Ene 19 2014
1813 lecturas

Opini贸n

Chacho 脕lvarez/Los retos de la Celac

Una nueva y pr贸xima cumbre de presidentes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribe帽os (Celac) nos alienta a reafirmar e insistir en la importancia estrat茅gica y decisiva para la regi贸n de esta iniciativa. Construir Am茅rica Latina y el Caribe como comunidad de presente y futuro, y como actor vital en un mundo configurado por bloques, es una tarea de enorme envergadura hist贸rico-pol铆tica.

Requiere establecer puentes entre las distintas subregiones y pa铆ses, M茅xico, Centroam茅rica, el Caribe y Sudam茅rica, haciendo compatibles y asociables los distintos proyectos y la diversidad de enfoques tanto en lo que se refiere al modelo interno de las naciones como a su grado y forma de inserci贸n en la econom铆a internacional. Hay que considerar que contin煤an siendo muchos y muy fuertes los intereses de quienes apuestan a la fragmentaci贸n, al statu quo, a propagandizar y fomentar proyectos que, en cambio de considerarlos agregativos, tienden a sectorizar o confrontar debilitando las posibilidades de avanzar en la convergencia y la integraci贸n.

En t茅rminos del paisaje geopol铆tico mundial actual, la crisis de credibilidad de Estados Unidos, la declinaci贸n europea, el cambio de modelo econ贸mico de China y la persistencia de un sistema econ贸mico mundial concentrador y generador de desigualdades, interpela la voluntad pol铆tica, la imaginaci贸n y la persistencia de los latinoamericanos y caribe帽os a conformar un espacio com煤n constituido con base en un sustantivo aumento de los intercambios y el comercio intrarregional, mejores infraestructuras, pol铆ticas productivas, industriales y tecnol贸gicas compartidas y complementarias, y planes educativos, sociales, ambientales y culturales que puedan ser proyectados en clave comunitaria y que demuestren que es posible comenzar a desarrollar pol铆ticas p煤blicas regionales.

La interdependencia mundial, lejos de disolvernos como identidad, nos desaf铆a a perfilar m谩s n铆tidamente nuestra singularidad articulando, con mucho empe帽o, paciencia estrat茅gica y sentido de pertenencia y del porvenir, realidades y subregiones muy distintas y hasta en muchos casos divorciadas entre s铆. Esto para desarrollarnos y defendernos juntos frente a las incertidumbres de una globalizaci贸n desbocada, sin controles ni gobierno, para poner en valor comunitario las inmensas riquezas que poseen cada uno de nuestros pa铆ses y para coprotagonizar un cambio de paradigma frente a un modelo civilizatorio en decadencia y crisis. Un continente que debe pelear junto contra las propias desigualdades como ante las injusticias de un capitalismo adicto al dinero f谩cil, especulativo, concentrador de riqueza y promotor de asimetr铆as inaceptables.

Para estas tareas que trascienden las posibilidades nacionales e incluso subregionales es que se necesita afirmar el proyecto de la Celac, buscando coincidencias, coordinando los esfuerzos de los diferentes organismos subregionales y actualizando y renovando la arquitectura institucional 鈥搖n poco err谩tica鈥 que se viene construyendo en Am茅rica Latina y el Caribe hace ya m谩s de 50 a帽os.

Es un enorme esfuerzo, una tarea que a veces se piensa o se quiere ver, por las diferencias y las heterogeneidades, como imposible o inviable, pero que sigue desafi谩ndonos no s贸lo desde el eco de nuestra historia compartida, sino como el reto definitorio para reconocer y diferenciar si Am茅rica Latina vive un importante 茅poca de cambios o va a ser protagonista y actor colectivo de un cambio de 茅poca.

* Secretario general de la Asociaci贸n Latinoamericana de Integraci贸n (Aladi)

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.