Jun 24 2021
618 lecturas

Sociedad

Los machotes de la UEFA

A estas alturas del milenio el f√ļtbol est√° quedando como el armario m√°s grande del planeta, un armario con c√©sped, gradas, focos, muchedumbres y muchas, muchas pelotas. Tan tremenda es la homofobia en el deporte rey que la UEFA rechaz√≥ la propuesta de iluminaci√≥n arcoiris del Allianz Arena durante el encuentro entre las selecciones de Alemania y Hungr√≠a a petici√≥n del alcalde de Munich, Dieter Reiter.

Los directivos de la UEFA se escudan en que el mensaje de los colorines podr√≠a molestar a los jugadores y seguidores h√ļngaros, ya que en Hungr√≠a la homofobia est√° tan extendida que hasta han prohibido que se hable de homosexualidad en los colegios.

En Hungr√≠a (y en la UEFA) siguen a rajatabla el dictado de aquel mexicano que bramaba: ¬ę¬°En mi pueblo somos todos muy machos!¬Ľ Y entonces otro mexicano le respond√≠a: ¬ęAh, pues en mi pueblo somos la mitad machos y la mitad hembras y no vea lo bien que lo pasamos¬Ľ.

Resulta casi admirable la cabezoner√≠a y la carcundia que siguen imperando hoy d√≠a en el f√ļtbol, incluso dentro del √°mbito del deporte profesional, la secci√≥n internacional de Ikea dedicada a los armarios. No hay muchos ejemplos de deportistas que hayan declarado abiertamente su homosexualidad, pero futbolistas se pueden contar con los dedos de una mano y sobran dedos.

Mucho antes de que los p√ļgiles Orlando Cruz o Yusaf Mack salieran del armario, en la d√©cada de los veinte, Panam√° Al Brown fue campe√≥n del mundo del peso gallo siete a√Īos seguidos bebiendo una botella de champ√°n diaria, escribiendo poemas, enviando a planchar sus camisas a Londres, saliendo de juerga del brazo de Jean Cocteau y bailando claqu√©. La homosexualidad era lo de menos para un hijo de esclavos de raza negra, opi√≥mano, lud√≥pata, sifil√≠tico y tuberculoso, que muri√≥ igual que vino al mundo: sin un c√©ntimo en el bolsillo.

En deportes harto m√°s brav√≠os y duros que el f√ļtbol, el boxeo, el rugby o el f√ļtbol americano, hay casos de jugadores que se han atrevido a proclamar su sexualidad.

Gay rugby star Keegan Hirst accused of having a boyfriend despite appearing on First DatesKeegan Hirst, un pilier de rugby ingl√©s, aseguraba cumplir todos los t√≥picos del macho -esposo, alba√Īil, portero, obrero industrial- hasta que decidi√≥ confesar la verdad. Dan Palmer, un jugador de la selecci√≥n de rugby australiana, dijo que hab√≠a fantaseado con el suicidio antes de hacer p√ļblica su condici√≥n.

Los futbolistas Liam Davis y Thomas Hitlzsperger se convirtieron en estandartes del outing, aunque el alemán lo hizo tras abandonar la cancha de juego, quizá recordando el martirio de Justin Fashanu, el primer jugador negro cuyo traspaso al Notthingam Forest alcanzó el millón de libras en la Premier League.

Cuando en 1990, en una entrevista en The Sun, admiti√≥ que era gay y que hab√≠a tenido un romance con un parlamentario conservador, sus compa√Īeros le hicieron el vac√≠o, su hermano lo repudi√≥ y los entrenadores se negaban a dejarle jugar. Fashanu acab√≥ por retirarse del f√ļtbol y la campa√Īa de desprestigio culmin√≥ con su ahorcamiento en un garaje abandonado en Londres y una carta en la que ped√≠a perd√≥n.

De una organización tan ridícula como la UEFA, con altos directivos implicados en interminables casos de corrupción, escándalos y La historia detrás de Manuel Neuer y el brazalete arcoírissobornos, puede esperarse cualquier cosa excepto un poco de sensatez. Hace sólo dos días saltó la noticia de que estaban estudiando aplicar una posible sanción al guardameta alemán Manuel Neuer por lucir un brazalete arcoiris durante un partido en defensa de la comunidad LGTBI.

En Munich, a pesar de la prohibici√≥n de la UEFA de ba√Īar el estadio Allianz Arena con los colores de la bandera gay, el alcalde ha decidido subir las apuestas alumbrando con el mismo s√≠mbolo luminoso el ayuntamiento, una noria y la torre de comunicaciones, una iniciativa que ser√° secundada por varios estadios de f√ļtbol en todo el territorio alem√°n. Hasta en Hungr√≠a se van a enterar.

*Escritor y periodista espa√Īol. Columnista habitual del diario P√ļblico.es. Licenciado en Filolog√≠a Hisp√°nica por la¬†Universidad Aut√≥noma de Madrid

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.