Mar 26 2008
890 lecturas

Cultura

NO LETRA MUERTA, VIDA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Pareciera que la voz de Neruda deambulara por la sala, y entre el p√ļblico, o que Aquiles Nazoa, el gran poeta de Venezuela, acabara de escribir El Nombre de Mar√≠a la semana pasada. Son veinte a√Īos los que germinaron la cita nocturna con la poes√≠a. Conversaciones, antes y despu√©s del regreso del destierro, fueron acu√Īando la m√ļsica y el di√°logo con Guill√©n, Vallejo, Roque Dalton, Redol√©s, por anunciar a algunos, que ya suman dos d√©cadas.

Es una encomienda repleta, patrimonio, de poemas. De vates con y sin nombres que salen a trav√©s de la voz de los actores Humberto Duvauchelle, Mario Lorca y de la guitarra de Juan Carlos Leal. Acercar esta expresi√≥n, sostienen, a todos. Que deje de ser un g√©nero destinado a ‚Äúse√Īoritingos encorbatados que van por ah√≠ con mamotretos y palabras raras‚ÄĚ. Que ese juego se vaya mezclando con el habla de la calle, el f√ļtbol, los chistes, las mujeres y los hombres, los j√≥venes y los viejos. De r√°pidos y lentos, con tiranos y h√©roes, locos y dormidos. Incluso, a petulantes, que vienen como mes√≠as, y que bien bailan de miserables.

Humberto Duvauchelle examina el escenario, escucha las preguntas. Alguien, que lo reconoce, interrumpe y le pregunta por su obra acerca de Jorge Luis Borges. No trepida en divertirse con las respuestas. Es preciso para recordar al Borges polémico. Al escritor trasandino que recibió un reconocimiento, de Augusto Pinochet, allá en 1983.

Contin√ļa juntando pasajes de la destreza narrativa, y la particular personalidad del autor de El Zahir, cuando un peque√Īo grupo de chilenos ‚Äďmuy indignados con el premio que le otorg√≥ la Junta‚Äď lleg√≥ hasta su departamento en el gran Buenos Aires. Borges, detalla, escuch√≥ la perorata que lo condenaba al basurero de la historia. Sin titubear pregunt√≥, esta vez recreando el movimiento de un ciego, ‚Äúd√≥nde tengo que firmar‚ÄĚ.

Al otro lado del escenario está Mario Lorca. Afina la voz para leer un poema de Nicolás Guillén. Que concuerde con el tres de Juan Carlos Leal. Sentimos que en la sala deambula el poeta cubano y que sus palabras vinieran de una ceremonia de santería. Del cuero del quinto o en el chekeré.

‚ÄďSon 800 presentaciones de La Noche de los Poetas a lo largo de 20 a√Īos ¬ŅQu√© conclusiones sacan despu√©s de todo ese tiempo?

‚ÄďHemos concretado un trabajo que podr√≠amos llamar como representaci√≥n de la poes√≠a. Ese aspecto ha sido fundamental. La poes√≠a, como expresi√≥n, no ha tenido la oportunidad de ser representada como espect√°culo. En un espacio en donde se expone el legado de los grandes autores y a los nuevos poetas. Hemos recopilado una gran cantidad de textos de poetas j√≥venes. Nos han entregado su material de manera espont√°nea.

¬ęTodo ese bagaje, ese legado, lo hemos plasmado ‚Äďdurante muchos a√Īos‚Äď en un espect√°culo que ha sido muy bien recibido por el p√ļblico. Tenemos la gran satisfacci√≥n, Mario y Humberto, de que podemos presentarla en escenarios masivos y en √≠ntimos. Un ejemplo fue ante 5.000 personas en Isla Negra, en el Estadio V√≠ctor Jara y en un anfiteatro en La Florida. Tenemos la ventaja, desde el punto de vista de los recursos t√©cnicos, de que La Noche de los Poetas no requiere grandes recursos. Es simple. S√≥lo necesitamos tres micr√≥fonos. Se ha traducido en una espl√©ndida respuesta de parte de la gente. Ha sido un rasgo com√ļn en todas las edades.

¬ęLos j√≥venes han sido uno de los grandes espectadores. Es decir, descubren un √°mbito del lenguaje, del castellano, al que no tienen acceso. Se√Īalan que se sorprenden al descubrir que tenga tanta belleza y que, como pasa todos los d√≠as, existe un precario uso de nuestro idioma, pero que adquiere una dimensi√≥n maravillosa en la poes√≠a. Eso permite llevar a la pose√≠a a todos los planos. La gente descubre que puede adentrarse en ese mundo fascinante: la poes√≠a. Una veintena de j√≥venes, que alguna vez nos fueron a ver, hoy son grandes poetas‚ÄĚ.

‚Äď¬ŅCon qu√© poetas consagrados han compartido escenario a lo largo del pa√≠s?

‚ÄďUna gran experiencia fue trabajar con Gonzalo Rojas en el Teatro de Concepci√≥n. Fue un recital hist√≥rico. Acudi√≥ gustoso a nuestra invitaci√≥n. Lo mismo sucedi√≥ con Nicanor Parra y con Ra√ļl Zurita. Tambi√©n han participado poetas menos conocidos, pero de gran calidad. Con Mauricio Redol√©s, y no est√° de m√°s repetirlo, fue un evento colosal.

‚ÄďEl lenguaje no es est√°tico y todos los d√≠as inventa palabras, ¬Ņde qu√© manera han ido incorporando el hablar de los chilenos?

foto
‚ÄďContamos con una buena cantidad de material de poetas j√≥venes. Un ejemplo es Mauricio Redol√©s. Otro es el caso de Enrique Moros, de Valpara√≠so. Con ambos hemos realizado recitales espl√©ndidos. De una u otra manera, han abierto una ventana para conocer las nuevas tendencias. Consideramos que la poes√≠a es una peque√Īa obra de teatro. Tiene la capacidad, desde el punto de vista de la s√≠ntesis, de expresar grandes conceptos. La Noche de los Poetas va ilustrando, a trav√©s de este g√©nero, distintos aspectos de la vida del ser humano. Se traduce en que la gente, el p√ļblico, tenga una amplia visi√≥n de los poetas chilenos y de Am√©rica Latina.

Antes y ayer

‚ÄďSon veinte a√Īos, ¬Ņc√≥mo fue esta experiencia en dictadura en comparaci√≥n a hoy?

(El montaje parti√≥ como una forma de reencuentro de Mario y Humberto. Dos grandes actores que retornan del exilio. Fue una forma de narrar la experiencia de ese tiempo. Humberto vivi√≥ su exilio en Venezuela. Acu√Ī√≥ una gran cantidad de material literario. De vivencias que tuvo en diversos pa√≠ses latinoamericanos y en Europa. Por su parte, Mario Lorca, en Chile, trabaj√≥ con diversos m√ļsicos, en televisi√≥n y en el √°mbito dram√°tico cuando era parte del Teatro Nacional).

‚ÄďEs, de alg√ļn modo, contar parte la experiencia que nace con la amistad. El reencuentro de dos personas. Posteriormente, se transform√≥ en un trabajo de recopilaci√≥n de po√©tica contempor√°nea. Hoy, en el Chile actual, es una forma de ir descubriendo a los nuevos poetas.

¬ŅExiste la posibilidad de ver La Noche de los Poetas en formato audiovisual?

‚ÄďGrabamos una presentaci√≥n en formato digital en una universidad. Sin embargo, no es f√°cil hacer un trabajo de esta naturaleza. No hemos tenido, por ejemplo, la posibilidad de trabajar en televisi√≥n. Eso ha sido un tema muy fuerte. Nos agrada porque la TV tiene un impacto sustantivo en el √°mbito de la educaci√≥n. Tampoco propuesta, o inter√©s, de parte del gobierno.

Empero, y qu√© duda cabe, es un tremendo aporte a la formaci√≥n b√°sica, media y universitaria. Han se√Īalado, en m√°s de una oportunidad, que la poes√≠a ‚Äďcomo g√©nero y actividad‚Äď no concita un gran inter√©s. Por el contrario, persiste el mito de que es s√≥lo para los eruditos. Algo muy alambicado. Que es fome y que la gente se aburre.

‚Äď¬ŅC√≥mo ha sido la experiencia ante p√ļblicos que son considerados como‚Äėeruditos o de elite?

‚ÄďHa sido formidable. La gente se ha sentido sumamente identificada. Ha participado activamente. Nos hemos presentado en comunas como La Pintana, en La Victoria, que son claves en el mundo popular. Es impresionante el c√≥mo la gente nos ha acogido. No s√≥lo han manifestado que le gust√≥ el espect√°culo.

¬ęRecordamos una experiencia, parece que fue en La Pintana, en donde agradec√≠an a coro. Eso es una tremenda satisfacci√≥n. Es un honor para la poes√≠a y su v√≠nculo con la gente‚ÄĚ.

‚Äď¬ŅQu√© desaf√≠os deparan a Mario Lorca, Humberto Duvauchelle y a Juan Carlos Leal con La Noche de los Poetas?

‚ÄďQue pueda llegar a m√°s gente. A m√°s sectores a lo largo del pa√≠s y al √°mbito educacional. El material, que hemos recopilado durante 20 a√Īos, tiene una tremenda importancia. Es una contribuci√≥n a la educaci√≥n en Chile. Al desarrollo de la cultura escrita y al despliegue de nuestro idioma. A√ļn tenemos que llegar a m√°s lugares. Es la consecuencia l√≥gica de este espect√°culo.

——————————–

* Periodista de El Siglo en huelga.

Un grupo de trabajadores de la revista ‚Äďanta√Īo matutino‚Äď El Siglo, se mantienen en huelga por sus despidos, que reclaman ilegales, desde octubre de 2007; producen, publican y distribuyen El Siglo en huelga, donde se public√≥ originalmente el texto de la entrevista que se ha transcrito.

(Sobre el movimiento de los trabajadores de El Siglo, puede leerse la información pertinente en Piel de Leopardo, aquí).

LA NOCHE DE LOS POETAS

Creaci√≥n colectiva de los actores Humberto Duvauchelle, Mario Lorca y el m√ļsico Juan Carlos Leal.

Espect√°culo po√©tico y musicalizado que permite ‚Äďo demanda‚Äď la participaci√≥n del p√ļblico; adem√°s constituye un anecdotario en torno a la vida y obra de poetas chilenos y latinoamericanos, sin olvidar la atm√≥sfera en que vivieron y trabajaron.

Entre otros poetas est√°n presentes Gabriela Mistral, Pablo Neruda, Pablo de Rokha, Nicanor Parra, Oscar Castro, Gonzalo Rojas, Aquiles Nazoa, Andr√©s Eloy Blanco, Nicolas Guill√©n, Roque Dalton, etc…

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.