Oct 24 2023
100 lecturas

Opinión

Palestina

Todo parece indicar que nadie en Israel esperaba un ataque de las dimensiones del lanzado por los palestinos la semana pasada y que tiene al mundo entero en alta tensión, al punto que el presidente Biden informa que estamos prácticamente al borde de una guerra mundial.

Sin negar la dimensi√≥n del problema, no ser√≠a extra√Īo que esta declaraci√≥n del presidente de los Estados Unidos sea una nueva imprudencia del mandatario, de esas que sus asesores se apresuran a negar, tal como sucedi√≥ cuando el anciano presidente afirm√≥ que las milicias palestinas hab√≠an degollado menores de edad en el primer momento de la ofensiva palestina.

Esta y otras noticias similares traen a la memoria la propanda nazi que, en una pel√≠cula, mostraba c√≥mo los rabinos secuestraban ni√Īos cristianos para hacer con ellos sacrificios humanos. La propaganda y la manipulaci√≥n han sido, desde el siglo pasado, un instrumento clave en la alienaci√≥n de amplias mayor√≠as sociales; no solo de los menos ilustrados.Palestina

Lo que se experimenta hoy mismo, revisando la información, obedece a la misma lógica, aunque es necesario subrayar que dadas las dimensiones del problema a los manipuladores se les está haciendo bastante complicado tener éxito en su empresa.

A ello contribuye tambi√©n la torpeza del sionismo que hace uso de un lenguaje racista, que en tantas maneras coincide con los argumentos nazis del ¬ęespacio vital¬Ľ y la ¬ęraza superior¬Ľ.

No sorprende entonces que prácticamente en todo el planeta se alcen las voces de condena a Israel y de apoyo al pueblo palestino. Emociona ver en las calles de Londres o en Nueva York, cómo junto a los protestantes palestinos se ven igualmente muchos judíos que rechazan las prácticas neonazis del gobierno de Israel.

Y no solo son los judíos ortodoxos que no aceptan el llamado estado de Israel, sino judíos que ven como posible y necesaria la coincidencia de judíos, islamistas, cristianos y no creyentes; todos en paz bajo un mismo techo, con derechos semejantes y en franca y pacífica convivencia.

Apropiarse de todo, de territorio y riquezas, y expulsar a todo el que no les resulte c√≥modo es normal para el sionismo. Hasta se han apoderado del vocablo ¬ęsemita¬Ľ, como si esta palabra fuese propiedad privada de los jud√≠os. Basta una ojeada en el diccionario para saber que lo sem√≠tico hace referencia a un tipo de lenguaje predominante mucho antes de nuestra era cristiana y que comprend√≠a a jud√≠os, musulmanes y otros pueblos de la regi√≥n.

Pero no, ahora solo los sionistas son semitas, tal como sucede con el vocablo ¬ęamericano¬Ľ, que los gringos se apropian, de igual forma que siempre han deseado hacer suyo todo el continente. Cuando uno se pasea por Estados Unidos, a veces te pregunta un polic√≠a‚Ķ ¬ęes Usted ciudadano¬Ľ, y se queda sorprendido cuando la persona responde‚Ķ ¬ęcomo no, de mi pa√≠s¬Ľ.

Es muy complicado saber con certeza cómo va a evolucionar el conflicto en Palestina. Entre otras razones porque éste, como casi todos los demás en curso en el planeta, tienen necesariamente vínculos muy estrechos con una problemática compleja cuyo marco global no es otro que la actual disputa por la hegemonía mundial entre las potencias tradicionales y las llamadas potencias emergentes.

Desempe√Īarse con acierto para un pa√≠s de la periferia (y Palestina lo es, obviamente) exige buscar alianzas nuevas y sobre todo neutralizar hasta donde sea factible la dependencia de las potencias tradicionales del capitalismo. Se trata de usar sus contradicciones (que no son pocas) y buscar asegurar todo lo que sea posible los intereses nacionales en el marco de una dependencia que se manifiesta en todos los √°mbitos (econ√≥mico, pol√≠tico, tecnol√≥gico y cultural).

Este desafío -que aparece tan evidente en Palestina pero que afecta en mayor o menor medida a todos los países de la periferia- supone conseguir una movilización propia que garantice el necesario apoyo a los gobiernos progresistas y nacionalistas que se proponen salir del atraso y la pobreza alcanzando un lugar digno en el concierto de las naciones, pero exige igualmente que se busquen alianzas sólidas con las poblaciones de las metrópolis, que aunque viven en condiciones mejores tampoco se salvan de las crisis cíclicas del capital y ven desmejorada su existencia con el modelo neoliberal vigente en el mundo.

El pueblo palestino necesita conseguir un gobierno que garantice la mayor unidad nacional posible para avanzar hacia una solución realista. Si Israel consigue arrasar Gaza -tal como anuncia- una parte de la población palestina terminará en el exilio forzoso. Eso es lo que ha sucedido siempre, con la expulsión de millones de palestinos a Jordania, Líbano, Egipto, Siria y otros países.

Pero a√ļn as√≠, siempre permanece un n√ļcleo de poblaci√≥n que contin√ļa la lucha y la resistencia en mil maneras diferentes; tampoco parece peque√Īa la poblaci√≥n israel√≠ que no comparte las pol√≠ticas racistas y xen√≥fobas que promueve el sionismo.

La solución pactada de dos Estados no parece ni viable ni la mejor; en su lugar, deberían considerarse como mejores las ideas de quienes proponen un Estado palestino en el que convivan todas las etnias y culturas locales, en pié de igualdad y en armoniosa cooperación.

Es muy probable que quienes promueven otro tipo de soluciones, desde el Gran Israel (que incluiría parte de jordania y de Siria, sobre todo) hasta la destrucción de Israel y la expulsión de los judíos, se vean impedidos por el desarrollo mismo de los acontecimientos.

Ojalá (o inchalá, como dirían los árabes) los gobiernos europeos hagan cada vez más conciencia de que les conviene más, estratégicamente hablando, acercarse a China y a Rusia (sobre todo) y disminuir bastante se actual dependencia de Washington. Aunque solo sea por razones estrictamente económicas.

No menos esperanzador es que en el seno mismo de la sociedad estadounidense avancen las fuerzas razonables que acepten que la hegemon√≠a de su pa√≠s es cosa del pasado y que lo m√°s conveniente es acomodarse a la nueva realidad mundial. Solo algunos n√ļcleos intelectuales y alguna fracci√≥n del partido dem√≥crata parecen entender el cambio de los tiempos.

Si esa tendencia se afianza no solo el sionismo perdería su apoyo fundamental sino que igual suerte correrían los gobiernos oligárquicos de muchos países; de Latinoamérica y el Caribe, por ejemplo, algunos de los cuales tienen y han tenido vínculos abiertamente criminales con el sionismo.

Es conocido el rol de Israel en el adiestramiento del paramilitarismo colombiano, no menos que en sucios asuntos contra el gobierno de Venezuela, o en Centro América (Guatemala, por ejemplo).

En este contexto no sorprende ni la actitud digna del gobierno de Gustavo Petro ni la distancia cada vez mayor de tantos gobiernos de esta región con Israel, condenando la guerra y haciendo un llamado a respetar los derechos humanos de la población palestina.

*Doctor en sociolog√≠a, Universidad de Fr√°ncfurt/Meno, Alemania, 1979. Asesor√≠as en cooperativismo y sociolog√≠a del trabajo en Colombia, Nicaragua y Espa√Īa. Asesor en programas educativos (educaci√≥n a distancia y reforma educativa. Autor del libro Estudios centrados en la sociolog√≠a del trabajo. Reside en Espa√Īa. Escribe una columna semanal publicada en varios pa√≠ses y diversos medios. Corresponsal de La Pluma.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.