Dic 27 2004
1120 lecturas

Opinión

Medianeras / La generación perdida

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Educación: cotización en baja permanente. El país -Argentina digamos- ostenta índices de crecimiento exitosos, pero en el mientras tanto sus habitantes sólo cumplen años.

¿No sería casi perfecto que los habitantes crecieran y el país festejara cumplir años?.
Entonces… mientras acomodo mis pensamientos que pugnan impacientes por bucear en esas medianeras humanas -o exfoliaciones viscerales de todo tipo en pos de mezquinos intereses que no dan muestras de frenar ni dar un paso atrás antes de atropellar a la otra medianera, que es la piel del otro, la suya.. la mía- cabalgo en esta realidad que me obliga a ser buen jinete para no caer de la montura, que además debo ajustar día tras día y cada vez que a algunos congéneres, suyos y mios, se les ocurre legislar a favor de nuestro supuesto bienestar.

Bienestar, digámoslo, que sólo existe en sus trasnochadas mentes cuando declaman retóricamente una y otra vez, y otra, del brazo de la ignorancia conciente, coqueteando con la soberbia que no les permite albergar dudas -ni mucho menos culpas- sobre causas y efectos aunque comprobados por décadas, y a mano alzada votan leyes que parecen provenir de la estratósfera.

…Porque aquí, donde usted. y yo vivimos, lo cierto es que el fraude es un deporte nacional y la hipocrecía la capa real que ya le ha quitado hasta la «h» al hambre -que de todos modos igual es muda-. Sólo que el ruido a tripa vacía continía, y sólo se para tirando de ellas.

foto
¡Y cómo tiran de nosotros!, sin escatimar esfuerzos para obviar la realidad. Y ésta -la realidad- es que estamos en presencia de una generación que no dejará rastros. Varios son los motivos que perfeccionan esta tarea. Por ejemplo:

La inducción sistemática a un exterminio planificado, para mantener semi vacía una geografía conveniente. Ahora bien, conveniente a qué, a quién o a quiénes?

– ¿A qué? A que sigan en disponibilidad caprichosa bienes naturales que por derecho hubiesen correspondido a la generación antes mencionada, peligrando además la subsiguiente por la premeditada incapacidad de la anterior para educarla.

Entonces… Objetivo cumplido. Desinterés eficiente por identidad anulada.

-¿A quién? Al que avalado por un juramento utiliza el dolor como herramienta de poder.

-¿A quiénes? A todos aquéllos que usan a nuestro territorio como alfombra de reserva.

Así, los unos y los otros, eslabones de esta morbosa cadena, van cerrando nuestras costas.

Por eso ¿Qué vemos cuando miramos?

———————————-

* Escritora argentina.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.