Ene 22 2021
172 lecturas

OpiniónPolítica

Ni Trump ni Biden

 

Se fue Donald Trump y todo el mundo se pregunta qué cambiará en el vínculo entre Estados Unidos y América Latina. Las características personales del presidente saliente sirvieron para eclipsar el hecho de que es un fiel representante del partido republicano, aunque a muchos de sus dirigentes -como el presidente George Bush (h)- le disgustaran sus modales.

Trump no es ning√ļn chiflado como algunas veces se lo muestra como tampoco comenz√≥ una guerra por un arrebato personal como se pensaba que podr√≠a suceder. M√°s bien lo contrario, sus deseos de figurar -y tal vez la intenci√≥n de obtener el premio Nobel de la paz- lo llevaron a encontrarse con Kim Jong Un, el dirigente m√°ximo de la Rep√ļblica Democr√°tica de Corea.

Si bien es innegable que las caracter√≠sticas personales son relevantes, demasiadas veces se sobredimensiona su incidencia, como si la persona en cuesti√≥n estuviera por encima del partido o estructura estatal a la que pertenece. Si fuera solamente por sus bravuconadas, mentiras o dislates, el partido republicano no le hubiera permitido a Trump ser candidato o acceder a la presidencia. No solo esto, gran parte del partido lo sigui√≥ -y sigue- en sus denuncias de fraude hasta el √ļltimo momento.

De la misma manera, no se puede analizar al presidente Joe Biden por su bonhomía o su conocimiento de la región. Haber realizado numerosos viajes por América Latina no garantiza un vínculo diferente a la tradicional política imperial de la Casa Blanca. No se trata de saber quién es más simpático o tiene un tono cordial. Reflotar la Doctrina Monroe al poco tiempo de asumir su mandato no fue un capricho de Trump, como tampoco abandonar la Organización Mundial de la Salud o trasladar la embajada de Tel Aviv a Jerusalén. Trump concretó lo que otros proclamaban y le gustaba jactarse de eso.

El reconocimiento de Juan Guaid√≥ como ‚Äúpresidente interino‚ÄĚ de Venezuela por el nuevo Secretario de Estado Anthony Blinken, un d√≠a antes de asumir, es la cabal demostraci√≥n de que la intenci√≥n de derrocar a Nicol√°s Maduro es compartida por el partido republicano y el dem√≥crata, aunque pueda haber matices en la forma de actuar.

Si la nariz de Cleopatra hubiera sido más corta la historia del mundo habría sido diferente, dijo alguna vez Blaise Pascal, como si el destino del Imperio Romano se hubiera definido por la belleza de la poderosa egipcia. Está claro que había una política del Imperio que iba más allá del vínculo que tejieron Marco Antonio o Julio César con la reina.

Jugando con las comparaciones se podría decir que la política de Estados Unidos hacia América Latina no depende ni de los arrebatos de Trump ni de la sonrisa de Biden.

*Sociólogo y analista internacional argentino, director de Nodal.am, colaborador del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario