Mar 11 2023
51 lecturas

Política

Más en carrera para la primaria de la oposición venezolana: se suma Capriles

Henrique Capriles, ex gobernador del estado Miranda y dos veces candidato presidencial (perdió frente Hugo Chávez en 2012 y frente a Nicolás Maduro en 2013) oficializó su candidatura para las primarias anunciadas para octubre por la Comisión Nacional de Primaria.

“Si nosotros nos llamamos Primero Justicia, esa tiene que ser nuestra primera causa, los pobres, los que andan descalzos, para mí la política es la gente”, dijo Capriles, en referencia al partido político del que forma parte, una de las agrupaciones más activas a la hora de intentar terminar con el chavismo en el gobierno. Promovieron activamente el golpe de Estado de 2002, luego las protestas violentas de 2014 y 2017 y aportaron dirigentes al “experimento Guaidó”, diseñado desde la Casa Blanca.

El mismo Capriles protagonizó uno de los episodios más recordados durante el golpe de Estado contra Hugo Chávez de 2002, cuando siendo alcalde de un municipio suburbano de Caracas encabezó el hostigamiento sobre la embajada de Cuba.

El asedio a la embajada de Cuba en Caracas, en 2002.

Su permanencia en la centralidad política lo llevó luego a la gobernación del estado Miranda, uno de los más importantes del país. En 2008 le ganó a un peso pesado del chavismo, Diosdado Cabello, y logró ser reelecto para otro período. Como candidato presidencial no le fue bien. Perdió con Hugo Chávez en 2012, (55% a 44%) y se acercó a Nicolás Maduro en las elecciones sobrevenidas por la muerte del líder bolivariano en 2013 (50,61% a 49,12%).

En aquel momento Capriles no reconoció la derrota, y llamó a la calle a sus seguidores para “drenar la arrechera”. Ese llamado produjo enfrentamientos y emboscadas callejeras en distintos puntos del país, en las que murieron 7 personas, entre ellas un niño. Era apenas un indicio de lo que llegaría después: una violencia política extendida, con picos en 2014 y 2017.

En esas dos oleadas de “guarimbas” Capriles tuvo una participación clara. En 2017, por caso, fue uno de los dirigentes que convocó a una multitud a marchar desde el este de Caracas hacia el Palacio de Miraflores, en el oeste, abriendo meses de duros enfrentamientos con la Guardia Nacional y la Policía Nacional, con un saldo de más de un centenar de muertos, entre efectivos policiales, manifestantes opositores y personas referenciadas con el chavismo, escalando a crímenes de odio como personas quemadas vivas por ser (o parecer) chavistas.

Henrique Capriles en las guarimbas de 2017.

La identificación de Capriles con el“experimento Guaidó”, en cambio, fue más tibia. De tibia a fría, mejor, a medida que quedaba claro que el plan no funcionaba ni funcionaría. Aunque es difícil presagiar el éxito o no de una primaria donde se convoca a participar al mismo sector de la sociedad al que se pidió sabotear durante una década casi todos los procesos electorales, dentro del limitado panorama de referentes opositores Capriles nunca dejó de ser un referente de peso.

Inhabilitaciones

Pero el interrogante mayor en el futuro próximo es qué pasa con las inhabilitaciones para ejercer cargos públicos que pesan sobre Capriles y también sobre otros oficialmente anotados para la primaria, como María Corina Machado y Juan Guaidó. Capriles está inhabilitado para ejercer cargos públicos hasta el año 2032, por una resolución de la Contraloría General de la República (CGR) por irregularidades administrativas durante su gestión como gobernador de Miranda.

Sobre Guaidó pesan varias inhabilitaciones, también de la Contraloría. La última es de 2019 y le impide ejercer cargos públicos durante 15 años. Sobre el ex “presidente encargado” hay también varias investigaciones penales en Ministerio Público (fiscalía) por usurpación de funciones al arrogarse ser nada menos que el presidente de Venezuela.

Al gobierno le ha dado resultado la estrategia de dejar que Guaidó cayera por peso propio, sin avanzar en una detención que lo hubiera ensalzado como referente, especialmente a nivel internacional. Pero nada impide que ahora esa estrategia cambie y las causas en fiscalía finalmente prosperen.

Juan Guaidó, el ex «presidente encargado», también anotado en la primaria. (Foto: Mariela López)

El caso de Machado es más difuso. Cerca de la ex diputada -furibunda antichavista que acumula varios pedidos de intervención y de operaciones quirúrgicas para extraer del gobierno al presidente Maduro- aseguran que no está inhabilitada, porque la medida de la CGR en su contra expiró en 2016. Según periodistas especializados en la fuente electoral, la CGR no comunicó al Consejo Nacional Electoral el eventual cese de la inhabilitación, por lo cual hoy por hoy estaría impedida de inscribirse como candidata.

Según el presidente de la Comisión Nacional de Primaria (CNP), Jesús María Casal, la inhabilitación no es un impedimento para participar en la interna prevista para el 22 de octubre.

El levantamiento de las inhabilitaciones es un tema que sobrevuela desde hace tiempo la mesa de diálogo entre el gobierno y el sector de la oposición que ahora va a primarias. Pero el jefe negociador del gobierno, Jorge Rodríguez, dijo esta misma semana que no se avanzará en nuevos acuerdos sin un levantamiento total de las medidas coercitivas unilaterales de los Estados Unidos sobre la economía, el comercio y las finanzas venezolanas.

Como en el dominó, cuando ya no hay fichas para seguir, el juego parece “trancado”. Aunque en política, siempre se puede inventar la ficha salvadora.

*Periodista argentino del equipo fundacional de Telesur. Corresponsal de HispanTV en Venezuela, editor de Questiondigital.com. Analista asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.