Sep 27 2023
118 lecturas

Opinión

Occidente, entre la derrota y la escalada

Un a√Īo despu√©s del atentado del Nord Stream, la unidad del bloque occidental es mucho menos firme de lo que se pretende.

Las guerras est√°n expuestas a todo tipo de vuelcos inesperados, pero en su actual fase la derrota militar de Ucrania es cada vez m√°s clara. Como lo es la respuesta de los patrocinadores occidentales de Kiev: suministrar misiles de largo alcance, capaces de golpear en Crimea y que ponen a tiro las ciudades rusas.

Hoy se cumple un a√Īo del atentado que vol√≥ el gasoducto Nord Stream en el B√°ltico. Con la distancia de un a√Īo, el hecho de que Estados Unidos atentara contra un inter√©s estrat√©gico de Alemania, su principal aliado en Europa, sigue pareciendo uno de los datos centrales del conflicto de Ucrania. Aunque la procesi√≥n vaya por dentro, aquel atentado ha tenido un efecto demoledor sobre el liderazgo de Estados Unidos en Europa Occidental.

Da√Ī√≥ gravemente la econom√≠a alemana y dijo mucho sobre la fragilidad de la cohesi√≥n interna de la OTAN; sobre hasta qu√© punto la organizaci√≥n militar liderada por Estados Unidos en el continente manda sobre la Uni√≥n Europea, su subordinado brazo pol√≠tico. La omert√°¬†sobre aquel hecho de los propios afectados, sobre todo de los humillados pol√≠ticos alemanes, as√≠ como la colaboraci√≥n de sus servicios secretos y sus medios de comunicaci√≥n en las burdas y diversas cortinas de humo lanzadas por la CIA, para disimular y despistar la simple realidad sobre la autor√≠a de todo aquello tambi√©n contribuyen muy bien a dibujar el panorama que tenemos delante.

Ese panorama viene determinado y dominado por las elecciones presidenciales del a√Īo que viene en Estados Unidos. Ese pa√≠s es la √ļnica potencia capaz de forzar la paz, pero todos los ingredientes y circunstancias que rodean a esas elecciones apuntan m√°s bien hacia una din√°mica de guerra; es decir, hacia la escalada en el conflicto abierto en Ucrania y la profundizaci√≥n del conflicto latente en Asia oriental. Veamos.

Crecen las sospechas de que Joe Biden acudirá drogado al debate con Donald Trump para ocultar su demencia senil | Noticiero UniversalAl frente de la pirámide tenemos a un presidente senil, Joe Biden, sobre el que los medios habrían escenificado la gran juerga si fuera un jefe de Estado ruso o chino. En caso de incapacidad, Biden tiene a su lado a una vicepresidenta, Kamala Harris, que brilla por su incompetencia. En la segunda línea, un trío de descerebrados con nivel de becarios al frente del dossier ucraniano: el secretario de Estado Blinken, el consejero de Seguridad Nacional Sullivan y la subsecretaria de Estado Nuland.

Este defectuoso personal está, a su vez, enfrascado en la más dura y espectacular pelea interna del establishment de Washington desde la guerra civil, que incluye cruce de acciones judiciales encaminadas a meter en la cárcel al candidato adversario. Ambos bandos se han criminalizado mutuamente y están firmemente convencidos de que si pierden las elecciones serán juzgados, así que no pueden perderlas. Sumada a la posibilidad de una recesión, esa presión podría convertir el escenario de una guerra abierta con Rusia en el gran recurso de supervivencia para la administración Biden.

El periodista trumpista Tucker Carlson, al que la crisis del establishment¬†ha convertido en popular disidente descarriado, resume la situaci√≥n as√≠: ‚ÄúYa hemos perdido el control del mundo, ahora vamos a perder el control y el dominio mundial del d√≥lar, y cuando eso ocurra tendremos pobreza a nivel de la Gran Depresi√≥n. Ya estamos en guerra con Rusia, financiamos y armamos a sus enemigos, pero podemos ir a una guerra directa, podr√≠amos hacer un ‚ÄėGolfo de Tonkin‚Äô en Polonia (el falso incidente fabricado para justificar la intervenci√≥n en Vietnam) y decir ‚Äėlo hicieron los rusos‚Äô‚ÄĚ.

Las p√©rdidas colosales en tanques rusos se deben a un fallo de dise√Īo fatal que Occidente conoc√≠aEn el campo de batalla, las cosas no pueden ir peor para Ucrania. El milagro voluntarista de una contraofensiva en condiciones de inferioridad num√©rica, artillera y a√©rea no ha funcionado, tal como pronosticaban los expertos rusos, con la mayor seriedad y sin jactancia alguna, desde antes del verano. Las Wunderwaffen¬†occidentales que tanto cost√≥ suministrar son mostradas ardiendo cada noche en los telediarios rusos (los soldados reciben cuantiosas primas por destruir los blindados Bradley, Stryker, Leopard, Challenger AMX-10 y dem√°s).

Lo m√°s terrible que ha ocurrido ha sido una espantosa e irreparable carnicer√≠a que parece imposibilitar, por falta de personal, una nueva ofensiva ucraniana en primavera (mientras que el ej√©rcito ruso dispone de una reserva de 300.000 hombres que a√ļn no han actuado) y m√°s bien anuncia el hundimiento militar ucraniano. Eso hace cada vez m√°s probable alg√ļn tipo de golpe militar en Kiev que aparte a Zelenski y los suyos del poder, imponga el realismo y acepte cuantiosas p√©rdidas territoriales que podr√≠an haberse evitado en diciembre de 2021 si hubiera habido otra actitud.

A principios de septiembre, las fuentes m√°s fiables estimaban entre 240.000 y 400.000 las bajas ucranianas en lo que llevamos de conflicto, y que estas triplican las rusas (80.000 muertos a mediados de septiembre seg√ļn la BBC). Esta incierta estimaci√≥n general ha encontrado su concreta confirmaci√≥n de car√°cter local en las declaraciones del jefe de reclutamiento de la Rusia monta centros de reclutamiento cerca de las fronteras en medio del √©xodo de civiles - LA NACIONregi√≥n ucraniana de Poltava, Vitali Berezhni: ‚ÄúDe cada cien personas movilizadas el pasado oto√Īo, quedan entre diez y veinte, el resto est√°n muertos, heridos o incapacitados‚ÄĚ. En Poltava el plan de reclutamiento solo se ha cumplido en un 13%, ha dicho el funcionario, mientras que su hom√≥logo en Lvov reconoci√≥ en agosto que solo uno de cada cinco llamados acude a filas.

El escaqueo es generalizado. La guardia fronteriza ucraniana dice haber evitado la huida del país de más de 20.000 reclutas, la demanda del Gobierno de Kiev para que se deporte a los más de 650.000 ucranianos en edad militar registrados en la Ue como refugiados es de difícil aplicación. En las misiones diplomáticas de Ucrania en el extranjero, entre el 40% y el 60% de los empleados no han regresado al país al concluir su estancia.

De los veinte que deb√≠an regresar de la embajada en Estados Unidos el a√Īo pasado, solo ha vuelto uno y en algunas embajadas simplemente no regresa nadie. Esta realidad de carnicer√≠a y escaqueo aparece de vez en cuando en la prensa inglesa desde hace un a√Īo, pero en la prensa de la Ue y en la nacional sigue siendo rara, pese a que es clave para definir la situaci√≥n.

En este contexto suben de tono las exigencias y recriminaciones de las autoridades ucranianas hacia los amigos europeos. El cansancio hacia el pozo ‚Äďsin fondo ni resultados‚Äď del esfuerzo financiero y militar europeo ha aparecido en la campa√Īa electoral polaca, aderezado por el desacuerdo alrededor de la exportaci√≥n de grano ucraniano a Europa.Rusia y Ucrania: la arriesgada visita de tres primeros ministros europeos a Kiev en medio de los bombardeos rusos en Ucrania - BBC News Mundo

El presidente Duda ha comparado a Ucrania con un hombre que se ahoga y puede arrastrar al fondo a quien intente salvarlo. El primer ministro, Mateusz Morawiecki, ha dicho que dejar√°n de enviar armas a Ucrania y que las que compren nuevas ser√°n para armarse ellos. Un portavoz gubernamental de Varsovia anuncia que el a√Īo que viene no se prorrogar√° el apoyo a los refugiados, que incluye ‚Äúla exenci√≥n del registro de residencia y el permiso de trabajo, el acceso gratuito a la educaci√≥n y la atenci√≥n m√©dica y familiar‚ÄĚ.

Hasta la fecha los ucranianos refugiados en Europa occidental ‚Äúse han comportado bien‚ÄĚ y est√°n ‚Äúmuy agradecidos‚ÄĚ a quienes les han acogido, no olvidar√°n esa generosidad, ha dicho Zelenski en una entrevista con The Economist,¬†pero ‚Äúno ser√≠a una buena cosa para Europa si esa gente fuera arrinconada‚ÄĚ,¬†a√Īade en lo que parece una amenaza velada de desestabilizaci√≥n.

Con el ej√©rcito ucraniano agotando sus reservas y el flujo de armas y municiones occidental menguando, la soluci√≥n ha sido dar un nuevo paso en el juego de riesgos: suministrar misiles de largo alcance brit√°nicos, franceses y americanos (los alemanes a√ļn se lo piensan) capaces de alcanzar ciudades rusas. Los ataques con esos misiles a Crimea han sido posibles gracias a la informaci√≥n y tecnolog√≠a de localizaci√≥n e inteligencia americana y brit√°nica.

Todo eso son incentivos para que Rusia ampl√≠e su ocupaci√≥n territorial al resto de la costa ucraniana del Mar Negro, llegando hasta Odesa y la frontera rumana, e incluso para responder con ataques a objetivos de la OTAN, para lo que Mosc√ļ parece tener sobrada capacidad misil√≠stica. Citando fuentes de los servicios secretos estadounidenses, el periodista Seymour Hersh aventura¬†que atacar objetivos de la OTAN era lo que pregonaba el sublevado jefe de Wagner, Evgeni Prigozhin, y que por eso fue eliminado. Qui√©n sabe, pero la prudencia del Kremlin est√°, en cualquier caso, siendo sometida a una prueba de riesgo que no cesa de incrementarse.

Los responsables occidentales siguen empe√Īados en demostrar la narrativa rusa sobre la guerra de Ucrania. El 7 de septiembre, ante el Parlamento Europeo, el elocuente secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, dijo¬†que ‚ÄúPutin fue a la guerra para impedir m√°s OTAN cerca de sus fronteras‚ÄĚ, y que si la OTAN y Estados Unidos hubieran aceptado las condiciones que el Kremlin formul√≥ en diciembre de 2021, no habr√≠a habido invasi√≥n de Ucrania.

Stoltenberg tambi√©n ha vuelto a reafirmar lo que el jefe del Stratcom¬†(Comando Estrat√©gico) de Estados Unidos, Charles Richard, ya dijo en noviembre de 2022 sobre la guerra de Ucrania como ‚Äúprecalentamiento‚ÄĚ para la guerra contra China. Si Ucrania tiene √©xito, eso permitir√° a Estados Unidos concentrarse en China, ha dicho Stoltenberg este mes. ‚ÄúSi Estados Unidos est√° preocupado por China, es necesario que Ucrania gane. Si Kiev gana, tendremos el segundo mayor ej√©rcito de Europa y ser√° m√°s f√°cil concentrarse en China y menos en la situaci√≥n en Europa‚ÄĚ. Sea como sea, la situaci√≥n en Asia Oriental es inequ√≠voca.NATO Extends Jens Stoltenberg's Term As Chief As Allies Remain Divided Over Successor

Jap√≥n ha doblado su gasto militar y ha relegado el antibelicista art√≠culo noveno de su constituci√≥n a un segundo plano. Oriundo de una familia de Hiroshima, aunque nacido en Tokio, y con familiares muertos por la bomba at√≥mica, el primer ministro, Fumio Kishida, celebr√≥ en mayo obscenamente en esa ciudad el √ļltimo c√≥nclave guerrero del G-7 sin la menor alusi√≥n a qui√©n fue el que lanz√≥ la bomba.

En Corea del Sur, el presidente ultra, Yoon Suk-yeol, tambi√©n es un ac√©rrimo militarista que quiere armas nucleares americanas desplegadas en su territorio (hasta ahora se sospechaba de su existencia √ļnicamente ‚Äúen almac√©n‚ÄĚ) y recibe a toda una flotilla con portaaviones nucleares en sus aguas. Corea del Norte contin√ļa con sus peri√≥dicos lanzamientos demostrativos de misiles y alcanza nuevos acuerdos militares con Mosc√ļ. En Filipinas, Estados Unidos establece cuatro nuevas bases militares y Australia se gasta miles de millones en nuevos submarinos nucleares contra China.

Hasta Nueva Zelanda ha sido incapaz de resistirse y anuncia incrementos en sus presupuestos militares. El ex primer ministro australiano Paul Keating ha resumido as√≠ el panorama: ‚ÄúLos europeos han estado luchando entre s√≠ la mayor parte de los √ļltimos trescientos a√Īos, incluidas dos guerras mundiales en el √ļltimo siglo. Exportar ese maligno veneno a Asia equivale a dar la bienvenida a esa plaga‚ÄĚ. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ‚Äúes un tonto del todo que se comporta como un agente americano en lugar de actuar como l√≠der y portavoz de la seguridad europea‚ÄĚ, ha dicho Keating.

 

*Fue corresponsal de La Vanguardia de Espa√Īa en Mosc√ļ, Pek√≠n y Berl√≠n. Autor de varios libros; sobre el fin de la URSS, sobre la Rusia de Putin, sobre China, y un ensayo colectivo sobre la Alemania¬† de la eurocrisis.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.