemas para dormir? Así puedes remediarlo

Se entretiene rompiendo papeles, arrojando monedas y jugando con un cesto de mimbre y broches para la ropa. Sigue cost√°ndole conciliar el sue√Īo.

Hace palotes un poco antes de cumplir cuatro a√Īos, guiado por una maestra jubilada. Lo operan de las am√≠gdalas.

La mam√° cuenta en una postal gigante, con motivo ciudadano, enviada a una cu√Īada, que su hijo extra√Īa¬†cuando el micro del jard√≠n de infantes, los d√≠as feriados, no lo viene a buscar tempranito. El hijo, en cambio, disfruta m√≥rbidamente qued√°ndose en la cama, en especial, durante esas ma√Īanas de calamitoso invierno.

Cursa el colegio primario salte√°ndose primero inferior.

Sufre cuando su padre abandona el hogar y la madre llora y maldice. Lo operan de un sobrehueso en una sien.

ROBINSON CRUSOE | Comprar libro 9788418395635 | DEFOE DANIELSe alegra cuando el padre retorna. Persisten sus dificultades para descansar mientras duerme. Lee Robinson Crusoe.

Recibe como regalo de reyes su primera bicicleta. Lo sorprende y emociona. Estrábico, acude a un oftalmólogo, quien detecta astigmatismo. Usa lentes.

Estudia piano y flauta dulce. Pero, con intensidad, sólo prosigue el estudio del piano. Lee a Evaristo Carriego.

Inicia el colegio secundario. El y su primita, en secreto, se imaginan casados y papis. Las pesadillas lo hostigan.

Compone un tema musical. Colecciona estampillas. Aprueba materias con notas mínimas. Se corrige su estrabismo, operándose.

Es desflorado sin contemplaciones por una amiga de su prima, mucho más práctica. Se reitera con la misma persona la experiencia genital. Vende su colección de estampillas. Lee el tomo uno de En busca del tiempo perdido.

Fallece la madre. Anda por las calles durante la noche en que es velada. Amengua su interés por el piano. No atina a ocuparse de los trámites de internación de su padre en un sanatorio.

Se aleja por completo de la m√ļsica. Culmina con zozobra el colegio secundario. Intenta en vano concentrarse en la lectura del Quijote.

Zafa del servicio militar. Trabaja en una empresa inmobiliaria. Mantiene contactos aislados con algunas chicas.

Después de pasar un domingo de sol en el country donde su patrón había inaugurado una formidable casa de tejas azules, y percatarse de que cada miembro adulto de la familia del patrón dispone de su propio automóvil, queda perturbado. Segundo intento con el Quijote.En busca del tiempo perdido (Vol. I) de Marcel Proust - Bajalibros.com

Escribe, a un amigo radicado en Austria, frases que a √©ste llaman su atenci√≥n en la relectura de la carta. ‚ÄúRedacci√≥n elegante¬†en ese breve tramo‚ÄĚ, califica su amigo en la posdata. Este es el tramo: ‚ÄúOh, por cierto, dormirme no es muy sencillo para m√≠. Antes debo leer. Cansarme leyendo. Casi siempre. Ha ocurrido que me he quedado leyendo por horas, antes de deponer mi condici√≥n vigilante‚ÄĚ.

Trabaja en el Banco de Galicia: con sus respuestas al interrogatorio al que es sometido en el examen ideol√≥gico previo a su ingreso, logra que no se sospechen sus simpat√≠as por el socialismo. Fallece su padre. Conoce a Beatriz. Se enamora. Pero no es debidamente correspondido. Concluye con la lectura del √ļltimo tomo de la novela de Proust.

Es operado por un cirujano odont√≥logo de abscesos en ambos lados de la base de la nariz. Se desmoraliza cuando se convence de su carencia de talento para ganar ‚Äúdinero grande‚ÄĚ. Fallece el t√≠o materno que lo dorm√≠a con facilidad.

Consigue un segundo empleo atendiendo un kiosco. Se angustia asistiendo a la proyección de un film en el que una camarilla de oligarcas escarnece a un hombre humilde. Recuerda a otro infeliz con el que también se había identificado: en una festichola de copetudos, Luis Sandrini era dejado en calzoncillos.

Traspone los límites de Argentina: visita Asunción. Cuando supera, con inconvenientes, las quinientas páginas del Quijote en su tercer intento, y en franca rentrée con aquella Beatriz que parece ahora atraída por él, fallece, mientras es operado de peritonitis.

 

*Rolando Revagliatti nació el 14 de abril de 1945 en Buenos Aires, ciudad en la que
reside, la Argentina. Public√≥ en soporte papel un volumen que re√ļne su dramaturgia,
dos con cuentos, relatos y microficciones y dieciséis poemarios, además de otros tres
poemarios s√≥lo en soporte digital. En esta condici√≥n se hallan los seis tomos de su libro ‚ÄúDocumentales. Entrevistas a escritores argentinos‚ÄĚ, conformados por 159 entrevistas por √©l realizadas. Todos sus libros cuentan con ediciones electr√≥nicas disponibles en http://www.revagliatti.com

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.