Feb 23 2006
983 lecturas

Economía

MARCOS PAULSEN: LIBERTAD O TRITURADORA PROCESAL

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La noche del s√°bado 22 de febrero, la sala del Espace Marx, en el coraz√≥n de Bruselas, recibi√≥ el calor de la solidaridad y amistad de un centenar de personas. Los militantes de organizaciones de defensa de los derechos humanos, amigos y compa√Īeros de trabajo de Marco Paulsen; artistas solidarios, que ni siquiera lo conoc√≠an, se convocaron para apoyar a su familia ‚Äďesposa e hijos‚Äď y para hacerle sentir que, a miles de kil√≥metros, la injusticia no pasa inadvertida.

Con esta acci√≥n se suscrib√≠a la carta enviada al Presidente Ricardo Lagos, por la Federaci√≥n Internacional de Derechos Humanos (FIDH) donde le manifestaba su preocupaci√≥n porque ‚Äúse persiga y juzgue a ex prisioneros pol√≠ticos bajo leyes de la dictadura (‚Ķ) que violan convenciones universales de derechos humanos‚ÄĚ.

Marcos Paulsen fue detenido en octubre de 1989 y condenado a una pena de 16 a√Īos y 100 d√≠as de c√°rcel. Tras estar cuatro a√Īos preso se le conmut√≥ el resto de la pena por extra√Īamiento en B√©lgica, acogi√©ndose al beneficio que daban las llamadas Leyes Cumplido.
En diciembre pasado, tras consultar en la embajada chilena en B√©lgica, Paulsen retorn√≥ con su esposa e hijos a Chile para pasar las fiestas de fin de a√Īo con su madre y amigos, pero fue detenido en el aeropuerto Comodoro Merino Ben√≠tez, donde le informan que a√ļn le restan 84 d√≠as para completar la pena. Por ello hoy se encuentra arraigado y debe firmar semanalmente en la Fiscal√≠a de Pudahuel.

Paulsen no pretendi√≥ quebrantar la condena, ya que ‚Äďen reiteradas ocasiones‚Äď solicit√≥ informaci√≥n consular sobre su situaci√≥n judicial, pero las irregularidades se sumaron a su expediente, el cual aparec√≠a como ‚Äúextraviado‚ÄĚ y por ende no se pod√≠a informar su situaci√≥n.

¬ęMe dirig√≠ a la embajada de Chile para avisar que se hab√≠a cumplido mi condena y lo hice con total transparencia, (…) yo lo consult√© con mi abogado y √©l me dijo que efectivamente no hab√≠a problemas, que la condena era de 16 a√Īos, los que se hab√≠an cumplido a fines de octubre, por tanto pod√≠a volver¬Ľ, precis√≥ Paulsen.

Debe consignarse tambi√©n el hecho que Paulsen no fuera notificado de otra sentencia de 100 d√≠as que la fiscal√≠a presenta como el resultado de una condena ‚Äďque pesa sobre alrededor de una decena de ex prisioneros pol√≠ticos‚Äď que participaron en un mot√≠n en 1991 con resultado de da√Īo a la propiedad fiscal. Por ello fiscal exige una pena de 38 d√≠as de presidio.

En la audiencia realizada este miércoles, presentó su solidaridad el diputado socialista Sergio Aguiló, quién volverá a estar presente en el juicio oral simplificado que se realizará el próximo viernes 24.

Las movilizaciones de las organizaciones de derechos humanos belgas, que el d√≠a martes se reunieron ante la embajada de Chile en Bruselas para entregar una carta, manifestando su preocupaci√≥n por Paulsen, qui√©n es educador del Movimiento contra el Racismo, Antisemitismo y Xenofobia en B√©lgica, fueron consideradas por el primer secretario de la embajada de B√©lgica en Chile, se√Īor Christian de Lannoy, qui√©n se comprometi√≥ telef√≥nicamente a hacerse presente en la citada audiencia judicial del viernes 24 de febrero.

———————————-

* Periodista. Reside en Bélgica.

Nota

¬ŅQU√Č PAS√ď CON PAULSEN?

Marco Paulsen se acogi√≥ al ¬ębenficio¬Ľ procesal que le permiti√≥ conmutar la condena a 16 a√Īos de c√°rcel por actiovidades ¬ęterroristas¬Ľ ‚Äďlucha contra la dictadura‚Äď por 12 a√Īos de extra√Īamiento, forzado eilio que comenz√≥ en octubre de 1993 en B√©lgica.

Allí se integró a la sociedad traajando en una organizaciòn no gubrnamental por los derechos humanos e inició estudios superiores.

Cumplido el per√≠odo de 12 a√Īos de ostracismo decide ‚Äďcon su familia‚Äď viajar a su patria, entre otras razones para visitar a su madre, que se la informado presenta serios problemas de salud.

Para tal efecto se dirige al consulado de Chile en Bruselas con el objeto de asegurarse que no existían problemas pendientes que impiudieran su ingreso al país; la averigación se realiza consierando la expriencia de otros ex-prisioneros políticos, detenidos y encarcelados a su ingreso a territorio chileno y obligados a pagar multas y fianzas, pese a que sus condenas ya habían sido cumplidas.

Las autoridades consulares le informan que su expediente judicial ha sido extraviado por el ministerio de Justicia por lo que la prohibici√≥n de ingreso al pa√≠s contin√ļa vigente en los registros de Polic√≠a Internacional.

Pensando que se trata sólo de un asunto administrativo menor y confiando en las autoridades judiciales de su país, Paulsen viaja en la confianza de resolver el problema en todo caso causado por el aparato judiciario chileno.

Al aterrizar en el aeropuerto de Santiago el 10 de dicembre de 2005 Chile se lo detiene y es llevado ante un juez de turno. El magistrado le informa que debe cumplir 100 d√≠as de c√°rcel por otra causa ‚Äďde la cu√°l jam√°s fue notificado‚Äď no acumulados a sus 16 a√Īos de la condena inicial. De ellos debe purgar 80 d√≠as de prisi√≥n. Procesalmente se le arresta por quebrantamiento de condena.

Las gestiones de su abogado logran se le conceda la ¬ęgracia¬Ľ de la libertad vigilada: Paulsen no puede salir de Santiago y se etiende orden de arraigo ‚Äďpara impedir que huya del territporio chileno‚Äď y debe concurrir a firmar cada s√°bado hasta la pr√≥xima audiencia. Las cosas, empero, se oscurecen. Como suele ocurrir, el proceso se convierte en un laberinto.

El regreso de la familia Paulsen-Yrarrázaval a Bélgica estaba fechado 12 de enero de 2006: lo esperaba su trabajo y los cursos universitarios. Con gentileza el fiscal designado para enteder del caso se compromete a resolver la situación antes de esa fecha. Vana ilusión.

El abogado de la defensa alega que la falta de notificación de esta nueva sentencia prescribe la falta de quebrantamiento de condena; el fiscal que no hay prescripción. Como resultadao entonces Esta situación ha significado que Marcos Paulsen perdió el vuelo de regreso a Bélgica, arriesga la continuidad de su trabajo y atrasarse irremediablemente en sus estudios universitarios.

Su cónyuge e hijos deben regresar a Bélgica. La situación económica de la familia es delicada.

La audiencia del d√≠a 24 de Febrero de 2006 (ma√Īana) decidir√° en definitiva si hubo o no delito de su parte y si debe cumplir con los -ahora- d√≠as que le restan de condena. La orden se arraigo sigue vigente.

Muchos ciudadanos, belgas y chilenos, se han dirigido en estas √ļltimas semanas al fiscal en ejercicio ‚ÄďEmiliano Arias‚Äď y a autoridades administratrivas y pol√≠ticas chilenas representando la injusticia y falta de l√≥gica de este galimat√≠as.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.