Oct 18 2005
914 lecturas

Sociedad

M谩quinas de hacer obreros baratos gracias al Estado

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

En estos liceos las utilidades se maximizan y los costos se bajan. La Sofofa, que recibe 2.300 millones de pesos del fisco por sus cinco establecimientos, invierte a penas un 0,5% en infraestructura (13 millones). El grueso de la plata fiscal (80%) se le va en remuneraciones; algo m谩s grave ocurre en la C谩mara de Comercio de Concepci贸n que recibe 2.800 millones e invierte el 0,4% (11 millones), veinte veces menos de lo que gastan en administrar sus cinco liceos.

Datos como estos est谩n contenidos en el 鈥淚nforme de liceos corporativizados鈥 emitido en 2005 por el Ministerio de Educaci贸n. Se trata de una evaluaci贸n reservada, que se hace a帽o tras a帽o y donde los empresarios reprueban con tozudez.

鈥淓n el ministerio se estima que es muy bajo lo que invierten鈥, dice una fuente de Educaci贸n que pide reserva de su identidad. Agrega: 鈥淒eber铆a ser, m铆nimo, un 10 por ciento de lo que reciben del fisco鈥.

EL MINISTERIO DESCUBRE

Pero no s贸lo hay poca inversi贸n. En algunos casos hay avivadas. En marzo de este a帽o la Corporaci贸n de Desarrollo Social de la IX Regi贸n 鈥揅orprix-, afiliada a la Sofofa, fue descubierta por el Ministerio usando el dinero fiscal para adquirir un piso entero de un edificio en Temuco. La Corprix recibe 1.400 millones para manejar cuatro liceos e invierte apenas 27 millones pesos en ellos. En la truculenta operaci贸n inmobiliaria, sin embargo, gast贸 m谩s de 300 millones. Hoy los antecedentes est谩n siendo investigados por la Contralor铆a General de la Rep煤blica.

Seg煤n un consejero del ministerio, 鈥渃uando los descubrimos, la Corprix ofreci贸 cambiar el nombre de la propiedad y entreg谩rsela a Educaci贸n. Pero esto no va a ser tan f谩cil de solucionar鈥.

Avivadas de este tipo no son nuevas. A comienzos de los 90 la C谩mara Nacional de Comercio, a trav茅s de su corporaci贸n Funaela us贸 los recursos fiscales para construir un edificio completo. El Consejo de Defensa del Estado demand贸 a la C谩mara por malversaci贸n de fondos.

芦Devolvieron hasta el 煤ltimo centavo. Para no perder sus liceos, descabezaron la organizaci贸n y le cambiaron el nombre a su corporaci贸n educacional. Ahora se llama Comeduc禄, se帽ala una alta fuente ministerial.

Otro caso afecta hoy a la Corporaci贸n de Desarrollo Social de Curic贸 -Corpride- que educa a m谩s de 11 mil alumnos. Pese a recibir anualmente 4.700 millones, le debe a sus profesores 150 millones de pesos en remuneraciones. Aunque el Ministerio de Educaci贸n los ha presionado a pagar, hasta ahora no ha pasado nada.

REGALO CON A脩ADIDURAS

Hay que regalar. Este sistema excepcionalmente beneficioso para los empresarios se gest贸 en las oficinas de la Odeplan. All铆 Miguel Kast y Ernesto Silva Bafalluy, dieron los lineamientos centrales. Alfredo Prieto Bafalluy, primo hermano de Ernesto, lo llev贸 adelante desde el Ministerio de Educaci贸n.

Para que los empresarios contaran con todo tipo de libertades los 70 liceos quedaron fuera de casi toda la normativa que se aplica al resto de la educaci贸n municipalizada o particular subvencionada. No se fij贸 un m铆nimo de inversi贸n ni un porcentaje para mantenimiento. De esta forma, el 煤ltimo informe contable de Educaci贸n se帽ala, por ejemplo que la nombrada Corprix, destin贸 el 0,9% de sus fondos totales a mantenci贸n y la Asociaci贸n de Metal煤rgicos, Asimet, apenas un 1,2%.

Los empresarios explican que la raz贸n para invertir el m铆nimo es que los liceos no son de ellos. 芦Existe el temor a una expropiaci贸n del Estado y a que se pierda la inversi贸n hecha, se帽ala Rodrigo Martino, secretario ejecutivo de la Codesser, organizaci贸n dependiente de la Sociedad Nacional de Agricultura.

La explicaci贸n resulta singular: en 25 a帽os de administraci贸n el ministerio no ha 鈥渆xpropiado鈥 m谩s que en un caso: el de Corporaci贸n Privada de Desarrollo Industrial 鈥揅PDI-, que ten铆a cuatro liceos de Santiago. En 1982 la CPDI utiliz贸 los fondos del gobierno para fines distintos de la educaci贸n. Fue disuelta y su gerente General, Luis Gandarillas, termin贸 en la c谩rcel de Capuchinos.

Prieto Bafalluy tiene una idea para salir del impasse de falta de inversi贸n. 鈥淧ara que los empresarios invirtieran m谩s, yo simplemente les entregar铆a los colegios. Se los dar铆a. As铆 de simple鈥, afirma. Prieto, cabe destacar, asesor贸 a Lav铆n en su programa presidencial.

驴PARA QU脡 ESTUDIAR?

Sin embargo, la poca inversi贸n no es el peor problema. M谩s grave es la convicci贸n de que los que estudian aqu铆 est谩n destinados a trabajos de baja calificaci贸n. Un ejemplo es el liceo Nora Vivians Molina, administrado por la C谩mara de Comercio. El 2004, sus alumnos alcanzaron un promedio de 450 puntos en la PSU, 30 menos que lo que obtuvo el 煤ltimo inscrito en la USACH.

A los directivos del Nora Vivians, sin embargo, esos magros resultados no les preocupan. La universidad no es para sus alumnos. Aqu铆 se aprende a trabajar. Y los chicos lo tienen claro.

芦Mi primo tambi茅n estudi贸 ac谩 y le hicieron problemas para que fuera a un preuniversitario. Le dec铆an: 鈥樎ero si ac谩 tienes todo lo que necesitas para trabajar, para qu茅 quieres m谩s!鈥 Yo pregunt茅 y a m铆 me va a pasar lo mismo禄, se帽ala un estudiante del Nora Vivians.

Una situaci贸n similar se viven en el Liceo Polit茅cnico Pedro de Valdivia, dependiente de la corporaci贸n Textil y Confecci贸n. El colegio funciona como una verdadera empresa. Su director explica que a帽o tras a帽o aumenta su producci贸n y venta de prendas de vestir con un objetivo claro: preparar a los alumnos para el mundo laboral. Si tienen suerte ir谩n a parar a empresas como Falabella y Johnson, conglomerados que se encuentran detr谩s de varios liceos polit茅cnicos administrados por empresarios. Por ahora trabajan sin recibir nada por lo que producen. Por el contrario, estos alumnos pagan un arancel cercano a los 50 mil pesos por trabajar.

La legislaci贸n establece que estos cobros son opcionales. Pero las corporaciones las transforman en obligatorias. S贸lo por nombrar dos ejemplos, la Comeduc y la Corpride cobran cerca de 60 mil pesos por alumno, cuando los apoderados s贸lo deber铆an pagar 3.500 pesos de matr铆cula.

En el Liceo Polit茅cnico Pedro de Valdivia, ninguno de los apoderados consultados por sab铆a que el dinero aportado es electivo. El director del establecimiento lo aclara brillantemente: 芦Al apoderado no se le dice que el cobro es optativo porque estamos en Chile y si no nadie pagar铆a. Pero tampoco se lo obliga禄.

Sin derechos laborales. El sistema de educaci贸n para el trabajo fue importado desde Alemania donde lleva a帽os funcionando con 茅xito. Se lo conoce como 鈥淓ducaci贸n Dual鈥 y en esencia busca entregar a los estudiantes herramientas concretas para insertarse con 茅xito en el mundo laborar. Pero esto no es Alemania.

EL ESTUDIO ESCLAVO

En 2003 la Codesser 鈥搎ue depende de la Sociedad Nacional de Agricultura鈥 fue descubierta por Impuestos Internos comecializando l谩cteos, frutas y verduras sin pagar impuestos. Todo hab铆a sido producido por sus estudiantes-trabajadores. Con sus 11 colegios la Codesser obtiene ingresos por 2.365 millones de pesos. Tras ser descubiertos por el SII, la Codesser debi贸 reintegrar el monto al fisco y pagar una multa para poder seguir funcionando.

Hoy para muchas corporaciones la 鈥淓ducaci贸n Dual鈥 ya no es s贸lo una forma de ense帽ar, sino una lucrativa manera de producir, ahorr谩ndose los salarios. Seg煤n el estudio Formaci贸n Dual: un desaf铆o para Chile realizado en 2001 por el Departamento de Econom铆a la Universidad de Chile, 鈥渦n 30% de los empresarios reconoce tener en este sistema una fuente de mano de obra de bajo precio鈥. Otro alto porcentaje se帽al贸 que el costo de mantener a los alumnos dentro de las empresas se ve claramente saneado con el servicio que prestan.

El gran beneficio para los j贸venes es que con este tipo de educaci贸n su inserci贸n laboral es m谩s alta. Sin embargo, sus ingresos siguen siendo bajos. Seg煤n el estudio Rentabilidad de la Educaci贸n Formal en Chile, de Mar铆a Soledad Arellano y Mat铆as Braun, un alumno de este sistema parte ganando poco m谩s del sueldo m铆nimo y le toma 27 a帽os llegar a doblar esa remuneraci贸n.

Peor a煤n: pese a que son entrenados para trabajar, desconocen por completo sus derechos laborales. Un profesor de un colegio de la Comeduc, explica que durante la dictadura se quit贸 la obligaci贸n de que estos 鈥渢贸picos鈥 fueran pasados como ramos y se los dej贸 como parte de otras asignaturas. 芦No es lo mismo que tengas todo un a帽o de 鈥渄erecho laboral鈥, donde puedes contextualizar y darle un sentido a esa ense帽anza, a que te lo pasen como parte de el curso de administraci贸n禄, se帽ala el profesor.

Consultamos a alumnos de siete liceos empresariales y s贸lo uno recordaba haber escuchado lo que eran sus derechos como futuro trabajador. No ten铆an idea ni siquiera de lo que era una negociaci贸n colectiva.

El mismo profesor de la Comeduc recuerda cuando 茅l estudi贸 en uno de estos liceos que ahora son controlados por empresas. Era un liceo top, prestigiado, y los derechos laborales eran un tema central. 鈥淎 nosotros, ni帽os pobres, nos visitaba un abogado para concientizarnos en 谩reas como negociaci贸n colectiva y legislaci贸n laboral鈥, dice. Y agrega: 鈥渁hora lo 煤nico que se hace es bajarle el perfil a ese tema鈥.

—————————————–

* Corresponsal de Por la libre en Chile (www.ongcidets.cl/porlalibre/portada.html), revista en la que se public贸 este art铆culo.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.