Abr 20 2022
98 lecturas

OpiniónPolítica

Mientras se acercan las calamidades, el Congreso de EU sigue envuelto en juegos

Mientras decidimos por quién votar en las elecciones intermedias de noviembre, recordemos una observación del arquitecto Buckminster Fuller: “Estamos llamados a ser arquitectos del futuro, no sus víctimas”. El Congreso debería cincelar esas palabras en sus paredes porque el combate partidista se ha vuelto más importante que prevenir las calamidades sin precedentes que azotan a Estados Unidos.

Los estadounidenses rara vez están contentos con el Congreso. Gallup ha realizado más de 360 ​​encuestas desde 1974, preguntando a los ciudadanos si aprueban o desaprueban el desempeño del poder legislativo. En el 94 por ciento de las encuestas, la mayoría desaprobó. Ese fue el caso nuevamente el mes pasado. Gallup encontró que el 76 por ciento de los estadounidenses desaprueban. Sienten que los miembros del Congreso no están en contacto con sus electores, ignoran la opinión pública y sólo escuchan a cabilderos y donantes adinerados.El Congreso de EEUU lucha por restaurar la neutralidad de la red | Tecnología

Otra razón es que el Congreso no está haciendo su trabajo. La democracia, la seguridad nacional y la hospitalidad del planeta son amenazas de «código rojo», pero el Congreso está paralizado y preocupado por el partidismo. Los republicanos, en particular, parecen motivados por solo dos objetivos: recuperar el control de la Cámara y el Senado y permanecer del lado bueno del expresidente Donald Trump.

Esto es especialmente evidente en el Senado, donde los republicanos votan en bloque contra la agenda del presidente Joe Biden y los esfuerzos de los demócratas para enfrentar algunas de las mayores amenazas de la nación. Debido a que un par de demócratas rebeldes anulan rutinariamente la escasa mayoría de su partido en el Senado, la estrategia republicana funciona muy bien. El índice de aprobación. Una encuesta de Reuters/Ipsos a principios de este año encontró que uno de cada cuatro demócratas siente que su partido no ha aprovechado la posesión de la Casa Blanca y las mayorías en el Congreso. Mientras tanto, el 28 por ciento dijo que los demócratas estaban “demasiado ocupados peleándose entre sí o carecían de resolución”.

Reglas subversivas

Sin embargo, las barreras más significativas para una legislatura efectiva son las arcanas reglas del Senado que subvierten la regla de la mayoría y preparan al Congreso para el fracaso. Permiten que un solo senador descarrile la legislación y socave la capacidad de gobernar de un nuevo presidente.

Los congresos anteriores crearon estas reglas hace mucho tiempo para prevenir la “tiranía de la mayoría”, solo para permitir la tiranía de la minoría. Cualquiera que sea la intención original, es ridículo que un miembro del Senado pueda frustrar a los otros 524 miembros del Congreso declarando una maniobra obstruccionista para evitar la acción sobre un proyecto de ley. Usando otra regla que se remonta a mediados del siglo XIX, uno o más senadores pueden suspender indefinidamente los proyectos de ley y las confirmaciones de los nombramientos presidenciales.

Ted Cruz en EL PAÍSLos senadores pueden usar y usan estas reglas por razones innobles, como evitar que un presidente llene todo el personal de su administración, frustrar la agenda de la otra parte, ajustar cuentas o conseguir publicidad en casa. El año pasado, por ejemplo, el senador Ted Cruz (R-Texas)   retrasó la confirmación de docenas de nominados al Departamento de Estado del presidente Biden porque estaba molesto por una de las decisiones del presidente. Al final del primer año de Biden en el cargo, el Senado aún no había confirmado al 40 por ciento de sus designados.

Las retenciones, los retrasos en la confirmación y los votos de línea partidaria aumentaron durante el último medio siglo a medida que el partidismo intenso reemplazó la cortesía en el Congreso. El Congreso parece más una pelea enjaulada que “el organismo deliberativo más grande del mundo”, como alguna vez se llamó al Senado.

El líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell (R-Ky.), no es tímido al respecto. “El cien por ciento de nuestro enfoque es detener esta nueva administración”, dijo McConnell hace un año sobre la presidencia de Biden mientras los estadounidenses morían y las empresas cerraban debido a la pandemia de coronavirus. En 2010, dijo : “Lo más importante que queremos lograr es que el presidente Obama sea un presidente de un solo mandato”.

Los líderes establecen el tono

Tres realidades son importantes aquí. Primero, el Congreso ayuda a establecer el tono del discurso en el resto del país. En segundo lugar, se necesita un pueblo para hacer las cosas en Washington. En tercer lugar, el partidismo roba tiempo y atención a algunas de las amenazas más graves de nuestra historia. Por ejemplo:El cambio climático amenaza la economía de Estados Unidos y el mundo, según estudio | RPP Noticias

  • Los legisladores en al menos 13 estados están considerando proyectos de ley para socavar el proceso electoral, pero el Senado se ha negado a votar sobre la legislación para proteger la integridad de las elecciones.
  • El no enfrentar el cambio climático le costaría al país dos mil millones anuales , según la Oficina de Gerencia y Presupuesto. Pero el Senado no logró aprobar el paquete de Biden para ayudar al país a prepararse para los impactos climáticos y la transición a la energía limpia.
  • Se espera que 700.000 refugiados climáticos de América Central y México busquen ingresar a los EU en 2025, aumentando a 1,5 millones por año para 2050. Además, los expertos predicen que millones de estadounidenses migrarán dentro de los EU para escapar del cambio climático. Estos movimientos de población ya han comenzado, pero el gobierno no tiene estrategia establecida para enfrentarlos.
  • Una encuesta nacional del año pasado encontró que el 46 por ciento de los estadounidenses cree que es probable que haya una guerra civil. “Durante los últimos seis años, todas las señales de advertencia de una guerra civil han surgido en los Estados Unidos, y lo han hecho a un ritmo sorprendentemente rápido”, escribe Barbara Walter, autora y profesora de ciencias políticas en la Universidad de California-San Diego.La próxima guerra civil de EEUU ya está aquí y el país se niega a verla
  • La aprobación bipartidista del proyecto de ley de infraestructura el año pasado fue un rayo de esperanza de que el Congreso aún puede hacer las cosas. Pero estas y otras amenazas a la democracia, la seguridad nacional y el bienestar del pueblo nos abrumarán a menos que los miembros del Congreso se pongan manos a la obra. Las elecciones de noviembre son nuestra próxima oportunidad de elegir personas que pongan al país en primer lugar.

 

  • *Ex director regional central del Departamento de Energía de EU que administró programas de tecnologías de energía renovable y eficiencia energética. Director ejecutivo del Proyecto Presidencial de Acción Climática, una iniciativa no partidista fundada en 2007 que trabaja con líderes de pensamiento nacional, proyecto que no está afiliado a la Casa Blanca.
  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.