Feb 11 2005
1720 lecturas

Opini贸n

Los culos sucios y la impunidad

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Entre los habitantes, algunos se definen como anarquistas, otros fascistas y recuerdan con a帽oranza al Duce; otros se asemejan a Don Camilo, ese cura del pueblo, y a Don Pepone, el alcalde comunista, que terminan siendo amigos y c贸mplices y a la vez cada uno carga a su peque帽o mundo como puede.

foto
Los vecinos se re煤nen en la sociedad de fomento para tratar los temas comunes del pueblo, limpieza, luminarias; centro de salud, actos, corte del pasto y relaci贸n con el municipio; muchas veces las discusiones y peleas son fant谩sticas y poco entendibles, ya que hablan sus dialectos a gran velocidad y emotividad cuando suben la presi贸n del debate y se hace dif铆cil poder seguirlos en la discusi贸n.

En una de esas reuniones acaloradas y tensas se sacan los 芦trapitos al sol禄, acusaciones, insultos y otras yerbas, sobre el dinero destinado a obras y utilizados vaya a saber Dios en d贸nde quedaron pegados.

芦Ma…隆隆Son unos corruptos,…porca madonna!!….禄 gritaba uno. 芦Tienen el culo sucio!!禄, gritaba otro… 芦隆隆M谩s culo sucio es el suyo!!…, y la tensi贸n iba subiendo minuto a minuto, con amenazas y acusaciones mutuas que pod铆a desembocar en una pelea.

Hasta que esa respetable anciana, silenciosa y atenta a las discusiones, se subi贸 a una silla y les dijo: 芦Basta de tantas porquer铆as… Aqu铆 hay muchos que tienen el culo sucio y huelen a mierda; yo llevo muchos a帽os aqu铆 y conozco a cada uno de ustedes y tengo el culo limpio禄.

Sin m谩s tramite se bajo la bombacha y mostr贸 su trasero omnipotente.

El asombro fue tremendo, todos quedaron at贸nitos y abrieron sus ojos mirando, ese culo limpio y comenzaron a aplaudir a rabiar… 芦隆Bravo!,… 隆隆隆bravo… grandioso…!!!禄

Semejante espect谩culo era in茅dito y asombroso. La respetable se帽ora se levant贸 la bombacha y los mir贸 con desprecio, a pesar de los aplausos a su ilustre trasero.

Hasta aqu铆 la historia en un peque帽o pueblito que trata de encontrar soluciones a sus peque帽os y grandes problemas.

Impunidad …mundial

Otra situaci贸n es la del pa铆s con sus grandes problemas y la situaci贸n de impunidad y convivencia con las mafias de los culos sucios. Hay algo que huele mal y est谩 podrido.

Los diputados y senadores que los argentinos elegimos para que nos gobiernen; entre gallos y media noche, una vez m谩s -salvo honrosas excepciones que debemos consignar para que el pueblo argentino conozca quienes tienen el trasero limpio y quienes no- en una sesi贸n aprobaron 19 proyectos de ley, burlando a la opini贸n p煤blica; entre ellas sin objeciones la Ley No. 25.990, que modifica el C贸digo Penal en lo que se refiere a los plazos de prescripci贸n de delitos.

Algunos camaristas alzaron su voz y preocupaci贸n sobre esa decisi贸n, sancionada por el Senado y la C谩mara de Diputados el 16 de Diciembre del 2004 y promulgada en el Bolet铆n Oficial el 11 de Enero del 2005, que reemplaz贸 dos p谩rrafos del Art. 67 del C贸digo Penal.

Los culos sucios felices porque es un camino a la impunidad. Algo huele mal en el pa铆s, los tribunales y las C谩maras de Diputados y Senadores -d贸nde los olores son distintos de acuerdo a las jerarqu铆as-.

Por otra parte dicen que los jueces dejan dormir o congelan las causas y entonces en el tiempo hay que buscar una soluci贸n al problema. Que no es posible seguir indefinidamente y entonces hay que buscar como resolver la situaci贸n de las causas.

Otros gritan que esa reforma no genera impunidad; que permite la transparencia.

Algunos niegan que una 芦mano negra禄 se haya colado para limpiar los culos sucios. Algo huele mal. Mientras, el ex-de-Anillaco ve como zafar de sus causas pendientes de acuerdo a las nuevas reformas penales.

Las cosas van como anillaco al dedo

Los diputados y senadores nacionales, en su decidida y plet贸rica premura por reformar la ley, tratan de justificar que las causas no pueden seguir indefinidamente, a煤n aquellas que son malversaci贸n de fondos del pa铆s. La impunidad y las mafias agradecidas a tanta gentileza.

Debemos tener memoria de algunas cosas que van m谩s lentas que Manuelita, la famosa tortuga que en lugar de ir a su pueblo se asent贸 en el Parlamento y el Palacio de Justicia. Desde la reforma Constitucional en 1994, hasta la fecha, han pasado m谩s de 10 a帽os los legisladores no han terminado de poner en funcionamiento los plebiscitos y las consultas populares. Esto tiene una sola explicaci贸n: le tienen miedo al pueblo.

No tienen el coraje de realizar una auditoria e investigar las consecuencias y responsabilidades de la deuda externa; hace ya casi cuatro a帽os el Juez Ballestero envi贸 al parlamento la resoluci贸n judicial reclamando que se investigue la grave situaci贸n provocada por la deuda externa. Los diputados y senadores miran hacia otro lado. El Poder Ejecutivo ignora la resoluci贸n judicial y sigue su suicida pol铆tica de la deuda.

Los atentados contra la AMIA y la embajada de Israel, la voladura del arsenal de R铆o Tercero. La causa IBM y Banco Naci贸n y muchas otras perlas de impunidad. Manuelita es r谩pida comparada con nuestros legisladores y jueces. Algo huele mal en el pa铆s. Lo han saqueado sin piedad, las mafias contin煤an sueltas y los responsables gozan de los culos sucios y de sus aromas. Las mafias provinciales con sus pol铆ticas de aprovechamiento de los recursos y negociados con empresas extranjeras contin煤an su negocios y saqueos.

Los camaristas federales Eduardo Freiler y Gabriel Cavallo repudiaron la modificaci贸n establecida al C贸digo Penal que se refiere a los plazos de prescripci贸n de los delitos y califican que esa medida llevar谩 a que caigan m谩s de la mitad de las causas judiciales.

No se consult贸 a los jueces acerca de la nueva ley. Les est谩n haciendo tragar sapos.

Algo huele mal en el pa铆s, no se puede actuar al margen del pueblo y emprender aventuras para salvar los culos sucios. Todo eso tiene consecuencias y el pueblo ya est谩 cansado de soportarlos. Reclama el derecho a la Verdad a la Justicia que deben ser transparentes y que les dicen no a la impunidad.

Los culos sucios deben tener claro que los pueblos son protagonistas y constructores de su propias vidas y de sus historias, y tienen limites a tanta impunidad.

—————————-

* Arquitecto y escritor. Premio N贸bel de la Paz.

Distribuida por ALTERCOM

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.