Feb 27 2022
204 lecturas

OpiniónPolítica

Los bolsonaristas querían ‘ucranizar Brasil’, pero tuvieron que tragarse a Putin

Días antes de que Rusia iniciara su invasión a Ucrania, Bolsonaro dijo que “Putin es una persona que busca la paz” y también insinuó que su visita al ruso habría evitado la guerra. La broma fue alimentada por los ministros y la militancia de Bolsonaro, pero no duró ni una semana.

El guiño de Bolsonaro a Putin dejó confundida a la extrema derecha brasileña, ya que los bolsonaristas tratan a Ucrania como una referencia para sus delirios ideológicos. La llegada de la extrema derecha ucraniana al poder hizo que tales extremistas se volvieran locos, por lo que se creó el lema: “¡Ucranicemos Brasil!”. La inspiración proviene de las milicias armadas ucranianas que se formaron durante las sangrientas protestas de 2014 .

En su momento, el gobierno ucraniano, presionado por Putin, decidió no firmar el acuerdo de integración con la Unión Europea, generando revuelta en la parte de la población que lo deseaba. Durante las protestas, grupos neonazis armados protagonizaron violentos enfrentamientos con el gobierno, que culminaron con la invasión del palacio de gobierno y el derrocamiento del presidente. El golpe de Estado en Ucrania liderado por neonazis siempre ha sido motivo de admiración por parte de la ultraderecha golpista brasileña.

¿Cómo podemos olvidarnos de Sara Winter, quien afirmó haber sido entrenada en Ucrania, organizando los “300 por Brasil”, una milicia armada al estilo ucraniano para amenazar la vida de los ministros del STF e inculcar un autogolpe de Bolsonaro?

Ahora, con Bolsonaro mostrando su solidaridad con el mayor verdugo de Ucrania, los bolsonaristas han caído en picada. Quienes pedían la “ucranización de Brasil” ven ahora a su líder adulando al gran enemigo de los grupos paramilitares ucranianos.

Condenado por fake news, Eustáquio fue uno de los mayores entusiastas de la ‘ucranización de Brasil’.Eustaquio-twitter30

Todas estas contradicciones e inconsistencias del bolsonarismo hicieron que el gobierno tardara una eternidad en posicionarse oficialmente tras la invasión rusa. Todos los principales líderes democráticos del mundo ya habían condenado la invasión inmediatamente cuando, a última hora de la mañana siguiente al inicio de los ataques, el Itamaraty emitió una nota en la que llamaba a la paz, pero no llegaba a condenar directamente a Putin.

En la nota, el gobierno “pide la suspensión inmediata de las hostilidades y el inicio de negociaciones que conduzcan a una solución diplomática del problema”, un intento de compensar la solidaridad mostrada por el presidente hacia Putin. En otras palabras, el gobierno brasileño pidió la suspensión de los ataques una semana después de brindar apoyo a Putin precisamente en el momento en que amenazaba con una invasión.

Pero el lío recién comenzaba. Tras la nota de Itamaraty, el vicepresidente Hamilton Mourão habló en nombre del gobierno: “Brasil no es neutral. Brasil ha dejado muy claro que respeta la soberanía de Ucrania”. El diputado también declaró su apoyo al uso de la fuerza militar contra los rusos y comparó a Putin con Hitler.

Relacionados

Mientras el presidente ensalza a Putin como alguien que “busca la paz”, el vicepresidente lo compara con Hitler. La esencia de los discursos de Mourão estaba en la línea de la nota emitida por Itamaraty. Aun así, Bolsonaro apareció en su directo semanal, los jueves, desautorizando los discursos del vicio. Mourão e Itamaraty ignoraron la posición del presidente en el conflicto y ahora intentan manejar la maquinaria diplomática independientemente de él. Este es el nivel desordenado de la diplomacia brasileña.

A Brasil le bastó con seguir sus tradiciones diplomáticas, pero Bolsonaro prefirió solidarizarse con los deseos bélicos de Putin y dejó la patata caliente en manos de Itamaraty, que trató de arreglar lo irreparable.

No cabe duda que el resultado de todo esto será la profundización del aislamiento de Brasil en el escenario geopolítico, lo que representará una mayor dificultad para cerrar acuerdos comerciales y atraer inversiones a un país que se encuentra económicamente quebrado.

Bolsonaro no sabe cómo salir de la trampa en la que se ha metido. Preocupado por su imagen en un año electoral, es probable que deje de tomar una posición a favor de Putin sin dar más explicaciones. Incluso después de haber desautorizado públicamente a Mourão, la tendencia es que él meta el rabo entre las piernas y empiece a seguir las recomendaciones de Itamaraty. No hay forma de que pueda dejar este episodio sin que le raspen la imagen, tanto en Brasil como en el mundo. En algún momento, Bolsonaro intentará reescribir la historia falsificando episodios recientes. Es la única forma de hacer política que él conoce.

La diplomacia brasileña, que pasó por varios gobiernos y siempre fue motivo de orgullo para el país, hoy lo condena al ostracismo y se convierte en motivo de profunda vergüenza.

Colofón

Cuando Jair Bolsonaro fue elegido, sabíamos que necesitaríamos ampliar nuestra cobertura, informar con más fuerza y ​​financiar investigaciones más profundas. Esta fue la misión que asumimos para enfrentar este período marcado por constantes amenazas a la libertad de prensa y la democracia. Para ello hicimos un llamado a nuestros lectores y la respuesta no se hizo esperar. Si ha estado siguiendo la cobertura de TIB, sabe lo que hemos podido publicar gracias a la increíble generosidad de más de 11,000 seguidores. Sin su ayuda, no habríamos investigado al gobierno ni expuesto la corrupción en el poder judicial.

¿Cuántas prácticas ilegales, desleales y violentas quedarían ocultas sin el trabajo de nuestros periodistas? Este es un agradecimiento a la comunidad de Intercept Brasil y una invitación para que se una a ellos hoy. Su apoyo es muy importante en este momento crítico. Necesitamos hacer aún más y prometemos no defraudarlos.

*Científico social y periodista. Autor de Wando Periodismo.

Bolsonaro Vladímirovich

header-wando-esBolsonaro estuvo con Putin en Rusia la semana pasada. No cerró ningún acuerdo concreto entre los dos países, pero aseguró que tuvo «momentos muy informales» con el presidente ruso. El propósito del viaje era otro: menear la cola a Putin. Después de la partida de Trump, Bolsonaro necesitaba un nuevo gran líder que lo apoyara en el escenario internacional. Fue tal el afán por halagar al ruso que el presidente brasileño, anticomunista acérrimo, incluso rindió homenaje a los soldados soviéticos que murieron combatiendo en defensa del comunismo.

En el encuentro, Bolsonaro dijo en nombre del pueblo brasileño que “somos solidarios con Rusia” , alineándose con Putin en el conflicto con Ucrania. El discurso proviene de un presidente que, hasta hace poco, buscaba, con la ayuda de Trump , un lugar para Brasil en la OTAN. Este es solo un episodio más en la serie de gritos diplomáticos que erosiona la buena imagen que la diplomacia brasileña ha construido durante décadas.

El asesor para Asuntos Internacionales de la Presidencia, Filipe Martins, consideró un error la postura de Bolsonaro y lo orientó a realizar también una visita a Ucrania, lo que no sucedió. Martins intentó a toda costa disuadir al presidente de tomar partido en el conflicto e incluso habló con militares cercanos al presidente para tratar de convencerlo, pero fue en vano. Esto quiere decir que el más lunático de los olavistas demostró ser más sensato que el presidente. Este es el tamaño del agujero en el que está metido Brasil.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.