Sep 26 2022
147 lecturas

Pol铆tica

,

Neofascismo en Italia: la involuci贸n de Europa

El triunfo de Meloni supone un fracaso estrepitoso del proyecto europeo y un nuevo retroceso en su vieja promesa de democracias avanzadas, derechos humanos para todos y todas, cultura e inclusi贸n social.

En 1922, Benito Mussolini form贸 y lider贸 un gobierno de coalici贸n de diversos partidos de derechas. Aunque obtuvo solo el 8,15% de los votos, el l铆der del Partido Nacional Fascista lleg贸 al poder doblando la mano del rey Saboya con la Marcha sobre Roma de las camisas negras. Un siglo justo despu茅s de aquella giornata particolare, est谩 a punto de presidir el pr贸ximo Gobierno italiano una heredera espiritual de Mussolini, Giorgia Meloni, l铆der y renovadora del partido posfascista Fratelli d鈥橧talia, que tiene su origen en el MSI (Movimiento Social Italiano) de Giorgio Almirante, un fascista que milit贸 en la Rep煤blica de Sal贸, el 煤ltimo basti贸n mussoliniano aliado de los nazis en el norte de Italia.Giorgia Meloni: La diputada ultraderechista que aspira a ser la pr贸xima premier de Italia - La Tercera

Los grandes medios italianos y europeos han tratado de rebajar el alcance de esta escalofriante jornada electoral retorciendo el lenguaje y tirando de eufemismos. Algunos definen la uni贸n de Meloni con la xen贸foba Liga del Norte y el machismo-putinismo de Berlusconi como 鈥渆l bloque de centro derecha鈥, 鈥渓a coalici贸n de las derechas鈥 o la 鈥渁lianza conservadora鈥, mientras otros, estirando el chicle por el qu茅 dir谩n, hablan de 鈥渢riunfo de la ultraderecha鈥.

En realidad, estamos ante una victoria arrasadora, en la tercera econom铆a de la Uni贸n Europea, de una coalici贸n liderada por una formaci贸n de inspiraci贸n fascista 鈥搕anto, que mantiene la llama de la tumba de Mussolini en su logo. No es solo la ultraderecha: es el fascismo eterno teorizado por Umberto Eco que regresa al poder, disfrazado con otros ropajes y apariencias. Mujer, joven, de barrio humilde y aliada de la internacional posfascista (estadounidense, polaca, h煤ngara, francesa, espa帽ola). Y por supuesto, apoyada sin rubor por los anta帽o antifascistas medios y partidos democristianos o conservadores.

La indiscutible victoria de Meloni, que pasa del 4,4% de los votos en 2018 al 26,2% en 2022, supone por tanto la definitiva normalizaci贸n de los partidos neofascistas en el coraz贸n de Europa. Ya no se trata de la lejana Hungr铆a o de la ultracat贸lica Polonia. Italia es un pa铆s fundador de la Uni贸n Europea, y el triunfo de Fratelli d鈥橧talia supone en ese sentido un fracaso estrepitoso del proyecto europeo y un retroceso muy serio en su vieja promesa de democracias avanzadas, derechos humanos para todos y todas, cultura e inclusi贸n social, abortada por la nefasta gesti贸n alemana de la crisis de 2008, que decidi贸 castigar a la ciudadan铆a por los desmanes del sector financiero.

La abstenci贸n, del 36%, la m谩s alta desde que Italia dej贸 atr谩s la guerra mundial con su Constituci贸n antifascista, nos recuerda adem谩s que el neofascismo, como ya pas贸 con el fascismo hace un siglo, siempre se beneficia de tres factores muy relacionados entre s铆: el blanqueamiento de su ideario antidemocr谩tico por parte de los grandes medios y sus due帽os; el hartazgo y la desafecci贸n de un electorado que solo se siente llamado a participar en la cosa p煤blica eligiendo una papeleta cada cuatro a帽os; y el abandono por parte de la socialdemocracia de las pol铆ticas redistributivas y de su antigua vocaci贸n de justicia social para abrazar sin ambages el dogma del capitalismo s谩dico.

Meloni, Berlusconi y Salvini cierran juntos la campa帽a en Roma - NIUSLa moderaci贸n fingida por Meloni en su discurso de aceptaci贸n de la victoria no debe enga帽ar a nadie. Como se vio en el acto electoral de Vox en Andaluc铆a, se trata de una exaltada en toda regla, y su proyecto implica peligros indudables para las minor铆as. Su plan consiste en socavar los derechos de las mujeres, los colectivos LGTBI, los inmigrantes y los m谩s pobres para favorecer a las grandes empresas, la Iglesia m谩s reaccionaria y otras fuerzas que quieren menos democracia y no m谩s. Su triunfo es una noticia p茅sima pero en el fondo es l贸gica. La din谩mica de la guerra est谩 acelerando la involuci贸n de Europa, e Italia siempre ha sido, para bien y para mal, el laboratorio pol铆tico m谩s precoz.

Tras el ventenio berlusconiano y casi una d茅cada de tecnocracia falsamente socialdem贸crata, los neofascistas, una vez reconocen a la OTAN y la austeridad, son buenos candidatos para administrar la nueva excepcionalidad. As铆, Italia se precipita hacia un gobierno de tintes autoritarios que ser谩 perno principal de un estramb贸tico Eje Neopardo: Roma-Budapest-Varsovia. Aunque ya no tenga sentido llorar por la leche derramada, 隆cu谩nta raz贸n ten铆a Nanni Moretti cuando le ped铆a a D鈥橝lema que dijera 鈥渁lguna cosa de izquierda鈥!

鈥︹︹︹︹︹︹︹︹︹

Anexos:

鈥揑talia recupera el fascismo

Setenta y cinco a帽os despu茅s de que el cad谩ver de Benito Mussolini fue arrastrado por las calles, despu茅s de haber metido a sus conciudadanos en la Segunda Guerra Mundial, y sesenta y nueve gobiernos democr谩ticos se fuesen alternando en el poder batiendo todos los r茅cords de inestabilidad pol铆tica, Italia se entrega de nuevo al fascismo de tan triste memoria. Meloni, entre sus proyectos de retorno a los principios impuestos por Mussolini, ser谩 la primera mujer que dentro de pocos d铆as se convertir谩 en primera ministra del pa铆s y, previsiblemente, la gobernante que con mayor af谩n revanchista intentar谩 restringir las libertades e imponer medidas muy preocupantes para una sociedad tan abierta y modernizadora como la italiana.El neofascismo de Forza Nuova enciende Italia | Internacional

鈥 Italia ha votado y ha ganado Meloni: 驴ahora qu茅?

Giorgia Meloni consigue el sue帽o de su padre pol铆tico, Giorgio Almirante, cuando en los a帽os 70 pretendi贸 ser una alternativa moral y pol铆tica al r茅gimen antifascista surgido al finalizar la Segunda Guerra Mundial. Y lo hace con la ayuda inestimable de la derecha llamada liberal. Casi tres d茅cadas de la primera participaci贸n en el gobierno de los herederos del posfascismo, Hermanos de Italia consigue ganar con holgura las elecciones y cobrarse una venganza hist贸rica: basta agachar la cabeza y ocultar las creencias,聽grit贸聽en uno de sus 煤ltimos m铆tines.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.