Maniobra electoral de Biden: ordena negar asilo a migrantes indocumentados

9

 

El presidente Joe Biden anunció una nueva medida ejecutiva que entró en vigor en el primer minuto de este miércoles, para disuadir a indocumentados de llegar a la frontera de Estados Unidos con México, con amenaza de limitar su derecho de asilo, en una maniobra claramente para efectos electorales.

Nada casual: un día después de felicitar a Claudia Sheinbaum, presidenta electa de México y expresar su deseo de profundizar la cooperación en la relación bilateral, Biden buscó difundir el mensaje de que estaba impulsando una medida que le permitía cerrar la frontera de manera unilateral para frenar el flujo de inmigrantes sin documentos.

Joe Biden ordenó el cierre temporal de la frontera con México ante el creciente número de migrantes - InfobaeEl octogenario Biden explicó: por los arreglos que logré junto con el presidente Obrador (sic, se refiere a Andrés Manuel López Obrador), el número de migrantes llegando de manera ilegal a nuestra frontera compartida en meses recientes se desplomó dramáticamente. Pero mientras estos pasos son importantes, no son suficientes, aseveró al justificar las nuevas medidas, calificadas como inmersas en la campaña electoral.

Según los funcionarios del gobierno, parte de la estrategia detrás de esta medida es enviar un mensaje severo a quienes desean llegar a la frontera: “el ingreso de todo no ciudadano a Estados Unidos a través de la frontera sur queda por ahora suspendido y limitado… Esta suspensión y limitación de ingreso entrará en vigor a las 12:01 am (hora de Washington) el 5 de junio de 2024”, señala la medida.

Sin dudas, esta decisión viola el derecho al asilo garantizado en las leyes nacionales e internacionales, que es una versión de medidas antimigrantes que fueron impulsadas primero por su antecesor Donald Trump.

El aún presidente estadounidense declaró que casi a todo inmigrante que intente cruzar la frontera sin ingresar por los puntos oficiales le será negado el derecho de solicitar el asilo, sólo con algunas excepciones. Biden arremete así contra su opositor, el expresidente Donald Trump, que exitosamente ha usado el tema de una frontera abierta para colocar al demócrata a la defensiva.AMLO dice que “probablemente” hablará con Biden sobre medidas migratorias

La orden permitirá al presidente suspender solicitudes de asilo cuando el número total de migrantes sin papeles encontrados por la Patrulla Fronteriza entre puntos oficiales de ingreso en la frontera supere 2.500 diarios. Para proteger a Estados Unidos como una tierra que da la bienvenida a inmigrantes, primero tenemos que asegurar la frontera y debemos hacerlo ahora, dijo el presidente.

“En la práctica, por los números y por el flujo, implica el cierre de la ruta irregular que muchísimos migrantes y refugiados han intentado para llegar a Estados Unidos. Implica una especie de muro virtual porque las personas van a estar en un escenario en donde se les va a rechazar porque hay una cifra de arribos superior a 2.500 y del otro lado si se implementa esta medida deja sin posibilidad de refugio a miles de personas”, señaló Tonatiuh Guillén, profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y excomisionado del Instituto Nacional de Migración de México.

Repatriación masiva

Las medidas s anunciadas para reforzar la frontera sur de Estados Unidos contra la migración irregular son las más estrictas que se han aprobado hasta la fecha y se van a traducir en la repatriación acelerada de la gran mayoría de las personas que se encuentran en la línea divisoria con México.

«Va a ser caótico por un tiempo», dice Biden en la frontera después del Título 42Las medidas implican el cierre de la frontera con México para los cruces irregulares cuando las detenciones de migrantes sin documentos pasen de 2.500 en un día, cifra que está debajo del promedio de las últimas semanas. Estamos listos para repatriar a una cantidad récord de inmigrantes en los próximos días, declaró Blas Nuñez-Neto, subsecretario de Seguridad Nacional de EU, en conferencia de prensa virtual.

Estas medidas nos permitirán repatriar a más personas mucho más rápido de lo que somos capaces de hacer hoy día, sostuvo el funcionario.

Nuñez-Neto explicó que la orden de Biden significa cambios claves respecto al esquema de procesamiento de indocumentados. A los migrantes no se les dará oportunidad de solicitar asilo, a menos que manifiesten tener un temor real de volver a sus países. Si lo hacen, serán remitidos con un funcionario que evaluará sus casos con estándares más estrictos que los vigentes hasta ayer. El resto serán deportados.

Condenas

La Unión Estadunidense por las Libertades Civiles (ACLU) y otros grupos de derechos humanos y civiles de inmediato condenaron la orden. El gobierno (de Biden) nos ha dejado sin otra opción que presentar una demanda (ante los tribunales), declaró Lee Gelernt de la ACLU. Enfatizó que esta orden fue ilegal bajo Trump y no es menos ilegal ahora.Deportaciones masivas, un fenómeno cíclico - Alef

Un coro de protestas y denuncias tanto de líderes políticos y defensores de inmigrantes saludó la medida. Legisladores federales del mismo Partido Demócrata de Biden condenaron el anuncio. El senador Alex Padilla declaró que al revivir la prohibición de asilo de Trump, Biden ha minado los valores estadunidenses y abandonado las obligaciones del país de otorgar a personas que huyendo de persecución, violencia y autoritarismo buscan una oportunidad de refugio en Estados Unidos.

“ Biden, escucha, estamos en la lucha”: con esta consigna una decena de legisladores demócratas condenó la medida. Organizaciones de migrantes se sumaron al coro de denuncia. Al cerrar la frontera, la iniciativa impediría que miles de solicitantes de asilo busquen la protección humanitaria que merecen, afirmó Óscar Chacón, director ejecutivo de la red de organizaciones inmigrantes Alianza Américas.

Los detalles sobre cómo funcionaría esta medida y si podrá ser realmente implementada aún no se conocenn. Para aquellos inmigrantes indocumentados encontrados por la Patrulla Fronteriza tratando de ingresar al país, las autoridades los retornarán directamente a México, serán deportados a sus países de origen si México no los admite de regreso, y algunos serán procesados en espera de la determinación de sus solicitudes.

Actualmente México acepta a todo mexicano expulsado de Estados Unidos junto con un total de 30 mil nicaragüenses, cubanos, haitianos y venezolanos cada mes. Aún está por verse si estará dispuesto a recibir números mayores si la nueva orden se implementa.

 

* Antropólogo y economista mexicano, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.