Dic 6 2014
1411 lecturas

Despacito por las piedras

NUEVO MAPA POL脥TICO EN EL CONO SUR

Con la segunda vuelta en Uruguay, el domingo pasado, se cerr贸 el ciclo de elecciones presidenciales que hubo en el cono sur desde los 煤ltimos d铆as del a帽o pasado, fecha de realizaci贸n de la segunda vuelta en Chile, hasta su culminaci贸n en el reciente 鈥渂allotage鈥 uruguayo.
En Uruguay triunf贸 el candidato del Frente Amplio, Tabar茅 V谩zquez. Venci贸 a Luis Lacalle Pou, del hist贸rico Partido Nacional o Blanco. Las cifras fueron contundentes 53,5 a 41,1%. En virtud de estos resultados Tabar茅 V谩zquez volver谩 a gobernar Uruguay, luego de haberlo hecho entre el 2005 y el 2010. Suceder谩 al popular Jos茅 鈥淧epe鈥 Mugica.
Esta serie de elecciones presidenciales, que culminaron en Uruguay, se hab铆a iniciado a fines del a帽o pasado con la elecci贸n de Michelle Bachelet, para ocupar la presidencia de Chile, cargo que ya hab铆a detentado (2006/2010). Le sigui贸 la re-reelecci贸n del boliviano Evo Morales, el 煤nico elegido en la primera vuelta y poco m谩s tarde la reelecci贸n de Dilma Rousseff como Presidenta brasile帽a, en una re帽ida disputa.
Dicho esto queda por reflexionar sobre el sentido de lo ocurrido y聽 del futuro.
Una primera observaci贸n nos hacer ver que, salvo el caso chileno, fueron聽 ratificados los partidos gobernantes, todos ellos de signo 鈥減rogresista鈥. El Movimiento al Socialismo (MAS) en Bolivia, el Partido de los Trabajadores (PT) en Brasil y el Frente Amplio (FA) en Uruguay. A ello le podemos agregar lo acontecido en Chile. All铆, la Concertaci贸n (una alianza considerada progresista cuyos principales integrantes son el Partido Socialista, la Democracia Cristiana y el Partido Comunista) fue la que desplaz贸 del gobierno a Sebasti谩n Pi帽era del conservador partido Renovaci贸n Nacional.
Todo lo anterior ratifica la idea de un fuerte avance de una 鈥渋zquierda鈥 mayoritariamente social dem贸crata, con partidos de esa orientaci贸n que ratificaron su mayor铆a y otro que le arrebat贸 la conducci贸n del Estado a una fuerza conservadora.
Esta es la visi贸n que prima en la inmensa mayor铆a de los analistas pol铆ticos y medios de prensa de la regi贸n.
Sin embargo esa perspectiva no es tan clara cuando se pone la lupa sobre la evoluci贸n interna de la mayor铆a de estos procesos pol铆ticos. Veamos los casos particulares.
En Chile, esta segunda versi贸n de Bachelet en el gobierno es vista claramente como un avance respecto al ultra conservador Pi帽era. Sin embargo hay varias cuestiones que empa帽an el futuro: Las negociaciones con la Barrick Gold, para poner nuevamente en marcha el emprendimiento minero de Pascua Lama; una Ley Tributaria acordada con las fuerzas m谩s reaccionarias y la sanci贸n de una nueva Ley Antiterrorista, hacen crujir a la Concertaci贸n y preocupan a las fuerzas populares de ese pa铆s.
En Brasil, claramente el pa铆s rector en la regi贸n, el ajustado triunfo de Dilma Rousseff no presagiaba buenas nuevas para el movimiento popular de ese pa铆s. La designaci贸n, como Ministro de Econom铆a, del banquero neoliberal Joaquim Levy confirma esas expectativas negativas y augura un pol铆tica de ajuste para los pr贸ximos tiempos.
Es sabido que Tabar茅 V谩zquez, el reci茅n electo Presidente uruguayo, no comparte muchos planteos 鈥減opulistas鈥 del 鈥淧epe鈥 Mugica. Ya se ha adelantado que Danilo Astori, actual vicepresidente, manejar谩 la econom铆a de ese pa铆s. Sus pol铆ticas, cercanas a una modernizaci贸n neoliberal, son ampliamente conocidas, ahora adem谩s deber谩 lidiar con una importante deuda externa de 47 mil millones de d贸lares (35 mil por capital y 12 de intereses)
Una excepci贸n a esta tendencia de corrimiento hacia posiciones m谩s moderadas o de tendencia neoliberal es posible que la podamos encontrar en Bolivia. All铆 Evo Morales se plantea la tarea de una industrializaci贸n que la quiere desarrollar en el marco de un 鈥渕odelo andino鈥 de fuerte contenido social y una creciente organizaci贸n y participaci贸n popular. Esta pretensi贸n, en un pa铆s sometido a un saqueo y explotaci贸n hist贸rica, puede constituirse en un importante paso adelante en las complejas condiciones que hoy atraviesa esta regi贸n. Esta perspectiva boliviana, cuando estamos 鈥搕al como se viene se帽alando- en las v铆speras de una contraofensiva regional de tintes neoliberales que se montan sobre el neo-desarrollismo desplegado en los 煤ltimos a帽os, es un dato muy importante. Tal vez sea el elemento m谩s esperanzador respecto al futuro de la regi贸n. Una regi贸n donde las pol铆ticas de los 鈥済obiernos progresistas鈥 no lograron consolidar el poder de las fuerzas sociales que dieron origen a esta oleada positiva.

Juan Guah谩n, Question

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.