Jul 23 2023
90 lecturas

Pol铆tica

Marcha de los 119 agrupa las luchas contra el olvido bajo la lluvia de Santiago

Llov铆a sobre Santiago desde la madrugada cuando cientos de personas se reunieron el s谩bado 22 de julio en el Museo de la Memoria para participar en la Marcha de la Memoria y la Resistencia por los 119 detenidos desaparecidos de la dictadura, en un montaje de espanto denominado 鈥極peraci贸n Colombo鈥 y ejecutado en 1975.

Tan profundas ardieron las emociones, tan agolpadas alrededor de las 119 siluetas, tan invierno el d铆a y multigeneracional la convocatoria, que la gente opt贸 por abrazarse; hace mucho que no s茅 de ti y han crecido muy r谩pido los chicos, qu茅 ser谩 de Manuel y Luisa, qu茅 ser谩 de tu mam谩 y la mam谩 de tu mam谩; y d贸nde se habr谩 metido la chica Magda, con ella qued茅 en la estaci贸n del metro Quinta Normal para hacer juntos la caminata.Siluetas de 119 desaparecidos de la dictadura chilena recorren Santiago | AP News

Por calle Matucana hacia el sur de la ciudad arranc贸 la marcha, con las figuras cargadas por turno, no porque fueran pesadas, sino por su tama帽o real y porque los 119 se quedaron eternamente j贸venes, mientras que los sobrevivientes somos presa de la gravedad y el tiempo.

Ellos son los protagonistas, encabezan la marcha, en tanto los equipos de seguridad y salud funcionan matem谩ticamente, coordinando los grupos de baile y m煤sica, espiritualidad barroca y humeante, para que nada eclosione ni se detenga. Ese Roberto D鈥橭rival Brice帽o, uno de los motores de la actividad, se las trae. Ser谩 porque trabaja en teatro y tiene un vozarr贸n con eco incorporado, y calcula bien los espacios y los minutos.

En medio de la columna camina Mar铆a Cristina Pacheco, justo frente a la calle Santa M贸nica 2338, lugar en el que se cre贸 el primer organismo de derechos humanos de los familiares de las y los detenidos desaparecidos de la dictadura.

芦La memoria es la columna vertebral para el trabajo social. Ello nos tiene que hacer sentido bajo el sistema deshumanizado que nos quieren imponer禄, dice Mar铆a Cristina, y agrega: 芦la lucha contin煤a mientras exista alguien que oprima a otro. No hemos podido cambiar el mundo durante mucho tiempo. Pero yo no me siento derrotada ni desesperada, porque jam谩s he tenido alguna expectativa con el r茅gimen capitalista. El compromiso que he asumido de por vida est谩 determinado por la clase donde nac铆. En el camino me di cuenta que se trataba de un compromiso muy dif铆cil, por tanto firm茅 el 煤nico contrato que no tiene finiquito: el contrato con la lucha禄.

119Avanzando hacia el coraz贸n de Santiago, Gonzalo Toledo, activista de los derechos humanos y las disidencias sexuales, afirma que la acci贸n colectiva 芦es lo m铆nimo que podemos hacer en tiempos de negacionismo y volteretas pol铆ticas禄, en tanto, sosteniendo un lazo rojo que enmarca la caminata, Ruth Lazo, hija de uno de los 119, no se queja de la lluvia y recuerda que 芦si nos manifestamos en la dictadura y en esta seudo democracia con represi贸n desatada, el agua es m谩s bien una ayuda: limpia estos sitios de injusticias y de olvido禄.

Por su parte, Miguel P茅rez, de la red medi谩tica independiente y popular Frente Cacerola, asegura: 芦debemos recordar permanentemente la brutalidad de la dictadura. Nuestro compromiso es transmitir la memoria hist贸rica a las nuevas generaciones con el fin de que sepan lo que es el fascismo en Chile禄.

Pr贸ximos a la Plaza de la Constituci贸n, el representante chileno del Observatorio Para el Cierre de la Escuela de las Am茅ricas, Pablo Ruiz, explica: 芦es sabido que los cr铆menes contra los 119 son parte de la Operaci贸n C贸ndor. Es preciso recordar que en Panam谩 el Ej茅rcito de Estados Unidos 鈥榩restaba鈥 los equipos de comunicaciones y entren贸 a los peores asesinos de la dictadura de Pinochet y de sus servicios de inteligencia, as铆 como a los de Argentina. Y a estas alturas, son muy pocos los criminales que han llegado a las c谩rceles. Por ello nuestra lucha es por la verdad, justicia y no a la impunidad禄.

A metros de La Moneda, Owana Madera plantea que :芦la memoria debe estar vinculada a la resistencia. Hoy queremos resaltar, no la memoria de la victimizaci贸n, sino que la memoria que reivindica la lucha de cada compa帽ero de los 119. La victimizaci贸n desprovee a nuestros compa帽eros de su proyecto pol铆tico: ellos fueron combatientes y luchadores por un pa铆s mejor y eso todav铆a no ocurre禄.

La marcha que termin贸 en el Museo de Bellas Artes cont贸 con representantes de la resistencia mapuche, de los nietos de los detenidos desaparecidos y los ejecutados pol铆ticos de la dictadura; de los colectivos por la libertad de los prisioneros pol铆ticos de la revuelta social; de estudiantes de secundaria; del feminismo popular.

Fue como el principio de una fuerza que modula las razones de las luchas sociales que se avecinan.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *


El periodo de verificaci贸n de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la p谩gina.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.