Mar 29 2006
740 lecturas

Ambiente

MULTINACIONALES = MULTICONTAMINACIÓN

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

(Buenos Aires, marzo 2006*). En el encuentro había representantes de la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú, la Confederación de Entidades y Juntas Vecinales bonaerenses, el Movimiento de Asambleas de Vecinos de Ezeiza (MOVAE), los vecinos autoconvocados de Catamarca y San Juan, las fundaciones chilenas Oceana y Olca, y las uruguayas Corriente 24 de Marzo (del Frente Amplio) y Movimiento Guayubirá.

Así se conformó el denominado Foro Subregional, coordinado por el diputado Carlos Tinnirello, durante el cual se denunciaron distintos casos de contaminación ambiental en los tres países.

Sin embargo, hubo un tema en especial que permeó el rechazo por parte de los ambientalistas uruguayos, a la instalación de dos industrias papeleras en Fray Bentos, Uruguay.

El Movimiento Guayubirá denunció que el proyecto de instalar pasteras comenzó diez años atrás, cuando «los inversores comenzaron a plantar árboles de eucalipto 200 kilómetros a la redonda de Fray Bentos, modificando el ecosistema y con grandes impactos ambientales».

«Son inversiones de gran volumen y con una perspectiva de 40 o 50 años», señaló en ese sentido Víctor Vaqueta, periodista y representante de Guayubirá ante el Foro. Además, el ambientalista denunció que detrás del proyecto «no están solo las multinacionales, sino también el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por eso estas empresas son tan poderosas ante los gobiernos nacionales», indicó. En el mismo sentido se pronunció Daniel Pereyra, de la corriente frenteamplista 26 de marzo, quien definió a las papeleras como «las plantas de la muerte» y criticó duramente al presidente Tabaré Vázquez por su instalación.

«Nosotros no hicimos campaña por ésto», señaló Pereyra con indignación, en referencia a que la corriente que representa se enmarca dentro del oficialismo uruguayo.

El Foro también denunció a la recientemente estatizada Aguas Argentinas, y «principalmente a quien fuera designado su presidente, el ingeniero Carlos Humberto Ben, quien desde hace años integraba la cúpula gerencial de la empresa. «Los nitratos hace años que están (en el agua) y nadie dijo nada», indicó al respecto el representante del MOVAE, quien además consideró que «no solamente estas empresas son perversas, sino que tiene que haber alguien que las habilite».

En el mismo sentido se pronunció Osvaldo Tondino, de la Confederación de Entidades y Juntas Vecinales bonaerenses, quien denunció que Ben «ha sido un corrupto, y si antes fue malo ahora no va a cambiar de golpe».

La Confederación representada por Tondino demandó a Aguas Argentinas en 2003 por la contaminación que generó la falta de construcción de una planta depuradora en la localidad bonaerense de Berazategui. Según indicó Tondino, el Río de la Plata –de donde la empresa toma el agua para su posterior distribución a los hogares– recibe «casi un millón de metros cúbicos de desechos cloacales y efluentes industriales, sin ningún tipo de tratamiento previo».

El 8 de septiembre de 2003, la Cámara Federal número dos de La Plata ordenó a la empresa que adopte las medidas necesarias para que en el transcurso de 18 meses se realizaran las obras tendientes a la construcción y puesta en marcha de la planta depuradora.

«En la demanda los hicimos resposables de enfermedades cancerígenas. Esto llegó a la Corte Suprema», indicó Tondino, cuya organización también denunció a la papelera Massuh, logrando su clausura preventiv

a en marzo de este año a manos de la Secretaría de Medio Ambiente provincial.

Los ambientalistas culparon además a las petroleras Shell y REPSOL-YPF por el daño ambiental en la localidad bonaerense de Dock Sud, a la empresa de energía Edesur por la «contaminación electromagnética que provocan sus cables», a las «2.800 empresas que descargan sus efluentes en el Riachuelo», y a las prácticas de minería «tóxica con uso de agua y devastación ambiental» en Catamarca y San Juan.

«Todas estas empresas se establecen acá porque producen muy barato con sistemas que contaminan el aire, el agua y la tierra. Y además se llevan todas las ganancias a sus países de origen», indicó en ese sentido el representante del MOVAE.

—————————————–

* Ver diario Línea Capital

www.lineacapital.com.ar?noticia=8438.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.